CineCrítica

Tetro – Francis Ford Coppola

posted by Marc Muñoz 26 junio, 2009 0 comments
Quien tuvo no siempre retuvo

Critica Tetro Coppola

Me resulta sumamente arduo emitir un juicio sobre Tetro, la última película de Francis Ford Coppola. Primero por ser un confeso admirador ( véan cualquier de los Padrino, La ley de la calle o Apocalypse Now y lo entenderán), segundo porque llevábamos tiempo sin ver nada suyo, y tercero porque el filme es muy extraño, y la sensación con que te deja tres cuartos de lo mismo. Como nunca me gusta dejar las cosas a medias, voy a seguir con esta crítica con la esperanza de aclarecer mis ideas con ello.

Como sabrán Tetro es el último filme del director de Corazonada, el que sigue a Youth Without Youth (su primer filme tras el largo paréntesis que precedió a Legitima Defensa). El motivo de que Tetro se haya estrenado hoy en las carteleras españolas, y no haya seguido el camino de la inédita Youth without youth, quizás responda a la presencia española en su reparto, y ante todo, por la inyección de capital procedente de nuestras tierras.

Tetro se centra en las rivalidades y secretos de la familia Tetroccini. Bennie Tertoccini llega a Buenos Aires después de escaparse de una academia militar, y con el objetivo de conocer el porque de la fuga de su hermano mayor Tetro años atrás. El mayor es un melancólico y triste escritor que esconde un profundo dolor interno, del cuál, el patriarca de la familia “Carlo”, un renombrado director de orquestra, tiene mucho que ver. La película nos va mostrando los temores, las obsesiones, sueños y pesadillas de Tetro en un plano psicoanalítico, mientras que a nivel narrativo vamos descubriendo los secretos y las disputas de esta particular familia de artistas.  

El propio Coppola ha declarado que su último trabajo es el más personal de su carrera, con muchos elementos autobiográficos en su guión y en la escritura de personajes. Y es quizás en esa búsqueda de la creación total de una obra (recordemos que los guiones de las obras del director italo-americano proceden de adaptaciones literarias), cuando pierde de vista al espectador. Su filme se inicia de manera arrolladora, recordando en algunos instantes al Coppola de la Ley de la calle. Esa fuerza se va diluyendo al transcurso del filme, hasta el punto de quedar en algo meramente anecdótico. El director de Drácula, ha querido explicar una historia intimista, de bajo presupuesto, y en blanco y negro, pero se pierde en la vertiente formal de la misma: operística, opulenta, teatral y, en ocasiones, cercana al desvario visual.

En la película encontramos un Coppola más cercano al melodrama de Almodóvar, que al propio realismo de La ley de la Calle. En ella hay aires grandilocuentes, pero que se quedan en mera opereta de barrio. De su metraje sobran minutos, y faltan momentos realmente cautivadores y de belleza visual (hay sólo un par de ellos). Hay un exceso de personajes excéntricos y alguna situación bochornosa (la secuencia del café-teatro porteño o el viaje a la Patagonia). A pesar de todo ello, el filme deja algunos momentos inspiradores que ponen aún más de manifiesto la situación por la que pasa su creador, y evidencian lo que podía haber sido una notable obra.

De su reparto internacional desataca el magnetismo de Vincent Gallo, con una particular fisonomía facial que capta la atención de la cámara sin mayor esfuerzo (me recuerda a Willem Dafoe, por mal que lo hiciera con su cara bastaría). También resulta convincente la primera aportación al cine de  Alden Ehrenreich, en el rol de Benni Teroccini. No se puede decir lo mismo de las españolas Maribel Verdú y Carmen Maura. La primera pone mucho empeño, pero su pobre acento inglés te distrae de su personaje. Y el personaje de Carmen Maura sigue siendo todo un misterio su sola existencia, es de aquellos que no aportan nada a la historia.

En pocas líneas se podría llegar a la conclusión que Tetro es el clásico filme con regusto agridulce. De entrada por el potencial desaprovechado de uno de los mejores directores de cine de la historia. Seguido por las posibilidades de una historia y unos personajes con puntos narrativos de sobra como para llegar a buen puerto, pero que al final, no avanzan ni parecen conducir a ninguna parte. Y ante todo por la extraña sensación incierta que le queda a uno de haber presenciado una tomadura de pelo con retazos del Coppola genuino, o quizás, ¿haya sido al revés?.

5

Ver en Filmin


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.