CineCrítica

Todo el dinero del mundo – Ridley Scott

posted by Marc Muñoz 22 febrero, 2018 0 comments
¿El penúltimo artesano en la corte de Hollywood?

Todo el dinero del mundo

El estadounidense Ridley Scott lleva un tiempo sacrificando su estela de prestigio para entregarse a una vertiginosa productividad que lo lleva a producir varios proyectos y a embarcarse en la realización de hasta dos películas a lo largo de un año. El responsable de Los duelistas ha optado por desmarcarse como un director todoterreno con su punto artesanal en una época en la que Hollywood anda escaso de estos activos, más preocupada en atar en corto sus franquicias taquilleras con talento prematuro, de poca autoridad y manejable, fagocitando así su talento con ofertas millonarias dificiles de rechazar.

La senda de Scott, como veterano en la industria a sus ya 80 años, va en la dirección opuesta a la tendencia que prima en el seno de la industria, pero también a la que cinceló su aura de director de clásicos en décadas anteriores, principalmente en los 80. El paradigma de esa nueva práctica artística dinámica, funcional, más pragmática en definitiva, conduciendo un vehículo de fiables prestaciones en piloto automático, la vuelca en su última película, Todo el dinero del mundo.

Su última obra se formula así como una pormenorizada vista sobre el mediático caso del secuestro de John Paul Getty III, nieto del magnate del petróleo John Paul Getty, uno de los hombres más rico del planeta por aquel entonces. La película explora las horas tensas de una madre volcada en recuperar a su hijo secuestrado, mientras el abuelo del chico, y su tacañería desquiciante, miraban hacia otro lado. De hecho, estamos ante el mismo relato que pone los cimientos de Trust, la serie que Danny Boyle ha preparado para FX.

Sin embargo, si el tono que aplicará el de Trainspotting se intuye más hiperbólico y humorístico como acostumbra, Scott opta en su proyecto por un aspecto más serio y formal, sin perder su adhesión por un ritmo modélico. De hecho la película se beneficia, y mucho, de la veteranía del de Alien a la hora de coordinar y dirigir los diferentes apartados del film: realización hábil y ágil, montaje convencional pero dinámico (saltos en la línea temporal efectivos a la hora de dibujar el componente emocional de los personajes), puesta en escena imponente y actuaciones solventes (tanto Michelle Williams, como Mark Wahlberg y el sustituto de Kevin Spacey, Christopher Plummer, brillan en sus recreaciones).

Resulta difícil encontrar grietas en lo último del cineasta estadounidense. La pericia y la agilidad que desprenden su depurado estilo se manifiesta en cada uno de los fotogramas.  Todo dirigido a mantener al espectador atado a la butaca sin consultar sus smartphones, como también es cierto que la película no deja un poso más allá del entretenimiento sin pausa. No hay lecturas escondidas para el espectador, ni emociones perennes, ni densidad conceptual o narrativa. Todo el dinero del mundo es una obra de personajes disparada a un ritmo envidiable  bajo la reconocible forma de un veterano. En definitiva una muestra de un tipo de cine con el que Hollywood nos solía recompensar con mas asiduidad. Quizá Scott sea el penúltimo de sus artesanos.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.