Cine

Viernes al cine: Estrenos de la semana del 12 al 18 de agosto

posted by Marc Muñoz 12 agosto, 2011 0 comments

Atípico fin de semana cinematográfico el que hoy da inicio. Tanto por la poca presencia de películas nuevas como por la calidad que atesoran, al menos, dos de ellos (más si tenemos en cuenta la época estival que nos rodea). Empezamos por el que a todas luces es nuestra primera opción de este fin de semana para acercarnos a un cine. Como ya redacté aquí, 13 asesinos es un formidable cocktail de acción, aventuras y cine de samuráis en la que Takashi Miike ha sabido combinar elementos clásicos (Kurosawa en mente) con un estilo postmoderno. El resultado se multiplica en la brutal batalla que se prolonga durante los 45 minutos finales, la cual, resulta imprescindible de apreciar en pantalla grande. El problema al que nos abocamos es que tan sólo cuatro salas exhiben la película (Verdi y Golem en Madrid, Verdi en Barcelona y los Aragonia en Zaragoza).

Si no os encontráis en las ciudades elegidas, pero os va el humor de la factoría Apatow, se os presenta la divertida (a veces tronchante) La boda de mi mejor amiga. Dirigida por Paul Feig sigue los alocados preparativos a los que debe hacer frente una dama de honor en horas bajas (Kristen Wiig) para preparar una boda de ensueño a su mejor amiga Liliam (Maya Rudolph). El verdadero conflicto nacerá en el momento que irrumpa la nueva amiga de Liliam (Rose Byrne), y entre ellas se enfrenten para ver quién destaca por encima de la otra. La boda de mi mejor amiga asegura con lotes de risa prolongados. Su único resquicio criticable es presenciar cómo la tendencia de mofarse de las cansinas comedias románticas para mujeres que practica durante buena parte del metraje se termina enquistando a su contra con un final cursilero.

Poco podemos decir de la llegada de Zooloco sin que nos caiga un aviso judicial. La película, cuyo horror recae en Frank Coraci, sólo muestra un signo positivo: la siempre agradable presencia de Rosario Dawson. Si queréis saber más leer aquí su argumento y aplicaros de inmediato unas gotas de colirio.

Por último respiramos más tranquilos (tampoco en exceso, no os creais) con el drama argentino La mirada invisible. Ambientada en el Bueno Aires de 1982, la mirada invisible a la que alude su título hace referencia a la oscura perversión de una profesora de enseñanza que se esconde en los baños para observar a sus alumnos. La responsabilidad recae en el director Diego Lerman.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.