Cine

Viernes al cine: estrenos de la semana del 16 al 22 de marzo de 2018

posted by Marc Muñoz 16 marzo, 2018 0 comments

Alejados ya del ruido de los Oscar, la cartelera vuelve a demandar cierto esfuerzo informativo para hallar sus frutos más duraderos. Empezamos por lo nuevo del inclasificable , y no apto para todos los públicos, Bruno Dumont. Su Jeannette, la infancia de Juana de Arco hace una aproximación muy sui generis (en clave de comedia musical) del relato de Juana de Arco.  Que nadie espere aquí el máximo rigor histórico, sino más bien una proporción elevada de atrevimiento formal y desconcierto.

La otra llegada que puede suscitar interés en el cinéfilo es El insulto. El film de Ziad Doueiri se desarrolla a través de una potente y, supuestamente, inofensiva premisa que se va intensificando hasta convertirse en un conflicto de escala nacional. El mismo que nace cuando un vecino cristiano libanés derrama accidentalmente agua en la cabeza de un palestino. Accidente que desemboca en una disputa, y luego en una denuncia judicial afrontada como un cuestión  nacional. Un drama de tensión creciente y desarrollo increíble que llegó hasta las puertas del Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

A Silent Voice llega vitoreada como una ejemplar muestra de una animación adulta y comprometida. El esfuerzo de la directora de anime Naoko Yamada se salda con un drama sobre el bullying donde las víctimas son tanto los acosadores como los maltratados. Un interesante enfoque sobre la culpa y la redención bajo un trazo animado con cierto tacto.

La francesa Perdido se distingue por su excepcional ejecución: rodada en dos semanas y sin que trascendiera el guion a sus actores. Su historia explica el cambio radical de un padre muy ocupado viajando a todas partes del mundo  por cuestiones profesional que aparca en el momento que su hijo, a quien apenas ve, desaparece. Christian Carion mueve los hilos en este thriller de secuestros protagonizado por Guillaume Canet y Mélanie Laurent.

El reboot de Tomb Raider no centra las preocupaciones de esta destilería por mucho del esfuerzo puesto por Alicia Vikander para deshacer lo fallido de las entregas anteriores. Roar Uthaug se responsabiliza  de llevar a puerto esta obra que aprovecha el relanzamiento exitoso del homólogo en formato videojuego.

Tampoco nos suscita nada de interés la revisión del relato de María Magdalena encargado a Garth Davis. Ni la presencia de Joaquin Phoenix y Rooney Mara justifican el pase por taquilla para un drama bíblico bajo el pulso anémico del director de Lion.

Desde Hungría llega 1945, una exploración al capítulo del Holocausto en tierras húngaras. Ferenc Török propone un drama a través de la llegada de dos judíos con dos misteriosas cajas a una población que teme el regreso de más judíos reclamando lo que les fue usurpado durante su estancia en los campos de concentración.

Tampoco nos despierta el apetito La tribu. La nueva comedia de Fernando Colomo junta a Carmen Machi y Paco León en la historia de una madre limpiadora y streedancer de afición que recupera el contacto con el hijo que dió en adopción, un ejecutivo que lo ha perdido todo, incluyendo la memoria.

Sin salir de nuestro territorio, 100 días de soledad es el trabajo de José Díaz por aislarse del mundo y de la civilización pasando el largo período que indica el título desconectado en el Parque Natural de Redes en Asturias, y en pleno contacto con la naturaleza.

Otro documental con producción de aquí es The Best Day of My Life, una cinta que destapa las dificultades de las personas homosexuales en distintos rincones del planeta: España, Uganda, Rusia y Francia. Fernando González Molina es su artífice.

Y finalizamos con la estadounidense Mi nombre es Te Ata, una historia basada en hechos reales sobre los sueños frustrados de una bailarina que intentó abrirse paso en Broadway tras los constantes portazos a su carrera. Dirige Nathan Frankowski.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.