LiteraturaReseña

Sábado por la Noche y Domingo por la Mañana – Alan Sillitoe

posted by Cesc Guimerà 14 diciembre, 2011 2 Comments

Sabado noche domingo manana

Postales de la Inglaterra obrera como Sábado por la Noche y Domingo por la Mañana (1958) y La Soledad del Corredor de Fondo (1959) convirtieron a Alan Sillitoe en estandarte de una generación de escritores, los “angry young men” (los jóvenes airados) y en uno de los pocos autores capaz de superar la pretensiosa barrera de la aceptación impuesta por el establishment literario, que miraba con recelo y desprecio la figuras provenientes del estrato proletario. La editorial Impedimenta ha rescatado ahora este clásico atemporal protagonizado por Arthur Seaton. Una estampa de ficción con fondo biográfico que convirtió al autor de Nottingham en uno de los grandes cronistas de su época.

Si durante el siglo XIX Charles Dickens trasladó a sus novelas las historias del inframundo que por entonces era el East End londinense, a través de figuras exuberantes e imaginarias que escondían tras de sí duras vivencias personales, Sillitoe perdurará por acercar al imaginario colectivo la realidad de la gris Inglaterra industrial de los 60, con su Nottingham natal como epicentro de las historias. “Los ingleses del sur de Inglaterra tienden a creer que la situación de este país es desesperada. Los de Nottingham, no. Los de Nottingham han estado y siguen en las fábricas y en las minas. Yo mismo he trabajado en esos lugares y mi padre fue un peón. Y cuando tú te tienes que levantar y trabajar como un perro de la mañana a la noche para ganarte la vida, ves las cosas con menos dramatismo, aunque parezca paradójico”, aseguraba el propio autor en una entrevista a El País, poco antes de fallecer el 25 de abril de 2010.

Despojada de aspereza y sofisticación, Sábado por la Noche y Domingo por la Mañana es un reflejo de la obsesión británica por el sistema de clases. El ritmo de la cadena de montaje de una fábrica de bicicletas marca los latidos de Arthur Seaton hasta la llegada del fin de semana con un puñado de libras en el bolsillo. La interminable ruta por los pubs de la ciudad, los resultados del Notts County en la jornada de liga, las apuestas en las carreras del hipódromo y jugarse el cuello por acostarse con las mujeres de sus compañeros en la fábrica, marcan la batalla personal de un rebelde en una lucha contrasentido contra el compromiso y las convenciones de una época.

Arthur Seaton es el primero de los individuos sublevados, proletarios, nacidos en barrios marginales de la Inglaterra de posguerra, que más adelante pasaría el testigo a Colin Smith, el joven ingresado en un Borstal (los centros penitenciarios en los que se buscaba la regeneración de jóvenes delincuentes a través del deporte) protagonista del relato principal que dio nombre a La Soledad del Corredor de Fondo, y a otros personajes de los muchos ensayos, relatos y poemas que convirtieron a Alan Sillitoe en uno de los pocos autores de la época que pudo vivir de su pluma.

Hijo de obreros, abandonó el colegio a los 14 años y solo pudo dedicarse a la literatura al recibir una pensión vitalicia de la RAF (The Royal Air Force) tras contraer la tuberculosis en Malasia. Sábado por la Noche, Domingo por la Mañana y La Soledad del Corredor de Fondo fueron escritas en Palma de Mallorca, donde el escritor vivió durante cinco años a finales de la década de los 50. El propio Sillitoe se encargó del guión de la adaptación cinematográfica de la novela, (como también hizo con La Soledad del Corredor de Fondo) dirigida por Karel Reisz en 1960, y que pocos meses atrás pudimos ver en la Filmoteca de Catalunya dentro del ciclo “A Touch of Class: Clases Sociales y Cine en la Gran Bretaña”. Su calado en la cultura popular británica es tan profundo que una frase de Arthur Seaton inspiró a Alex Turner para poner nombre al primer trabajo de los Arctic Monkeys, Whatever People Say That I Am, That’s What I’m Not (2006).

8


2 Comments

Pilar 14 diciembre, 2011 at 14:01

A veces compro libros y veo películas, simplemente por el título o por la portada, sin leer nada de críticas para no ir con prejuicios, puede ser algo superficial, quizá. Este libro tiene buena pinta.
Gracias de nuevo.

Reply
Alan Sillitoe – Sábado por la Noche y Domingo por la Mañana | Biff, Bang, Pow! 21 octubre, 2013 at 14:34

[…] Reseña publicada en El Destilador Cultural […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.