Literatura

Diez autores en busca de lector y diez libros para regalar por Navidad

posted by Marc Muñoz 18 diciembre, 2010 0 comments
Todo el amor y casi toda la muerte (Espasa, 2010)

Fernando Marías

Con esta novela de ambicioso título Fernando Marías, uno de los más originales e inquietantes narradores del panorama literario español, ganó el Premio Primavera de Novela. Una trama sinuosa, fantasmas amorosos del pasado y el más puro género negro se dan cita en una narración fascinante que debe leerse de forma muy atenta y subyuga por sus imágenes poderosas y originales. Posiblemente la mejor novela de su autor, a la altura de Esta noche moriré.

 

El elefante de marfil (Grijalbo, 2010)

Nerea Riesco

 

Esta joven escritora vasca afincada en Sevilla y criada en Valladolid compone un fresco detallado de su ciudad de adopción con una historia que recorre el siglo XVIII siguiendo los avatares de una familia de impresores a lo largo de tres generaciones. Exquisitamente bien escrita, sensorial y extraordinariamente bien documentada, El elefante de marfil hace referencia a la lid más intelectual concebida por el hombre: el ajedrez. Y es que la novela gira también alrededor de una partida aplazada en el tiempo desde la dominación musulmana de la ciudad.

La vía láctea  (Neverland, 2010)

José Vaccaro Ruíz

 

Montar una novela negra sobre un sacamantecas, que realiza sus fechorías en la España más profunda, y hacer que la historia sea creíble en nuestros días y nos angustie es solo fruto de la pericia narrativa de José Vaccaro Ruiz, un autor de novela negra al que hay que tener muy en cuenta por la valentía con que viola lo políticamente correcto y la creación de un protagonista tremendamente original: el detective Jover, franquista como Méndez, gastrónomo como Carvalho, pero descarnadamente vitriólico, lo que le diferencia de los personajes de Francisco González Ledesma y Manuel Vázquez Montalbán.  José Vaccaro Ruiz está muy cercano a Buñuel, hasta con el título de su novela.

 La perdiz blanca (Ediciones Libertarias, 2010)

Cecilia Bardají

 

La pérdida de la inocencia de una niña en un pequeño pueblo de las estribaciones pirenaicas de la Maladeta es el tema sobre la que gira esta primera novela de altísimo bagaje literario que recrea toda la magia y el miedo de la infancia y el deseo frustrado de no ser nunca mayor. Prosa poética en estado puro y una recreación del ambiente rural y familiar sencillamente extraordinarios.

La frontera sur (Almuzara, 2010)

José Luis Muñoz

Una novela que es mucho más que un relato negro. Una narración poliédrica con múltiples lecturas que puede leerse como una historia de amores peligrosamente adictivos, que arrastran al protagonista hacia escenarios no deseados, pero también como novela social y crítica con el enfrentamiento norte/sur que Muñoz, uno de los autores más versátiles y veteranos del género en España que este año ha publicado, además, La mujer ígnea y otros relatos oscuros y Marea de sangre, sitúa en la siempre conflictiva línea divisoria entre EE:UU y México, territorio de narcos, prostitutas, coyotes, balaceras y policías corruptos. Y atención a su protagonista, Mike Demon, que parece salido de las páginas de Patricia Higsmith. Para seguidores de la novela negra muy dura. Muñoz deja nocaut al lector, dice el escritor Guillermo Orsi.

Dublinesca (Seix-Barral, 2010)

Enrique Vila-Matas

Posiblemente sea Vila-Matas uno de los tres mejores escritores vivos de este país, un apasionado enamorado de la literatura y, como tal, Dublinesca, la novela que sella su ruptura con Herralde y Anagrama, es un juego metaliterario en donde un editor recorre el territorio del Ulises de Joyce, excusa que le sirve al escritor barcelonés para lanzar un triste augurio sobre el futuro de la imprenta devorada por lo digital y reflexionar sobre toda la literatura en general.

El menor espectáculo del mundo (Páginas de Espuma, 2010)

Félix J. Palma

El escritor de Sanlúcar de Barrameda, autor de esa macronovela en la que homenajeaba el género fantástico que fue El mapa del mundo, vuelve con este libro a uno de sus géneros más queridos: el relato. El menor espectáculo del mundo es una colección de textos minuciosamente bien confeccionados, un ramillete de historias sorprendentes entre las que se cuela la fantasía y la imaginación desbordante de un autor consolidado que domina con maestría el lenguaje literario.

El oficinista (Seix-Barral, 2010)

Guillermo Saccomanno

Una sociedad apocalíptica y kafkiana es la que recrea el argentino Guillermo Saccomanno en esta novela de pocas, pero intensas, páginas, con la que obtuvo el Premio Biblioteca Breve de este año. Frases cortas, lapidarias, sin adjetivos, de buscado laconismo literario, conforman este universo textual inquietante en el que se desenvuelve y sobrevive el oficinista del título.

Pájaros sin alas (Erein, 2010)

José Javier Abasolo

Si se habla de la novela negra que se cuece en Euskadi es obligatorio hablar de Abasolo. En Pájaros sin alas el autor de Antes de que todo se derrumbe coge de nuevo a su ertzaina Mikel Goikoetxea, separado del servicio por una falsa acusación de pederastia,  y lo enfrenta a un implacable asesino a sueldo venido del este de Europa en una narración que tiene todos los ingredientes que debe contener una buena novela negra: intriga policial, misterio y crítica social.

Una heredera de Barcelona (Destino, 2010)

Sergio Vila-Sanjuan

Con un estilo decimonónico, en el que se siente muy a gusto, Sergio Vila Sanjuán vuela, y el lector con él, a esa Barcelona de 1920 que revive con brío en sus páginas. Se nota en Una heredera de Barcelona la ardua labor de investigación de su autor, el prolijo trabajo de documentación en hemerotecas, sin que ello merme el interés literario de la obra. Maneja con soltura Vila-Sanjuan un elenco de personajes variadísimo que va desde los pistoleros de la patronal a los anarquistas utópicos y violentos, de los burgueses y aristócratas barceloneses a los duros militares que detentan el orden público de la ciudad.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.