Review

Juego de tronos: Review 8×05 “The Bells”

posted by Omar Little 13 mayo, 2019 0 comments

Juego de tronos 8x05

Relaxing cup of café con leche, deus ex machina, bostezos, culebrones sin picante, capítulos sosos e indoloros y demás grietas recientes en el mapeado de Juego de tronos han quedado calcinados en un santiamén en la penúltima dosis. Unos 80 minutos que justifican toda la última regular temporada final

La batalla de las batallas. El enfrentamiento más esperado desde el arranque de la serie: el duelo a muerte entre Lannister y Stark ha llegado por fin a su fecha señalada de una forma inesperada y sin mucha oposición.

Campo de spoilers

La misma contienda que ha empezado a fraguarse con el ajusticiamiento de Lord Varys por traición; viniendo de dos secuencias anteriores en las que se ha presentado una demacrada y desganada Reina de dragones, incubando la semilla de odio que esparciría a lo largo de los 50 minutos restantes. Ni la visita de Jon Snow en son de fidelidad perpetua ha calmado el fuego vengativo de la reina. Finiquitadas y puestas a rallas las voces disonantes, la acción ha saltado hacia los preparativos de la última contienda. Antes de su arranque, Tyrion se ha ganado un boleto a la incineración y a la desconfianza con su reina, la cual ya estaba seriamente mermada, liberando a Jamie (aprisionado por los Inmaculados) y rogando a este que intente convencer a la hermana de ambas para que pida la rendición y, por último, en barca del destino fatal que parecer escrito en su cara. Una secuencia emotiva entre ambos hermanos. También antes de la pirotecnia, el enano ha convencido a su reina de dar una oportunidad a los ciudadanos de Desembarco del Rey en caso de sonar las campanadas.

Y finalmente ha estallado la anhelada batalla, una que ha resultado mucho más liviana y con menos resistencia y tensión (la gastaron toda en “La larga noche”) de lo esperable. Esta ha arrancado con la llegada de los cielos de Daenerys y su único dragón en vida. Su imbatible arma de fuego  se ha cargado a toda la flota naval de Euron de un plumazo, incluyendo la embarcación de este, quien ha podido saltar al mar antes del desastre. A partir de ese momento un vendaval de fuego se ha descargado sobre Desembarco del rey, aportando una ración de Disaster movie de lo más vibrante (cambias el dragón por Godzilla y ya tienes una nueva entrega para la saga hollywoodiense). Desatada su venganza impecable hacia Cersei y todo lo que la atañe, Khaleeshi se ha ido cepillando todas las fortalezas, torres, defensas y hasta el escuadrón de soldados que esperaba en otro flanco de la ciudad la llegada de las tropas de Snow, Ser Davos y los Inmaculados. Sin embargo, la disaster movie comentada ha sufrido un cambio de valor jodido, pasando a un  “Masacre: ven y calcínate” o al “Desembarco de Poniente”. Pese a tocar las campanas de la rendición, la piedad y la clemencia no parecen existir en el actual diccionario de la reina, quien se ha empeñado en llevar a cabo un tremendo genocidio con la población civil y los soldados de Cersei. Matanza escalofriante que ha sido apoyada por Los inmaculados, ante la mirada de horror y desprecio de Snow, quien se ha visto incluso obligado a matar a uno de los suyos, cuando este intentaba violar a una mujer. En definitiva se ha asistido a un espectáculo dantesco, una llamarada de horror y maldad que ha puesto de manifiesto el cambio de valor total de Danny, su conversión a tirana que han insinuado a lo largo de toda la temporada, especialmente a través de  la mirada perspicaz de Lady Sansa.

Por otro lado, el capítulo ha dejado los duelos esperados. Jamie Lannister, en uno de los atajos más raros y delirantes que se recuerdan para llegar a la Fortaleza roja se ha topado con un Euron recién salido del mar. El primero se ha impuesto al segundo, pese a dejarlo mal herido, pinta con la que se ha ido a salvar el pellejo de su amor. Por otro lado, la dupla Perro y Arya Stark (spin of pero ya), quien han pasado los controles con una facilidad pasmosa, se han adentrado hasta el corazón de Desembarco del Rey con la misión de matar a Cersei. Sin embargo, Perro ha disuadido a Arya de completar su prolongada venganza a la Top 1 de su lista, esgrimiendo que la sed de venganza genera monstruos como él y la que lanza bocanadas de fuego desde los cielos. Y hablando de monstruos, Perro ha seguido subiendo las escalaras donde se ha encontrado con la bestia parda de Cersei huyendo, ambos, de la caída de las torres gemelas. En ese punto, Montaña y Perro se han enzarzado en una duelo muy bruto y sanguinario. Hasta que, Perro, incapaz de matar a Thanos, ha optado por lanzarse al vacío junto a este. Me imagino que los dos estarán criando malvas tras la terrible caída (otra instantánea propia del 11-S). Más dudas genera la muerte sentida (sí, otro de los méritos del capítulo, y el gran giro de este, hacernos sentir pena por la villana más retorcida de la serie y que su lugar, ahora mismo, lo ocupe un personaje vil y enloquecido que estaba entre los queridos por los aficionados) de Jamie y Cersei, quien se han reencontrado. Ya atrapados en las catacumbas de la fortaleza, Cersei le ha implorado que no quiere morir hasta que nazca el hijo que esperan.. Abrazados y llorando, el derrumbe ha seguido hasta sepultarlos. Por su parte, a falta de duelo directo entre Arya y Cersei, la valiente de los Stark se ha visto envuelta en un correfoc de infarto por las calles en su huida del infierno de fuego Targaryen. A través de su desesperada huida, hemos asistido a las imágenes despiadadas de la mascare perpetrada por una reina que se postula a entrar en la lista de Arya. Escenas, junto a un brillante montaje, que han resultado tan aterradoras como vibrantes. Con ella subida a un caballo blanco y escapando de una ciudad convertida en réplica de Dresde en sus períodos más oscuros, ha concluido la penúltima entrega de Juego de tronos.

Un episodio que no ha albergado demasiadas bajas notables, con un espectáculo mayúsculo sin apenas cuerpo a cuerpo pero con un masivo trabajo de CGI. Y preparando así el siguiente capítulo, el de la conclusión, con un metraje amplio para alojar golpes de estado para el trono, transfuguismo, disputas internas a machete, culebrones dolorosos y muertes sonadas.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.