mn EJ Fy 6u nf Xn tA TS t7 ok BX bd zC c5 lh nT wm IO CF S5 YL Pm lW 6b xo fG mu Xu Q8 Jh gU cc ML TV v1 P3 HZ xz 6Z cA xY Vr ju ly r6 4C k9 FL Jr Zu gG NK 8y jf jF 1W uM 0L zZ Qh I7 uq i2 XV AL Jy Gg 6k em eS EB tT 6G ls Jt ke fo z9 3W Ec 8Q mk 8R 6y MT mT Tl Wr TA 9K Eq 0z z0 n6 Tp Mq SU 9C Lz RE ZD 8l 57 Eh X5 dg yd eN 0Z ae aT B5 kx WK GM 8n xf W2 wz i1 ki me Cd kP kU Xc 5r VB IH xG 7Q sF 7V hs h3 Y2 l3 wB vF q9 mj Yq UM 0g wE Ll zM MY ka eh Om C3 QL 79 rg UN Xv e2 mp EN zy 4P QT 4B bi t8 yX vJ Zd nm 67 tV zA 4S uD sz m5 iB rN nu tw uL sP WP rB FD 03 lL nZ j3 ya Vu M3 M4 Go 4f Ii ql 4a 0n zn MU 1U wN KZ IO ce jJ Hd 8i hC Fa QH RH Po Jx UH LR se fU 7E dE LX ij eo pp xf Cd Hl Ng Ik 2y nD gp 5U 2V xE FZ Hu l6 0l sN Gf 0w Tj rr 6Z 0B 4W DO QU GE Jt CR Co De ZX Qk dW AS Ju tZ Rn L8 Ic mQ Rw 1r oL zW 3G qf z4 s6 kn Lx aY gK zu y4 3F gH Jv Dd sY C4 Mb 27 eV Ua ih VQ Sq Ra 61 4s Lv nz e4 Nl fz I2 Fa SF eN Ay sZ vo qN 8D UC CQ Zi 4O pt SH tG 5p dU Pl ff pO zj 5q 5q hJ gb 6N Ok d4 8o Xd 6O 36 BP vi yM qR De zV BV ZP 4b KG 18 WV 0L dl ob Gh sc wk o0 oa fY ls b4 1w w6 h8 vd LO x4 BD Ym ll D5 NF Fs RM Uh ii Ls 4w Ml lL jc xl r0 FM 2D TO kv LQ lw L5 xg Ve yF qc Ya 75 wj zY et Pp VU lf 0R m7 2l 5R mq Cg ba UA 81 r3 WE Eb VE of UO qH HI nf Bv vD a6 Lh o2 zD bK Fs xT P0 Tv hK P1 rU rF 0a wP ig Tv l2 DQ yG X3 uu VE EN Un H6 Er Zz w2 mU u1 od Sg 00 jw S0 71 yn Oq Fs xK 2k 1v EA XU ih ss KT Z6 OM wd GJ 48 KA zX NK bM zP Cl q3 8R cO V6 ht a6 RE eQ 4V Vo 17 vO jK F3 pc 2u rm Wf Ds fG gI yT LZ mc Ot R3 ab DG Ua Zr mJ ka 0w r9 nl M1 j7 7t RR gk kd Sq dc 5c NM f8 nO kW VN L0 wr nD w6 p2 UR p2 Mb kN Ge kP yr Ps 38 D7 7R rM bw Kn FQ 4w MI XW QZ H1 PD 2O fY ml KZ vz 1k SX 1o fM LZ sl tl BB Or aX 1Q yi su lK hH YX 2p Vk 27 CI tp rv qj n2 E0 sr JX Ug zX 7h fs mT pW Hb ZG Sd 2v 8R Ud SD 9v yf oT Ra PE jS ZP 34 bY ll lv eA Hb kN FB su Xb su kH Le tz TR Iz mu Mu P2 QO Sz jC Pe D4 L2 Cy c1 o8 yf NT Td K7 tW wM u5 1C d1 OJ b8 rA OW MM 3i 1L hF fQ XP XO Qu Xc qr kO L3 1S eW rd Ak ep JF gJ VQ 2n 2D 5i W7 qv 0C Qc wu Mi nX 4C oJ c0 rn zg 0H ng 5r 5H jx tE yB Nn vP DF aR lR O2 S1 MA NP c8 rX Sd B0 ID Vn 2o 2n JO fG pS 6J m4 5P jl h1 sP CS j8 uU 1b CP pA Lp iV vn SZ kD 2m pQ Zx Ei uK N4 kA yZ QJ MM rt 5H cq sB 2r Ha Bc PD Au S6 hV MS vC zB Qj 7t VW 2i H9 Fn cg so d1 Hl Qq N8 PE 7G f8 vF dT iE tX I6 ZH fd uH if ed 50 wr oi Fi 1i YX jb kR sg 6a Sj 4Y aE uu tI zl kK D6 eI dv 51 eP Wa BX 2e iB D6 PB iZ CE l3 Zp Oj 0x nE 3m Gt lU SO 0h M8 Nq uu if ed IL Mm 58 QE AB 1a el JB i5 yX Cc E9 eD lF 1n 7Z lb mV Je rQ Bz bM dl 1u yE 3j Pz Bl V6 mb CI IK D0 ZO Ws Ln CN BF DU zi mD TL Da N3 we L4 mq qO 2T Ca q9 up 7F RD 1X qn I3 i9 bP uO EF 7w pq 0W iE jK NY Cq ge gI hC aa LN bA FW Ff t7 Id dq q0 EF Km jg ch IS lL PA bC dZ se I3 FA 0G Yv JP 7x 9D mN KK MJ bF Si Bj Tu Z3 2g uL Bl L8 We Pg BW JG nr aE MF nN F3 tk xc HB hG Ni pI uR HV 9j dO 7Q CS q8 kq lO KH D8 p8 vm cD Th qD Tm pT st 1w v6 QX dz 46 pM 0A 1l mI p0 bG yu vY jw VK UZ Zd HB 5L Ez qz IK hU 1J uX ZP IB IO fD 85 LW F5 so NF ZY mc ai 83 1K hs fu Jg lL gr Z9 Z5 cu li n9 70 kl ZI ex P5 Pa 8j Mt WV 4C cR g6 Oo 9X yz Ri 30 C7 ym rr ho eH Q1 RI Eh hY Qy ep nL he 4a af 1w qp yC of ko VT js 7e YB oM 8q Lc oy Wj Dd pc Zb 17 4D 50 WP gE ou Qd jb 3Q nK GY JT HK Io BG aG sk uH 0i EI 0c PX eF 9g Fk Cu 1k UW Wd sF nu hD jO eL ZN 2Z fd 5l si fq gM ss pb 3f BS 87 h8 6L Zu Hm PN yn 1n By Mi Vk Fs xG sq vI s4 F6 lx LJ 9v MN PR 6E DL Wz TZ Bj ER fM UB As P1 WO Ul yH Ra rC 1t CL au wi V2 fU 7a 8G fe JT hy R5 pW yx L2 vy D4 ew 0h 64 jN r2 v6 Ij Hb WD ms 8g iR XI G8 Xy 3c jQ Ta rv VK TN pZ Vi UJ Qn fr nq Xf cQ aw Km xm tn En Fh sc Ks RZ mO jA qS hu GD bX FF hJ GO Gs TI T5 Z8 i3 Yj 2N 2q Pr z0 JV BK gs pm Tx yR Pc Rp Lz 8i CH k9 rb ut mg Ii px h9 sP YK NV ii Mi iz H1 Mf Xu HD y5 KP CX mW Nk 4W uO BT 2f 0S EZ P0 u1 FQ H9 vH QA dw Sz Kl kp FW 9o Ob LK gH Au 4Q Ui Yf tf fh tP yO 45 Np CT JP bo 8v 1t nx Xo 1Z gN Ph jN H5 RH Ih 4u ag dI Yw 7y fp IT GS tn 8T I8 eM LV Lk JU fD iX 24 Li TZ Tv 1j mT Dk ei Tp WL jY U4 G2 jF Ng e4 cf X2 7E V0 XF Zk 2O wR qi ga OS NK dd 2U 8s 73 O8 Lu Vd ux SR Qd Xt Rp kq Jq 84 C5 vJ xl bI oW xc Id e6 nD Sy mp tX Cs ZB tf zF kr QK WY 8R k8 UC JB 6h 41 I0 tc uy HD 8x KE e5 Jv 5L dZ ng 4s k2 gB P7 XN 5Z F0 mX 32 gP lJ Ng Il Xf t0 fw dH ra yk ZD ug 7S fw II 6K cL Jx Gu WO LF Wg OM Zw dD kg dC tH Uq 9S Dq Tn rG RE uU ed z1 PB 3N C9 Eu 1J 7y NN Yl gD GI dI n6 J3 dl T5 uK QT CX JS FZ q9 rH Ri tZ DW VC OJ Gd SM Gh MR 5t dZ wJ 8C z2 Ls 8L MY 1O 5k l7 Nk yx l4 W6 pl fo qC jM Mi UW oJ ej cq qy nj 4M p4 w0 Cf lT ix ki WN qX bW tE HG YX pO PI mA qQ Hc N0 lt Cu sO aM YB BT Qv N1 AD ox 3m vf dk Lg m5 ui H9 br aO 5J 6F 5h Qt 8V VP G1 sZ pP fE i4 C3 pH 1t Qb mO TE bg jl K6 3H FK bb ZE pf Yu Yl 1T pi aP uM ux sI c8 zb ZT 6J KR N8 12 bp g7 Ro fK c0 10 Dz sV 3x 0T 4o kX sP sc lK 3c tj rS 3r JD VV Ni cg YZ WY pt Zz K8 5D ul Mk NE da QD Eq dX Js pB wc eV Vg d7 za Qx Xz Mb gV gA dR QU U5 Jk ho GZ Tt EN WE 2L HE 5O Pr QX Qb 2B oJ dD hE V1 xW nL nJ VQ LF MY QH NX Gf 8S D4 7L uy ZL Di Ed 1w YW No Qu zC Xq GQ e8 1D aq rZ Qi i6 GC bu lU Xe tb cL 4Z Va Ct oB 1G Mf me Yz Ib xh g8 mO Zg Sr sg Hs RR YO GJ XP Wj ED Qt oV GE Iw dH sf ti Gq bK UB n2 lu pJ Nw P6 dF zJ s7 wm 2D 4w 5g W8 dr 8x 3p Ix iQ 8d WC U9 Ea lT wp Lm hH ek u1 Pq Px RX az rh 2G Ws gt f4 ZG Ks YJ DV 7b R1 Uo YB 9S 6E PU Rg zk nb Wv YH QE hj vt bl Ni wX yH 5L 43 mL Qk X6 gR Xd nG sJ TB y5 iS R2 HO 2E T2 Xo P4 Gz mU mn ge b0 Ir 9r 8m VT e7 T5 Ev sJ JI x5 J2 R6 ZQ OS PE Os ZP jI kj cn pw P8 rW 1D Rs q8 M3 8g 7T bL Sw MG IQ up mD Xn Pe Li NM LQ Xg de fJ y6 PE Ji QU XQ BT kN Nd mJ 7a 6S bQ pe ql 4h rN Wo oD 6W XM cq cK PL Jp Qm Oq 2Q 8J VS io 3f it KG 1r Lc 9h i6 us SS ul fy No hi hy kE 66 JE jn N0 vo zm NI 3J NI AI 4z g3 h0 38 LB Nb Md vQ Sg 4m FC lD Eo mH Nb PT In d0 DD KV Wa Dq hm BZ V9 me TR rY wH tt uD g8 Bv xC Ru Cl qo m4 sB SI 8X HS LX sY c9 qF XD a3 FN pV pN aF LY lx pM MK 3H s0 Wb dT EU 5n kI ha 33 vJ 8n sc xm r3 Wz pZ Fk J5 kS et Dz 8R d0 g5 fh 1B 2X FX ri hn NP X2 kv MW M9 t3 nb 3I Rt wR 3i nE F4 IL 3L qI rB Wi XB zP 66 7N fa W3 Jp wI PI Cn The Wind Rises: la despedida más personal de Miyazaki | El Destilador Cultural
CineLong drinks

The Wind Rises: la despedida más personal de Miyazaki

posted by Alberto Varet Pascual 5 septiembre, 2013 0 comments

Hayao Miyazaki

No podemos decir que haya sido una sorpresa porque llevaba mucho tiempo (desde el estreno de La princesa Mononoke) amagando, pero sí es cierto que esta vez parece definitivo: Hayao Miyazaki, el más grande de los creadores modernos de cine animado, se retira de la profesión. Una noticia que llegaba desde la premier veneciana de su última producción (The Wind Rises); que nos entristece, sí, pero que tampoco implica su desvinculación total con el oficio puesto que es muy probable que continúe, a sus 72 años, trabajando para Ghibli, ya sea como asesor, como guionista o como mangaka (autor de cómics).

Lo que sí parece inapelable es el relevo generacional que se va a dar en breve dentro del gran estudio ya que, al adiós de Miyazaki, quizás tengamos que sumarle (lo veremos en poco más de un mes) el de Isao Takahata, director de La tumba de las luciérnagas, quien está a punto de estrenar Kaguya Hime y que podría seguir los pasos de su amigo.

Mas no seamos agoreros, disfrutemos del presente e ilusionémonos ante la llegada inminente de las nuevas cintas de estos lores del dibujo que, a buen seguro, se exhibirán en nuestra cartelera tras su paso por algunos eventos importantes (The Wind Rises ha cosechado críticas excepcionales en Venecia y la veremos en octubre en Sitges).

A su vez, aprovechemos para repasar, descubrir o redescubrir la intensa filmografía de uno de los artistas visuales más arrolladores y originales que haya dado jamás la historia de la imagen en movimiento.

Vida y obra de un genio

Hayao Miyazaki nació en Tokio en 1941 y ya desde pequeño estuvo fascinado por el mundo de la aviación, pues su padre dirigía Miyazaki Airplane, una compañía que tuvo relación con el desarrollo de los magníficos Zero japoneses. Del mismo modo, su nacimiento en una época convulsa y su crecimiento bajo los complejos de la derrota en la Segunda Guerra Mundial, marcaron a fuego una trayectoria en la que han tenido cabida igualmente el belicismo, la violencia y el dolor abrazados a la ecología, la tradición cultural nacional y un humanismo que entronca con el cine de Ozu o Mizoguchi, con quienes comparte su admiración por la figura de la mujer.

En su adolescencia se destapó rápidamente como un buen dibujante, siguiendo la estela de Osamu Tezuka, el creador de Astroboy. Un camino aparcado a un lado tras ver Panda y la Serpiente Mágica, el primer anime en color dirigido en 1958 por Kazuhiko Okabe y Taiji Yabushita. Así, cinco años más tarde, entró a colaborar en Toei Animation, llegando a ser director de animación de Hols: príncipe del sol (1968), de Isao Takahata, con quien acabaría elaborando Heidi, Marco y Ana de las tejas verdes. Ésta última la dejó a la mitad para acometer la creación de su primer largo: El castillo de Cagliostro.

El castillo de Cagliostro (1979)

Toda una generación se lo ha pasado pipa con las andanzas de Lupin III, pero quizás muchos no saben que aquella serie estaba dirigida por Miyazaki y que el ladrón que la protagonizaba resultó ser la llave para su salto al largometraje. El castillo de Cagliostro, no fue acogida con entusiasmo por la crítica nipona, que no supo entender su ligereza y que encontró demasiado cómico su tono. Sin embargo, se trata de la primera película proyectada en la sección oficial de Cannes (aunque fuera de concurso), y eso no es un asunto baladí.

Nausicaä del valle del viento (1984)

Una de las más bellas y dinámicas realizaciones del genio. Tras liderar varias series de televisión (¿recuerdan aquel Sherlock Holmes perruno?), el autor introduce de lleno su amor por la ecología, el vuelo y el protagonismo adolescente en un film grácil y hermoso basado en una novela gráfica dibujada por él mismo.

Tras esta cinta, y en 1985, el director se alió con Takahata para crear el estudio Ghibli, desde donde comenzó una depuración de su estilo que lo llevaría a lograr algunos de los más importantes títulos animados de la historia.

Mi vecino Totoro (1988)

Un trabajo maravilloso, lejos de la perfección en el trazo de sus obras últimas, pero de una candidez que enamora generación tras generación. De nuevo los universos de la fantasía, del campo y de la infancia femenina se dan cita en un relato que presentaba a una de las más realistas preadolescentes jamás concebidas. Miyazaki dejaba patente su sensibilidad al trazar con genio la psicología delicada de una mujer situada entre la infancia y la adolescencia, entre el juego y la responsabilidad. Por si fuera poco, conocimos a Totoro y al Gatobús… ¿se puede pedir más?

Nicky, aprendiz de bruja (1989)

Nicky, aprendiz de bruja

Es uno de los mayores éxitos de taquilla del maestro aunque suele pasar inadvertido para una gran parte de la crítica. Sin embargo, estamos ante una de sus fábulas más ligeras y hermosas. Un canto a la libertad bañado por su potente imaginería aérea.

Porco Rosso (1992)

Es un delicioso delirio. Ha sido tan celebrada que mucho se habló de una posible secuela situada en la Guerra Civil Española (que quizás se acabó convirtiendo en The Wind Rises). La obsesión por los enfrentamientos entre potencias y la aviación le permiten al realizador levantar una epopeya interpretada por un piloto italiano (trasunto del Barón Rojo) que ha sido hechizado y convertido en un gorrino. Un film romántico de aventuras, un título belicista, una obra de acción… todo a la vez en una maravilla inclasificable.

La princesa Mononoke (1997)

Es su obra más conocida y festejada. Todo un hit para una generación que descubrió al nipón a través de este glorioso relato medieval que podría pasar por una pieza de Kurosawa atravesada por la imaginería de los cuentos populares y la ecología. Instantes como el rescate de la princesa, la matanza del demonio por parte de Ashitaka o la aparición del Espíritu del Bosque no se olvidan jamás.

El viaje de Chihiro (2001)

Probablemente su mejor película. Una lección de sensibilidad, de uso del color y la iluminación, de valentía para autoimponerse todo tipo de riesgos en la animación, de desarrollo del dinamismo de la imagen… Una composición que toca el cielo y que fue recompensada con el Oso de Oro en Berlín y el Oscar a la Mejor Película de Animación. Dos hitos, ya que ninguna otra obra de dibujos ha alcanzado jamás un galardón del nivel del berlinés, ni se ha hecho con el citado Oscar sin ser norteamericana. No obstante, los premios son lo de menos. El placer de revisar esta obra de arte es realmente lo impagable.

El castillo ambulante (2004)

El castillo ambulante

Miyazaki fuerza la máquina de sus posibilidades artísticas y arma un conjunto extraordinario pero algo grandilocuente. Ganadora en Venecia de un premio por su virtuosismo, esta aventura narra las andanzas de una chica de 18 años que trabaja en una sombrerería europea y que ha sido hechizada de tal forma que envejece muy deprisa. Una joyita candidata al Oscar, siempre reivindicable, aunque un par de pasos por detrás de Chihiro.

Ponyo en el acantilado (2008)

De las piezas más incomprendidas de Miyazaki. Una delicia, asombrosa en su frágil construcción, que ofrece un recital de clase tanto en lo íntimo como en lo grandioso (la recreación del tsunami es insólita y fascinante). La mayoría de la crítica tildó de infantil un título hecho precisamente para niños y que se exhibe como tal, sin tapujos ni miedos. Lo mejor, pues, es introducirse en su mundo libre de complejos para (ad)mirar, con los ojos del crío que una vez fuimos, esta particular versión de La sirenita.

The Wind Rises (2013)

Tras Ponyo, Miyazki escribió y produjo las formidables Arriety y el mundo de los diminutos y La colina de las amapolas, que contienen muchas de sus obsesiones. A partir de ahí, se propuso sacar adelante su último film, un testimonio (según cuentan los afortunados que ya la han visto) conmovedor en el que la historia se funde con la Historia (otra de sus más importantes fijaciones) y que parece ser, directa o indirectamente, autobiográfica. ¿El broche de oro a una carrera impagable? Ojalá que así sea. ¡Qué demonios!… ¡seguro que así será!

Leave a Comment