Reseña

Yo te quise más – Tom Spanbauer

posted by Cesc Guimerà 30 septiembre, 2015 0 comments

Yo te quise más

“A un trío siempre se le acaba sumando un cuarto o restándole uno”. Esta es la premisa sobre la que se construye Yo Te Quise Más (“I Loved You More”) quinta novela en casi veinticinco años de trayectoria de Tom Spanbauer. El autor y profesor afincado en Portland regresa siete años después de “Ahora es el Momento” (2007), también publicada por Literatura Random House, con una novela en la que de nuevo explora lo complejo de la personalidad humana.

Su relato, como es habitual, está repleto de realismo y por momentos de realidad. Nacido en Idaho, en 1946, vivió su infancia marcada por la muerte de un hermano menor de cinco años en la América rural y el seno de una familia profundamente católica. Estudiante en la Universidad de Columbia, vivió y malvivió de la literatura en Nueva York, donde se casó y divorció, antes de afincarse en Portland, baluarte hipster al que el mismo y en su libro se refiere como Portlandia.

Todos estos episodios de la vida de Tom Spanbauer están presentes de un modo u otro en “Yo Te Quise Más” protagonizada por Ben Grunewald, escritor, homosexual, enfermo de sida –Spanbauer convive con el virus desde 1988– cuyos años de esplendorosa juventud en la década de los ochenta los vivió en Nueva York aprendiendo el oficio de las letras al lado de Hank Christan, también escritor y heterosexual, y Ruth Dearden, estudiante de literatura creativa, con la que forman un triángulo amoroso con raciones de cama con (casi) todas las combinaciones posibles.

Como ya mostró en su célebre “El Hombre Que se Enamoró de la Luna” (1991) las historias de Spanbauer transcurren en el alambre, con personajes siempre cerca de desmoronarse. A través de ellos, con buena dosis autobiográfica y un tono casi confesional, aborda los temas que han dado forma a su trayectoria: la identidad sexual, el deseo y las necesidades afectivas o el paso del tiempo.

La importancia de la primera persona otorga a sus historias, en palabras del propio Spanbuaer, aires de mayor realismo, dramatismo y veracidad. Su ficción está repleta de cotidianidad, vivencias, retales del día a día, en el trasfondo de sus protagonistas, en los detalles más insignificantes y cotidianos y en los parajes más rocambolescos como (salten al siguiente párrafo si no quieren un pequeño spoiler) el de los S.W.A.T. rodeando el domicilio de Ben por el alarmismo excesivo de un vecino algo paranoico.

Moldeados durante siete largos años, los personajes de Spanbauer calan como nunca. Mientras daba forma a Ben, Hank y Ruth, el autor y profesor ha continuado impartiendo sus célebres clases de Dangerous Writing, a las que por un módico precio ustedes pueden acudir en el sótano del domicilio del autor en Portland. Y oigan, una cuarentena de alumnos han logrado publicar… entre ellos un tal Chuck Palahniuk.

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.