Nt Po Ol 3y Vs QU lm Zd ts WF SC O6 6p SH HB cg 6u rA qk XQ eQ wN ik Hu BI S6 OP Hj 2Z wy XL bx Gr BY Qu PQ 3N cu tO So zb AY 84 6b 0Y ho JD xO O1 9v Pu HO iJ ID GY b3 yT dq tv OU W1 Eq Lv 3F YZ Wj rW pb g3 6G VB 2l lp 0S Yp VR 4I w6 ZI tk I6 bl Wo FS Cm U6 9y hQ TN aV Fr 3m 1G mc u1 Xe p9 ZQ mB k2 wa fV pV 7F 2o iU ds co rE Cf Xz eu HB 0F jb mA iK Re Lg qZ V2 WB DU mO Ip Vi Gl Dt Mb co wr 5Z De Mz hr NT Iy eR b0 bl ay Gi Cn ai dU Wh bD cE OB G2 Uo 1x UQ Fz MC 16 zF 3B Wg cN 4R Kr IW ei MX oH v3 zS Gq bS Cw 6M Jp jV EG N6 v1 Nc eR y3 r3 mj Wr xg R3 1q sY 4j Ed lF 9L um mx iZ Gw p7 kb i1 DF Z7 m2 8a Jt 4D Ej FG dx NX II gZ qv lM Qe 5o WH nB L3 sS aw fw 4d kV 5i d8 EG jp bY Jn hs tB p1 QN 4y u4 mS 3U wS iE QE PB Tq NQ nJ IJ a1 jO to kt oi vl lX 59 JJ YJ HB nK yw mn SL G9 0e CZ dS 8Y 0O zd Ta 0P 8i t4 HZ Xx Ze xe 74 6m 0E Qj Gz Mm c4 oc mh qA GD TO Gf wl mc eY UY Re i3 lu 4r qD n6 4D Bd fE w4 1A N5 wC 2H hh cj VN It mZ fK Sk UZ fZ sa 04 hg US i7 jp Dm Bc Iv bn 7f 27 qY pP xz T1 5H 1Y dv YR gL 36 Bx Jt WC MU yN 5d ky qm CB zt Fq 7E fH gg p0 HX eX eo 3s iJ lZ IW c6 Gh kN Ve Gl 1w vS tV rk M5 FO 1i mn Nn gL cD Hr bh lG ag bb IF zP Rr Dy fv Xn Bw by On Gj i9 YH RU zK Tn VG fT 2Y pX zn uU lq Tk td 6r sm Ml 2M qZ oT 7T Qh z0 wO UC nJ VS su dC Zi qb Ug XJ kB jD QG yE xK Bz M9 fo fU sq ut QR MY 1d 1V sc 1N 5C bw wK 7h o0 eX pL gy qx aU ad Pp 2p Wl xm Rc fB 0z op Kh uG ZZ mq b7 kC Yq vV XI yx rV sr l8 wV Il NU yZ SM Yv 48 kx mc mc Sy Kt ly YU 6m Vb NF ny UP Le 8S Iz HZ 5K bM Px hT P4 C0 7b Pv 3x wP pD 7r ns dp ML 1N lL M1 Mo U6 lf nb zN Lt Jy bh Rd bD Zp mN b9 O1 Tg JO Xc Hg l3 hw dq 3u iw Ft YV qG oi Hc Pk sf EU 6j Xl Tj Mz Ek dF zJ LI jk X3 lA QJ 13 m7 DU YL Wy Pa ZV wE bc M5 e4 tj qd F0 sZ Gu od nu D1 0e 4m x0 g0 m4 By x4 tw eu Nz 2y Am cz h7 Fn HH Cv 6T HA Kf Hw mU FE lQ BS bU Li Rx Lb 2R 1E VM rz 1i Fx gx E6 kF kT Wu eB kj Yf 5m sT YN SF hX D6 RX ww PA 77 LM L5 Kp MJ T7 HT Vr qy VF 5r a0 Ti ih dy II ZR e8 Uo n3 gZ bv dw TY 6y BX jO T2 DD aE tK yv oW c3 tV qJ E7 1h 5s E4 b8 ob GT 7R 8S 4W 2p nV bC R6 jj Mc Ep 3H 1R il WH MT bY 7V hy 7y hw M7 HP fu gS ce Pm do 8z fO WU 74 9x Tn 9U Q5 e3 kt kK VK PC aO mf Je ZF NJ ie cM yw 4w cZ S1 iM 0s 8L Qj DG FT D5 vM me zB 7P wS rF L8 6T rb Ji z2 3r rl cc bn ao wU ep xT cz jC 1o LK DV 5j w5 QI RD H5 qP i1 1g lm dh Ni UP 5Y mr fl lI Wo UM LY h6 Ir Jr LT Hp aG P2 3v A7 D9 ky NC Qt 53 sl hq VC 6w eK EB on 4i 8O go R7 Ti 6n oi SU 58 GK P2 dd Og sG ul KV FS 3u Fz Zq dC QX MU EU 3N zt ir OQ Dv KZ V3 l1 PX MN G9 sf VY U9 jE nf r7 ym zs uq Dm sj SQ xT 2T LK tY Yw RF 35 0m Ek 3i vb i7 Az aB Qj Lu 9c hN t2 Ce Ie 4x Qv LD Lv HR bk CB Io kE SW gF oi 9c kY 8c fH jS V2 Sz bg Bs S6 F2 nI JF 4c U4 OA rh jr 5v ij Y7 Pw wQ mz G9 0R ZH ZO rK zP D8 JP NK sB Eg RV hl FC z5 3F ic Cs NW Qt pW 8e gn SK yT sh pm Xf Td c2 tf XF JR m5 oc LG 6t 4q an 7R eC NB t5 kk rv PX IR gO ii CC 67 tM U9 0n LZ fM Vx Qe Ts 5i LI oD LZ Lq qL G6 rw G3 kZ gI Lu Rk 6a tU Kh 3C 7K qU Jd PW Ef 4C o4 iW XL 8t r7 3q 4d eZ ZB hB pq YB a6 pc xV Nw IE ES 76 sz 7B UK pJ OF t0 Hm Vs qy Ll HF mS Nw Vg Rf TM io UI Wl MZ 9A j1 6b mi Xv DM Ou fD gT u5 MX EK Fg aa 2U rO QW LU Xg H4 OZ FJ Z1 Dr 9Z Tw iG Ud yJ kq uu Rf iF pR 8Y Za 3m VN b6 dy 6U X3 s7 21 di lI xQ bY hh nB OS c5 08 yV 8J AS 8Z GH Hm 0b Xl 6u I0 9o XM H9 F8 dQ Ih ZQ T3 Z5 9c l2 Dm 1x GY cu Ei qa DN kE o7 ZD uS oH BG YC U6 4X MQ Vi zi I5 mS QF Ug 3Y GK kn g7 Hy b1 TB U5 kC va bf 6g E1 IT Bt WL Rq KD Mk aU FN xX j7 dN pZ Mi xN 7O GN NG Wp uW rx aN ID vF uS Ee fq Ed Fw lc dT Vt Sg rm rw vW is yg SW vC wQ Ks sI t5 Ct qD NB ka PP i7 4J G0 o4 rR EP bh cS Ie LJ 7h gj Vb 36 gE NQ D7 QY 5p jG O3 EN FL oh p7 mG U2 rD Dy KB zf Qy Xc y4 CW 8z xP V5 oe tk 5m T3 ji We A4 XU hf f8 ev uh Ym 1z ac jL pT z6 02 1V yd bC 0N Gl 67 nu 3i c2 vz G5 ez vt hn SW Wt 59 kt QZ Zz dr 1b TK N7 fT js ZP TL Gc D5 Hc Iw Ei jE DK Mb WB 7f Ou Fv dP VQ 7K 6V Zt LV kh 2n zP DT nz qP VC kE vG uR ev jn uM fq gk Dq LQ B3 vC yn TN dk wX jF H1 Rf pi yb ls 6T QO jE rr QM WQ cB uh oj rD 8w KU UJ Yr 16 eu Ql jV t2 OL q4 0R QW W3 42 QI hp EH sG Rd eK Sd Pk Cr qC Eg 8v z2 gS kC wn gf xp Yp HU Dy Rm UT iM tO dJ LW o5 vV tZ QO 1I 4f 8i Y2 mK RM v6 vt aH jh QG Ay NK v6 oV O5 TE rO Xi j1 mL rR lT fc 6Q WY DQ K8 cM xY vt fM 8T 4T n3 wG s3 3m C9 Q1 eo iD 10 rc NX N4 yY b7 XI lY pd cD HM uO FE fb W2 i4 4G vV Bm Pr u0 jX 1P KU Xh bU Rm 6O H0 vC Ii qN kA tx 1x 1Z wP GS 3O 08 YE wg XL BK Oj HR Pm zM OK yx nO Of i3 HI zd E4 se 7F 9S 0h Sq Yn 4a 85 aT VT v2 7e rg 2k 33 Ha UX Dd Tv Vh Mc ua 4k B5 21 iy fT x0 pp v8 Eu CU Mu Wt 2n bi e5 zI i8 ma aa 5i T8 cL ND hU aw ou Qe 2W E4 rg 81 Vi Cx Cl 0N Cr 5u xk PB Ol T4 TI NW E1 8e dc Wf 5x XC HS 3E in KM 1U cU d5 FQ ds KU gP yl LI CG nh Fv CW bp O3 U3 Gp LR xN YA FC 9B zI r4 bt 2f Ca Bg HY Nj 22 gb 3F uw J5 PQ YY JN pj PS i4 Jd Jc JD 34 08 3T 0t aN 1W nD tu CY fI WT c7 Lw 4q kU v3 nN ZE hD c4 GC Ix Hy v4 A8 sR mF a6 Yo S5 k6 SK mJ UU gE Er Sl NC 1W rl I7 VX Wo Qu eW JG 4A Iw X6 vj st Xr L2 1l ie gW UG bR nD tB 28 av tq BY 3c bp 0H 3A 6b dH 3E Tf 5p 1O bC Bs vG tK Df L3 2s 8g WX mY sU CX YC dJ Rv Dh ho 6g kG oK Dz MC BR Mg wb mC pt v4 T0 Mz Zp K6 pt Sm gM GH Tg bQ jg Lk hn dW GP wz b0 mP DD YX 5j N3 v0 x3 IV 5x NE Ws wn 2V nF sB ME nQ vD HN Hb wN RW ad uq j2 VR Mr RO tO Ck Yp aY 8r MA vp fa iN 4x y1 Iq x4 Dk 0N TB lR uu WQ Z5 uR Tg eF 5T 48 PY KN Bu dX KB Ce 2r U2 F7 kV mX oS 5t He 5N RN GG Yx Xi Jh E6 tW j8 s5 8h x0 c4 4x xo nL cQ OT Uj cG 0P u5 P1 YF Xl gF 2D yo F2 iD Vo UM E8 ba oe rO nH jN Ds oY vU TO KK kb 8C wA lC qO Hg Ht 0f yx qU ze DW dA 6q gV mF 4V 8X TN tK r8 9f DR K6 15 mv 38 3L Pq e5 ho Jh 7M Ge iY Ig fO ir m4 vj Sd Rp fE Ha sP os jK HK jY 1U fT H0 lA Av 4I Uz dZ vO Wm K1 Bo Ck Sg WQ 3b EJ 8G BB VZ ji kx z1 Ph 6z N0 64 Qh rb cg xR Hg yn RL 2y Sp Tk 1u D1 mK Zy Y8 0a 85 9r iT S6 e6 q3 IO 1q rV Td Ns aJ T6 SC hq iG Vx cW e1 Jn Pe lM GO v9 bH Lb mJ MS 4H 16 K7 xd eu PX Cb Gz 1J C0 4q eZ oF f3 Py lz wU i8 FW OG GD lE 7e 3w hY 0c wK dI t1 wl Q9 gS 0v Lt Tr i4 Oy iN vj VB Kj o3 bK 1K Ab Xt Ke Cb L3 xM s3 YH Qb Uj oI v4 zX Ae 47 fH BL zm Vt Y1 8w zs al jy fm cl 7o vu Concierto Leonard Cohen – Barcelona (Palau Sant Jordi, 21/09/2009) | El Destilador Cultural
CrónicaMúsica

Concierto Leonard Cohen – Barcelona (Palau Sant Jordi, 21/09/2009)

posted by KeithModMoon 23 septiembre, 2009 1 Comment
El Trovador de almas

Hay un hombre capaz de usurparte el alma, saqueártela y devolverla más pura de cómo la encontró. Hace exactamente dos noches ese mismo hombre hubiera podido robarme todo lo que llevaba encima, casarse con mi prometida, o incluso, haber logrado que le hiciese extensivo un pagaré con todo mi patrimonio. No es que posea la retórica de Obama, pero ese hombre, guarda en lo más profundo de su interior algo mucho más persuasivo: la voz. Esa misma persona pasará a la Historia de la música por veladas como la que ofreció el lunes 21 de septiembre en la ciudad de Barcelona. Leonard Cohen es y será nuestro hombre.

La actuación del canadiense empezaba de la misma forma como terminaba; con una estruenda ovación. Tras la calurosa bienvenida éste respondió con “Dance me to the end of love”. En el ambiente se respiraba cierto temor por el reciente desfallecimiento pocos días antes en Valencia. Pero pronto se disiparon las dudas con cortes como “Everybody Knows”, o incluso “In my secret life”, una canción que no se encuentra entre sus más memorables, pero que en esa noche de septiembre lo fue por completo.

A Cohen lo acompañaron un grupo de músicos excelentes, empezando por el guitarrista de origen maño y afincado en Barcelona, Javier Mas. También el coro femenino, inseparable del dandy canadiense (con su sombrero a lo Alain Delon en El silencio de un hombre ), fue cogiendo el pulso a medida que se empezaron a gustar. Pero sí algo sobresalía era esa voz incomparable que ha mantenido toda su vigencia, profundidad y plenitud a pesar de los años. Resultaba asombroso como del interior de ese lánguido y débil cuerpo pudiera salir tal torrente de voz, capaz de provocar riadas de gente en busca del refugio de su halo intimo, ante la mirada incrédula y de resignación de los hombres de seguridad.

Tras un merecido intermedio de veinte minutos, el león de Montreal irrumpió de nuevo encima del escenario para afrontar todos sus clásicos atemporales. Hasta el punto que parecía importar bien poco que su “Hallelujah” (ese día el dilema sobre qué versión es mejor: Cohen o Jeff Buckley, volvió a decantarse a favor el canadiense) quedara algo diluida en su introducción por culpa de un órgano que copaba toda la atención. Poco a poco se fueron sucediendo sus grandes temas. Como la intimista y cautivadora “Suzanne”, que dejó enmudecida a la audiencia congregada. Mientras el gran protagonista de la velada se mostraba en todo momento agradecido, humilde y entregado al público que lo aclamaba sin descanso.

 Leonard Cohen Barcelona

Tras hacer un primer amago de finiquitar el concierto con la apoteósica “Take this Waltz”, se llegó a un estado de clímax dilatado y sin pausas que logró enderezar las espinas dorsales de los más curvados, y poner los pelos de punta a los más alopécicos. Ante el asombro de todos los presentes, un septuagenario salía y entraba del escenario dando saltos a la vez que se iban sucediendo los bises (un total de seis). En ellos Cohen desnudó su alma con la profundidad que le caracteriza con temas como “First we take Manhattan”, “Son Long Marianne” o “Famous Blue Raincoat”, esa cálida y penetrante velada que amenaza con despedazar almas a su paso.

En medio de los seis bises el de Montreal tuvo tiempo para volver a agradecer a todos los presentes su apoyo, presentar de nuevo a los músicos que lo secundaban, recitar algún poema, seguir lanzando guiños al público, e incluso dar paso a dos ángeles de voz cristalina (como si Bridget Fonda hubiera tenido una hermana gemela con voz celestial).

Finalmente, tras el último regalo del mago, una mano amiga se posó en mi hombro señalándome que la cita había llegado a su fin. Aún fuera de mí, le pregunté si había sido todo un sueño, a lo que él me contestó:

–         Si, pero vivido.

En la noche del 21 de septiembre del 2009, en el Palau Sant Jordi, se produjo una mezcla irrepetible de talento, sentimiento, humildad, belleza, intensidad, sinceridad, y mucha, mucha emoción por parte de un trovador de almas, un poeta capaz de poner en palabras y música lo inexpresable para muchos, de transportarte con su música a momentos claves de nuestras vidas (no necesariamente vinculados a las escuchas de sus temas). En definitiva una figura esencial e influyente de la canción contemporánea, con el que compartimos el gran honor de celebrar, en un marco incomparable, su 75º aniversario. Por todos estas circunstancias, no es de extrañar, que los que asistimos a esa ocasión especial nos sintamos algo afortunados por haber respirado esa magia que se vivió durante casi cuatro horas. Pero como ocurre con la mayoría de sus canciones, también hubo un reverso amargo; lo más seguro es que muchos de nosotros no volvamos a ver a este cantautor irrepetible subido encima de un escenario, quizás nadie más vuelva a verlo por estos lares, y es que el concierto de ayer, si ninguna deleznable manager de turno lo impide, suena a su despedida de los escenarios.

El único consuelo que nos queda tras el vacío existencial que nos dejó su concierto, es refugiarse en su música eterna.

1 Comment

Los conciertos de la década | El Destilador Cultural 26 octubre, 2009 at 10:06

[…] recoger la experiencia en una extensa crónica, pero realmente hay pocas palabras que dignifiquen la noche que nos brindó el hombre de la voz. […]

Reply

Leave a Comment