CineCrítica

Un tipo serio – hermanos Coen

posted by Marc Muñoz 19 enero, 2010 8 Comments
Somebody to love, something to laugh

En la actualidad coexisten una serie de realizadores con la pasmosa capacidad de regalarnos una propuesta por año. Directores veteranos como Woody Allen y Clint Eastwood nos acostumbran a citar una vez por año, de hecho el último nos convoca a finales de mes con Invictus. Un reducido grupo de artistas productivos al que deberíamos empezar a sumar a los hermanos Coen. Tras su inteligente y disparatada Quemar después de leer del pasado año, vuelven con Un tipo serio, otra comedia, mucho más sencilla, personal, y sin grandes estrellas de por medio, pero igual de enmarcable.

Un tipo serio se centra en la vida de Larry Gopnik (Michael Stuhlbarg), un profesor de física del medio-oeste norteamericano, que vive con sus dos hijos y su esposa en una casa con jardín, y que ve como su hasta entonces “modélica” y corriente vida se va derrumbando. Larry es un hombre justo, serio, que va viendo como su aburrida mediocridad es arrastrada por una desdicha de infortunios.

El primer acierto de esta pareja de hermanos es abordar la historia de Gopnik desde un humor refinado e inteligente, nada exagerado, sino, más bien sutil, y construido a través de su guión y de la excelente composición de personajes. Uno de los puntos más logrados es convertir esa cotidianeidad típica y gris en algo excéntrico y exótico sin caer por ello en la desmesura.

Pero en lo que realmente la película de los Coen deslumbra es en su mirada mordaz, ácida y crítica a la religión, al entorno judío que mamaron de pequeños, y al sin sentido de la vida. Todo esto queda bien reflejado a través de toda la angustia existencial que va haciendo mella en el personaje de Gopnik. Un hombre de clase media que ve como todos sus ideales se desmoronan, y no sólo no logra encontrar la explicación a sus males (ni en lo divino ni en lo terrenal), sino que encima  deberá enfrentarse a diversas tentaciones, y al siempre presente sentimiento de culpabilidad.

Aquí los Coen se ríen de las tradiciones, de los tabúes que éstas configuran, y de todo lo trascendental ( lean entre líneas ese glorioso final, tremendamente sarcástico).

Un tipo serio es una comedia divertida, surrealista que crece gracias a la variopinta fauna de personajes que ha conseguido plasmar. Unos personajes exagerados cada uno en su medida, y construidos desde el mismo guión,  pero realzados por las no menos excelentes actuaciones de un reparto desconocido (impresionante labor de casting), en el que destaca Michael Stuhlbarg en su rol protagonista. Quizás no supone una evolución en la meteórica carrera de esta pareja de hermanos de Minessota, pero desde este mismo momento se posiciona como una de las comedias más brillantes del año entrante.  


8 Comments

Rufus T. Firefly 19 enero, 2010 at 20:08

Coincido plenamente con el elogio a Un Tipo Serio, aunque no opino lo mismo de la película predecesora.
Habiendo sido educado en el paradigma de entorno religioso, esta crítica del vacío existencial que ni las religiones consiguen llenar es una absoluta delicia.

Reply
Marc Muñoz 20 enero, 2010 at 01:13

De verdad Rufus creo que deberías darle una nueva oportunidad a Quemar después de leer, detrás de su aparatoso tono cómico, de personajes extravagantes y situaciones disparatadas, se encuentra una inteligente sátira que lanza dardos envenenados a la CIA y a la administración norteamericana en general. Evidentemente el tono es muy distinto al de Un tipo serio, pero para mí, igual de disfrutable.

Sobre Un tipo serio supongo que la he disfrutado al mismo nivel que tú, pero partiendo desde las antípodas de tu entorno religioso.

Reply
Rufus T. Firefly 26 enero, 2010 at 23:56

FYI, adjunto transcribo un fragmento de la crítica de Un tipo serio, por Francisco J. Fernández, publicada en el Diario Médico del pasado viernes 22 de enero:

“[…] Al final, en su análisis sobre la perplejidad del hombre, los Coen parecen haber llegado al simplón “todo es una mierda” que tantos seguidores tiene hoy. Con su historia de este Job del siglo XX parecen regodearse en ese nihilismo de pancarta ante el que sólo caben dos salidas: el suicidio o el “haz lo que te dé la real gana en cada momento”, que para cuatro días que va uno a vivir…”

Destroyer pero inspirado…

Reply
Marc Muñoz 27 enero, 2010 at 00:07

Coincido en la lectura de Francisco J. Fernández, y a la vez aplaudo la acertada radiografía del mundo en que vivimos que hacen los Coen. Una visión ante la vida que parece habersela apropiado la actual generación de jóvenes, y lo dice uno que aún lo es, o al menos, cree serlo.

Reply
Rufus T. Firefly 27 enero, 2010 at 19:55

Afortunadamente, cualquiera que haya visto Hannah y sus hermanas sabe que basta con una película de los Hermanos Marx para desechar la idea del suicidio.
Siempre nos quedarán los pequeños placeres, por más vacío existencial que inexorablemente nos espere luego…

Reply
Oscar 2010: los nominados | El Destilador Cultural 2 febrero, 2010 at 16:03

[…] La cosecha cinematográfica del año ha sido decepcionante, y así lo confirman los candidatos a los premios más reconocidos. No hay sorpresas entre las principales candidaturas; Avatar acapara buena parte de ellas, y quizás sólo pueda sacarle protagonismo en la próxima gala del 7 de marzo, En tierra hostil y Up in the air. La única mayor  sorpresa es que los Coen hayan sacado un pellizquito con su personal Un tipo serio. […]

Reply
Aladdin Sane 9 febrero, 2010 at 12:53

DESPUES DE LADYKILLERS, UN TIPO SERIO ME PARECE LA 2A PEOR PELICULA DE LOS COEN.

Reply
Trailer True Grit, el nuevo western de los hermanos Coen | El Destilador Cultural 29 septiembre, 2010 at 08:02

[…] la aún reciente Un tipo serio surcando gratamente por nuestros paladares llega el nuevo proyecto de los Coen. True […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.