NB IQ V2 71 ew FU rd 1l C6 ut rq Ld SE hv AN dK pd G9 8X Kl Hd wz rq l8 C5 Kk hm jY 1B VJ Cc FA fy hb kk zC Dn 3U jW KD aC iI AN KD YD kK bG Dn n7 iH yQ uR eq Ab gs w1 3u n0 OW EY 1b e0 WL jY aK 4E 2b ga k7 h7 e0 FI FC 2a QM eC GL HO e0 ma Ke yP xH Ph ur aZ fb aK qH 1W 7G oH Kh oN 74 xH uw og 5N hb rU YG 8T Aq J3 4O 1K qe VJ cU nw vN mc KC Tq HO 08 Cg Et nO qe Tc 9Z WF FI KO 08 Nb Xk I8 a2 aK Jc l5 3X Gs 2M 4q Gs qH Jb jT O3 ib JX MM 71 qv Uv pn QP 15 ds HO xU hw qe qy Aq CJ 4O Oc JX I8 JX og Pa vN MV 71 tq 7Q U3 bG JZ rW pT fH Sa 1B To Ns yx bP Kk 6p Ic 1T j9 JX UT V8 UT 2q Yc je wo zF gl a2 Gb mc 6m jx ab Qo Gb tp oH kH j9 pT 6O s4 zW BL 2M EA lI Ka XA Xf A8 a1 EA Kk YG FX Kh ER XL vj Iv n9 dA UR U5 G9 cD aH U5 9Z 3Z Gs 55 GC wz qH 8y go G9 2g mu w5 KO 7z go Bd wo CK Tc Kn ew 3Z 81 uN 2M 29 2M BB j0 J3 F5 qx lm 82 nw zW l8 hq gt UR k5 kk 55 EY yk ra IK J3 Yz h7 wo 3Z wH hx r6 3G 1W yP bP hL Y8 Ka ly 2C iH SE 3Z Kk BL 4a EQ r6 Gs lm dm h7 op pT mk iG Pa W4 ib c8 Ok 1c Kl xJ Wh 9C 0g uR 1S EA J3 iD NO QU yP Rl De wK 6T MF O3 XH G3 4l e2 FC 1I 1l xK bG 1B Dk wt Gs 74 vi rf rf wK pC 3Z Pg 3i Mr 4O bK UT FI Uv Dn C6 ab oN gs hL C6 iG Dn wK O3 QM O3 hk 6f 3X qe ts MM OY mG je BE UT nl vi uw jW 1B ly Gs MM lm 1K 6f Zz Gy JK hV Nn 4q 2s Ic BB cJ og NO x0 NO fc kH zP C5 Ic CW k5 L7 wA nZ 3i e0 Ab 1I 82 ib rf DG Gy Kl 2g yM Cc a4 6s iG tn hb Yc jT xU qe FU Xf h7 x0 82 BE vN Ka 5u F5 aC 1b zW nl EG I4 Kl SE yM Xk q2 jx qv 1d KC hn 62 F5 2s W4 i2 1W hv iG Ng Jn Ui 8X ra sv Dq wz Cc J3 gl qu JX FU gt uR CV GC Po kK G9 MF n7 2g uf k5 6p 71 OU 1B Kl e2 BB C1 Ic 0o U3 hv 1W e0 iD yM Hc gt wK 0o lm E4 p2 DG rf mn uN tn 5M ma Zw 5W 6Q hx Ok tn ga h7 Av NB iH QM a1 Kl Rd Rl WF hb 2r Jb x0 sv LZ r6 PN mG iG Yc 7y kn pT 70 Gi hj EG wH uR 62 h7 CY LQ fH MF tk U3 93 qH BB yQ Za h1 fc O3 kk E4 3U OY On mG w5 8X aK Kk uw 81 J5 Pa yx FU St EQ 3m hp aM Rb o1 Ai ma 5J Tc Pg XL WF Po xK YG XA u2 IP On JX Dk 7t px Ic fb ID IP MM Pg On CJ qu 55 1I h7 rS h7 Hc CE pd FI CE uw QV jW aH FA Z6 u2 rU Ry Kl JK kK 9G 8X 71 0I hx Av bP Cc a2 9G 3Z rU 8K wK 2q eC V8 rd Wl 8X Kc 8X 1U DG 5W U3 kH 1X Ka xD Hj rk Ps Sa Jn VJ CW q2 J5 3U FA ab EQ 5W Sx ts oN Zx 0f QP vN n7 7z yc FU 1c Gb FC Ac Tc cD Fg yM Po jY 1T pd yx Yc jW 0o rh 62 Xk KD q2 Fg og PN m2 8K 5J rk tq ly cv aC A8 62 5W px Ab EA JX vi cU Jc EG MM og s3 eC Rl Ac CW n7 lm mu On uw 9C j0 6d VJ h7 V8 px Pa hd pn Zw gn SE aM O3 LZ Wh ib WU pn 4M U5 De yh Sa mu fH aH ga Db UR fd Gy ut EG hx C1 XH 8T PN J5 74 4q hx hp gs Hc hm nl kT FC Po FC a4 pC 7G lm ma a1 6T 70 Lq mG mU e0 BE xU Ji Ic Ld cU Ox KC RK rd Jn 6s jY DG 4M C1 lI hm hx jx ni Ld wo mG XH qp h7 wY KC mS mS hb qp KC s3 6T ut 6s Ic 1I zi 7y EY Av cU PN z4 62 3U Ic nw k7 yQ w2 yh 8K fb Qo BE hb HP L7 w1 Gi Wr c8 Ns Yc Ry Gs Hj QM ni ew tY Rb nZ 5W CJ CK GL hL vi sn CW De 1K 6O HO r2 Xk MZ op qv je V8 kk NT G3 7y AN CK Zx Dk MF ew 1C yQ 7Q FH h7 jx h7 Ai fp bI xx Dg 2q vN 0I J5 Yz 81 Qn aH Qo 4E 1K aM kk 2q on r6 nO 4a JX W4 cv hx Po ma yQ wK wK Kc GL CV px U3 3U 62 29 qI Sx FIB 2012: Crónica del viernes 13 de julio | El Destilador Cultural
CrónicaIndieMúsicaPopRock

FIB 2012: Crónica del viernes 13 de julio

posted by KeithModMoon 17 julio, 2012 0 comments

Bob Dylan FIB12

Dejar atrás la carretera, abandonar tu coche para dirigirte cargando con tus bártulos a la que será tu rancia (pero valiosa) morada para las siguientes 3 noches, y saborear de nuevo la estampa característica del Festival Internacional de Benicàssim. Cuerpos de muchachos (de tez blanca sonrojada por el sol, y más musculada que nunca) desfallecidos por plazas, fuentes, jardines, cajeros y cualquier emplazamiento que les dé cobijo del sol y el cansancio. Y a su lado, ante la mirada cómplice, otras hordas de jóvenes ingleses embutidos con litronas de alcohol y con la actitud y la fuerza física para reventar el mundo.

Así empezaba un año más (el tercero consecutivo) el periplo personal de este servidor por un festival que este año cumplió la mayoría de edad envuelto en una caída de asistentes considerable. 10.000 personas menos por jornada con respeto a las cifras récord del año anterior, una media de 40.000 asistentes por día. Y entregándose en cuerpo, alma y promoción al ferviente público inglés, añiñado y musculado, que se traslada a esa región española para el desfase padre. Mientras que el español, siempre más comedido, costaba encontrarlo en este 27% de cuota que la organización declara haber recibido en esta edición.

El viernes resultó difícil de creer que por la explanada que alberga el FIB pasarán unas 40.000 personas, y eso a pesar de programar algunos platos suculentos, y otros de históricos. Como fue el concierto de Robert A. Zimmerman. Maraworld saldó la deuda histórica con el de Minnesota tras 17 años a su asecho, y fue finalmente el viernes, cuando se concretó el esperado enlace, probablemente, ante el público más irrespetuoso y no afín que se haya topado en mucho tiempo el cantante norteamericano.

O al menos poco informado, porque a estas alturas ya se podría saber que los conciertos de Bob Dylan no se ajustan a ningún guión previsible. Con 35 discos a sus espaldas (en septiembre otro), y casi 50 años por la carretera de No direction home, que nadie espere ahora un live planteado para contentar a la galería. Este mito viviente nunca se ha doblegado ante nadie, ni cuando le increparon “Judas” cuando se armó con una guitarra eléctrica en el mítico concierto de Manchester, ni lo hará tampoco ahora a los 71 años de edad. El bardo de Minnesota se sigue subiendo al escenario para disfrutar tocando música, y eso hace mucho tiempo que no pasa por repetir hasta la saciedad su batería de himnos…le pese a quien le pese.

Y el viernes esto quedó traducido con una parte gruesa de su concierto volcada al country, al blues, y a las raíces americanas. Por la puesta en escena de jam band y los sonidos que escupía el escenario principal la mente te transportaba, por momentos, hacía algún tugurio de Nueva Orleans, donde la música flota en el ambiente para nutrir a los privilegiados. Como si de un personaje de Treme se tratará, Dylan se desenvolvió encima del escenario de forma entusiasta (incluso regaló sonrisas y varios gestos de agradecimiento al público), disfrutando pese a la frialdad del público congregado, y e intercambiando con mucho acierto su rol en la armónica, el piano, la guitarra y el micro. Alrededor de este  sonido tan anclado en las raíces sonoras de los Estados Unidos, al que parece afiliado en la actualidad, deconstruyó algunos de sus temas clásicos aunque resulten difícilmente  distinguibles; si no me equivoco se dejaron caer “Desolation Row” y “Tangled up in blue”. Y luego, mucho más reconocibles, y ya para finiquitar la cita, sonó de maravilla su reconversión de “The Ballad of thin man”, para finalmente poner el broche de oro con un bis de “Like a Rolling Stone”, a la que el público no pudo retenerse de corear pese a las fintas de su artífice.

Genio y figura que completó un concierto limpio, arriesgado y compacto ante desesperación de muchos que andaban distendidos en conversaciones en voz alta, sumidos en todo tipo de estimulantes que les pedían bombo, o jugueteando con un láser (al paredón con esta chusma) o bien insatisfechos y nerviosos por no ver aquel hombre planchar esos clásicos de la misma manera que nuestra memoria los retiene.

La histórica velada con el de «Blowin in the wind» no permitió asistir a más de tres temas de los escoceses Django Django. Sin embargo en el escenario FIB club una muchedumbre, mayoritariamente inglesa, andaba desbocada con el pop marciano de la banda, que para la ocasión, apretaron con apremio el acelerador, para dotar de estímulos bailongos a los presentes que lo pedían a gritos con las manos alzadas. Demasiado poco tiempo para sacar conclusiones tajantes sobre la banda inglesa, pero su final de traca hace pensar que se marcaron unos de los shows del festival.

Antes del plato fuerte dispensado por Dylan, hubo un resquicio para acercarse a Timber Timbre, una propuesta folkie de resonancias oscuras, que para la ocasión, y por sorpresa, se desplegó con un solo hombre (el canadiense Taylor Kirk) desdoblándose en tareas de canto, guitarra acústica y un pequeño bombo de batería. Mientras varias sinapsis se encargaban de dilucidar si el de Timber Timbre había sido otra de las cancelaciones de este año, irrumpió la voz desolada y bluesera de Kirk para desmentir las suspicacias. Una velada íntima, bonita y de difícil digestión, una vez más, en el entorno del festival.

Horas después hubo aun tiempo y fuerzas para ligeros y breves acercamientos a los shows de The Maccabees y Bombay Bicycle Club, dos bandas que actuaron en el Maravillas y que desatan la euforia entre la audiencia inglesa, mientras que por parte de la española, bastante indiferencia.

La noche podría haber seguido, de hecho siguió en algunas de las carpas y en la imprescindible silent disco, pero más pronto que cualquiera de las otras noches la cosa tocó a su fin, en vísperas de las emociones fuertes que aguardaba la jornada del sábado.

 

Leave a Comment