Música

Carta de amor a Lana del Rey

posted by KeithModMoon 15 septiembre, 2011 0 comments

Ocurre muy pocas veces a lo largo de un año. Puede que una, dos, o incluso ninguna. Se tiene la certeza de que ha llegado porque te sustraes de la realidad, te importa una mierda lo que piensen los demás, y no le das demasiadas vueltas a tus argumentos antes de lanzar tus juicios sobre la cuestión. El ensimismamiento musical es un fenómeno poco habitual, pero como con el amor, su llegada es inconfundible… los pertinentes hormigueos en el cuerpo que nublan tus pensamientos racionales.

La culpable de tal estado es una norteamericana de 24 años conocida con el nombre artístico de Lana del Rey. En realidad su nombre es Lizzy Grant y es natural de Nueva York. Tras pasar muchas horas en diversos coros, la cantante se aventuró en solitario en 2010 con un álbum producido por David Khane que se lanzó vía iTunes, y el cual ha decidido retirar ahora que prepara su segundo LP (en una reciente entrevista en Pitchfork confirmaba que ha buscado un “reset” profesional).

La música de esta neoyorquina tiene la capacidad de extraer las emociones más profundas y hacerlas mecer a ras de piel. Su calado emocional penetra a través de una voz profunda, imponente y resonante. A eso le añade un adornamiento musical filado con oro, con chispas modernas disonantes en sus detalles de producción, y con un uso poco recargado de los instrumentos de apoyo (guitarras y piano). La suma de estos factores da lugar a perlas musicales que te mantienen cautivado, sosegado, y perplejo cuando la música deja de brotar y los aparatosos cascos siguen silenciados encima de tu cabeza.

Muy acertada para entender la música de Lana del Rey resulta la propia autodefinición de verse como una Nancy Sinatra gangsta, porque su adorno musical puede sonar celestial, pero de la dotada garganta de la artista brotan líricas atrevidas e inteligentes. Para entender más su estilo, y el tono, también podríamos ver en ella un reverso femenino de Cass McCombs. Comparaciones que sobrarían, porque si por algo me tiene prendido, es por el gutural chorro de voz que desprende que la convierte en una espécimen musical único.

Como estrategia promocional, Lizzy Grant ha sabido añadirle dos puntos clave para el éxito. Por un lado, una imagen retro, de “diva fatale” a lo Lana Turner que la entronca directamente con el glamour sórdido de LA de finales de lo 40’s, o buscando una imagen más actual… sería una Christina Hendricks de Mad Men sin formalismos.

Por último apuntala los frutos musicales que va sacando con unos evocadores videoclips producidos por ella misma en la que ajunta, a modo collage, vídeos de sus películas clásicas preferidas, cortes de youtube, vídeos de skaters y cazas de paparrazis a famosos en estado de embriaguez. Todo ello sirve para dotar de cierto halo mágico sus vídeos cuando se emplazan junto a su música (como el vídeo de arriba y el de abajo).

Hasta la fecha del Rey ha filtrado sólo tres perlas. Con “Video Games” se desató el estallido, que luego confirmó con “Kinda Outta Lock”, y recientemente ha filtrado “Blue Jeans”, otra gema que conformará la cara B del 7 pulgadas que lanzará el 9 de octubre con “Video Games” como plato principal. Y después seguiremos esperando su anhelado debut en largo.

Por todos estos motivos no me equivoco (o sí, pero ya me he excuso de alguna forma en el primer párrafo) al creer que estamos delante de un diamante en bruto que en buenas manos se puede convertir en un éxito. De momento los medios indies ya se han hecho eco del talento (pitchfork en cabeza). Mientras caeis rendidos o no, os dejo aquí otro video/canción para intentar seduciros y compartir así nuestro amor por Lana del Rey y su prodigiosa voz.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.