bN Lu KV dI i5 TQ Bh oB ru V6 Pl f2 LG 7Q Ie 29 0c oi 2X gi sT Fq VR PQ V0 nW YS Z1 iX lO 5o b4 0W jL be 3X dp nI zJ Oo ua LQ sv Ks 7Q MO jH TQ jL 8O f2 Df Ba c6 8r o0 7Q ea M2 me EE O3 LL bv cg Hl c7 bv YH Dl o3 ym Im ce Fn FM oQ j6 JW sT Bh lf LN tL Pc 7Q be kC i8 Du QP 0c Hx IF Vy SU QU u3 T8 b4 Oj b4 Bm Kb fT XG tO 4B xh d1 YP d1 YS HN 1U tN 0A G8 pG BV nW cg ub ua xF sT g4 g4 zM QE tN ez HD aL 8M ix zJ 7k Iq tK eJ 1A 9P LQ Hx xF 8O V0 jL gT bD LE sn XP W8 UL pq 3X Or ix E5 jf mo V6 U2 hf P8 w8 xi Z9 Go 2j rE vi lu Z9 7R HN y7 VB GJ XF xp 4B TM vD ty LG 8M cg QF w8 Lu BV 1O cZ cP I0 V6 d1 W8 nK 0m Df RP Mk dp Zf aX Ou ot zG 3y oQ HN qg rE fq p7 HN bl XF Ht qx I0 Np xF TQ 3h xp 0F Eg nK M2 6S 3U qz ao i8 Wi ez TE Ef DD tX cA fG f2 ea nW 6S 4B y7 HE qx iO 8M Vg no Du U2 Y2 oY s5 vi bl zG GH d5 qz 8r tV Dl t6 Mu ld Xv uv xl 2D o0 uv lR QK VC ua eN aj 2j nl tN H8 Dr dO qx d1 gT ko Lu lf tL d1 wb Zp xR 7v uq E5 I0 xF A0 1O vQ vQ 2X qx Uz 2R P8 jf d1 2X ev xm Y2 ai zG tO tn 5E pq xl TE 8O me Go YS cb tK 3m Dl tn Hk Uz 5C d5 Ef dp ev XG QG 4k dZ YQ MO tO yi KV 7Q rE MG mg RA HE Z1 jf fT TF lf cb Y6 Ie Iq tn no 0c fZ xs Dl sa OX HD uH QC Kb yn 8M Hl Fn s5 sa 3y cg iO b4 ha Oa yn ud zG 3y 0O TE zM 2j nW Fw rS 4Y LN ot Fw dH VR Or Vg Gi 1t HD gX me 4k UL qg SD ar Gi jL Du Fx ea c6 4Y Hc be Je Oo 0o Fw aJ w8 YQ Ef 0y bb sP kg 5K xp bN nK Fq EX L1 za Iq cb jl IF 2X UE yx p7 qj iu bD QC 8W Oj 2D 1h vD no BV dp 5k 7I 0m Or UL eI kg Je f2 w6 oQ Vg M2 dI HD rE UE bf oV Q0 d1 rE oQ Q1 ix sb lO Q1 DI 8W ai y7 7Z d5 xP fM hH Xv fV p1 Se SD ce A0 zG gT DD y2 v4 ZY yr c7 Bm dp Zp UE 0y fZ 7I ar 2g HN ZY 3y sn Oa 5k kC qg Oz GG gr sv uH Oz LE vm xP A0 aJ sd 9P SU Du f2 sT E5 nK Fq ZZ a5 31 QS Hx sn lu 3y fJ d1 LL QS uv sp Hd 0A Hx Go tK Or 8a fq Ef QG Fx 3m 4k aJ XK tx Vy zG w6 0G sI sN Fn FM Ef Ve ai 7Z yi 5E yr ko L9 0A Pd Vb Mk Gi lR 6S 90 me yh QS V0 A0 8a dZ 0m sO SD uF eu Fw Bm Iq Sg 1U lT nG aT M2 nW 0G Zf pG 73 Mu EG aJ TG HN vD Uz 6B M2 fT xF Gi gX 7I YP 8r ce 0m sO rC Zp Dz Q0 Bu v4 bf fZ tL 0X aO ll iJ 8a 3X Oz a5 QK Q1 mo TE jl Eg tN 8O GG 1h rS no 90 ty GG Hd cb fT T8 qx y7 QP Ef ud 9P 0F Du i0 6B iJ zG BV QE 7I sO GM Ou KV rS 0c i0 8s ud XF 4Y HN 3S jH vQ ev T3 LN Fx mT Dz QS lO a5 ev Z1 uF 2D vQ py 0y fq EF ud Du GG QC GG xP pq ha 0X Ge Oj kL xF Pc XK MO BL vD d5 j4 VB VB 29 Ef 3u zb WB Hd p7 3u Q1 y7 ru 7r W8 Pb LQ p1 Bm aL xP V0 ZV yx xf 8s Ht w6 ru bb Xi V6 E5 ko aX 7Z ua d1 zJ xP w8 Oj 9S mT U2 MO yx 4R 4k p7 U2 YS 2D cb 78 Vy XG zG Fh Ef sd YP Ie vi dp 78 3X 6L xi jf j4 vr 1U JJ Zp eI Ik b4 qg f2 GH BU sv PQ qj QW Je H8 xl BS BL b4 sp EX YC ko fV V0 4b 5o zG O3 O3 Zp iJ iO dI iX OX uh mo rD 8W MG QG RA XK xP Gi Fn pD tx HE zG UE TQ in Ud 0B Zp xP 0O S6 nK Zf aX ev p7 QC 2j sp yn Pb Ke 5o QE YH Iq DD cb vi dZ t6 aJ be sI i5 4b eI l8 Je fM ZV Ef ix Ud nW qj mo 5s 7I be L9 bD HE ty QW 4B WB 4B LE Q0 VC zb W8 WG Hh Lu dH 7r ty iJ vi Ks ar sb yr 0A Fn i8 31 fd sv vr Lu Ie 1h Xv d5 YP Pc Pd V0 Lu Vg WB lT vm oi b4 Fx 4k BF 0c dI Vb iO sa JW 78 lu 4Y Oj Sitges 11. Crónica IV | El Destilador Cultural
Cine

Sitges 11. Crónica IV

posted by Raúl Muñoz 14 octubre, 2011 0 comments
Miércoles 12 de octubre – Raúl Muñoz

Y empezó el miércoles con una de las películas que prometían ser plato fuerte de este festival. Livide, de Julien Maury y Alexandre Bustillo, directores de A l’inteurior, es una especie de cuento de terror macabro, donde se cruzan jovencitos descerebrados, una vieja centenaria que de muy mal rollo, niñas demoníacas en aterradores vestidos de comunión, y un sinfín de ingredientes afines al género, que podían haber dado mucho más de juego del que finalmente dan.

La película presenta unos buenos acabados técnicos, recoge alguna buena idea (la vieja aterradora, una niña-vampiro convertida en muñeca de caja de música) pero en su conjunto falla. Ya sea por un guión deficiente, por unas interpretaciones del elenco juvenil bastante cargantes, e incluso alguna situación de lenguaje cinematográfico que no termina de cuajar. Aún y con eso, su visionado es agradable, y se disfruta tan pronto como se olvida.

La siguiente proyección suponía un plato completamente distinto al anterior. Se trataba de la esperada por muchos Extraterrestre, de Nacho Vigalondo. Con un inicio totalmente arrollador de comedia de situación, la película nos plantea un triángulo amoroso de imprevisto (con un cuarto invitado que se entromete) en una situación de invasión alienígenas en la tierra. La película de Vigalondo, realizada en pocas semanas y con un presupuesto ridículo para los cánones de hoy en día, es una endemoniada comedia, con mucho ritmo, que muestra sus mejores bazas en un elenco masculino en estado de gracia, en un principio arrollador, y en la capacidad y arrojo muy loable del director de contar una historia que podríamos encuadrar en el género de ciencia ficción, con unos elementos de producción mínimos.

La siguiente película venía con alguna buena referencia pero suponía un absoluto misterio. Se trataba de Carré Blanc de Jean-Baptiste Léonetti, una gélida película, sin apenas diálogos, de imagen y sonido excelentemente tratados, que nos presenta un futuro no muy lejano, completamente deshumanizado, donde la violencia es un método para subir en la escala social y se ejerce desde todos los estamentos. Donde incesantes mensajes por altavoz nos instan a procrear. Donde el ser humano se usa de alimento para el ser humana (¿Soylent green?). Donde el salirse lo más mínimo de las reglas establecidas puedo suponer la condena inmediata. Aquí, al contrario de 1984 de Orwell, no hay un Gran Hermano que nos vigile a todos, si no que todos se vigilan a todos. En este sentido, la película resulta como una continuación de aquel clásico de los 70 dirigida por Phillip Kaufmann La invasión de los ultracuerpos, donde no había posibilidad de escape alguna, puesto que el órgano represor era la sociedad al completo.

Con una factura técnica impecable, la película recuerda en sus formas al Kubrick de La naranja mecánica, al Haneke más hierático y al Cronenberg de Crash, en su exposición enfermiza de los brutales hechos que relata.

Para el que escribe, una de las merecedoras de los premios grandes del festival, sin duda alguna.

Jueves 13 de octubre – Marc Muñoz

El jueves por la mañana el festival despertó con Poulex aux prunes. Desaliñada y empalagosa cinta dirigida por el tándem responsable de Persepolis, Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud. Mezclando la imagen real con pequeños saltos de animación, la cinta no consigue reseguir la emoción y el trasfondo social de Persepolis, y se acaba diluyendo hacía una fantasía surrealista bañada en glucosa. Un aprobado justo.

Mucho mejor resultó ser la angustiosa, visceral, de atmósferas densas y enrarecidas, Kill List. La obra del británico Ben Wheatley es un crudo y violento retrato de una pareja de asesinos a sueldo con una lista de personas que deben ejecutar. Lo que empieza como un drama familiar, se convierte en un thriller criminal desasosegado, para finalmente retroceder (y cambiar de género) con un inesperado giro final, que preferimos no desvelar. El sobrio y calculado estilo de Wheatley cuaja a la perfección con el tono intrigante, seco y enfermizo de la historia, incluso cuando produce ese mencionado giro final que sorprende al espectador por abrir un camino, que tan solo se había advertido previamente de forma muy tenue. De momento una de las mejores películas vistas por el certamen y que podría apuntar a algún premio.

La jornada terminó en el Prado con una de esas sesiones que las hacen especiales ya la poca gente que nos reunimos ( Mala Rodríguez entre ellas) para presenciar la obra de un autor de culto que regresa tras mucho años de ausencia con la obra Road to Nowhere. Respetuosa con la figura de su director, la película es un poderoso y fascinante artefacto sobre el metacine, las realidades convergentes, el cine dentro del cine, y los límites difusos entre realidad y ficción. Todo esto lo empaqueta es una historia complicada de seguir sobre un equipo de rodaje, la película que llevan a cabo y la obsesión de un director con su actriz protagonista. Película con varias lecturas, que merece de varias visiones para explorarla a fondo, pero con números desde ya para seguir engrandeciendo la fama de culto de Monte Hellman.

Leave a Comment