Cine

Primeros pasos: Neill Blomkamp

posted by Marc Muñoz 7 mayo, 2020 0 comments

Pese a llevar unos años fuera de radar, replegado de nuevo en el formato corto, el cineasta sudafricano Neill Blomkamp (1979) se ganó un lugar de preferencia dentro del cine de ciencia-ficción gracias a su notable debut, Distrito 9. Su talento no pasó desapercibido por Hollywood, que pronto lo reclutó para dos largometrajes inferiores: la estimable Elysium y la olvidada Chappie.

El estilo de Blomkamp, a quien muchos quisieron ver un renovador del género con demasiada urgencia (servidor fue uno de estos), se encuadra en una sci-fi con tintes sociales desplegada con un virtuosismo técnico admirable en el que el director de Johanesburgo se reservaba el rol de hombre orquesta. Si bien Distrito 9 fue su despegue internacional, y la consagración en la esfera cinematográfica, cuatro años atrás, en 2005, puso la semilla de lo que sería su ópera prima con Alive in Joburg, un cortometraje de apenas 6 minutos en el que desplegaba, sin apenas presupuesto, pero con un dominio admirable de los efectos digitales, un trepidante relato sobre la llegada inesperada de unos alienígenas a la capital sudafricana resuelto con ecos del apartheid.

Un esplendoroso trabajo grabado cámara en mano, con un estilo guerrillero, pero con toda esa marca digital de abrumado resultado,  especialmente, con lo limitado del presupuesto, que le abriría la puerta para rodar su primer y célebre largometraje.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.