CineCrítica

The Box – Richard Kelly

posted by Marc Muñoz 20 noviembre, 2009 1 Comment
La caja vacía

El señor Richard Kelly se han ganado una reputación de culto entre cierto sector del público desproporcionada, y para quien escribe desmerecida, tras dirigir Donnie Darko; una entretenida propuesta con momentos inquietantes, y que dejaba entrever un estilo propio interesante, pero sin más. A pesar de que ese filme hacía presagiar buenos augurios en la carrera de su director, ahora, tras haber visto su última película, The Box, puedo afirmar que el boom inicial le ha venido más mal que bien a su trayectoria.

La última incursión de Kelly en el formato de celuloide es esta The box. Un thriller de ciencia-ficción que se basa en el relato corto “Button, button” de Richard Materson. En ambas obras somos testigos de cómo en 1976 una pareja ve alterada su vida, normal hasta entonces, con la irrupción de un misterioso viejo (Frank Langella), que se planta en la puerta de su casa  con el propósito de ofrecerles una inesperada oferta: una caja con un botón rojo en su parte superior, que si se pulsa, morirá una persona en alguna parte del globo terrestre, pero en contraposición, se les entregará un millón de dólares.

A partir de este inocuo planteamiento, Kelly se pierde en el esfuerzo de llevar el relato hacía cuestiones morales y temáticas de mayor envergadura, la mayoría de las cuales incumben  la toma de decisión de la pareja ante semejante oferta, y sus posteriores consecuencias.  No sólo le viene en grande a la película ahondar en temas de carácter más o menos profundo, sino que además ni la esposa (Cameron Diaz), ni el esposo (James Marsden) están por la labor de conseguir estar a la altura con sus interpretaciones. Todo ello conlleva que el filme aborrezca en sus primeros minutos y pierda de vista el ritmo.

Si embargo, la película logra un repunte de atención, cuando el inexistente misterio inicial se vuelve en un filme que oscila entre tensiones, investigación, algún toque de terror y de suspense, así como de ciencia-ficción. Elementos diferenciados y variados que ayudan a acrecentar esa sensación de estar ante una amalgama inconexa. Además se le suman ciertos acontecimientos entre lo absurdo, lo risorio, lo banal y el sin sentido. Por todo ello, no es de extrañar que su previsible final (ya lo adelanta prácticamente un extraño personaje que irrumpe sin más en la historia) sea todo un bálsamo  para el espectador, que incluso congenia con el guiño final, eso sí, sin saber muy bien si por logrado, o por la satisfacción de ver cómo la fantasía pretenciosa de Kelly es ya cosa del pasado.

Además sorprende, como el filme no parece preocuparse en exceso por ceñirse a los estilos y tonos propios de la época en que se ambienta. La fotografía es áspera y difusa, y la ambientación a veces chirría hasta el punto de que no eres consciente de estar mirando una cinta ambientada en mediados de los 70’s.

The box no estaría al nivel de la insufrible segunda película de Kelly: Southland Tales (no estrenada en España por razones de salud pública), pero sí que sigue en esa línea descendente desde su aclamado, por algunos, debut. Uno tiene la misma sensación viendo esta película que siendo testigo de un trilero. Con el primer cambio de manos tus ojos centran la atención en las cajas, a la segunda crees haberle cogido el truco, con la tercera tu paciencia empieza a pesar, y finalmente con la cuarta, una vez se destapa la caja escogida, te das cuenta de que debajo hay un gran vacío.

5


1 Comment

Suricato 10 enero, 2010 at 18:15

Lo peor que por desgracia he visto en el cine, mala, aburrida y ni siquiera me hacía gracia como las pelis de zombis. Yo le pondría nota negativa, salí cabreado del cine.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.