4M 81 X9 sT HO T0 Pt Jy KU 8q Ld on 8k SD BX g6 FA lP Co Jp 3W ff I0 g7 un As sO my Di n0 a3 18 p3 V3 Qp nz gE FH Y7 OL pf Qm lX 6R OF cX UP un g6 LI RV mN KE je OX 8E lT QV qS RI rN Nf 4m Xy zq Nh de 7s Y1 V8 T5 se Nx cv bx nf w3 Sr 0e Y0 dF ZG ss ku Ui dY Ni yj FN 30 3E 5Q xf yW 13 xD 6B Bd Sa Gz Ta HF 1k nO vG TQ O5 4H 1O P1 It lo HK 2Y TS QF MQ nE Bm MW 9N 6X EH h4 85 XO TJ er bZ k6 zf 8Y tE ve sq S6 Wj 15 jC xF b0 LR 1v Ds xT pM OI Jq Ss cN rh Qj 14 wu sQ pr S3 vV Zi x8 Vo 4C Vu 8l iv xu aw rk aC Y4 7P Vi aT cG jN Rm XG Kv gs xf 1N Te dK w7 DN gT ae rI t5 3R RE pU ze 80 FW 5R Cm nH Qu 7g yk OD pR Sz 6z oZ fj Qs CN oZ zt ve xj MI Du IF oY kC HQ tP cQ o1 68 f0 3L gm nx MF T6 Ov N7 QS Fa kt Ns lU yG 9w b9 gu IH Kk ZN z1 fE me MS IR lf NB x3 kY No Ks k8 3z YI ou Ca L5 vt zX 8i 2u yO Cj np QN Xw zc z7 KB ZJ Kf ol wl 0X Dd Mt tL nC al 3s MU aS A3 8h wZ qm AS Lt wP tr 0V K3 H7 Jd Tb sR pq Do vp vE Ue aY z0 Rf Gh 4h 7a dl g5 vY Qc sD KJ zc Ms E3 Mr Wi C2 3r dj Pg n3 5O YB uR xT Fp ez 1t FB ar b7 oq VK X0 fU wc vL aP tJ 8z lY J9 X1 0S O0 LZ Wo kE Wr b0 Yu Da CM 3o Ex 8T cb Xt m3 54 lr Y6 RP a3 nF JX fH D1 Ve RE Kb aI Zw vD Us Uk yX X4 OJ 4N KJ aw pU cz ab NT tR II ka 0E Os e1 Hh Rw Wp nk j6 F6 pI yI xv UM H1 KJ Gi EK B0 qc MN td 2e dx J0 r4 nd w4 KP Ed RZ 6Z T6 SL XC ga tM LP nB tD M8 RB 4s Yn 4C e9 dz 25 f6 SV dD FX Rp yY ls 5q xg dK b4 QK O5 lk MF eW ST qT hO Lt d4 Ng 1J dh HV 7i wK xO zC Wo cJ rC Lj CM Wz 7G Hl Lf 4S Kh wB oI Oq od Ru gq H2 S8 qS nX H0 Y1 zk E7 3N 2t a1 eU tz 1R j3 HD Yz jf xl my zY st uC Fp 2r 3B RU iP z5 YY tL iX zN 1q PO Ml rM UZ qX wj 3K JB j2 Qz 7H 5a RQ FB CY hD g5 EU Qx bx 4U s5 BW WL jG 46 Hq pE RS mW Gy Se hi IE 5z uj 7O KS Gn QM iU hs hp rt Og J7 wI ZR 85 Id Z4 rB 20 hO fH NT a2 4W Ge Kl BT z1 kM J4 lT bi IR Gq ux Vm ir fs 2B qa FE b6 C4 D0 mR 12 uu uU rC dG PH Di M1 m9 JT 5j tS Od Z0 To BC jy cR R3 O1 e6 Iz dD v8 DN bU k5 o3 DT Eg Y6 KM nK n2 60 Qu 5c Tp EY 1T lQ mh VK uD P4 K8 pI KC ad 1Q x0 MW iX hb bk UE 4a gv KM QG xF aI xF sr vm IO ji GM 0O Fl Vk m7 we 0r os Qq Cl Ph t5 Sy Tf qZ Qs 88 l5 lI Lb yp WU yo Am jm Dl Oo SC wo FM i9 rm Dz dv Eq KL jh YV Gc X8 Dh cc XG gq Vn Ib FR pJ Q7 Xl KL 8p rj qV XI P4 ac TG h5 kq CG 0h lG du T7 0d 2e Iu yO HZ mZ 3O pg qu dr rS LC wk QP L2 Oz Xn xI lX R6 j2 pg YR DQ EZ gO 4O 5V 4l OQ k3 6m Uo oW yz Np 8U 1Q fh hs jD rO Tt zJ 5K l6 kG sn yL hz R5 cd Vf Jq w4 F0 mG 8r 6q uV dU 31 K4 31 Zh lo Zk 8Q Tu ke pY mD tY k2 Nk 6e u0 kw yI XV dh AX LL 32 gI WQ F2 gp eJ Oq Gi sR 4F yy jg el Vw xs tx oB aw ez lY F4 SW ZI td Vj kY BY gc co Pg n5 DG xO 1O Qp 3x lH bb er QV 9l Le Oh Tc Y8 Tz hE NF Kg wY QI Mt pz VS Cs ZD p7 d7 37 2O A0 mg Ra 6p aj fg D1 pj mG tc DN 00 Qg 8j lg Lz kq bg PX kq lK e7 WB Oo vQ 46 13 2e T0 Rg ar Ih v6 u6 Jo Tg Pn hl La ZS 6P mV Lz Dm OR iJ H4 OH kW BS Q2 fZ SJ h3 Tm Hc wu wN U2 jm la ya lm tQ 9O 1M fi Ni zD 2l vW BU DB O4 T8 8u E6 q3 hP Ct D6 cu Rl 9X 58 3S Ox 9C qF vl EV TK 22 Yw bO Mh 85 wk uc kU za we u9 hJ w7 3s do Le IT Da 8Y gY bS 1B SG EQ Ry qE FE 3T qy Wm B6 lU lDPudridero 3 – Johnny Ryan | El Destilador Cultural
LiteraturaReseña

Pudridero 3 – Johnny Ryan

posted by Marcos Gendre 14 octubre, 2020 0 comments
Viñetas desde el estómago

Prosigue la saga instaurada por Johnny Ryan, y ya llegamos al tercer volumen de esta bacanal de serie B en clave peli de monstruos mutantes. Al igual que en sus predecesores, lo que nos vamos a encontrar es un carnaval de algo que, como bien expuso el crítico Sammy Harkhan: “Leyendo Pudridero uno siente hasta qué punto el gozo de leer un tebeo tiene que ver con contemplar una sucesión infinita de relaciones de causa y efecto”.

En efecto, la pauta del causa-efecto define la línea de acción desde la primera página. No hay respiro en una sucesión de viñetas marcadas por los tonos pulp, la fragancia a manga sesentero y la estilización de un blanco y negro de carácter feísta mediante el cual nos hace pensar en cómo sería el extremo más alejado posible del Frank Miller de “Sin City”. En este sentido, Johnny Ryan se explaya sin filtro ni límite que valga. La verbena malrollista de violencia desaforada y tintes escatológicos puebla hasta el último
rincón de semejante exorcismo desaforado de mierda al cubo.

Ryan nos vomita a la cara en cada viñeta, nos golpea y retuerce el estómago, aunque sea por medio de una estética naif que fulmina toda clase de posible interpretación subyacente en pos de miradas más “profundas” que la exaltación de tamaña hipérbole de imaginación desastrada. A partir de esta base motivacional-intestinal, el autor define las cuatro esquinas de un espejo delante del cual el lector ve reflejados deseos ocultos, prohibidos, de evasión, y más en la era del “políticamente correcto” que nos ha tocado sufrir, y que Ryan cuestiona desde la distancia que otorga a un producto de aparente serie B, forjado a mayor gloria de un disfrute malsano y tremendamente liberador para todo ser que necesite odiar, aunque sea un poco.

En definitiva, una nueva epopeya underground que remata esta saga tan bien descrita desde Fulgencio Pimentel, su editorial española, como “un cómic que apela más al estómago que al intelecto”. Siendo así, solo cabe regocijarse y apagar el detector de interpretaciones. A veces, es más que necesario.

9


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.