LiteraturaReseña

Battling Boy – Paul Pope

posted by Marcos Gendre 23 julio, 2014 0 comments

Battling Boy

Con Battling Boy (Debolsillo, 2014) Paul Pope sigue dando nuevas razones para no perder el ojo en ningún momento a uno de los grandes del comic actual. Primera parte de una historia que será rematada con el ya publicado The Rise Of Aurora West (First Second, 2014), la nueva criatura de Pope arroja desde el comienzo una más que interesante pregunta: ¿cuál es el papel de los hijos de los súper héroes? Al igual que otros grandes como Grant Morrison, Peter Milligan o Ed Brubaker, Pope siempre está buscándole las cosquillas al mundo del súper héroe. Desde hace bastantes años que las aportaciones de estos artistas han cambiando para siempre la idealización inherente que conllevaba la mayoría de colecciones de Marvel y DC comics. Así, si Grant Morrison ha cambiado para siempre la imagen de la Patrulla X, lo mismo se puede decir de Pope y su insuperable Batman: año 100 (DC comics, 2006).

En Battling Boy Pope incide en mostrar sus preocupaciones a través de seres invencibles; por lo menos a primera vista. Sus protagonistas de capa siempre llevan encima un cúmulo de las inseguridades que conlleva tener su condición única. En este caso, la perspectiva adoptada en Battling Boy nos transporta también a dos nuevas cuestiones internas: la primera, ¿cuál es el papel que debe desempeñar el vástago de un Dios?,  y segunda, ¿qué otra salida tiene la hija de un héroe muerto cuando la llevan preparando toda la vida para ocupar el lugar de éste? Más allá de estas preguntas, con vocación metafórica acerca de lo que significa vivir bajo la sombra de un padre / madre famoso, en Battling Boy Pope no sólo se imagina un mundo paralelo, infestado de monstruos come-coches o versiones grotescamente estilizadas del “hombre del saco”, sino que lo hace chocar con otra dimensión, de carácter absolutamente mitológica, claramente inspirada en el Asgard de Thor.

Siempre original, una de los grandes atractivos de este comic es cómo Pope le confiere al protagonista una maleta de camisetas con diferentes dibujos de animales. Cada una de éstas le confiere un poder en relación al animal representado. Básicamente, genial. Eso de llevar los poderes metidos dentro de una maleta no es la única genialidad que aporta Battling Boy, sino que además nos muestra a Haggard West: el híbrido perfecto entre Batman, Rocketeer y el Eternauta. Vamos, pura psicodelia.

Pero lo que realmente llama la atención de este cómic es, de nuevo, el fascinante estilo gráfico que le imprime Pope. De trazo nervioso, con no pocos paralelismos con nuestro David Rubín, Pope lleva años gestando un perfil único; uno por el que los personajes sacan a la luz su mundo interior a través líneas que muestran una inseguridad impostada, pero de expresividad terriblemente realista y humana.

Nueva vuelta de tuerca a la mezcla entre el género de aventuras y el mundo de los súper héroes, más humanos. Definitivamente, Battling Boy se muestra como una obra fascinantemente extraña; en sus choques de contrarios y estampas mitológico-distópicas se cuece algo más que una simple historia de buenos y malos. Aquí Pope mezcla mundos, confunde épocas temporales e instaura el toque de queda dentro del más absoluto caos. Y todo, bajo su inconfundible, y poliédrico, sello. Pope está en forma, y se nota. Razones más que suficientes para echarle mano a la próxima entrega de este estimulante Battling Boy.

8


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.