Cine

Viernes al cine: Estrenos de la semana del 2 al 8 de agosto

posted by Marc Muñoz 2 agosto, 2013 0 comments

Seguimos pendientes de la actualidad en las carteleras con este agradable equilibrio entre cine palomitero, y cine de autor e independiente de difícil encaje en la distribución de salas tocadas por la caída acentuada de espectadores. Un fin de semana más nos llegan blockbusters sonados, a la vez que propuestas minoritarias y estimulantes.

Arrancamos con una de estas. Sólo el viento es un áspero drama húngaro ganador del oso de plata en la Berlinale del 2012. En él se cuenta el drama de la intolerancia y la xenofobia que sufre una familia gitana húngara alojada en una remota granja. Es verano, y un grupo racista se dedica a atacar a las familias gitanas y a quemar sus casas. Benedek Fliegauf dirige esta cinta.

En la misma definición de cine arriesgado entraría El Estudiante de Santiago Mitre. Una radiografía politizada de la vida de un joven estudiante que se matricula en la Universidad de Buenos Aires. A la vez que disfruta de los placeres carnales, y se enamora de una de sus profesoras, se involucra en la agitada vida política de la facultad, hasta convertirse en un dirigente. Si bien la descripción de ambientes y personajes resulta muy fidedigna, Mitre desquilibra el relato al imprimirle demasiada ínfula pretenciosa a un relato que va perdiendo el interés a medida que se aleja de los personajes y se sumerge en un discurso político excesivo. Loable es su presentación de los entresijos políticos que mueven la vida política universitaria, traspasable a otras esferas, pero con ello pierde de vista otros elementos más fundamentales.

Pero el estreno que acapara portadas, marquesinas y tertulias es sin duda el de la Guerra Mundial Z entre hordas de zombies y Brad Pitt liderando a los humanos supervivientes. Un brote de rabia que convierte a los humanos en muertos vivientes hace saltar todas las alarmas, y pronto se expande como una epidemia. Gerry Lane (Brad Pitt), un investigador de las Naciones Unidas, removerá mar y tierra para dar con un antídoto. Película de recorrido torpe, que deja en evidencia los problemas de rodaje, las desavenencias y los retrasos. Marc Foster desinfla el espectáculo con una abundancia de 3D que deshumaniza la historia, y no encuentra recompensa tampoco en el lado del relato ni de los personajes. Es un film tullido, sin chispa, sin interés narrativo, sin escenas espectaculares (no recuerdo un clímax tan destemplado en mucho tiempo) que termina aburriendo, y aún peor….sin una gota de sangre (¿alguien se lo explica?).

Seguimos con lo que El día debe a la noche de Alexander Arcady. Este drama romántico basado en un best-seller de Yasmina Khadra parte de la historia de Younes, un chico de 9 años que llega a Orán para vivir con su tío, un farmacéutico integrado en la comunidad occidental de Argelia. El niño crece entre jóvenes colonos de los que se hace amigo inseparable. Una existencia privilegiada que ni la Segunda Guerra Mundial ni las convulsiones de un nacionalismo árabe en plena expansión pueden perturbar. Hasta el día en que llega a la ciudad Émilie, una joven fascinante que se convertirá en el objeto de deseo de todos ellos y que pondrá a prueba su amistad.

Desde Alemania llega Romeos, un drama de temática homosexual alrededor de la relación de dos jóvenes inadaptados viviendo en ambientes incómodos. Sabine Bernardi dirige esta obra.

Y terminamos con Los Pitufos 2. Continuación del filme de animación que llevó a la gran pantalla los populares dibujos.  Raja Gosnell traslada Papa Pitufo y compañía a Paris.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.