Cine

Viernes al cine: Estrenos de la semana del 20 al 26 de abril

posted by Marc Muñoz 20 abril, 2012 0 comments

Poca cantidad pero de sumo interés. De forma tan sintética podríamos definir el nuevo género que desembarca hoy en las carteleras españolas. Empezamos por el experimento fílmico al que se vio abocado el cineasta iraní Jafar Panahi después de ser condenado a seis años de cárcel y veinte de inhabilitación por un tribunal de su país en un claro acto coercitivo hacía las libertades individuales. Su Esto no es una película encara un día de la vida de Panahi recluido en su casa y coincidiendo con la llegada de su ayudante de dirección, Mojtaba Mirtahmasb. Un documental que ofrece una visión sobre la situación del cine iraní, y de ahí, se extrapola la visión sobre el estado en el que vive la nación de origen del director.

Continuamos con el fenómeno que no deja dormir a productoras y distribuidoras en los EE.UU. Los juegos del hambre, la adaptación de la saga literaria de Suzanne Collins, rompe récord de taquilla con una historia ambientada en un futuro distópico donde sus protagonistas se ven envueltos en un particular juego macabro. Eso en el plano teórico, en el real, la propuesta de Gary Ross peca de endeble y dócil, y se deja llevar en exceso por las directrices que le marca el público objetivo al que se dirige. Algo de más valentía e inspiración en la puesta en escena hubiera dotado de mayor interés esta cinta protagonizada por Jennifer Lawrence. Ayer añadimos su crítica en la que analizamos más detalles sobre ella.

El irregular director sueco Lasse Hallström regresa a las pantallas con La pesca de salmón en Yemen, cuya historia, ubicada en el país del Oriente Próximo, describe cómo un especialista en peces debe decidir si se pliega a las demandas de un poderosos jeque determinado a introducir el salmón en los ríos de Yemen para poder practicar su pesca. Este especialista, interpretado por Ewan McGregor, deberá trabajar mano a  mano con la ayudante del jeque, y de ahí nacerá un vínculo más estrecho que el puramente profesional. En definitiva una comedia romántica hilada con tacto y ternura por el director de Las normas de la casa de la sidra.

Desde Japón llega Kiseki (Milagro), la última incursión fílmica del prestigioso Hirokazu Kore-eda, autor de Nadie Sabe. Un dramedia protagonizado por dos niños, hijos de una pareja divorciada, y separados tras la ruptura de sus padres. La inauguración de un tren que une sus dos ciudades, abrirá la esperanza de reunirse de nuevo. Pese a que su argumento presente similitudes con el de Tu a Boston y yo a  California, y el tono que desprenda su trailer no sea demasiado motivador, la trayectoria de Koreda merece ciertas garantías para aventurarse con su último filme.

El renegado pero altamente estimulante cine rumano va llegando en cuenta gotas por nuestras carteleras sin que la mayoría note su presencia. Como ocurre este viernes con Si quiero silbar, silbo de Florin Serban. Un drama carcelario con personajes adolescentes conflictivos que se llevó el Gran Premio del Jurado en el festival de Berlín del 2009.

Terminamos con la propuesta endeble que nos trae Disney con Soul Surfer, un drama deportivo basado en los hechos reales que dejaron a la famosa surfista norteamericana Bethany Hamilton sin uno de sus brazos tras sufrir el ataque de un tiburón mientras practicaba su pasión, el surf. Luego, todo el drama de superación. Dirige Sean Mcnamara, y en su reparto cara conocidas venidas a menos, como Dennis Quaid y Helen Hunt.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.