LiteraturaLong drinks

Los 10 mejores libros del 2016

posted by Marc Muñoz 19 diciembre, 2016 3 Comments

Umberto Eco

Como es imperativo en esta época del año, los lectores de esta destilería nos hemos reunido para sembrar polémica, disconformidad e incluso indignación. Aunque nuestro verdadero ánimo sea solo ofrecer una panorámica de la cosecha literaria como impulso para la lectura en fechas tan propicias. Una visión sesgada del curso literario, que sin embargo merece ser atendida para consideración de tiempo de lectura.

10. Pet Shop Boys. Plural – F.J. Barbero (Milenio)

Pet Shop Boys Plural

Pet Shop Boys. Plural (Milenio, 2016) es el resultado de un lustro de investigación, aunque la sensación que transmite es la de haber sido mucho más tiempo. Un trabajo de fondo descomunal que se palpa en cada frase, diálogo, anécdota o reflexión aportada. El autor se ha entregado hasta el fondo en transmitir su vasta red de conocimientos sobre Tennant y Lowe, pero también sobre cada una -y recalco, “cada una”- de todas sus composiciones, más o menos relevantes.  De hecho, su enfoque para cada  canción es tan quirúrgica, milimétrica y expresiva que reflejan al dedillo uno de los valores más elogiables de todo ensayo musical que se precie: escuchar la música en nuestra cabeza cuando leemos sobre ésta. Aun más, en su caso, sus méritos incluyen el hacer que podamos redescubrir hasta esa pista socavada de bajos que realzan el acabado final melódico, y que nunca habíamos ni intuido. Más que un ensayo musical, un trabajo arquitectónico simpar.

Marcos Blanco

9. Autobiografía – Morrissey (Malpaso)

Morrisey - AutobiografiaPor primera vez en su vida Morrissey se ha tragado sus palabras, ya que había declarado que no iba a permitir que su Autobiografía fuera traducida a ningún idioma. Tanto era el miedo que tenía de que algún traductor desmañado estropease su prosa. Finalmente habemus translatio. Vida y milagros de un joven huidizo y genial. Su infancia, las primeras experiencias en el terreno musical, la explosión Smiths, su camino en solitario. Pocos divos del pop generan tanto amor y odio como Morrissey. Por pura extensión, este sentimiento de contrarios emerge a lo largo de su autobiografía, donde la voz de los Smiths subraya su lado revanchista. Desde la primera página, se palpa que estamos ante un libro madurado durante años. Ya no sólo por lo que cuenta, sino por cómo lo hace, siempre despertando una sensibilidad especial: «La ciudad industrial tiene una imaginación de enjambre, y Manchester estaba plagada de lo que llamaban vagabundos. También de éstos tenía miedo la mayoría de los niños pequeños. Los vagabundos siempre eran hombres, casi todos ya vestidos de civiles, desmovilizados; ya no se les necesita como carne de cañón de la Segunda Guerra Mundial, han sobrevivido a las excentricidades maníacas de Churchill y Hitler y ahora son residuos sin procesar de la oscuridad urbana que no hacen más que proyectar sombras extrañas en las plazas de la ciudad».

Carmen Lloret

8. Mónechka – Marina Palei (Automática)

Marina Palei es uno de los valores prominentes de las letras rusas. Mónechka está repleta de ingenio y humor. Con múltiples referencias a la literatura e historia rusa -alguna que otra comentada-, a la filosofía clásica, a la religión y a la política, sin avistar en ningún momento lo pretencioso. Su estilo barroco se compensa con unos personajes rusos fascinantes a puntito de alcanzar a los clásicos de su literatura, como la protagonista, que en apenas dos frases queda descrita para toda la vida: «Ella corre, sonriendo y dando pasitos de baile, el dobladillo de la falda por encima del nivel, como siempre; Monka no cambia, sus catorce años son perennes, sólo cambian los carteles y los eslóganes». Mónechka es un personaje único, que hace del sexo su razón de vivir. Sus ansias de deseo no se agotan a pesar de que (todo) su entorno hace lo imposible para que así sea. Desde sus padres a su marido, incluso su hermano, «cuyo entusiasmo policial por el ordenamiento jurídico se materializaba sobre todo en casa». Pero estos no son más que unos de tantos atributos que encierra este libro de apariencia pequeña e intenciones mayores. De todas a todas, un tesoro.

Carmen Lloret

7. Cazadores en la nieve – José Luis Muñoz (Off Versátil)

En las antípodas de las modas instauradas por el halo de superficialidad que rezuma en las novelas de misterio escandinavas, Cazadores en la nieve toma las formas del género, pero lo diluye como una sombra que aviva la trama, jamás como eje conductor de los hechos. Los tópicos, a paseo; la vida, en primerísimo primer plano. Como cada una de las escenas, propulsadas sobre una suave cadencia in crescendo, que terminará por mostrar sus genes trágicos en un tramo final demoledor. Qué más decir sin sacarme un spoiler de la manga. Sólo que, amantes o no del subgénero de misterio en la nieve, resulta toda una experiencia dejarse llevar por la tormenta de vidas cruzadas que demarcan esta novela de sabores no muy distantes a los de películas como Furtivos y Aflicción.

Marcos Blanco

6. Glanbeigh – Colin Barrett (Sajalín)

Glanbeigh

Glanbeigh no figura en los mapas por eso no deja de ser real. Todos hemos estado o conocemos un Glanbeigh. Un lugar sin futuro porqué ni siquiera hay presente, con unos personajes –nuestros colegas, vecinos, primos– atrapados en el desempleo, las drogas y la bebida, la apatía y la resignación. En el aclamado debut de Barrett, este lugar se encuentra en la Irlanda de la pobreza congénita, agravada por la depresión post Celtic Tiger. Sus personajes son los nietos de la generación de Brendan Behan, los buscavidas de Love/Hate.

Cesc Guimerà

5. Manual para mujeres de la limpieza – Lucia Berlin (Alfaguara)

Manual para mujeres de la limpieza

El libro revelación del año nos trae a una maestra del relato corto a la altura de Antón Chéjov o Raymond Carver. La fallecida autora nacida en Alaska nos cuenta los avatares de una vida desgarrada a través de 43 relatos que son otras tantas piezas maestras de la autoficción en las que habla de sus innumerables oficios (mujer de la limpieza, enfermera, maestra…) y adicciones (el alcohol). Una radiografía de los Estados Unidos a través de la cotidianidad. Como si Edward Hopper se hubiera puesto a escribir. Magistral y deslumbrante.

José Luis Muñoz

4. Otro mundo – Alfons Cervera (Piel de Zapa)

El cronista de la memoria de Gestalgar, el último mohicano de Valencia, sigue destripando la memoria histórica en su entorno familiar. En Otro mundo le toca el turno al padre, ese panadero silencioso que no se comunicaba con su hijo y arrastraba consigo la derrota. Con un lenguaje limado hasta la extenuación, profundo, lírico y desgarrado, Alfons Cervera demuestra libro a libro que es uno de los mejores escritores, pese a no ser el más conocido, del panorama literario español.

José Luis Muñoz

3. Cutter y Bone – Newton Thornburg (Sajalín)

Cutter y Bone

Publicada originalmente en 1976, “Cutter y Bone” nos adentra en una fauna salvaje de personajes mediante los que Newton Thornburg se explaya a gusto desenmascarando, la gran mentira del sueño americano. Para llegar a buen fin, se impone el estilo sesgado del americano, todo un maestro en sacar punta a la frase corta, entre diálogos disparados con escandalosa fluidez. A lo que hay que sumar que es un maestro en eso del arte de la sabiduría subyacente; y lo sabe. Pero nunca cae en la auto complacencia, sino que desemboca todo su arte en dar voz a un ramillete de personajes tan memorable que al lector no le queda otra opción que buscar una pre-cuela a tan demoledor, y subyugante, trasiego de estados de ánimo a la deriva.

Marcos Blanco

2. Ciudad en llamas – Garth Risk Hallberg (Literatura Random House)

Ciudad en llamas

El fenómeno literario del año en los Estados Unidos puso el foco mediático en un debutante desconocido, Garth Risk Hallberg. Convertido inesperadamente en guía modélico del Nueva York apache de 1976 a través de un trayecto múltiple con paradas en sus distintos submundos: de la naciente escena punk del Bajo Manhattan hasta las élites del Upper West Side. Un portentoso trabajo de nueve años resuelto en un mastodóntico (casi 1.000 páginas) retrato de la fascinante urbe norteamericana con el que se ha ganado superlativos que conducen hasta el mismo portal de Tom Wolfe y Don DeLillo. Palabras mayores para una novela gigantesca.

Marc Muñoz

1. Las chicas – Emma Cline (Anagrama)

Las chicas Emma Cline
La encargada de abrir las cartas de los presidiarios en su etapa en el New Yorker se estrena con esa revisión ficcionada del verano del horror que más que una reconstrucción sobre como Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian convirtieron la alcoba de los Polanski/Tate en un desolladero es un relato sobre la amistad, los sentimientos intensos, duros y a flor de piel, pero también contradictorios de una protagonista adolescente de 14 años. Helter Skelter!

Cesc Guimerà


3 Comments

lectora empedernida 2 enero, 2017 at 17:48

Me parece una lista poco menos que impecable. Y digo poco menos porque no he leído el de los Pet Shop Boys. Me daba cierto reparo, desconfiaba de él y ya veo que me equivocaba… En fin, empiezo el 2017 con deberes del 2016, pero por lo demás, estoy sumamente de acuerdo con el resto de títulos. (Quizá hubiese puesto el Manual para las mujeres de la limpieza más arriba :P)

Reply
Marc Muñoz 5 enero, 2017 at 15:32

Muchas gracias por tu comentario Lectora empedernida. Sí, lo más difícil es sin duda poner una orden de preferencia en cualquier lista, un orden que muchas veces cambiarías a las pocas horas, o cuando recuperas esa lista al cabo de un año.

Reply
Llibres destil·lats del 2016 | Biff, Bang, Pow! 7 febrero, 2017 at 13:09

[…] El Destilador Cultural – Los mejores libros de 2016 […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.