CineCrítica

Stoned – Stephen Woolley

posted by Marc Muñoz 3 julio, 2009 0 comments
Sexo, drogas y el ocaso de Brian Jones

Stoned

Stoned pertenece al subgénero del biopic musical, que tanto parece interesar a los melómanos, y tan poco al resto de la gente. Al menos, esa era la idea que tenia sobre un filme como el citado, que se centraba en la vida de un miembro original de Los Rolling Stones, pero que pasó totalmente desapercibido por las carteleras de nuestro país. Una vez vista la peli creo que se le pueden añadir otras razones a su frío recibimiento.

Stoned es un filme británico dirigido por Stephen Woolley en 2005. El director centra su objetivo en el último período del compositor, guitarrista y miembro fundador de los Rolling Stones, Brian Jones (para muchos sigue siendo el genio creativo de la legendaria banda).  El ex-líder de los Stones moriría ahogado en su piscina a los 27 años, poco después de que los Stones lo apartaran del grupo por su actitud.

La versión oficial de su muerte fue que se ahogó en la piscina tras una noche de excesos. No obstante el filme de Wooley potencia su trama con otra versión de lo ocurrido; el asesinato. En los últimos años han ido saliendo voces que apuntan a que Jones no murió por accidente, y ese planteamiento es en el que se sustenta el filme.

A pesar de ello, la película es una panorámica muy cerrada de la vida y obra del Stone, ya que se centra en su vertiente de estrella y en todo el mundo de excesos que le rodean. La cinta indaga en esa vida de rockero, repleta de sexo con mujeres despampanantes,  de alcohol  y de drogas a mansalva. De hecho, el filme se concentra en la última etapa en la que Brian estaba sumergido en la desolación, la pasividad y el refregamiento. Aparte del ex-líder de los Stones, el otro protagonista de la cinta es Frank Thorogood, un constructor londinense contratado con la intención de hacer reformas en la casa de Jones, pero cuyo motivo real era vigilar los pasos alocados del músico, y pasar el parte al manager y al grupo.

El libro “Who Killed Crtistopher Robin?” de  Terry Rawlings esclarece que la relación entre ambos no fue amistosa. Según parece el albañil veterano de guerra (un punto importante del que no se hace referencia en la película) no soportaba a la arrogante estrella de rock. Tampoco los trabajadores que trabajan en la obra parecían dar palo al agua. Esta visión del libro de Rawlings se transpone ligeramente en el título cinematográfico.

Uno de los puntos que podría haber ayudado al filme a ganar puntos, hubiera sido un casting de actores más ajustado a los personajes que retrata. Quizás el que más se acerca es Leo Gregory como Brian Jones, todo y que la similitud tampoco es asombrosa. La semblanza de los otros miembros de los Rolling Stones es más que discutible, todo y tener un aire. Fuera de esta elección, el elenco actoral no acaba de llevar con fuerza el peso dramático de la historia. Sin embargo, sí que hay que celebrar la recreación de la época con sus peinados, vestuarios, y dirección artística. Comentario aparte merece una banda sonora que no bebe de ningún tema original de Las Majestades satánicas, pero que da cuerda a grandes momentos musicales con Small Faces, Traffic, o incluso, The White Stripes.

Se entiende que Woolley haya construido su filme en la decadencia de Jones y su teoría de la muerte por asesinato, de hecho el realizador estuvo, 10 años investigando el caso. Pero lo que Woolley deja de lado son sus personajes, los detalles que configuran su carácter, y las motivaciones que los mueven. Hay momento en que el filme parece una sucesión de hechos sin intentar ir más allá y descubrir las diferentes capas de las personas que se retrata. Además todo ello se hace peridendo el ritmo de vista, con lo que  su visionado se vuelve tedioso.

Stoned es el típico filme con un interés narrativo alto, pero que no se ha sabido configurar como un ente completo, por la falta de experiencia o de tacto de su realizador en combinar los diferentes elementos de los que disponía.  Es una obra hecha para ser vista para fans de los Stones y, sobretodo,  de Brian Jones (porque los de lo Stones se pueden sentir defraudados). A espectador normal, que ni le va ni le viene las ajetreadas vidas de los rockeros, no creo que pueda encontrar nada de su interés.

 5,5

Nota

Declaraciones de los Rolling Stones sobre la muerte de Brian Jones (como siempre el más claro, el de sin pelos en la lengua, Keith Richards)  

Keith Richards: “Yo no quería que se muriera. Pero no fue una sorpresa. Y fue difícil derramar una lágrima por él. Puedo sonar muy frío, pero él era un pasajero para nosotros. Teníamos que cuidarle el culo. Respetamos su memoria y nadie merece morir tan joven. Pero si alguien se la buscó, fue él. No sé qué pasó esa noche. Creo, sí, que Tom (Keylock) arregló la escena antes de que llegara la policía para que pareciera un accidente. Quizá quería sacar todo del medio para que no quedara gente implicada. Quizás hizo lo correcto. No sé quién estaba allí esa noche, y tratar de saberlo es imposible. Yo tenía más motivos para matarlo que nadie, y está claro que no lo hice. Quizá Brian trató de hacer un truco de inmersión profunda y estaba demasiado drogado. Pero vi nadar a Brian en condiciones horribles. Era un gran nadador, y es difícil creer que muriera en una piscina”.
Bill Wyman: “Quedé shockeado. Siempre estaba en ese estado medio despierto, medio dormido, pero no recuerdo que tomara drogas duras. Todo era pastillas, pastillas y alcohol. No me explico qué pudo pasar”.
Charlie Watts: “Antes de morir se había puesto mucho más agradable. Me siento culpable por haberlo echado. Le quitamos lo único que tenía: estar en una banda. Creo que sufrió una sobredosis. Sinceramente, no creo que lo hayan asesinado por interés, porque valía mucho más vivo que muerto”.
Mick Jagger: “Brian se ahogó en una piscina. Todo lo demás es gente que quiere hacer dinero”.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.