ElectrónicaHip-hopIndieJazzLong drinksMúsicaPopRockSoul

2012: Un año de música

posted by KeithModMoon 24 diciembre, 2012 1 Comment

Empezamos varias listas enfocadas al campo musical con la intención de repasar el año a través de las notas sonoras más significativas para el que firma.

In the Soup: Lana del Rey

Fuimos de los pioneros en abrazar la seductora voz que surgía de esa joven norteamericana que alimentaba su imagen con unos videoclips retros muy magnéticos y unas canciones rabiosamente modernas pero con su punto canalla y deudor de la década de los 50’s. La salida de su disco, Born to die, desinfló toda la burbuja de hype acumulada en los meses previos, y ha sido finalmente su omnipresencia en la red y fuera de ella, con prácticamente un remix a diario, o vídeos nuevos (¿hay algún tema del disco que no tenga su correspondiente videoclip?), y su presencia cada vez más acusada en el campo de la publicidad, ejerciendo de imagen para varias marcas en marquesinas, autobuses y cualquier soporte que se precie, incluso en spots de hedor lynchiano, lo que ha terminado por saturar al personal más sirviente. De fenómeno underground a mainstream sopero ha transcurrido la carrera de Lana del Rey en apenas 12 meses. Pese a todo, yo aún me declaro defensor de su gran voz, y de un buen puñado de sus tremendas canciones que siguen adheridas a la piel con fuerza.

Rookie del año: Kindness

Este larguirucho y melenudo inglés se ha marcado una de las sorpresas más gratas del año con su gustoso World, you a need a change of mind. Su habilidad para readaptar con pulso moderno la música disco, el funk, el go-go y el house le hacen un digno heredero de Prince, cosa que ha demostrado con solvencia encima de los escenarios, con dos actuaciones magistrales en nuestra casa.

Sophomore del año: The XX

Creo que tras su triunfal entrada en el panorama musical hará un par de años pocas dudas se cernían sobre la durabilidad de este trío londinense que este año ha regresado con nuevo trabajo, Coexist. Para algunos ha supuesto un paso hacía atrás, pero para otros, en los que me encuentro, ha significado un paso hacía adelante, confirmándolos como una de las propuestas más estimulantes y personales de la escena inglesa.

Comeback inesperado: Bill Fay

Lo de Bill Fay ha sido tan inesperado, que si no llega a ser por su mayúsculo Life is people (nuestro disco del mes de diciembre) muchos nos quedamos sin descubrir una de las voces más hurañas y enigmáticas de la escena inglesa, y a la vez de las más espléndidas y reconfortantes. Prácticamente cuarenta años de silencio (del mediático toda su vida) son los que separan su último trabajo de este grato retorno que nos ha dejado el año.

Comeback esperado: The Rolling Stones

A los inmortales Stones se les esperaba ver de nuevo coincidiendo con su 50 aniversario, sin embargo, Jagger, Richards y compañía nos han dejado sin el esperado álbum, eso sí, se han dejado ver con un par de nuevas composiciones que siguen manteniendo el pulso musical. Mientras terminan de grabar se nuevo LP (cuya llegada se espera para 2013), se embarcan en una pequeña gira cuyas entradas se pagan con lingotes de oro. Parece claro que la satánicas majestades morirán con las botas puestas.

Concierto del año: Lee Fields & The Expressions

Lee Fields Barcelona

No he contabilizado los conciertos asistidos a lo largo del año porque probablemente me olvidaría de más de uno, pero casi sin discusión, sé cuál de ellos me marcó más positivamente, y curiosamente fue un veterano soulman, que en el transcurso del festival de jazz de Barcelona se entregó en cuerpo y alma (no lo lean como un lugar común) ante una parroquia entregada a su causa. El huracán Lee Fields pasó por Barcelona e hizo estragos en los cimientos de la sala luz de Gas y en los corazones de sus inquilinos durante esa vibrante noche.

Videoclip más impactante: “No church in the wild”

El videoclip que Romain Gavras dirigió del tema “No church in the wild” de Kanye West & Jay-Z fue una de las piezas más impactantes del año con una clara inspiración en la crispación social que envuelve a los países castigados por la crisis. La desenvoltura técnica del hijo de Constatin, y el punch visual que atesora, hicieron el resto para esta magnífica pieza.

Videoclip más emotivo: “Leaning Towards Solace”

La interminable serie de piezas “Valtary Mystery Film” que Sigur Rós montó para presentar los temas de su nuevo álbum se cobró uno de los vídeos más emotivos, hermosos e inspirados de la temporada. Las cartas con las que jugó Floria Sigismondi fueron imbatibles: una fotografía excelsa, John Hawkes y Ellen Fanning de protas, el espíritu de El árbol de la vida sobrevolando los planos, y una tierna historia de amor, culpa redención, ángeles y dobles oportunidades. Chapeau.

Decepción light del año: Animal Collective

Su nuevo trabajo no fue un mal disco, ni mucho menos, diría incluso que rozaba el notable, sin embargo, sí que supuso una pequeña decepción viniendo de esa cúspide artística que consiguieron con Merriweather Post Pavilion. Al menos, nos dejaban caramelos irresistibles como “Today’s Supernatural”.

Currante del año: Ty Segall

El músico de San Francisco se lleva el título de músico hiperactivo del año. Con y sin su banda ha planchado en los últimos doces meses tres Lp’s, uno de ellos, el celebrado Twins.

Festival del año: Euroyeyé

Kaleidoscope Euroyeye12

Nos es que nos hayamos pateado todos los festivales de la península pero sí unos cuantos, entre ellos, la santísima trinidad (PS, Sonar, FIB) sin embargo donde más se ha disfrutado es en el reducido y familiar Euroyeyé, un enclave situado en Gijón, que resiste en su amor por las querencias sixties, soul y mod ante las hordas modernas de festivales de música contemporánea. Además ver en directo a la banda de culto Kaleidoscope fue uno de los highlights del año.

La muerte más llorada: Robin Gibb (1949-2012)

Probablemente los mismos que menosprecian la música de los Bee Gees sean los que tampoco valoran en su totalidad Fiebre del sábado noche. Porque si uno es capaz de escuchar más allá del reconocible falsete de Robin descubrirá un rico universo sonoro, con al menos una obra maestra, Odessa (1969).

Temazo del verano: “Get Free”


Lo dijisteis vosotros votándolo en esta encuesta que preparamos. Una píldora irresistible que invitaba al baile, al reposo, a imaginar atredeceres mejores y a la nostalgia de lo no vivido con esa inmensa entrada de la cantante de Dirty Projectors para darle la puntilla al tema parido por Diplo y Switch para su proyecto conjunto Major Lazer. Una canción que nos mantuvo todo el verano obsesionados con ella.

Artista nacional del año: John Talabot

John Talabot

2012 ha sido el año de coronación de John Talabot gracias al impulso definitivo obtenido con la publicación de su estupendo Fin. El barcelonés se ha ganado los elogios de crítica y público con su refinado house. Una clase que ha sacado a pasear por todo el mundo, en una gira junto a The XX, mientras seguía apostando por nuevos talentos mediante el sello Hivern Discs. ¿Podría pedir algo más?

Tema del año: “Quiet Crowd”

Disco del año: Adventures in your own backyard


1 Comment

Cesc Guimerà 29 diciembre, 2012 at 00:35

Gran repaso al año que despedidmos, al que añado la pérdida, en tiempo de descuento, de Fontella Bass: http://goo.gl/9b6sb

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.