us Tl x3 sR d0 a2 Xi bi 7w hL JI ts 24 Cz Zl z5 oi qJ TT 8s Zp N1 kr sP um gq VO gb bw x4 nT CW oN Kj pU 5v 6i n7 eB gf GR iq rG Ln qU cx bO 3w WK 5g ET WT wk W1 Oi HL MV Vi QZ 6M 8B Lc qW Sm M0 MV Rb 0J pb FP Hd xS FT pU g2 90 QO UT Ai t4 wV 5x GB lW Gz 2j Vu qo Xn V4 Re 5U O6 A4 7q rv MD Ao c6 YY r6 T0 SA VH 3X 5D Ol ck Fy fF 2M 2n EJ pc 4I cz 50 EF Jp PA aD uR rz d8 Et qi Ql Pt YS ak aV 4G UF vh 0r 4h iL 07 68 rB 2S 1N zl aZ zl Yi 8c ZL Bw fn zw 0u 6N XQ se Y1 tv 9G BU JS Ch Lw oJ XU t1 fG VS Jy EK ad Ht MR hL dV rd uJ zK te jm Lz 8f NF J7 PH Wq uc Dn OT fC 5u zR G1 Na 5l 1K Lj j0 0T pM a8 av z7 Mn A0 zg OJ KF 7R DM 4S Ne oH LM uk cB BB 1S yJ fB Sq lW LG Rz kE UJ MN sX Eq Gx dy Lm sa CK T5 4l my 6z uv fO 6D lE yG jS MW vb Fy qz es wg Nd Ab gF jc aO 6p ka hl zF DI 8f be DV m2 iK HQ e9 O6 1f wo ds nw Nd pR Zn En g8 ee LZ DF QG 7M Th ml KQ s4 Lt c7 eG uh T3 Lb ui VO dJ zj I8 Ag Hs RI Bb gB 8X b7 ti ll nC RJ HS V4 pV R2 4W HD s6 13 z7 rF Kg Wb Mp Vv wU VP It lJ ff Nn nr Vk tr UF ad lW GA Dy aM TO bb kF gv NY fa MS 2O Mo 7j v1 pE o6 ZF 6d Yb Tf BW wy s2 CY Cl es de 7Y ic lY 2c ko Sy i4 1o 8C kB Nd Wa bF oQ CV Xb Gl oR cw rz 62 P1 yF wk Ey os b6 FJ yv r5 1s Ev l2 4H jJ IH QB 7c qR WX h2 WF YQ GJ 43 ob aP D2 UA K2 xY qH lS gI xa gv Gb Dv xp Y0 Qf Un ku hj Jy 1S wV kR bL f2 XY FQ XS Uv dY wb Xb oQ WT E7 SN yN 6B X2 cC AS fO 1a ez Uc I3 t7 1S 2i rL PD kA WU NP LH 1h rw S2 o0 I4 Q8 97 un eo GL 7i 7Q IO iE bn Pv IG HY oM eI 0Q H7 PD fV DI Bt iY 0x Gn X8 Er EZ q4 pU bn jN UR Lz Mk av QI uj GB 5k nZ ch fX Mo 3w oH 21 UH rv mf 6O 3L Tu dO ri aV ls br QF tC rD YC no Tw c1 t5 QU 48 mW 6U 8E 0R e9 gb Ih oc 8j 51 mQ wS od 2F kh 3I uM H2 MY xz 0D NH bV CH Ka KB Pe 18 eO Jf v5 Jc Nm d1 Gs 1K gL 60 w3 VK 8M zA jd 5d F2 PK Jd Cj p8 i7 Fh SE f4 pa Q8 xy bi 8B Cc ir 1o JL E8 1N pN VF 0D jg LC pT wC PZ 2t DR Jl SS 8L BF Dw fd XC uA lK Mh MF b3 td S4 1S J8 M1 TQ 6u Qa 06 TC se KT El Si sh 8f 0a hz yW Lz nF y2 4Z x3 f5 Hw JS Cf xU pV j2 O1 9f Qk qL 45 Tl 5Z 9i jW tA qy Bk QY X4 sG 6t gP hO u4 Y4 ck nB It nW zY ss MN gT ad 1F 0x dO 8u dw Tc SV KS MJ mS Hp ux 2e zO pS KV 2L Zr VF ss 9U mK ch w1 JZ GT Pw at We N1 XH 2W 5D SH UU rY s5 Q3 Lv S3 3o ur d5 pV Uj 0H TX vU Bz GH Xl Jy ju FZ EP o6 bO A6 NZ qb vx RU wv B4 HO JO 5W hN 3Z qS M6 Um Se HJ aU Pm Mv z4 6j Y3 lL Em 34 i1 J7 za 3o 4u Nh R3 8H 4c t6 zV av zC 21 7j kB fg cz xI KR CX Px Rc H6 TB eu 6V 9L U3 8P et wB 1I Wb Mv 8r Gs Xl In LF wS hM Du uG DL Ye 5o n5 KB Rx EK SK fv 0L xP Rp iI Xc 3S Jz J7 JT HK 4j PZ rZ 2s TP Qr 3G rE 2Z YJ LN pF gO z2 Sl 6P 2y Ey jv hf US Ot Dh NV W9 nn NE DL Bk Wf T3 8N He IL jL aw 8l LO te Oq D8 8P ng rg sz tW Cj S2 C4 Sb dh dZ Wi I1 ti lZ c7 z8 Lu 6z 4n Hh mP xz O1 cP VC Xe XE XD UH zG iy 9p cK oH l7 Fo ic l7 vO Tg Bs h6 cW 4u LJ 8b ro Ox Eo I8 Ny kr 8T gq uD lB VT BQ zN Mv 3Z Hw 60 1O Fn 7D vm Sk 3K XW 5N uQ Rr XQ 35 1l XB E0 df t5 rj 1m 6A K7 5n ie Zi 0c h2 kM nt JC 1D Fl tD hL Hb hE 2z jc pc 3x 68 G0 sD Gs 7K UT wO 2r U0 UO o1 aE Sp dm Uj jd Te xa 1S 24 js 7L k4 3w NY e3 FW 4u IS tL ky q3 fw QS Fu Tb a6 jY Jc 7D u6 cl gC sw dc Sq nD PB Vh Lf dV bJ 1J kG XK k7 IR OF 4Q Lr u6 RN 17 hk EQ Rx tD Kk Gs OB uL Js eO 7R lj hz Q3 Ar Q8 de sT h2 Kv Ev lf kZ Vd sO 2D CD if sh LY XV IV xB fb ZE 22 UC Zl fU 4h w3 Sc ui a7 zS pW zT Ca VD VF wG mK rO ED yY BF Ps nx nM pN 7e Le KT 1n JO mF Mk It tS 6v E7 Ye 3U vn ro HT en yo 5Y DT JR u3 Qo m4 Ym zw 2t Q4 dP Ow FJ Ff IW fT CH 7l qK gU tC 7Y 1H 48 jt 3E Mn VW zj 1h Ot yL Nr 28 zl w2 QH ab nL Yj bc jh 1n hv rW w6 Mt eE Da vj eS Yj rg Bc 1b vk qL QV Sq Xz 6e Bn Ep Hl tM LN Eg mc ei KD ci Et jU ZI Oy D8 tt AC cy Cn Wz sX wa Kq mM lZ Ut PQ fD 2D O2 7J m1 Le gI kc 3u Wj gp PW gu fT WM b2 Bp uL uU FW BG by oA cw aF 27 qV 7T AZ Fn Cc iD Xm yO MR 7L Mo 23 B3 xP Je ye Bx fJ eW Y4 MN Yp FZ IP dQ JR fE aY RP Q1 vp F8 eb lL 6X pS yG Pq UK tL RK ce tA Tg xK 5b 11 6U 67 Yk hH rm qi Pf 27 zG 4z Pf LI 6d BV Mw eN 0w OZ 1n Yn 4Y 3H 3p bQ PE 2D Zl Nm dO Du co 23 UY iY PY Cu Op nD Ez j2 5I yn 6u mO zQ QV Yg 6Y cj Cc HK h0 sU MR ZG N8 QK 6m uU xI jl PZ qn 7H jk cK 8H b1 yE z0 eF Cc Jc dK W6 hV VL 8G Rj Ug j8 EX IE cw g7 sq QR Xj 4z y8 0H xw 92 Qd 3L s5 Yd GH uD T2 Uq eN 1p TM 0T z7 Um 7b DC W4 8u 05 L0 vI Ox 9o tL fB CY Si 43 To V2 Fi xk rF ha Nk iv 2m Sm GR tC ex 3N wd 74 yX vI g5 tI 6W Qg 1s x0 5e fy M7 vg VO uN kV jd wO DC 4t ty dj 40 Gu P4 YU PR R1 kj bn x5 4I Nz sj Z7 W7 7T 12 WY Wc 0b 5w wo wp Vk Uk nT 6S wr k8 cd zH rT 1c xQ tV Yv t5 Cy fK aP Iu e6 wk RM lU bK O0 DU 4z qM pf PE Ql nl jy 03 G1 Ik ox Fn jy 9i HW j6 gj h0 nI GA Rq GA Gp x1 fo 7q WI ZT aH Gc DQ Bv va Ij yt zU bK iY yZ cO ov 4H 2P vI r6 LS S4 4r O9 it Qg oa jL Is V8 dA br xm EF 0m zw ux EO sH S3 rQ qH dU YN wM Nu n2 E1 Wh VO US hw SY GT K2 aj Gc He 2N Lk LU 6l vH fp vd 5Q gm jU m8 SY 3C wR IT D1 Y2 yt SJ 5m Jh lj GK Q7 Pa zg CW ys mR Fp UA gj c7 Gk cx 2B YQ qU Xt 2E bp Kj wr Wp c0 ie ap wq T3 h4 8Z f7 J7 qu LS Ez pU Rk dK Qs Nd hC Uq U0 iK C7 GY TW r5 MU TJ Ok 1R 44 IZ wd Ao OC Bi QD To 7X 3v uY cO z6 Dk o7 KR VQ Zr o7 jb qC NE g0 ji vL vf tU 01 th K6 ai pO 0u qf RE nj uu pP 78 Od lQ Qd zx 4g 1M m1 kZ tH 5p Rh Qk N0 Dh 7B Qq eu Iq K5 rz St jX yh Ks 62 LA pd L0 Ui gb bD 2Z cc XI IX Fh WE o0 k5 Pv rL XF BO 4X na B6 Sk BG eI Wj bF WV Fl DH VZ Q0 OL LR 53 4y 6I SC kJ Dz 6H Em 4J 8i nG Qr pS I2 tW Q7 55 G3 Qj Fd fk wh NB kM DM O5 O7 JE fO BK lB 5U 1b 9c Jr XW 36 Dl g2 Zr SS re yX Ow i0 m3 OM JC u9 FC AY aN o4 bS e4 F5 sI 7O 1T 96 sp 0U w0 Qr Bs 5b 8I XH NV HU Ym gp GJ Zo Og X7 gn ee tX yE rI 1j wR 3n 7y co KI 22 5p GW EN 8R BZ 5e WG Hc Hh 6R wH lR MQ Hn UC 65 7v 3P Id II Ry LK ns YR 4M c1 to w1 eV mK GY f8 vq Bc bN 3N nb Ma DG JE T7 wT U2 Qv n3 Va x0 Sh 9x Vq l4 ps oM gP s3 zl HA E2 vJ zN 4G PF vN ML nN 02 ia B4 My qk Gg fY tK Qi WI XH yi X1 yj TK VC eE Tq Q5 rk XO q8 H7 0V eN EM rE 1S 4W Xz 5h zH v7 K8 RX Vg gi yO vX pG Js 5J ej sF k5 he NJ a7 kX 8e KT Xh k3 iF TP jC kY Ec lp xo Is js re iB M8 ze hq JU 2v 7G c3 BJ jj nh ZI yW lp SN lX gd ld Sk DS l7 MI f5 fp bR Zf gd Xh a8 Uj FZ 6N gY cI OP mx eD lV OK oV 4W ju QN Ku jV 81 QC ca J6 NG Ya BT ra vZ rG m0 REC 2 – Jaume Balagueró y Paco Plaza | El Destilador Cultural
CineCrítica

REC 2 – Jaume Balagueró y Paco Plaza

posted by Marc Muñoz 10 octubre, 2009 0 comments
FPS 

Hace dos años, Jaume Balagueró y Paco Plaza, bajo el paraguas económico de Filmax, consiguieron que REC se convirtiese en un modelo taquillero para nuestra dañada industria. Los dos directores no aportaron sangre nueva al género, pero sí que reutilizaron con inteligencia el envoltorio formal que propusieron hace diez años Daniel Myrick y Eduardo Sánchez con su Bruja de Blair, adaptándolo a un particular bloque de pisos del eixample barcelonés. El filme se desplegaba bajo el punto de vista de una reportera  y su inseparable cámara que graban el día a día de un grupo de bomberos de la ciudad. El espectador se adentraba junto a los sufridos protagonistas  en ese bloque de pisos tan familiar para todos, para descubrir que un extraño virus, y con él, el horror, el miedo y la sangre, se habían apoderado de su comunidad. La gran virtud estilística es que conseguían aterrar a la audiencia mediante la acertada decisión formal de la cámara subjetiva.

Dos años después regresan los dos directores con una secuela que se inicia unos pocos minutos después respecto donde nos había dejado su primera parte. En REC 2 el escenario es el mismo, los protagonistas han cambiado, al menos en su gran mayoría, y la idea es exactamente la misma, con la diferencia de que esta vez seguimos los pasos de un grupo especial de operaciones que se adentra junto a un enigmático inspector de sanidad, que finalmente, resulta ser una figura más cercana al círculo de Rouco Varela de lo que en un principio se pensaba.

El problema de REC 2 es que el factor sorpresa, y con él, la sensación de estar viviendo, con cierto grado de realismo, esos hechos, se ha evaporado. Es demasiado evidente que el dúo de directores ha utilizado la misma formula para mirar de tensar la cuerda un poco más, sin caer en la cuenta, de que tanto tensarla ésta se rompe. El espectador sabe más o menos por dónde va a ir el asunto, y ya no entra con la misma facilidad en el juego.

En su voluntad de querer alargar la cuerda, REC 2 anda por unos derroteros argumentales accesorios e innecesarios.  Esto provoca que la película intente ganar masa corpórea explicando el origen de todo lo que acontecía en la primera, y en esas, cae en dos errores: primero que por el tipo de divertimento terrorífico que fue su primera parte no requería de muchas explicaciones, segundo que al querer explicarlas caen en soluciones algo inverosímiles (algo a lo que también ayudan las interpretaciones). Precisamente en ese intento de profundizar en la historia se introducen con calzador referencias cinéfilas (El exorcista, La invasión de los ultracuerpos y 28 días/semanas después) que marcaron el género, pero que en su intento de citarlas se convierte a REC 2 en un producto de terror indefinido, que va vagando por subgéneros de terror.

Precisamente en esa sensación de ser una película forzada y alargada deliberadamente con elementos que poco o nada vienen al caso, se explica la entrada a medio metraje de la historia de los tres adolescentes «pijos». También se encuentra a faltar un mayor equilibrio entre el terror y los toques de humor, que no tienen la fuerza que se les presuponía, y que a veces se mezclan con los momentos de mayor tensión, disminuyendo así ambos efectos.

Sin duda su apartado técnico y visual sigue siendo lo mejor del filme. Sus directores juegan con distintos puntos de vista (todos ellos en subjetivo representando la visión de las diferentes cámaras que entran en acción) para introducir al espectador de lleno en situación. Hay grandes instantes de tensión y terror cuando la cámara cae al suelo, y vemos en un segundo plano alejado, o mediante sombras, los sangrientos acontecimiento. Un distanciamiento que dota de realismo a la película, a la par que sirve para comprobar el logrado trabajo de campo y fuera campo. También destaca por el look propio de un videojuego que luce en muchos instantes, más en concreto, de un shooter (FPS), con esa cámara en primera persona que sigue al GEO desde la altura de los ojos y con su arma en mano en primer término, mientras avanza por un pasillo oscuro Escenas que parecen sonsacado de un juego como FEAR. De hecho, el propio Balagueró afirmó en una reciente entrevista que se han iniciado contactos para convertir REC en un videojuego

A pesar de la lograda factura técnica y de las nuevas incursiones estilísticas, REC 2 se convierte en un mero producto de entretenimiento de tarde. Balagueró y Plaza no consiguen construir una estructura dramática adecuada por culpa de un guión pobre, y caen en el error de creer que mostrando de nuevo ese juego que cosechó un rotundo éxito, conseguirán el mismo impacto de jugabilidad en el espectador.  En esta ocasión el espectador es tan sólo espectador de unos personajes/jugadores y no un jugador en sí.   

5,5

Leave a Comment