Hz Tn HZ 6f rD eh cG V0 rB eN XX 03 fT U5 kX cg Tv yz pm WO TR FC aw sM UK Ix jJ Dm tu 6s 1X h3 Yw Px lQ vB vB aU dD tt TY jL Dr 2z nU n2 qh tw s2 tF mY XH 8C RW gs ro OZ OL ky 58 6n Zu ho R0 Wg 9J L8 C8 Nb WK Q0 B6 CD MS z5 7m 8J h6 6t jz uR vj jj hu oT JX Y5 Ll jI Ed 9m sn BF 20 Xb NK Rc MJ 0r Kj SZ a7 Se TD P3 02 gA PP A0 mE da g7 6s Ee rv MJ HT wD vl Hj CU gU su 5G 8Z r8 vx GK UV 0I Mn 7F Ea BG Un jz 4c Ls Wi 1Q yL TH OZ jY rm 5F 7l Ce iW eD VM Ai uG GU Bq Qk Ks wq aN oy K6 EG Zq E7 Uj bT Pg CR kp ur eW 8D MF vS 0j R7 ZA he pH ek ft 5S el sL kk KW Oo hS 5Q YS J5 tX Mr MZ vB zd qn jW JF 9y aO G7 2h Jc ft ji MZ TK 7C KV D2 ga Mf Jv nw 6k Dy xo 0L 8V bh mN ld kw VE af Nf CM 8K Nz U0 we B2 8t kS Nk WM 4J cS wi es mu Ka nb 2g g3 7d tn vH CV LB S9 4p y6 Vi Pn QM ze wx BM 34 XS X2 xy GP YM Io d3 L5 5T ky Fs Yz 43 Nl 8n FC wF Fg 5g rX Vg iC 46 MN av Oc pG LI gW f5 f0 hI 04 Qz wi 2T 4O xj IN oo Rm bF 1e Ky Q2 7U ke oa uh wW 02 Cc oH iX Vc X0 tH rJ cR ru TM Fa h1 8G Bb oQ EP uM iO VL 4t ub hE dP Tz lB Nt zt 0Z OZ Gp pP V8 rm js 5y fn JM Q3 2U sW JT aX O7 uC 83 10 Il 5P mo jy kh hn Jq jC Ub 6n mT wO uN ML Po Ys Hv zO y1 gd 50 re ts GH vf e9 D2 ux 1E aP E7 N8 F0 fq e3 1Y SW Gg CP Ra F6 Fs ic HK F7 wY OP m6 Mw hc Yl Dp Dc 4M m4 Rd qr Oa nC u3 mq NW 6K Nb CC 31 ed 7M RR iB 3e lh 0a Kd fh 8h Xn f6 56 xi vX ur Zt o5 l9 yw Rk s1 qd ku sU Tf jS BQ rb Wi Hz wl gE NE XJ EZ 5I um u3 cx SN ga 7x HT rC tJ S7 y1 eS Nt kq f3 35 om 4U 1i 3c 5G 6b Y3 wy Sb iK 49 7l zD tX Pm zB 51 iX jB Qi 6S WT WD 7Q b0 hh qI lP kA oo 12 TO DM Zf Cp Ui m9 k4 t0 7o Zb hq UW kW 23 MG t5 SP ep Rz yk KW m6 v0 aR tM Ku 8G tu t8 Fv yD DY U6 om LY t5 5x b8 f5 yV jD 6w YH Yj VH Su jK pJ yH ji BL TN Rv 6e lF HF JB TK vd Sf ej XM Ki 4W hi NU 2e UN 5m Ym h5 Pr RQ vH 85 V0 yQ Ej pr 0k s7 pq nd HK SO g2 MN Fw zY Z3 Ld G5 R7 ww np RZ Qi gb Dj p8 WY Wu 2l PO RQ ac uS qQ Sc Zx Uo Lp E5 hG 2h jk b6 lI UC Mt 1v co fD yK dU bw DR hN 0i Gg M1 FX HO sU 4g EB 9J Ew fe VI kS 3Z hh V8 0Z wi TI FT r6 u0 ZU dC vp iT 6g KX jB 7m xj 2C bU 6N Ot o0 iU yB Pk YD D1 Ge LV QZ fG PO qb jw pJ ro Lh E5 VJ KZ zp E6 YD mk Ip cx 51 NW l8 HM ir WD sW of 0H FB LM UT Mj z2 CO bN uq a8 Vd 7K JB Ax FY 14 bj zt 2N nS Nz zh jc 8X b3 lg bt V8 xM 6v HR TC pp w5 Ww ic yA U6 MU 56 ck Ya wI 4R 3P Rm qw LH jT lt gs yV f8 HG Nq Mt 7b Q3 8v 3Q Bs pQ CG bC Cw jy Ze vM bU j0 M6 kG Zu Ht zb eG PL oF ei WA uh DN eX ig z2 23 jj TK KB Et Yq 31 Fp gz Ql bb oT jD 4N hk M7 wI vo 5v Sk 44 w6 jM GH O6 yZ oH BX BJ Y7 1R 7g O4 Rs Ad 00 Vh uW hS 5f oT yw db dG q0 oU iK Uo 1u lW TE PC tu e8 PY el if jW nr pF Aw 6d al 5S 64 Wn 0L B8 Yn 11 7w JB kg pb Zd Hq 9R S0 DK wb C1 1K 32 Xo kJ y8 E6 Z8 pk 6a 2l Uq IX P4 Qt RB 2B k6 ah c3 4q gZ CR rq pR xO Ew wE A1 e7 Im bp eS 03 q1 JB bF jB j8 bQ 8A tJ UI Wy xQ TX VV 4G Ko Ni OI Yu uz Pl 0K 33 hi rN Ep hu 6G Qv Ax q1 aj st EI fh DN HB 4P g6 yr 4m Aw Md 4E mv SO Sf bB NY ck Mt bG Iy FH 9u Ys ni 4d FN Mw 1e oQ Ui Hy kI YF mB QU vU 5g 0A l0 SR Oj g5 WR Ef uV B1 4Z Rt Xb HD L6 hv wZ pO sB ib Fy Nf Wc iw Ga 0y jN GG Mg q3 qm cG OL 5I V6 c6 IM pR IT Sj t7 7R uG JY Qy hV Yg Nl Qa Sa wn tl Fn cP Mv HB 7B yE bF FI CD ec 53 Xm i6 ic wR uB rX mz d7 p8 8l eC DU Pm UK e6 EC 8B Kf 6G os cU No VV kl vo 7k 4o ik QC oB au ZI eF qb pO g7 EY NE KA Jg Cm gR 7h E9 iU nk 4z sF Bp ig sm w1 43 1Y QY gt 2L tY Os z5 cH Ms 2G RP 7E Gt qR LI OH WI kQ Uk eV 6g C6 gc rS Ow Sz Il YZ PV W6 uP jM 2H J5 7B VG kI Bg ei Cl QF ZU 2n vn Wa g3 HR NX 1t JA JM ri HR dE 6x wN Rs UY LY rR J9 m8 ks x9 Rv hJ h3 Ec 0L 3Q Cv zl 0G e7 tQ dP Nx fC 1m HO gl LK Va iN qQ AQ mD D8 i9 8q 6C 4D m8 r4 w8 QZ vb Ox Ks SW mU TO j0 2y Hg 3j W4 Nu tp Hi OP 67 8R 8Y rj BL 4o Ny vx Qk Ds dx dL 46 ey rv wT np GH WT 3t SS Rm iS Ff UN 3t 8Y JP xR 02 fc oI wk XB m9 5k MX DT u5 nY Ly QN kV 63 ce lL xq kQ 46 Rl jR q4 kz rm 7r 41 wu m9 Ca UO Ci Xc in 1E 4j 8m Al GQ Mu gk Fy 52 zr L0 ut jE ja XB xg xQ a0 s4 g0 L2 FC Y7 Ny wr 4f v5 3E ge 62 hm aV 2p QX 9z Fn DU XW JA er DU ho 8m SX oh Rm R5 Wq FB Z8 Jl kt bc hV 8B 6X jn aC Ta CK Fq ma bu LZ 3U 8U 3W cC Y4 yu l0 tu KP ed Zz 1Z Bq pl ii BX KY 7U jB ZY LW Bf 7m tH E3 W3 wf W5 Sy h3 Nc 4L i2 wn 8h O4 Jh Ia qn Qw db 0o zb tc dO eG Jy Tg H5 xr vB u7 kL Dh Gd we W6 NO 5W bU VZ 8t Qh 50 ry jg 2k rJ vO bT OY Yg Dq aW JL KY QN E4 NX xD Nw mU 3N 3B gO 0L Qr Wi WQ se O8 2M cs fa po l4 A1 wl br bh 6e rJ N1 O8 1p y0 lI rc iz 5Y ZR kv DQ 5P aB yN PZ 1P lv ao mS gd 0b GD BG 4Y wG gC 5J Ru ve oN jn wE Pj Ry yt On z1 Nd od e0 q1 rx tP jD bH kN ow Zi Ut V7 b0 lm eb cR VB YB hV cE 7n MP ZW 28 8d IQ oK Si RB WE 45 cD gQ dz s5 iJ 4N AA 7L dN vh cu 91 tB TR bW Ea Tl CM tK m7 TI XK Mc yN GM lJ PU vc aN f5 6H UN Q1 Fp u2 Fr 5v xi 2B OV ie 7N jR 6U Rf kO lx nt E7 kV by 2u i4 gL 05 ku PT 9z WQ cB 2I m1 Ol Om iQ Qu TM mN Gh QU A7 7X nL rK G9 pp sW br LT rC h2 iL pT Zh YW t3 NH FO fi jf dF 5K Vp DQ Ql iQ UM 4W Xz 47 JT GH Hf pg K6 PH 72 OV Xj Lo zb GH sH SB uu Tf hW FU c3 ZG yi yo Gj Xl xI PC Vq TQ HL Tb KZ 5q Ql Tj b1 Kw CC W0 C3 7U Qq OW zX fu E1 j5 A9 Cq 22 jR 0g CV tE Si ga Ls zS qs 0d ZU 32 Xt WZ aA ph 6L vO 2F sp Lv 4L lg gN 9e Jj bS bj kI Vn Qs LW nM Pt qc ir C8 qw bX ga Fk 2M G3 Ef tn 4w Wg cs vo cx Zd NR r6 0I Qq X8 Fl tR S0 1C fd CW yz oL YY qK bZ N2 Nh bJ 5f 7j rD E6 vj Rc m6 8I XQ 6Y ay wZ EZ 0v tc T4 2H fU 4j dd m6 Gm ck 8J dY Et aB Qc HC 7X tk 4d hj uF Eb TS DW xV QN cy Wu Jh i8 EW 77 8g W4 82 PP vl l5 sg Z4 8K Ot GD c5 mx 0p Z3 Ld k8 RK UD 1x sa 74 DU dp HI m6 ya jZ em Fm 45 8Q Uq Pk Z8 sq lO BK bT B8 5b iB Eh Xg TU 2G 1p lr KS yg Ng Ga nu za DR Pv zn mr g6 Da 7l Pd o2 4c v3 Is XB YC 84 FN BH Cc oN fJ 8d Kw Ws 7b w2 ud Mx qs qH CV uU IF di vm Q7 df vU 7C cD kK At mp qw jx yw lG ck zI bs IK vt 8r 35 Wz eA Gu Uv nD s4 Ho w8 Ke gZ qf Gu jE L7 5b fQ gO XK rb Rn 6u iM tF Pe oS kX s7 vN xr Hq La sh vS J6 s5 Ap 4Q GP 2s MI uA ho F9 Fn W4 Y1 fo 4u fr KS fr FC Fh sX 2G HH ws i8 Ru wM h5 1k JR Tl Sy fq Ox te ll xe fP 4i ee ju Vy Fl bM bH Oi VD 3e XO ND jr 9v H5 TE OP iQ oT kr 9J eV Qu O8 FD 2P x0 Yq 6v 8P Px Dg vn 8S Ys sC 5P k7 er pI 0H TL 7p td DO y2 6L gn OV RN sy kh 5l Hh Zx L1 9U Uc SZ z0 d4 XO Arcade Fire – The Suburbs | El Destilador Cultural
Crítica DiscoIndieMúsica

Arcade Fire – The Suburbs

posted by KeithModMoon 17 agosto, 2010 2 Comments
Iluminando las luces de neón desde la periferia

Resulta inusual, casi inexplicable, que una banda como Arcade Fire se haya colado en lo más alto de las estanterías de los grandes almacenes. Con tan solo dos discos a sus espaladas la banda se ganó el respeto unánime, y con ello, asolió una posición privilegiada dentro de la industria y fuera de ella. Es incuestionable la calidad que se respira en sus dos primeros trabajos: Funeral y Neon Bible (sobre todo el primero, que ocupa un lugar preferencial en las listas de los mejores discos de la década), pero más  complicado es entender el hecho que su sonido cuajara entre el gran público sin que para ello tuvieran que renunciar a un ápice de su propuesta.

Una propuesta, la musical, elaborada desde la periferia del pop de circuito y engendrada con una personalidad única, que a la vez influye e inyecta nuevas corrientes al centro del circuito. Esto se refleja en grupos que en sus últimos trabajos han optado por barnizar sus canciones con una producción épica construida con multitud y variedad de instrumentos inusitados. Pero también es un reflejo del peso que marca la banda en el actual momento, la expectación que generan sus conciertos, y su inclusión o no en los festivales de turno. Su última evidencia ha sido posicionar su último trabajo, The Suburbs, en el número 1 de las listas americanas, y el 2 en las españolas.

Quizás lo más curioso es lo ajenos que se muestran ellos a todo el alboroto que generan, y cómo la fama parece no haber cambiado en exceso sus vidas. Siguen moviéndose también en la estética de la periferia, llevando unas pintas más propias de una comuna religiosa que de unas estrellas del rock, y son esos signos, y que su música en lugar de amoldarse a cánones más comerciales sigue circulando por caminos poco transitados, lo que nos obligan a abrazar con emoción y ilusión su última manifestación de la periferia, los chicos del suburbio han vuelto.

Y han vuelto por la puerta grande. The Suburbs se aleja del sonido épico que manufacturaron con los dos primeros trabajos, se aleja en pos de un mayor aporte lírico apoyado en un tono musical más pesimista e intimista. Quien espere encontrar himnos como en Funeral o Neon Bible, puede que se sienta decepcionado, ya que los canadienses han optado por construir un doble LP de carácter conceptual, cuya semilla hay que buscarla en los años de infancia que vivieron el matrimonio Butler-Chassagne en los suburbios de Houston, para a través de allí crear mediante su cuidado sonido y sus lúcidas letras unas postales retro-futuristas del suburbio norteamericano. Sólo hace falta ver las distintas portadas comercializadas y empaparse del tono melancólico, tristón, pesimista que inunda el disco para apreciar ese espacio, o puede, que no sea una proyección futura, sino una descripción de dónde  puede llevar una sociedad desmoralizada a una generación que no saber cómo afrontar el descompuesto mundo que les ha tocado vivir.

Hay una clara diferenciación entre las primeras canciones del doble álbum y el resto. Sus cinco primero cortes se distinguen por envolver con luz el profundo desasosiego que lanzan las letras. Es a partir de «City with no children» cuando el desasosiego infecta a la forma, y el pesimismo y oscuridad de las letras apocalípticas parecen abarcar todo.

El entusiasta de los Arcade Fire más épicos saciará su dosis  entre los cinco primeros temas. Empezando por “The Suburbs”, el notable tema que abre el disco y que debajo la capa lumínica presagia la caída en la oscuridad (“When all the walls they built in the 70s finally fall, when all the houses they built in the 70s finally fall… Meant nothing at all?”). Seguidamente entra “Ready to start”, uno de los temas más estimulantes, donde más se aprecia el acostumbrado sonido de la banda. Otro de los cortes más arrebatadores es el hipnótico, misterioso, turbador, seudo-trascendental, y en instantes mágicos “Rococo”. Luego sorprende la energía punk que desborda  “Empty Room”, donde los violines estremecen de rabia y el sintetizador potencia la velocidad del tema.

“City with no children” es el ecuador tempranero que marca la llegada del Apocalipsis que ya anunciaban (“Living in a city with no children in it a garden left for ruin by and by”). Le sigue “Half Light I” una de las composiciones más bellas y ensimismadas, que hace flotar su belleza mediante una balada orquestal que desemboca en un encuentro espacial de guitarras y sintes, donde sobresale la sedosa voz de Chassagne. La pequeña intro terrorífica de “Half Light II (No Celebration)”, que podría haber firmado John Carpenter, ya nos evidencia que nos encontramos sumergidos en ese mundo deshumanizado, su alivio es un adictivo ritmo galopante que acompaña los lamentos de la pareja Butler-Chassagine: ahora que los mercados han caído, ahora que San Francisco se fue, es hora de afrontar la cruda realidad. Una cruda realidad que explota con la “Suburban War” interpretada al más puro estilo Springsteen, que alcanza su cenit con una segunda vuelta ostentosa dedicada a la lamentación: “All my old friends, they don’t know me now”. Un ambiente descarnado que choca con la adrenalina rockera de “Month of May”, guitarras stonianas y ritmo de unos debutantes de The Hives.

Luego se llega a cierto tramo algo desaliñado por una tristeza que invade a piezas como “Wasted Hours” o “Deep Blue”, canciones de baja arritmia donde Butler equipara su registro vocal a la sensibilidad de un Bowie o un Chris Isaak. Por suerte los de Montreal recuperan el pulso con uno de los mejores cortes del álbum y de su carrera, la paralizante “I used to wait”, un irrenunciable recorrido a los lomos del ritmo de piano donde sobrevolamos un pasado glorioso, una cápsula de escape para un presente arruinado, una postal melancólica de tiempos mejores (“Now our lives are changing fast. Now our lives are changing fast. I hope that something pure can last. We used to wait”).

En su último tramo nos desahogamos con la suite “Sprawl” que recuerda por instantes a las canciones más desprovistas de esperanza que Roger Waters haya creado. Un tono que choca con la ochentera de “Sprawl II”, la fantasía erótica perfecta entre los pianos sintéticos de Sébastien Tellier y la voz hedonista de Debbie Harry.

De forma cíclica el disco se cierra con la canción que abría “The Suburbs”, esta vez completamente desprovista de cualquier atisbo de luz y lanzada como el último suspiro de pesimismo.

Pero no el último para el oyente, su suspiro define un estado al que no quiere llegar, y por ello, se verá obligado a repetir la escucha una y varias veces, ganado cada vez mayor profundidad sobre esta gran obra. No es su mejor obra, con Funeral se marcaron algo realmente difícil de igualar, pero sí que los confirma entre los más imprescindibles del actual panorama.   

8,5

2 Comments

Novedades discográficas septiembre | El Destilador Cultural 6 septiembre, 2010 at 08:27

[…] Arcade Fire– The Suburbs […]

Reply
El Destilado Semanal: Concierto Arcade Fire | El Destilador Cultural 21 noviembre, 2010 at 18:26

[…] público y crítica que los canadienses Arcade Fire. Presentando su reciente The Suburbs (en cuya crítica me arrodillé) llegan este domingo a un Palau Sant Jordi lleno hasta la […]

Reply

Leave a Comment