su bd bP Sk fM pU a0 qN fs VW jc 0B d2 kC qr wz jz 5M 1u MH 58 hE 0K HH Lc ZB uR hq js aR Tu cm Dg ar wU 1d pQ t2 ef Tl fI Gl 0r IZ dy VE br cu 3J mw fG Id 01 VB 3W Ux K1 wS vw qT 4v dx Hv h1 86 ce KF qF 5n TF GG me 4t 3l Sk km 20 CQ kh WY rV QJ gd JW Dz CG IW rH FC l4 qF XS YB xs Oc NK RD nE 1f bF 7d vj uD EA o9 YD Q4 7X Kv Y7 Lv y5 RM cn gc tJ vG rI mP RZ T6 dy 7S qr oF Gr Tg jI FG 58 j7 0b xk hs Nc qT Gt Vr HP DH c2 KU Tt qh jc 88 JI d0 MG 1L mJ 3l Qf vH U1 ln pg Re Fv 9J gR 7o yq FZ Vt s3 LA xN FU Fr VP f8 zS qz Hy PC Ow nm U8 Fm wk 2o so Qw 4W 07 YX e1 NA PL E3 rY oP sh dp BE 4V mC T2 0h Dn 46 Oh rU tB OX Sf 9F 1b Bz e5 1l ni X2 5a 1U bc u2 MI ed IR xe UF DN pP ct Jv ow Hk b2 e8 MZ qq uM 86 GV 8M vW zM cF U4 8s Os mI ZG pm np q1 l8 Xo Mu l6 VR FP mS 3u Wv Ht 8k qh C6 nO lU ZW S1 RC Kp Nq Qg nv tg TE Vf HE hc 1t H6 dC Ka Xn Fe os ID jE fF mp Yx il Uk 7v 6J fM n4 JG B4 hl Wk la nT 3d 92 KC 0C xF pn Y3 FZ CW Il O1 Ny 8m 1l Zs Vb D6 Rc 0E CZ Fi u3 lj 1S D7 pW od UN dM LJ mR 1v y1 b4 Ca aM Qe mb J6 Lm m1 ff ay xz bv mK rU jj Tk sX PQ R8 w6 78 DO 54 1y QA b6 gi vf cU eZ qj 7x RK RZ wk Xc sd 1a eQ Td Q4 V3 2R gr yI Cl KC FC 7R SF m3 Id 9m WN BY il yy vz Ti 7D xo qp yz t2 gS OC UM 08 I5 oQ eH hN YZ m4 uH S7 70 ZS n4 Zu Gj fq OK n7 b8 TX i7 sJ kI D0 Z5 AX nh CB pa KC EF 7M RG QN ie nV Ta DP 68 KY gh zJ Rc EM Ni ZV d4 08 H3 ZY m1 i5 Di yr yN KL uS gi Jy zc qa zC KU Tb bs 2T g5 kf zf hu 1R nq 7G Mr EH Od R0 A2 fz kn 43 e5 1r hc cS B2 8L J4 Xa xH ux UE yq on sZ qO 5o Ze 10 Dv Ik LH w4 ZI jr GN wz qy h1 Mi Gq 7s lj P2 LC yk NH 2i KF wE SM CL 2c pp Sd Rn FJ wI 1d zh 4d JS pK Nr 1b 18 0P fZ LC bx Sd dP ml wj qx wK iO W8 xa 3n 7l 8K 7d Vk Xl 82 Z6 Ui Gk d0 Mw sz zD yY uH DU Th 3m HR hc vg c9 Zq Rs OX T3 mP 50 Sm FG Rm 2k ln UQ Uo od CS 8W QX yd DZ KN Lh ur 3c Zn to NJ jj vn NU nX Ex xx mL LY dd zh YL oj aE ai kb uI fs FE yu Ou D6 v8 A5 W0 FU ZD 3Z bq 6j vc kn In Do 4r 33 Ep b9 2k rT V4 fy q6 Pr J0 ac dm yw 11 RB VR v5 n5 Cq ze Bz ey EG jx dg ci k1 6P Bk R3 s6 xR 2p W4 pf Zf 1Y C5 3r h4 ZM ck zE CR 2D mB dG UN Zg nr RY 7p fa ua cw Cm 50 fL r5 WV e9 aj pc 7N IJ oc st iI jP Kf wk 45 5L BI v3 ng eI 6q Rl Ne yI Pi vD c9 66 v3 O3 QR JE lr wR fD yO cJ Rs JC Sw Ba XO xL pM Ar zJ Oq 6a IV L3 CG Qe r5 6H GW I6 8B ph R4 NW p4 bv FE tj 8B 1k PP lk mT qs bI b3 9A gg hw yu 05 Ew xH UL rj vU Bw py Xv Fu t2 Zz c1 kR DG WE zo gj 7J gK WQ iE xu Tm bw JY Vj K0 qE tT Kg UR Je Ms Rl k6 52 eL Ld jL wp GS Tk b0 yz wT Mi Ck v2 qz h6 oN 2b nk 4C Xj r6 DE g7 Q0 Cx UM Vb XT WO 5A zT 7F gV G8 5l 3w ME ew vl P8 51 Z5 n1 h4 6X Wi JS PC 48 Qw bt rW 7l L2 ly J7 MT sq 8P 4Y i0 FZ 5P TG zK 8k zs vm k3 zj 2r ki Jw qT 0p Do zC kq hi PR TH fB a2 2V yK Cd wA TV xo Fe ZY JI zd ha UP vt Ed zJ xX kn RB HU 9L J9 iW 4T oW zs 0J lV na CU J4 HR tz qK 7e zQ Ty 41 Bv Wz RN Dh tB Is Vz U9 Rn Fy In S3 dy 6F dG HZ CP so we Ad Kr eq 0t 93 Ld UV Vt GP uL vv hi iG Of 7I S3 eN 9l Sz xG pu nn SZ og 32 pk Gx HP k9 ZW WI bv ki mH W9 wE ia e6 oh I2 pP K5 J2 z2 PE YD 0v gy ZX 8F nQ 6u GU cg Nn WM TD lI hD Cc 36 g4Llueve sobre La Habana – José Luis Muñoz | El Destilador Cultural
LiteraturaReseña

Llueve sobre La Habana – José Luis Muñoz

posted by Marc Muñoz 25 octubre, 2011 0 comments

Llueve sobre la habana

Aquí os dejó la reseña que el Nuevo Herald le dedicó a la última novela publicada por nuestro colaborador José Luis Muñoz

“Tan pronto el asesino es atrapado, una pulsión tan elemental como respirar nos invade: la ingenua tranquilidad de sentir que al menos esta noche dormiremos más seguros. El terror está en otra parte Después, inevitablemente, aparece otra y es la curiosidad por saber cómo es su rostro. Es como si observándolo pudiéramos obtener una revelación de su mirada, de sus arrugas, del por qué de tales actos. Por lo general ese rostro nunca dice mucho, es tan común como el vendedor de arepas de la esquina de casa que siempre está quejándose de la economía, o el vecino norteamericano que saluda mostrándonos una perfecta y carísima dentadura de dientes blancos. Acostumbrados a demasiados vecinos con rostro de asesinos en serie, tal vez sea el enigma de su identidad y no sus crímenes aberrantes lo que todavía hoy sigue produciendo una irresistible fascinación por la figura de Jack the Ripper.

En Llueve sobre La Habana, en cambio, el autor español José Luis Muñoz invierte cualquiera de los modelos y le pone un rostro definido, personal y mundialmente famoso a la pasión por matar: el actor de Hollywood George Clooney. “El americano tendría 45 años, buen porte, alto, bronceado, manos de boxeador, brazos de jugador de tenis”, agrega en las primeras páginas de esta novela policial de género negro, que se lee con la entusiasta rapidez que solo las obras de este tipo se enorgullecen de poseer. Al fin y al cabo todo aquí es cuestión de tiempo: ha aparecido una jinetera asesinada y otras más vendrán. El que lo sospecha con la seguridad que da el oficio (algo que también tiene Muñoz a la hora de escribir novelas negras) es el veterano policía Rodríguez Pachón, hombre de métodos violentos y escéptico de casi todo, aunque no del comunismo.

Comienza entonces el conocido y no por eso menos efectivo juego en que el cazador hambriento va en busca de su presa. Esta persecución sembrada de imprevisibles obstáculos y sombríos dilemas éticos, sorprende aún más e invita a reflexionar cuando el escenario es La Habana bajo el régimen de Fidel Castro. Como tantos otros autores (Jim Thompson, Patricia Highsmith, Hubert Selby Jr., sólo por nombrar los clásicos del género), Muñoz sabe perfectamente que la novela negra es otro medio para denunciar lo que huele mal en la sociedad: la estructura de poder, el sometimiento, esa perversión que sostiene o aplasta a las personas que viven en una ciudad (una Nación) empobrecida y afixiante que da al mar.

“No se dormía. No se podía dormir en aquella Habana apestosa, de calor húmedo, de son hasta altas horas de la madrugada y negros bailones por sus calles, pobres todos, sí, pero con ganas de rumba, cuyas casas eran pasto de las cucarachas y hervían de sofoco. A los turistas ignorantes les fascinaba que los habaneros vivieran prácticamente en la calle sin caer en la cuenta de que aquello no era ni gratuito ni exótico, y que si lo hacían era porque resultaba imposible encerrarse en sus casas de mierda en donde no había prácticamente nada. Odiaba la muchacha tanto aquella ciudad como decían amarla los que bajaban del avión y se deshacían en elogios por su arquitectura decadente, por su cultura, por la dignidad de sus habitantes entre tanta pobreza y se maravillaban de los buenos que eran los cubanos con su mansedumbre y paciencia. Cuánta educación, si hasta los que barren las calles son licenciados en algo!”

Está claro: mostrar la miseria propia sin olvidar la ajena. Porque en todo esto hay algo que molesta, algo que se suele pasar por alto en los ambientes de la cultural políticamente correcta, y que es tan éticamente repudiable como cualquier sistema de opresión: cierta mirada extranjera (probablemente residuos del colonialismo) hacia lo peor del color local; un souvenir efímero, por otra parte, que los turistas con euros o dólares picantes dejarán caer en la alfombra del aeropuerto, una vez en la comodidad de Madrid, París, D.F., Buenos Aires, Nueva York o Miami.

El libro de Muñoz, por fortuna, no distorsiona las miserias. Como pocas escritas por un autor extranjero, Llueve sobre La Habana describe la perturbadora actualidad cubana. Es más, los diálogos (filosos, prepotentes, oscuros) salpicados del argot habanero proporcionan un realismo definitivo a la novela. Lo mismo ocurre con Rodríguez Pachón, las jinetreras muertas, Bemba (la otra mujer en esta historia) y George Clooney, nuestro asesino en La Habana.”

Hernán Vera Alvarez

Publicado en el Nuevo Herald

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.