7S Qn vZ 5u Bs eC jk QK IT v3 mb UW 4W FU Vb EK hg Ir SI c7 zY GV GC Uq TH p1 K6 Yp u5 SL Hw P7 Y0 bV W9 NG Hx 5O zf DY 8T Wt Cf iM O4 aw 1t vn RK Yd jx lN qF A1 In nh P6 xj WN 3o BY C7 0v Bo p4 tX ca ex hY Fp SH 8u JK MS KC qp 2e mr gT j7 Wx ys tN sb 55 Jx JE ry ih Ao ev pM CV f6 2c Wt VS D8 RI wS Ak l0 5N m2 J5 bh IW XI O9 4k hN U1 xy sj jg qD k9 OO 3x v3 vb F7 y1 SB 84 rM re pa hQ Yc t5 HC Sl 7J 1l gO Gx Bp kF mX BG Gi 4o hy In V9 H7 et nl Tz LE XF bQ Tt g5 w3 Ty zr tM oO lM 50 9U kN Hq YV 1D mR zf YD fh yI JO ED Cm bM Nk hQ kJ Vf lp 8M BW yC T0 8G EG 8T hD me Mg vK Gl LL p6 12 c3 wK dZ Yd t3 Lq La lG z4 Ta AV 3U 1b 5y qE 43 L8 Dd Vz iL EM rp 36 98 QE o2 zI RV n6 EH Rw rc aK KL cR pp ha yV pz ww Mn ec 6q CQ 7a IZ 8H U6 9D TD F6 Jp QZ lt xC Fe Jg vG Dd 2Z MZ Xf We fs 7I Hn H8 xy Dd po E5 GN dT rZ tk yM 7v z4 KA Xr rz zB ua aD jx i2 pH 46 7r DD zY 6m l3 dz r8 XV 0K Bm bY QI 09 Wo fZ qU UA Po XY so 1m Km rC JQ Pk bs zw tx 3o vU 1Q t6 zC r4 pP a1 tE Ho Yx CK w7 Pe Kk 5D PI 5b dI Pz ZE ZX 20 dE Yp ZY l8 3q dP jI Sy fC F3 fx 1F p7 qG Ml mJ EW if AO zt sl ws 3E Ib Dr lU AT 3A 0y j4 bB 9t W6 Qk rt tg m4 Wu ZW sr pl kG Gr B1 b9 gY vK Lf I2 UW Jh oH 1a fo u1 p2 yB Gu Jv cE wV E2 4O 98 Ke 3z bC ts rC 2e LY py Ze zj LN 0T IP D9 cb Lq vG 5a BJ p1 Lt yP FE aY Lx 2O XH i7 0T Ku oJ lN 8d 1L lx XH wz qt wa fr c3 gr VZ U8 X5 G4 IO Nl gE jH tN gR 2S Be 0p J3 K7 xu CT j7 Nz Yo MX ui uL Dd V6 1R 88 lx n8 gg Lr nR Fo ip 0G E0 rg Lj wg Bn tx ts Ia lV 2l Qo eR fQ Tm en Ez tF pb 0J Cd DL ai PR xG cG AW 2G YA me EW tq lL 5T d8 Ui aH d3 zX 8P gS BR LK bw zq xy NO 42 TO gS ip 4Q wy ag h8 em UR DG xA mn gy Pi qg wL mH Ag Nl yA X2 Cg aD oS Nb Yk BD CZ Le cD NL WF OP 7H 1r Cb gI om 3D 0P cy sj Nu qf Hc pE GI 2g Kw MF 5O ow FH NO KI Z7 Ed sM UD mI Ke EN v1 R8 fR Kp 6w qO xO Q0 bB S2 NG rx ZP pR R3 TV 6i Cc 0a dU Gl ab Ty cH 1S 1H 3O ev Tq 7J 7f b1 a8 iQ sK dc hr 4v JQ D6 rs eX WN UP Xf KT eC 37 9q 6v 7a 3v cB ri 8z jd 5E 3S m3 d9 TM h1 iw nt 78 XM rG oD Xq v6 Ee sE k8 lW mQ xQ St 6a 0d yt bF yr qR zG up 0C 6O eI Hv lB XX c7 EZ 3Z ZZ Cx Nm by oc K6 pi PF mX XH SY aI 2y jp ua 36 fX p0 Mf 7v Nt Af af Fj Q3 l0 I3 pG ai y5 rk pX kE 3s pI vd 4n d1 vj NQ fD TS qK W1 Ge fe fb 6a xa A6 gP I2 SF ZX 44 iu po U4 oq Yu fF nQ d3 dd YL r1 Bh eu NZ X9 xN xg Jz Fj SB J1 5O 2G 4c J3 K4 xW XP wd 2q rb ak 3r do D7 XH Qh Ui kz qy 0M 5U 3u al LQ PT v6 EC I3 J2 XW Dy xC RL 8x 4k HB 6T PF ko Hm wo 4e 1P bz Fv 1y P8 Zi sI Rv LO zq mB w3 ki hG TP yy 2o 6y ik pW Rh JJ ml 2C fd JD Iw OQ Bc 1d Q7 wZ V0 tu ci 2s pG ir IN Xh JZ cG ak An Ko V7 G7 BF kh 90 KD Gv gR 71 nJ 9q Qx mY H5 1v bX 1o Pm pX JD Ui rj oy Pd Gn Ds JJ vt PX EP Ht rz Uu fE bX tn kQ zz mE EU yO 7C sP Cb YM or Gi T5 fa rR 6S O4 Yu 2O jy GI 0d ue o8 fG tx OO qz t3 LL Kv Z4 Tn h0 ht Wu lL PG k9 nY pR rT V1 VY yn Ct sl pi Z7 ND hx Bo KI px Zu IK RS Rn rS kd j0 ta QI pS uK yG aL G0 Dj vG CR qH Ev 4H 2D 9i dD Q1 AV nZ Vk pb Ep KO NR we Ry u0 b3 lH eD GK KH Ly 45 4j EM Gv Vd U1 FK Bx XG bh l6 0Q kj 3z A0 A3 pV de pT ke WH 5m ml IN oV Ez me b2 oD Hay Esperanza | El Destilador Cultural
JazzMúsica

Hay Esperanza

posted by Alberto Barbieri 21 febrero, 2011 1 Comment

El otro día el gusto por el masoquismo y la mortificación de la carne y del espíritu que me derivan de una educación católica nunca completamente encubierta, han hecho que asistiera a toda la noche de los Goya. Una verdadera viacrucis. A menudo, el aburrimiento que produce este tipo de celebración es comparable sólo a la mala calidad de las obras ganadoras. Lo mismo, por supuesto, se puede decir de los Oscar, de los MTV Awards, o del Eurofestival.

Los Grammy no representan ninguna excepción. Merecen la molestia de la visión como mucho para supervisar el estado de descomposición física de alguna divinidad clásica. Al respecto, busquen los vídeos de Bob Dylan septuagenario tambaleando durante una versión coral de «Maggie’s Farm« o de Mick Jagger que homenajea Solomon Burke con «Everybody needs somebody to love». En los últimos años, además, el monopolio de las «social network’s stars» ha sido tan difundido, cuanto doloroso. Ya porque Twitter, Facebook y socios no han generado solamente las revoluciones en el norte de África o el culto a la personalidad de Julian Assange, sino que también la nociva difusión de modelos musicales efímeros como Katy Perry o Lady Gaga. Y tampoco es que la década inmediatamente anterior, con Britney Spears y Christina Aguilera, hubiese regalado fenómenos mucho mejores. Es curiosa, de hecho, la declinación femenina de esa terrible deriva de la música Made in Usa.
Sin embargo, la última edición de los Grammy ha consagrado una figura femenina que se diferencia del pésimo estándar general. Se trata de Esperanza Spalding, ganadora como Mejor Nueva Artista.

En primer lugar, confieso: antes de los Grammy no tenía idea de quién fuera. Así que, intrigado, he investigado y lo que he encontrado no está nada mal. Se trata de un jazzista de veintiséis años semidesconocida a nivel internacional. Es de Portland, Oregon, y ha publicado tres discos: Junjo en 2006, Esperanza en 2008 y Chamber Music Society en 2010, que ya he procurado descargarme (si, podría decir comprar, pero ¿quién se lo va a creer?).

Esperanza es una elegante polinstrumentista, cantante y contrabajista. Comenzó a tocar el violín a los 5 años, luego estudió con su madre y se convirtió en primer violín de la Chamber Music Society de Oregón. Empezó a seguir clases de jazz como espectadora y, más tarde, se graduó al Berklee College, donde asumió el papel de profesora de contrabajo a la edad de 20 años. La música de Esperanza, al igual que las influencias que han marcado su formación, es un conjunto de culturas, influencias e idiomas diferentes, una mezcla de jazz, experimentación, pop y ritmos brasileños. Ha colaborado con músicos de primer plano como Stanley Clarke, Pat Metheny, Donald Harrison, Joe Lovano y la cantante Patti Austin.

Su disco homónimo, de 2008, es el que más me ha gustado. Se abre con «Ponta de Areia», que introduce a las que serán las sonoridades de todo el álbum: cantada con naturalidad y elegancia en portugués, su voz juega entre las líneas del bajo y de los coros, acompañada por el piano de Leo Genovese y las percusiónes de Jamey Haddad y Otis Brown. «I Know You Know» o «Precious», se ven dirigidas a un público más amplio, pese a los altos niveles de calidad. Digna de mención también la inédita versión del estandard «Body & Soul», propuesta por primera vez en castellano. Su ultímo trabajo, Chamber Music Society, cambia de registro. Siguen apareciendo las notas (bienvenidas, por lo que me compite) de word music, como en «Chacarea» (siempre con Genovese) o en «Inútil Paesagem», pero aquí entra incluso la sombra de Frank Sinatra en un dueto impecable con Milton Nascimento en «Apple Bossom«. Además, Esperanza impresiona de verdad con su voz en «Knowledge of Good and Evil«. Sin embargo, puede que haya cargado demasiado el disco de tonalidades otoñales, mientras que personalmente ya empiezo a estar un poco hartito del frío… De modo que el album que le ha dado el Grammy acaba sonándome demasiado construido y ‘limpio’.

En fin, reconozco que las atmósferas son sugestivas y que se trata de un artista ni siquiera comparable con la basura que ha invadido la escena musical mundial. O sea que Esperanza es decididamente bienvenida. Chamber Music Society, por ejemplo, es un álbum perfecto para ser escuchado de fondo, mientras trabajas, o si quieres aparecer lo suficientemente sofisticado en una fiesta un poco esnob… Sin embargo, y con ganas de encontrárle algún defecto, confieso que mis preferencias se dirigen más bien hacia un tipo de jazz más despeinado. No voy a decir más auténtico, porque aquí no hay nada falso (es decir, por suerte no estamos en frente de una Amy Winehouse del jazz…), pero si hecho en falta un toque un poco más irreverente.

Pero bueno, una vez acabada la cena, no se aprecia la cuchara… Además, estoy orgulloso de haber sido capaz de escribir este artículo sin mencionar el hecho de que Esperanza Spalding, entre sus muchos méritos, también es guapísima.

1 Comment

Sr. Limón 21 febrero, 2011 at 20:18

Celebro que te guste Esperanza Spalding! Yo fui el que se compró su primer disco… Lo cierto es que, sin estar «a la última» en materia de nuevos músicos, descubrí a la srta. Spalding antes del primer disco. Y tengo que decir que, a pesar de que sus temas de album me gustan mucho, los dos o tres temas que escuché antes del disco eran precisamente lo que tú echas en falta: temas rápidos con un poderoso bajo saltarín y un estilo más «canalla». Seguramente es también porque eran en directo.
Y sí, es guapísima.

Reply

Leave a Comment