LiteraturaReseña

No solo morir – Ted Lewis

posted by Cesc Guimerà 30 enero, 2019 0 comments
Noir norteño

No solo morir

Presumo, no lo he comprobado, no debe existir excesiva literatura traducida sobre Scunthorpe. Hosca villa del norte industrial inglés, incómoda hasta en su propia denominación –no existe vocablo más peyorativo que el cunt para los habitantes de la isla– cuyo día a día transcurre amarrado a la siderúrgica, en un ejercicio casi heroico de supervivencia en una zona arrasada por la desindustrialización desde hace décadas. En Scunthorpe murió Ted Lewis con solo 42 años.

Tan esquiva resulta la ciudad que, aunque no exista referencia directa de ella en el libro, incluso el cine de arrebató la acción de Get Carter, trasladada a Newcastle. La adaptación de la novela más popular de Lewis Jack Return’s Home (traducida y editada por Sajalín como Carter) y clavada en la memoria popular por el matón de impecable porte encarnado por Michael Caine.

Tampoco nació Lewis en un emplazamiento especialmente idílico ni en el más idóneo momento histórico, sino en Stretford, suburbio de Manchester, en 1940. Así pues, no resulta extraño que el autor de la considerada primera novela noir británica localizara sus historias en el hostil norte inglés. Podría haberlo hecho en Londres, a la que se trasladó para buscarse la vida en 1965, persiguiendo el glamour del crimen ficcionado americano en el Soho del Swinging London y de los hermanos Kray, los gansters del pop.

Pero en la capital, Carter, La Ley de Carter (la precuela) y No Solo Morir no destilarían la credibilidad y honestidad que las definen. El año de publicación, ejerce también de determinante en el universo Lewis. Carter se editó originalmente en 1971, en plena resaca del fin de década, y No Solo Morir llegaría en 1980, solo dos años ante de su muerte en casa de su madre por problemas derivados del alcoholismo.   

En la última entrega de Lewis en la colección Al Margen de Sajalín, el protagonista, George Fowler, es el líder de una lucrativa banda criminal de la otra Londres, la de los bajos fondos, dedicada a la producción de películas pornográficas, en plena huida paranoide… al norte.

Como es habitual en Ted Lewis, No Solo Morir (GBH de título original) es una novela contundente y breve, repleta de acción, marcada por el ritmo de los diálogos y el bagaje sórdido de clase obrera. Su particularidad recae en la yuxtaposición de historias, la del Fowler que descubre las artimañas a su alrededor y la del Fowler escurridizo y paranoico en su bungalow en la costa de Mablethorpe, al que uno ya puede imaginarse en los setenta como una decadente Blackpool actual, en tiempos de vuelos low cost.

Que precioso y alegórico lugar para que Lewis pusiera el precipitado final a su trayectoria.

8


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.