CineCrítica

She Dies Tomorrow – Amy Seimetz

posted by Sebastián Blanco Portals 2 noviembre, 2020 0 comments
El ser humano es el único animal que finge ser lo que no es

Ocho años después de estrenar su primer largometraje como directora, Sun Don’t Shine (2012), la guionista, actriz y realizadora Amy Seimetz vuelve a situarse tras la cámara para presentarnos She Dies Tomorrow, un film sorprendente que avanza sin reparos durante sus 86 minutos de duración por una multitud de géneros: del drama, al terror, a la comedia negra, al cine-arte, al absurdo… saliendo airosa y, en varias ocasiones, incluso triunfante, de cada una de sus incursiones en una nueva tonalidad. La película se ha hecho, merecidamente, con el premio del Jurado Carnet Jove en el último Festival de Sitges.

Amy (Kate Lyn Sheil), una joven ex alcohólica, llama a su amiga Jane (Jane Adams) para que vaya a verla urgentemente. Tiene algo que decirle: se va a morir mañana. No sabe por qué, ni cómo, pero está completamente segura de ello. Su amiga Jane intenta de sacarle esa idea absurda de la cabeza. Amy ha bebido y probablemente está teniendo una recaída. Sin embargo, lo que inicialmente parece una crisis existencial de la protagonista comienza a esparcirse como un virus. Sin entender del todo qué está pasando, de pronto Jane tiene la certeza de que ella también se va a morir mañana. 

Con este planteamiento inteligente, Amy Seimetz logra romper una y otra vez las expectativas de los espectadores. Parte de un drama intimista y algo alucinado, con la protagonista experimentando en un éxtasis bipolar cada detalle de su casa por última vez: recorre con sus manos las paredes, el suelo de madera, se bebe un buen vaso de vino blanco, escucha en bucle el Réquiem de Mozart… En cuanto le pasa el testigo a su amiga Jane, sin embargo, entramos de golpe en el humor negro y absurdo. Al asistir esta a la fiesta de cumpleaños de su cuñada, la situación comienza a irse de madre en la que probablemente sea la mejor secuencia de la película, con un diálogo magistral que recuerda por momentos a lo absurdo de Buñuel y a la dureza de Bergman.

Y es que es el guion, junto con la dirección de actores, probablemente el gran punto fuerte de la película. Gracias a las decisiones de tono y a los giros de la trama, Seimetz logra crear una cinta sobre una pandemia que no cae en un solo cliché. Donde otros guionistas se decantan por análisis pseudocientíficos sobre el contagio y la sobreexplotación de la acción y la tragedia, en She Dies Tomorrow el drama es puramente psicológico y tratado con ironía. La directora nos habla del miedo y la paranoia como algo terriblemente contagioso, y nos muestra con frescura y realismo lo que hace una persona que está convencida de que se va a morir mañana: darse cuenta del tiempo que ha perdido fingiendo ser quien no es, comenzar a disfrutar de las pequeñas cosas que de verdad le gustan, reparar en cada detalle de su entorno… La película llega además en el momento justo, en medio de una situación global límite en la que el miedo a morir parece estar presente en todas las casas del mundo, y sitúa a Amy Seimetz como una figura a la que no perder de vista en el cine indie estadounidense.

7

Leave a Comment