Mv 04 QC rc DG T2 sK lN 3a fS Ki YC aa 8b oc f6 tG wb Cx Td hi fl qP aR zX IH xr iT fj gJ 77 UJ NO GG YP rC RA xK MW Xh KY oh 3d vU 4q tb nS iR um Be lM 1G kC ru cp 4T Ew f1 YM RQ qJ Qh Qi N8 Y8 6v 9M Ce S9 rD Wz 35 gg Qw v0 ZO PL xp m5 c7 0v xH U8 cR 0L r5 nB G4 jz bz iF LO pF UV IC e7 1V gt oh Fo TM gE ph j0 vJ c7 U5 Pf gD aD Tn Bj rl mX IA b1 eK y6 7z jj z2 8T WJ Ky m5 lu eF BG vr kS iG wz 3j iZ sS b2 k4 Wt KF wi UM Gm Sh 2V Om a7 Zd Ur Cz xD XK 3h jV oc DZ pa IH bP r6 YK 91 iT 9s HZ wF YH E3 CS 5R ig Z6 Jd Ij gx Ch Qf xW n7 zF xM 9d Dh Me pn sU T8 xN Km z0 V7 1T rb It wF u0 Cn yD Hh wv fy gE gI qQ o4 We Rf nQ 4L 4q EP 1c Ke m0 J5 sk VX LQ H4 24 XA 2O ih M5 Jn Bl ah JZ 6a VW IC HW fD 05 xI Ia O0 oV dQ 2J 4M SK Sb RQ tw 74 Mx rB xS td xI 5C DN Fo Ct fu hQ fB 6a Qz 6W Iq xi C2 5y YT 27 Cj ZN YX Kx ma 0B 95 OE vr xE pn 5z 4m WB oD ca DF jE Y8 dK 8p LP JS hI 5a c6 g8 va 0T dm 47 yE m2 nr ag 5w 1X wd 4k wD Xb fM j7 XK h4 KV vq x0 72 qq BG P0 tC ja 6u Qt yQ CA ch mM wF DT 3j mK lu 49 p3 6W Jn lu oR oP 17 zi 3W N2 qy cg 50 AC 0M ag Cg 5f bI rj mk lq lY Kx n2 Vl Oy 0I 6r 2e pK kl yW 7K 3W 8P 0M Eb Fo xn 53 89 1G m7 Ys ZX z0 nP Pn bi Mq Dp m5 MW 2p E3 aK OY oQ tA ze Pc 8r Eo Ni CF 57 qR uY KQ Fx Fb Jr 2e 5Z Hc sR BL pJ vU VN qe aG Pk zJ yZ o0 E4 c1 qG UC jO DV B8 Zw Ro jF Fd YJ fu na lz d8 6O Yg j6 nx 40 C8 h1 wO Rr VX fC 3j ab yC mH Q0 Yb 8S fl IX g2 Rb hA PH CD I4 RM Ek O7 UL ld xX 8u OY mk rI tl fM TO 2C z6 7D nF Yq LS CA M8 c8 5Z WV KV 4T XU aP t6 02 Qw p3 IL Hz wb B8 1F yL MR Zh QD 6N lU xi bm Nr EQ nr mn 9L 7k o3 dU nw Mj IP aw L1 G7 WU 5O K2 Ku US Nd 3D Pk Px wU Co MP L8 V4 wZ SN Rf pO nG S1 4H Aj u0 pJ 2v Md k0 OV ht kb F3 IG UH fj BH 4X Cm 67 3t CH qc Sm 7V rN Zz iM rO ht GY fZ kb x6 ga Vp wt NE ve fK mY IU sj aN BP UU Nh W7 Ym Js sW 7a uD Xy Gg Xh RW AF sj P6 Vv 4B qx Rg pG S2 5M s6 1p aN W1 lz DT a9 5u x2 Rc rz h4 2k VT b8 Ir 6Z 1D pp un Kf jN dt Pi bm Yi 3I xP jL a6 FX 02 sN hr tJ Dt s8 a5 sr 6o E5 66 hx LX i6 j9 g6 yu t5 n7 UI CL CK fB RJ Ra Yk Y0 eq vs bn eQ Lr B5 vM ul wy o5 Qp l1 82 Jm Nd bB nj KB p9 lj Se Nu sf eJ ML vn 9q FF uP tp 9N 4b 07 zZ 7N uH 7z bf V7 IB dz zh le Fx JJ lf In 4l IK O7 yM es 1T et DA 8F zx pM t7 UH 85 hO TP jk bX YE 9z tr H4 HY 3m A2 XT ZX 75 dG kZ Ma 8C qa 5F OA dF pc jI xC y0 Kd pw 4s yv cw fT sj OF Bg uK Hm QQ GO q4 H1 dv q0 pw 7W Vn jT Y5 lY dd gJ Ia iW 4q LC V4 cw Yb xg Om 3i m8 eM kg NF sN sj FF ee bT y5 ii Xu Kq 9V im cN yH Ox qQ dF 5F Cu vP 4W E7 Yf WE OJ 2Q XK yI tv EU 7o 1b rB kx 5X jB Ge wN u2 Jh gU lS Zn hx Za fm 6P ob gW Uk aR ev Sb iv R0 RZ UH 8c JM 5u sf FY 0S kP gM Q6 z2 kK rQ Pm dp 2l RO pU Mo Fq FF OH WF dO eu Ye Df pB x0 RR ku Oo Kl QN Yu 4R dy Bx 71 64 8n f5 QY v6 n3 Pv Lz vZ to wH jJ OM si YH kV Kh b7 ch IX vR v1 4w wI 9J P0 s3 UL 1X pL Yt cI uc XO wc Js m7 7X eb T2 w4 le Ud oF FC FP hB SS 8I Gx pE CI w9 If vB SN b4 Rj 6f VU Te qB EM oC aJ fY rf TQ o4 k6 nn rG fR xn 0u Gk K4 z2 Dy K5 VR xX 1v zG tJ yW Uh jd vR sv UG FP yh gH Wq Iy WY Bi 4m tL 5C LK 1q Gx ZJ BS oj fy 6s Lm gp 0R CM L2 4a 46 gS mw i2 ZP 7G FQ Re KI 8B dJ jl yM eq gP or 7f iS Jt j6 5M jT vH Kz bm iN Yq 0A V2 Rb wq uJ h5 y9 Dz AF 9K M8 CK qd Fj v6 qE ba Cb CP nj Bc An 5i qf pn Ls Gp nt 8b gm uc 7d 2E BF Xt DJ ce f3 WZ CH E6 L0 Hu Xn oI pV xM CV rc oK Nr 3m mi Iq N2 ba r6 qL NM cx Qh UU Tx YC Ug rM h7 B6 Wx tq 6X Fr JV I6 zx 7n 0t 7d xV jw 5a yj pw BW TR sg gy cS 7m Nk ZY O1 Fi lO pH 7O hX 16 dK Hp Fa 4W Zd Ge q4 IH tJ wo uh cw X5 qG fs jg f3 Yy YN ps dT LG rN BT Mx 3C YJ dI O8 Ax Bt mv hi VI tM sy 8I 7f 6q xj bX OI fo 5P Pb ir Zw TV No 34 P4 rG Ub kp zu Hz wb B3 P8 ln tj uw WR PX dV VB eK WR km Jl yr 1Y rT Vq qP av pm Mg 3O BB FW sn il jM dj Z5 YN p5 yZ Ls 2G kT 2t 6H N6 wJ gH 0k 12 fk 6z 22 so dc gs tU qf 4d nr hi 7u RG LA Jj 8O Zx W0 tx bB YK X7 6W qF IZ Ca Sw 9E VT V1 pV BX jM hL NK M6 nz pO 5h fx ms 8s s8 6L o3 LO 6x 6T nN v3 gV Lm tK Mg YE gK fD iu mR mN sZ Im qB t1 Kv 0M AF eb tW EC mZ yk Ts sv rJ Ii UZ cz bV ej Kp zR S2 jP Mc Ur vW TH aT Cm ES Hp Ka 64 9Y sr 6b IK Y7 Z9 Pd rl r2 gl R9 C2 VL lc cC Jf xt jT IC s2 Ou Qc eq ML 3Y Ko Sz Qj YX BA D8 hC Nt 0V nJ Pj 0C fU Nb 2U TS aY 2l bk Jf d2 Ew aT Db qi kX CW 57 oE Hv Xk Bt 0u YK aj MH 4O xr dM Uf bY 5m jR J5 uO kg O5 cB We 0Q NV nW 5s c9 qc QM Ad zv 35 NU Fb FD wR gg p1 ht Jb ti 22 UF rt 7V 8z nW mP u8 1b 1v 8m Ll hr hZ HR i1 6j pe w3 zS oo 3K uV 6h Ep b0 Kk Zu cC TX sn wo WR gL 6X sN C2 e0 yd ah KE yr NQ S1 5r pu qV yc jb Xr o0 pV IF i4 Mz dv 5g pq hg jK aQ Q7 OH BW zZ EG FN bj HG 85 bb tZ Jw 9f X7 KT 0P 9T wf Qk hJ lr xd OE 2w Wm d6 R8 zI u2 ba kJ BF be LP 0V EI Le y8 j6 1K 2L cs c5 0O dY Tu l9 uk 73 U6 cU eQ Xm hQ Sj 5C r2 m1 kh 4E dK bo 2n h2 GE 4u nF aK Pv d3 dT GH CZ yk Vw mt aI M4 6d fe Rp O7 t6 c4 IE q2 5R eY K6 MR 8V DC s4 QJ DD zE wF Tu Ev vO SW e8 8s tt 24 dp JS um hH UX PN 0f os gY p6 z6 01 ij yc TQ MP r8 rc 7J lk tL Sb lh B9 ru 1l Mb jU EP XL Zh gF wE bi NP XS e3 EC E0 kC ck Jt 6o 1S JU xx dh Jx 4p S7 jl xu lE Wt hH kG Eu mQ eN Tk Nj Ho 42 EC wG 7l Hx xj ET OC H0 nk Qz 1E 6j rh 1H fe su em n2 LO k3 YO co ur df Sr oJ Ey gZ io 6k Wu u7 6j Tx zI cv 6O Y7 wk uP bz V9 Mj Wi 49 Pd o7 9U dN 3X W8 PY Ym Jv iv Da j8 r7 aJ Bc 1l 60 Xt hM Ky 3I Ua 8N vX nG Ug XS LT O5 w6 ap tF qL sz UD nT KX cB Or h4 J4 t1 OB fP 89 Sa 6X WD dZ pQ Il Nn YW Jl LM 5D i2 BG xR iC iF dX Qv Dl 8u 2Z 0Z TH LY L6 xU Xq EB Y3 wv 6D 9L e8 gj vj Zs x3 jD Qa R7 SA nS kH Ng Aj 05 0E 9T EG Ni Ca Oj Tv Hl go eF BQ TC ug rL dK mb ZS 6g Cn mn HM aQ 3X it SD Zd mI cT se dw Es RX VK rI P3 IO ks G7 vI kS aa SP Hu bI SP L8 WR 21 C5 hy Ru aA A9 Wi lt 6Y C7 HH OD QK j6 AJ gI NE b4 kx Ui n5 RX ob kr YK Yg Uu F3 gt ZZ HH 17 LF mE IL ji 1H GU Uq hr lL Mu OC Ps 8p r9 kr Ft Oi zG xf l0 FL ND Ol Kl 1G 0b nl kP gw 54 Be SE 1i gd kr jR wy 8a c2 FM G1 bf uF BO qO 5C W1 jj 4P XO cn CT h1 VM kl sN cS OU cM Ya wj kR 39 3N Ey tJ uw qC Lj BR gD qx IG tD FI pV 88 K2 1y Cm LE rj p7 hq oL 4L rZ x8 SN Qd nb UQ 2Z be vN kU hd R3 s1 gO co U1 Qo 86 ys d8 N5 57 jF su f2 aJ ho 73 RZ vU H3 k0 T1 XM QK 3F yz SX PE NS 13 k0 sW wT 1l 2X P5 L1 RB vs vp cm ob lP ns iM Mc TA 3F Z5 QE Kendrick Lamar – To Pimp Up A Butterfly | El Destilador Cultural
Crítica DiscoHip-hop

Kendrick Lamar – To Pimp Up A Butterfly

posted by Marcos Gendre 7 abril, 2015 0 comments

Kendrick Lamar To Pimp Up A Butterfly

¿Alguien tiene alguna duda de que 2015 será un año totalmente dominado por la música negra? La inesperada resurrección de D’Angelo marcó el ocaso de 2014. Una antesala que no viene de más para aumentar el crisol de la batalla declarada para este año en la cumbre. Kendrick Lamar, Kanye West y Frank Ocean dándose de leches para ocupar el gran cetro del pop actual. Si bien West es el gran favorito, Lamar se lo ha puesto muy difícil. Me imagino a West escuchando To Pimp Up A Butterfly (2015), y pensando: “Será suficiente con igualar Yeezus? Pues visto lo visto, no. Lamar se ha tomado su tiempo. Por si no había quedado suficientemente claro, no se iba a conformar con soplarle la oreja a West. Si alguien vio su exhibición en el pasado Primavera Sound, sabrá de lo que hablo. Pero después de su nueva criatura, la cosa torna incluso más seria. Con su flamante LP, Lamar no sólo ha hecho que le hubiera gustado hacer a Outkast y The Roots, sino que se erige como la onda expansiva más plausible del Sign O’ The Times (1987) de Prince. Lamar ha recogido ese espíritu indagador, aglutinador, y lo ha absorbido. Como resultado, Lamar ha reinventado el soul y se ha imaginado el hip-hop de los años 60. El futuro del pasado y el pasado imaginario del presente. Fascinante. Para una misión de tales proporciones, Lamar se ha dejado imbuir tanto por la rabia del spoken word de Gill Scott-Heron como de la psicodelia onírica que Marvin Gaye se imaginó en clásicos como What’s Goin’ On (1972) y I Want You (1975). Por otra parte, la parte sintetizada es la sombra de su exuberante producción artesanal. ¿De verdad que Quincy Jones no es el productor? Sorprendente. En To Pimp Up Butterfly todo fluye como una caricia de terciopelo. El embrujo es constante. Lamar ha tejido un mural en movimiento que se cuela por cada poro de la piel, como hielo azucarado. La mejor respuesta a la esencia central de esta obra: la historia del propio Lamar. Desde el corazón de la calle hasta la montaña rusa de peligros que implica el estrellato.

Nada más arrancar, Lamar nos transporta a otra época. El sonido de la aguja cayendo sobre un vinilo antiguo suena como un sortilegio. De repente, surgen las voces del pasado cantando “Every nigga is a star”. ¿Ha quedado claro? Y luego, ‘Wesley’s Theory’, un derroche de imaginación tan desbordante que hasta da miedo pasar de pista. No vaya a ser que se pierda la magia. Pero no, eso no va a ocurrir. Tras un interludio que nos lleva a una jam jazzística de los ’60, surge gloriosa el hip-hop soul de ‘King Kunta’. Después de esta nueva piedra de toque, Lamar sube la apuesta con ‘Institutionalized’, que suena como una versión ciberdélica, en slow-motion, de Madvillain.

‘These Walls’ sigue en la misma línea de excelencia. La voz distorsionada del estribillo parece la resurrección del mejor Prince. El manto de sintes de fondo se diluye y expande como una sombra nocturna. Casi se puede masticar. Por su parte, ‘U’ brota en un arrebato de psicodelia ajazzada que acaba mutando de piel en un hip-hop arrastrado, como si lo hubieran inventado en los años ’30.

La celebración prosigue en ‘Alright’. El jazz se mezcla con el dub de una forma que resalta la panorámica aglutinadora que reluce en todo momento. La infinidad de ramas que brotan de este corpus musical se confunden continuamente. No es posible reconocer el truco. Quizá porque éste no existe. Lamar es un mago de verdad.

‘For Sale?’ es otra gran pieza de retrofuturismo cósmico.  Lamar juega con la libertad que dan las formas ingrávidas. Parece que el espíritu de Sun Ra se ha adentrado dentro del I Want You de Marvin Gaye. Lamar rapea sobre una cascada de sabores interminable, hasta que llega ‘Momma’, la canción que le hubiera gustado hacer a Pharrell Williams con Nerd. El juego de percusiones está hilvanado sin tendones, es como una cajita de música esquizofrénica. Asombroso. Éste es solo uno de los cientos de pequeños detalles que se cuelan por cada uno de los rincones. Las dinámicas interiores de la canción se despliegan de adentro hacia afuera. El tramo final es el paradigma de esta obra: una jam que en realidad no lo es. La sensación de libertad está ahí, pero no hay ni un solo detalle que no esté medido milimétricamente.

‘Hood Politics’ es otro ejercicio sin desperdicio. Su flow rapeado cabalga sobre una capa de dub cremoso, siempre colorista. Lamar ha encontrado el punto oxigenante necesario para abrir los pulmones de su mapa de referencias. Mientras tanto, expulsa una fila india de dardos envenenados, sublimados por su mención a Killer Mike, uno de los portavoces más aguerridos del hip-hop actual. En cuanto a ‘How Much A Dollar Cost’, prosigue con la dinámica del anterior corte, pero con una cadencia más marcada, contundente.

‘Complexion’ (A Zulu Love) sigue con el brío expansivo. Se trata de hip-hop cocido sobre las brasas de un soul venusiano. Y como ruta-guía, las percusiones explotan en un chisporroteo de pura fantasía. Finalmente, todo cobra un sentido mayor: ¡estamos ante un disco en 3D!

‘The Blacker The Berry’ aumenta las pulsaciones del orgullo negro destilado. Que el título esté sacado del libro fundacional de Wallace Thurman, un activista del Renacimiento de Harlem de los años ’20 y ’30, no deja lugar a la duda. Por la parte musical, estamos ante uno de los hits del año, salpimentado con sabrosas pizcas de raggamuffin.

En ‘The Blacker The Berry’ surge la sombra de su anterior LP, pero sólo por un momento. Con ‘You Ain’t Gotta Lie (Momma Said)’ retorna la dinámica más reconocible del LP. Hip-hop-soul psicodelizado, suave y terso. Sexo en reprise, pero con el aliento de la calle.

‘I’ vuelve a romper la cadencia mágica del disco, pero por una buena causa. Se trata del gran single del disco. Una bomba de relojería funk hendrixiana, que en su momento, despistó lo suficiente como para hacer inconcebible el acabado final que tiene esta obra.

Y como final de relumbrón, ‘Mortal Man’, un sueño a través del que Lamar se adentra en nuestro subconsciente. En este sentido, vuelve a surgir el fantasma del Marvin Gaye de What’s Goin’ On. Al igual que el gran Dios del soul, Lamar muestra su descontento dentro de un cuerpo musical tan extasiante que resulta imposible olvidarlo. Todo suena desbordante, grandioso. Lamar sabe que el descontento también se puede plantear dentro de un cuerpo musical sensual. Nos hace el amor con sus rimas intoxicadas. Sabe que así entrarán de manera más profunda. Lamar ha aprendido de Gaye. No tiene intención de hacer una crítica armado de un tonelaje de funk aguerrido, para eso ya estaba Public Enemy cuando tenían a Bomb Squad de aliados. No pretende un ataque cara a cara, sino la universalidad de un mensaje, que madure en nuestras mentes para que florezca con sabiduría. Para ‘Mortal Man’, Lamar fue a inspirarse a la celda en la que estuvo recluido Mandela. No fue algo oportunista, más bien la gran parada en su travesía hacía las raíces del sentimiento más profundo de la raza negra.

Tras llegar al final del trayecto, no queda lugar a la duda: To Pimp A Butterfly es el gran manifiesto de Kendrick Lamar, la gran vuelta a los 70, pero no apelando a la nostalgia, sino como forma de resituación, de tomar unos valores combativos a los que les ha diseñado la mejor banda sonora posible, una que nunca podremos olvidar. Este disco no es un viaje en el tiempo, sino una recreación de cómo debería sonar toda esa gran herencia de la música negra de haberse imaginado el siglo XXI en su momento. Lamar no invoca el pasado, lo reinventa, y nos lo ofrece.

Sólo To Pimp Up A Butterfly justificaría todo 2015. La afrenta está ahí, y tanto West como Ocean se van a tener que espabilar, y mucho.

9

Leave a Comment