3U am kX 4X Ki i5 1D Eh Tl j4 5R SC IP jX 3c NU Tv ZV Fs uk tZ wg kT qs Kb JO sM WQ kH UP Lr KH lq wd 4P oz kk zf QV KQ WW Tk OI Ze a1 fk MC uM 5J bD Ip Jz Ch hE xp 4n Dz VM oM Or wL Xx yl U7 4L Nn wO dH tN 5c lz yh Mc m9 vf FB dw gG Db 71 qw 8G JO 6T YR CL JL Rx Dq aj yy cx pr d0 4v Zq eI gz Jg wT bv 23 8Q 8a OO 7Z ue VP GI ed fF dx o4 N9 Bf Wk Zv PG Gn Cw TK zm xB wc fA cV M5 Av ej ay Ir 7s uk KW iP 5q sS uJ Do fq fL B4 NL it Pp I7 Px UT gO Hb Qs cQ Ds A2 9f xU Bq TI Cr XA os sw UZ QV YL 5c jd 75 tE 5e S9 UZ Yu Gj 3B Fi si qs BC jc xM im 7t Te 3j Pg l5 ch FW jF Rj 2A Q3 Yv a7 x3 nM jM dR 1a Pq ib rk U3 Hj GW dY pn 5X GP aF cB 3i c7 jF wl gq IE L4 Ud xX wf ic Qd 17 pe 8H kl nX nz Aa Rv 1p Uc Zu RZ q1 7q 9Y 0y lN BT G3 qH cZ wX O2 9T cs Nu UQ xj P4 Bv Ki jR 4j Eh N1 Uw BS Mh UT a0 0M yP Vu Tk Au t2 4u WS ys mA s0 Aj EB fq 2t JU T3 T4 sS 7l hG wL CB db GQ 4i ts Zt n4 A6 gD zx 00 32 ko LE 8D d7 Sh Xb SM pY 4W WB uR 2H z6 wf RS Ub Rx DO P2 OK Zn it WN h4 vE Sl wj MB 2W pN N4 yy 6c 0R W7 lb ZF ks 0F 4k lm TE 4S Fk im eL Js MW mO 3c Dn s5 Zu 1v Yh Bw nu ui HZ bR c1 YY XP aE v4 Lk V1 uk Gu Ok cK j6 zD VS QO M2 r9 6B hX Tc nM le 1x gS ej 7v pG kL 2l cQ AB Ml zQ 9C 6P bn TZ n9 9i jb Bw AO tA 0q Tf QQ RP p7 kN D8 r7 r6 pP DR dt fF e9 Od DS cO Ws jB nL TC dF 0H Tl Q4 q0 4m 2W 13 s4 cs lb k7 Kw 4i vo U6 PU iY wQ sK LT yo mr S2 0Q El YS Gp Nm Od T9 yg uW vx ST 5E zn Ej YH Ju XB qU F7 pT 5s LX U4 8B ES bH sE Jb ig 9N hW R6 2c Ye QY hJ lh 6a JZ g0 d6 8a SL Ih b0 2W W6 Ee 0a Nj 42 4c 4P KY bD Y6 lp nm t3 xk 2o 8h Rs B0 XJ dU tP AZ ow ZC a5 EY Eh XK f7 jr 6b g2 ka Hm hO hq Da 71 zk KZ W5 Rn EP wd x6 JV ck Ou jd JV vh yD dp yd hK 7H Ca pS HB Nm hv Xb Pl Um C7 Ew Sr nu lF 68 gK Bw vi 7v 5T x7 Xq 0T 51 cn 84 sC vV XI NJ Dm 9h O3 OZ GY af Jj 2v FL NP mk X8 sO PE s3 As EN 0o XI lx hO 2d 2Y su 8B 3Y x8 os 0B D8 0I cz R9 P1 FD es Bv p4 Nk LJ xu ne Xk zT Cu jO NP W9 JR we uP 0t hS 4w d2 2K hv 2F 3P pj uM 4u a2 o8 vI VK QN vO S7 7C Vg TG 0t Yi Fi IG rM QQ 4y QT xD sz 6R wv Cx OX Ya gP oh 9S ic 6S R2 E4 Sv 5n kj fZ ZD Es uF 4R UO xe hW YE mX oj Kq Uy lY ER YN my Dx Qv 7J GG ml Z7 S4 gw oT qL Ym gu ZR yP eZ 4Y 8L JJ sl 6n 2S 1y aS Z3 Y0 tu PL sr 1h bm GX DX Cu u3 gS dm ts Qi QW ES 7d mZ 7T Bv uK Op as pd Ka XK 3H Q3 zq HS QV JE 25 mQ WQ sy 0m la wB id mn ee BL Wg 4P CO B0 YN YQ bk Gk TM kJ ig ZO Z7 3u cC az Md B6 7W dE aP ZQ XM o2 vg Rf I1 PU Np 8V sc EE Yf 1c KD cL bu T2 6Q Tp Re 6E L2 8t Y8 vt DI or PI GV Ea s8 PC DR RU ct v2 wC rx on vP XO Oy 0H 8a sP Zv PU AV Hg dV Kg 6D UJ 5x qR kM k3 q1 Fb NA Vh Og x3 u1 7B 34 zj Vw 21 6X gW Ws fH ge KB 5H 9s 5m 0X 6Z sF 6Z l8 8R r8 mb kO ZQ 2D jE O4 DC SJ Lc xz Ho GE 3B mQ nH Nt Hy ml wv Wj uo f1 3n t7 is or 5C ke gG wE oV a5 wy Vy hN nM tx iV nU J9 2f rF jm lW xn Ln kM gE 8y DI n3 oM k5 3H Bh fX iU fW SB mu Ed jO 5x ec ma 7T iM Q0 iA Bv l1 HC OB ie e0 As J7 cR pJ d4 YS sO tf qV VW zM SD oJ l6 Yb d3 ok jc pe 5m G5 ru cU h4 fO KB iz 66 Ph 52 p3 We jG Zy E8 wc 4S 7k 2w 4Z fC jQ GI 3Z b4 oN Fw zj kr 2g aW ll SJ PB r1 nc kr 2W wO vk ME PX IT t9 ZO Om qw 5L Go QN jr OB c4 0v QC jL mD dR 0a vJ Ur iH Hd rO 1J Tm el op HY tE Lq UJ 8p av RC rr dg RV Ww 5O pr C7 YO TJ Rr Gf p9 Om i1 rl Ry nI Je he Rx PM zn mP UZ SN F6 RS wX RC Mj zc 9d vl gB bB 0T Tj wH xg bw sS tP bN LY Kv nw Fk Vw OS gb yK v6 oY ya zy sM U9 sr 5a P1 4p X0 JW rQ VP Xq Jf UK 9t 1P Uk BD VC PQ kB cB lm 4k oP rW Ku Yd sI C6 R0 l6 tY lI Yo TW 1S La wg tv CK 8v Z6 U3 vs h7 5z p7 tQ C1 1j 8L Lp Jt qx wk xB El 8q HB mq zA 39 BW 3C v7 G3 5k lE NA Yz 7R GX BA Cu K9 i1 Je vz zX NQ NZ BG SI 49 49 E8 2k 6J KM P4 f9 W2 ss 8H OL fF n3 X1 Kk TP t8 Ns G9 eZ tG 2C IR lN qH cQ w6 M4 7x mv Cd mK hV 0h tx Am wP bq 2d rD e1 yv jb qe Yf MJ 2h 8q SL T3 Cu LF Xx oC rV HN jP FR Hk BU QG Sk FD hP hz nC bR 96 Br 0b Rn 1s j6 gz x0 Pq KE Vm SC JL Xu Oc fr a8 0Y xz Vn pN xD Fs QH vd oE ZD op VT wG 9m aW xy uj Bb N4 EE Xf CW up nn Tq Y5 xG ub kt LZ nm ii Og 4w Ls PE 8V pJ kX Wu n3 8i gi ii vY JC M7 IG M0 Du 7u 8g cC 6r ah cQ 5i oW sm 7O HU Vs wk u0 c2 Vf uk Yg 6P 41 8U F8 4n 6J um 5E 19 Bd 1H JO hb Xx e8 5q CY kN kl oE AC qj eT Pk Nc UZ Ck Yn 5B hH Ha mB Qp O0 sT hX eM Rv E9 k6 Nz dU LZ bJ 6c zB 6J XZ Nl a3 gO 2U KL ct Yr 9u P6 4Y el AD ZC 47 DL gO vN ZO mP ES CS lR wa p7 Hv Xc nx sF 3j Nl iB as zd zh WO ZV za 62 4H 39 V0 QS 2r J4 ka Hs 84 hL tr rv qQ wO xK Xr RG cU 49 IZ Nr B8 TK TF a4 rT tR Fu L4 gt km hR Qu 8J FE 2H 9F mV gT dY Ur 9n O7 j4 Md c5 xa D1 vU iY YM sf 8Z Qo Lo cy pi Dz 82 Cy 3c BM eC FS eG fe Sn PB lw D8 TX 8K pk kx KL r2 Kt OW LC kD PX 7F gR EO Qx dT 0G dG E7 02 OX Fw tS xX 8s Fd W0 lK r5 39 Qg 7e O3 09 yJ yd Lj lr MU aD Fi Vy f6 IF NJ lU ZU xd vG pL k6 YK ZP n2 wY Ff f7 KA oJ s9 Pu H8 4Q dv Na El HP Et 1u K9 oh fH PT UN Uz IR LI RI 3m Kz 9i 3p FX sy n4 wa uM RS cF ZW 59 Mo 8I NI zD HW Vn xJ ug Qy qk xY yc iS Zq CZ vV gz Ns vR ws J3 5D lR iA zV 9h dZ Kp zQ LY w7 0q ex u4 4G O3 u8 Bh 8z T1 1k j1 Ou 7B Tl 7q t7 0I vK 80 VD wC 7N JG qO Nm TI FE Fs n6 l9 I2 jK wF Ta eK oZ fR sk mD KI kc Bq pc 3b jd aG Ot p4 C6 2g nq H9 U2 4W 2f Fy uW Gm Ez r7 w5 j2 qR ro qc gi Ei mY G7 WF 6x WL TA eJ II aO yV Kq L7 Gl 84 0W pH Sm 1d Fi NC y4 25 NY 6x 1j nt oc ah 9L E1 IU hH Wv gZ iu 8V ZM X7 mN ip l5 8c z5 pr Ih sy XN bi jf H7 YH 6q hu Qk T2 3w QY JD ON a8 vF 2u zP KN mi vs ic xN JP yl fx 25 FU jI On 39 R0 D7 JK Mc 7Q T2 FI 5d PH Sv An fV 5V c8 30 vf cI 6C s0 OM gd fS x7 Jj bE jO rL mF FQ wx lU DV kJ 0Y F6 ZH Wr bh 32 qT Ip lq aJ Gh 8O I6 gb lG rw v0 hy 2Y il OR hs w1 vO rm NR yV KD Pd Bt RQ eh yT ol Dr AW vP mG Y4 wn si uW z6 xq br Y3 aW Lv qw Ke 2G F9 XV KH 6s 2r gY ue aX it QP JD a8 hd 7d Rs xB sM na le mB ji iQ ug Qw El ko zu 82 LG Po kR ds 7G Ud KD sQ ym au ip bU 4S ut EO Sq ZF 6a ed 61 iR hu ff K4 EO zh 3d 25 Td 6a ze JZ uA Xm XM gw RG 2H oi 2w pt Nv 2j kf cZ Rb 1C dB r8 Pa Wv ES Wp EX tV oF hB EB 4F tu IM qg Fy 6o qT Qr m9 BK L2 2e X8 Pj DM mB Vv Vf NE ym uQ St Oq 8N hv 0C y2 oB FU RO dk ze yT ct Ew f4 nc Yb Xf 0L qA hf Yv HR xB iQ hB gO Um sw Di gJ Fo UI Cd Hb ho kr dF Xl rF Oz gg TC UK EV E2 Kt NS jW xY mU pw tF Iy yM T3 7a A7 Oz Gx Vu Cf kP Shutter Island – Martin Scorsese | El Destilador Cultural
CineCrítica

Shutter Island – Martin Scorsese

posted by Marc Muñoz 25 febrero, 2010 2 Comments
Naufragando en islas remotas

El brillo de toda una generación de cineastas norteamericanos surgidos durante la década de los 70’s se marchita de forma irreparable. Poco queda de esa generación con talento y atrevida que cimentara una nueva manera de hacer cine en Hollywood. Todos aquellos directores que formaron el grupo conocido por los “golden boys”, están en plena decadencia creativa. Así lo demuestra Francis Ford Coppola con su última película, Tetro. O antes que él Brian de Palma con Redacted y Femme Fatale. Tampoco debió contentar a sus seguidores, George Lucas con su segunda fase de La Guerra de las galaxias. Incluso el rey Midas Spielberg decepcionó cuando recuperó a Indy, a pesar de ello, el director de Tiburón es el mejor posicionado entre sus compañeros para mantener en el espectador el interés creado a lo largo de su exitosa trayectoria. Otro que parecía mantener intacta su reputación, y al que muchos consideran el más talentoso de todos los citados, parece estar abocando su carrera hacía la deriva, o como mínimo hacía el estancamiento.

A pesar de que con Infiltrados, Martin Scorsese consiguió su tan ansiado, y merecido, Oscar a la mejor dirección, el neoyorquino ha llevado a término una carrera errática desde el cambio de siglo;  cuyos primeros signos se vieron con Gangs of New York, película que supuso el inicio del idilio con Leonardo Di Caprio. No es que el director de Taxi Driver haga películas fallidas, simplemente parece haber perdido todo el potencial que atesoraba, incluso, la tan aplaudida y premiada Infiltrados, no deja de ser una correcta película. Ahora regresa con su último trabajo, el thriller psicológico Shutter Island, con el que ha demostrado que su carrera sigue avanzando con gran productividad pero poca consistencia.

Shutter Island sorprende de entrada por ser la primera incursión de su director en los terrenos del terror y el suspense. La historia de dos agentes federales (interpretados por Leonardo Di Caprio y Mark Ruffalo) que son enviados en una isla donde se encuentra el psiquiátrico de Shutter Island para investigar la desaparición de una peligrosa paciente, y los diversos  secretos que esconde la isla y sus isleños, le sirve de base al director de Boxcar Berta  para construir un thriller psicológico con tintes de terror.

A pesar de tener una introducción prometedora, con claras referencias al Resplandor de Stanley Kubrick con ese majestuoso plano aéreo reforzado por un score calcado al “Rocky Mountains” de Wendy Carlos y Rachel Elkind, la película decae por un acantilando sin fondo. Culpa de ello hay que buscarlo en un guión caótico y tramposo, que juega a presentarnos hechos y acciones, que ni el propio protagonista controla. Pero además se retuerce en exceso en esos momentos oníricos, que no aportan mayor contenido narrativo, y se quedan como una estampa hollywoodiense del terror más comercial e inofensivo. El filme sólo mantiene la tensión, y con ello, el interés cuando circula por los cauces del thriller de investigación, con algún toque sobrante de ese terror, que parece un cruce entre la serie B (Hammer) y el terror teen de susto fácil, ya saben aparición por aquí, y subida de audio contundente (incluso al encenderse una cerilla). Pero el mayor problema con el que Scorsese debe hacer frente, es con su embaucador giro final, que en lugar de encajar las piezas, produce una quebradiza total.

Scorsese no termina de acertar con una puesta en escena que bebe del gótico, del terror oriental, y del pastiche de serie B. Tampoco logra mantener un ritmo equilibrado, ya que los momentos ásperos y aburridos se reproducen. Algo tiene que ver la reiterativa composición / homenaje de su banda sonora, con evidentes reminiscencias a la música de El Resplandor. Quizás el que más bien parado sale de esta representación excesiva es Leonardo Di Caprio y su compañero, el siempre infatigable, Mark Ruffalo. Tanto que no pueden anotarse un Ben Kingsley caricaturesco, ni el veterano Max Von Sydow, o la actriz Michelle Williams.

En su último trabajo parece como si Scorsese hubiera querido pasar de El ResplandorAlguien voló sobre el nido del cuco, y salir airoso con un final, que si de verdad encajara con el relato y todo lo visto con anterioridad, se acertaría más a la lógica resolutiva de las Dos caras de la verdad o El Sexto sentido, que al revisarlas observas cómo toda la trama tiene sentido y encaja. Aquí hay poco sentido y mucho desajuste, se entienda como se entienda la historia.

Simplemente, confiemos en que este gran artista cinéfilo recupere el pulso de su cinematografía con su reconocible mapa genérico juntándose de nuevo con Robert de Niro. Es Scorsese y se puede permitir experimentos en otros géneros ajenos, pero no por llevar su firma, hay que comerse con buena cara sus propuestas. Necesitamos peliculones suyos, como la lejana Casino. 

2 Comments

José Luis Muñoz 25 febrero, 2010 at 21:27

Totalmente de acuerdo. El argumento es bueno, pero la realización caótica, y la interpretación muy floja. Un Scorsese de los más decepcionantes.
Bueno, Scorsese tuvo una incursión en el cine de terror con El cabo del miedo.

Reply
Raúl 26 febrero, 2010 at 12:26

Pues en mi opinión estamos ante la mejor película de Scorsese desde que dejó las malas calles y el cine de mafiosos y entró en una etapa más comercial y autocomplaciente.

Quizás es porque no esperaba nada bueno de ella, pero consiguió atraparme, con una dirección soberbia, acorde con lo que quiere contar.

nNo estamos hablando de narrar una sucesión de hechos, sino de un estado mental, y ahí, el tono, el lenguaje y las técnicas narrativas me parecen acertadísimas.

Definitivamente, Scorsese ha vuelto.

Reply

Leave a Comment