CrónicaElectrónica

Diplo – Sala Razzmatazz (Barcelona, 19 de agosto del 2013)

posted by KeithModMoon 23 agosto, 2013 0 comments
Diplo Nylon Razz

Foto: Mikel Gómez Gavela

El jefazo de Mad Decent, impulsor de Major Lazer (y ahora mismo único hombre en el timón), además de productor, descubridor de perlas, incansable globetrotter en búsqueda de geografías  musicales inexploradas, y animador de todo tipo de saraos, aterrizó en Barcelona el pasado lunes como plato estrella del Nylon, las noches que caldean la sala Razz en los lunes del verano.

El de Misispi llegó a la sala barcelonesa con la misión de ponerla patas arriba y a juzgar por la densidad, los decibelios que aguantaron los cimientos, y las temperaturas tórridas que marcaron los termómetros de la sala, lo logró…y con creces.

Quedan lejos los tiempos de su primer LP (Florida, 2004), el norteamericano ha abrazado sin pudor la imparable fiebre Dubstep y EDM que arrasa en su país de origen. Algo que ya dejó claro en su penúltima visita a la ciudad condal, en la que, a través de su otro proyecto, Major Lazer, se volcó en ello.

El lunes volvió a alborotar a la muchedumbre guiri en un (80%) y local (20%) con una punzada de bajos demoledores, armonías disonantes, ritmos estridentes y sonido estruendoso, propio de la EDM más desbocada. Pero no por ello renegó de su privilegiado paladar, y en su batería incesante de temas ofrecidos, también hubo lugar para los ritmos caribeños, el dancehall, el funk carioca, el hip-hop, el reggaeton, el mombathoon, el prohibidao, del que no solo bebe de sus ritmos, sino de la pulsión sexual que transmiten sus bailes, algo que Diplo lleva tiempo auspiciando a través de su Twitter, gracias a los vídeos “hot” de Major lazer, y a los traseros en sanvito invertido que las chicas cuelgan con el hashtag #expressyourself.

Express Yourself Diplo

Y de eso también hubo mucho el lunes. Torsos empapados de sudor, bikinis y sujetadores, estuvieron al orden del día. Una agitación sexual culminada cuando unas cuantas chicas subieron al escenario para desmelenarse al son de la música que pinchaba Diplo. Todo un ambiente de desenfreno, excitación y líbido destapada que remitía irremediablemente al Spring Breakers de Harmony Korine.

En el plano musical Diplo se guardó balas importantes en la recamara que soltó en momentos cruciales, fue munición con pólvora resistente a la humedad: Kanye West (¿por qué costará tanto pinchar al genio de New York), pasando por mercancía propia (la reciente “Earthquake”, “Express yourself”, “Jah no parcial”) o ese siempre efectivo “Midnight City” de M83.

Esfuerzo que no sirvió del todo para desquitarse de la ofensa y el mal sabor de boca provocado cuando tiró por la vía latina pachanguera (“Suavemente” de Elvis Crespo), con el convencimiento erróneo de meterse al público local en el bolsillo, o sus escuetos parlamentos para convertir su set en un espectáculo de discoteca cutronga de Lloret  con reclamas del estilo: “everybody takes your shirts off”

Conocedores de los derroteros de la nueva imprenta Diplo, pocas sorpresas, mucho desenfreno, y el merecido reconocimiento de ser un alborotador del carajo.

Diplo Razz Ambiente

 

Fotos cedidas por MiddlegroundBCN

 

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.