CrónicaIndieMúsica

Concierto The Pains of Being Pure at Heart – Sala Sidecar (15 de agosto 2010)

posted by KeithModMoon 19 agosto, 2010 0 comments
Remanso de pop en el asfalto barcelonés

Tras agotar de forma fulminante las entradas para su concierto del lunes 16 de agosto, la organización decidió programar otro para el domingo en la misma sala y con auténtico resultado: a las pocas horas todas las entradas vendidas. Con esta expectación los neoyorquinos The Pains of Being Pure at Heart se presentaban en la pequeña y concurrida sala Sidecar de Barcelona, ante un público que venía de escuchar a los solventes Odio París, una banda cuyo sonido mimetiza con la banda a la que teloneaban, hasta el punto de que más de uno los confundieron con el plato fuerte de la noche.

Poco tardaron The Pains of Being Pure At Heart a meterse en el bolsillo ese reducido y fiel público que los acompañaba en un concierto que fue de menos a más durante poco más de la hora que duró. Y eso a pesar de abrir con This love is fucking right, y dejarse llevar muy pronto (tercer tema) con la insignia Young adult Friction. Tras ese temprano cenit la banda americana se soltó con su pop de guitarras sucias y distorsionadas en temas como Eveything with you, Say no to love o Hey Paul.

Tras sorprender e impresionar con un nuevo tema, que relució compacto y sacó lo mejor de los cuatro miembros, la banda afrontó una vibrante recta final con la tan deudora de los Smiths, Stay Alive, a la que siguió Kip Berman en solitario con The contender, que daría paso a una intensa traca final con Gentle Sons y The Pains of being pure at heart. Ambas resaltando la contundencia de su sonido, y la perfecta compenetración instrumental de los miembros en pos de un sonido que envolvió la pequeña sala Sidecar sacudiendo sus paredes a su paso.

Un oportuno punto final a una bonita velada donde los de Brooklyn quisieron demostrar que sus tablas encima del escenario están más que superadas a pesar de tener que lidiar con algún problema con el sonido de la sala y lo limitado que sonó la voz de Peggy Wang. Parece que eso de ser la sensación indie en 2009 lo tienen ya lejano, ahora les falta demostrar su valía en un segundo disco, donde servidor espera una línea, sin alegarse del shoegaze, donde la banda logré desarrollar mayores registros en sus composiciones y no dejen la sensación de déjà vu de una canción a otra.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.