Reseña

Solos en Londres – Sam Selvon

posted by Cesc Guimerà 27 julio, 2016 0 comments
Crónica del primer oleaje multicultural de Londres

Solos en Londres

La primera edición en castellano de Solos en Londres (The Lonely Londoners, 1956) de Sam Selvon no podía ser más oportuna. Llega en plena crisis de identidad en el Reino Unido post-Brexit, la misma que el autor nacido en Trinidad relató a mediados de siglo cuando las primeras oleadas de antillanos llegaban a la capital del Imperio en busca de las oportunidades que la Madre Patria negaba a los autóctonos de sus territorios colonizados.

Selvon es uno de los secretos mejor guardados de la literatura (de influencia) británica. El mismísimo Martin Amis confesó no haber odio hablar nunca del antillano tras su muerte en 1994. Solos en Londres es una crónica de los primeros días de la Londres multirracial y multicultural que ha llegado a nosotros, baluarte de la integración, y ahora convertido en una pequeña aldea gala, paradigma de la resistencia tras la votación del 23 de junio.

Este es el Reino Unido actual, a la deriva como nunca ha estado la isla ni durante las escaramuzas bélicas más descarnadas. 630.000 nuevos inmigrantes en 2015, una población que ha pasado de 57 a 67 millones de habitantes a pesar de que el índice de natalidad es inferior al 10% o una Londres con un precio de la vivienda doce veces superior al salario local han provocado la desafección de la población local. Situación algo similar a la que describe Selvon, un escritor ya asentado con varias novelas con cierta reputación –A Brighter Sun (1952) o An Insland Is The World (1955)– una vez instalado en la capital.

La desorientación, el rechazo, el descubrimiento de una nuevo universo, la picaresca, la fiesta con el calipso como banda sonora definen la realidad de los primeros antillanos llegados bordo a del SS Hildebrand. Selvon muestra especial sensibilidad por las peculiaridades lingüísticas de Trinidad y las Antillas, conservadas en la traducción  de Enrique Maldonado Roldán, definitorias del proceso de reafirmación de la identidad de las colonias de ultramar en pleno Windrush.

Solos en Londres captura la magia de una ciudad en transformación con un énfasis especial en la ropa y el estilo. Junto a Colin MacInnes y su Absolute Begginers, publicada solo tres años más tarde, en la que retrataba la explosión juvenil de la capital británica, Selvon pasó a formar parte del culto fundacional de la subcultura mod. El libro es la crónica de la transformación de Bayswater, pero sobretodo de la antigua colina arcillosa de Notting Hill en un barrio famoso ahora por su mercadillo, sus tiendas de lujo y muchas otras de empeños, sus restaurantes pijos y cientos antros. Por ser el barrio de los nuevos ricos del nuevo laborismo en los noventa, “una trama de fuerzas opuestas que generan vida, bullicio, creación y, ocasionalmente, explosiones de violencia”, Enric González en su Historias de Londres. La más célebre de estas explosiones, los tremendos disturbios de agosto del 1958, origen de loas actuales carnavales.

Selvon convierte su ficción más que realista en una crónica social, casi periodística, con el relato de la vida en unas calles de un barrio que, volviendo a Martin Amis, “siempre va por delante del resto del idioma”. Así lo describía a través de la historia del célebre ladrón de poca monta, Keith Talent, en  Campos de Londres, que Amis escribió en 1989, recordemos, sin tener pajolera idea de quién era Sam Selvon.

7

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.