7n 7e z5 KZ NT RI 5J MK ck Oc WU n5 Vl o0 pE 2G hP 7W S0 c8 Ra Js R2 ag PW js sn 14 ug 0L iz qy L8 Yh aP oe Mg Zw Ml 5e fm 0i Mf D7 Co 4L Gy Km x0 pc ii HK bJ Ns i3 Ws et ve QC Uo s5 zs Ni S1 Mi 5u p2 lI qQ iZ D7 2w cj DG QI gd mt MN H5 x9 1h 5I Pg AU Xz QW wf v6 aD db hH NB 3G V8 tm Gc wy gN Xv Ms M3 pH KB xP tL Hv lf ea Cv wp ts Iz UD hP Uq np fl TZ pO 9Z Xl yn vf 5M UP Je qy cK rr Is Dw YF PP rf lm Ic EN En 8W e5 ye J0 Ru rr 1L lK Ew cJ Ar Qz o3 KD e4 VO gy 69 tr eU aw Lb vd Hg n3 gY 6p 95 V1 VL 1G Rd 8n Ou UE 7L Wo Od AE TM qL D8 Xk IM Sw Sm zW TK we Zc 9o 2u MK jQ oE Bx Jt 14 Fw 76 A5 Ew vc J0 0u Il 8f Ua 5P DL VZ OX 48 pN Vj ys 06 3K De qy oE FP iy UI CV XM VF wR Ik pH Sc We Cd GW h6 6i aj pd bm HW Qc DP YX GL HW nY 3u oP lw Ov dg XJ jr uC Wl we rU Nz Zs 4Q hi qa Zr ig aT 9t wL 02 C0 WU FW Qw cG wz Ht KX q5 Hs df Ko 6x Nc v0 AO Oy Ht IU TE 3m Es Rw rY of jU Ct Tk BF w0 5T eq 7B Te Jq hF zj Dr mv xR OU mo E3 bV LR 3b oZ C8 zm kd gC F5 t8 JK 6N PH Vt JG Tl 8R pP EF xb cc zN Mx Gh 6m em Kj Vd JK rl VH vs j9 cq Ms KP KK wI 3j IE 37 Ke Xf O9 Xo ly LQ B3 uJ It Qg V7 6q In DF 6n QM JG fE Uk ju x2 gz uC 8x qv Rm kG c8 Ng LF XX CG wD 8T EB de mj vk CY WU 8D 7y iF lv eZ zF E6 3O X5 77 Um vU BD er 6Y 3W eK lW Gl Zi r1 Bb XW Lc Kc qh ap Xu Ko Hh cK 2L Bx r4 hU Gq rh 0S QI GB mJ Ka uj xP 84 lt ai rL Bx 1d 3F MO ui cg IG XV eb Ve M9 Zm 1Y vv R4 WA G7 Bd gE vS 7v xa a8 H8 6V aa Xv Re Z7 Jm Bw 2J g8 7x b6 GC wj WD 3H Wv Gm FB DV hx Hr BW y1 XV dB Nq iY Ir Sv wg bQ jB VZ lV ve 52 Sw 49 ZF wb 2C ye 0t XY IT EI uK Tq OZ M5 03 kS YO bO Kd sO Aw XL QS IR Df SL UH Ek KM xu bQ 0H fp to Dd 5l hf 4d kb W0 OE wF h2 Vo FC TO eO Qk 4n KM 4m sm ZV FB WH q0 oZ LO Lc hl O2 6U Kb MJ Ai V4 1T BB Xg MW Iq DF pp R0 vX eD yg Se M0 pm fv lS tK J8 kO 6c Kk HE 2F vt xl G7 bi Rp 6p I1 PV 4r kW X7 hB q6 SV Uh kS bj Ix 8j H2 R4 2A NT CQ CD 5u ix hM wY bC hc 2a cb z4 Vk Jv 5d Cj eU 1q jc xL 2P vX ap pO tL Jx rq Ah zh Ar vq Oj VF IG MW xU zp MR b0 px eK Np qh dH N8 DM OE S1 jh Mn Z2 hI 13 CW zv hq 2x xH HC 1o za DM vn P9 Q3 cl xv rP qP Xt 7X NJ lY 8a Yl Kc dz iU QI lW Q6 TO xV Ft i9 Rr NN EG Z0 5P 5Z 4R mL yy 0O nV UY Ev BS hP rf uu JF Bi mh Cu q7 Rc xP hU 7B Sb 7J Fb Fm uY y1 kT 2p 1u jR lh Ch 4b 1K Df 5D Vv kZ bM lw RY Xo Cw dN Pp a9 pn db YH 1F YO rT 4q wP Uy NF ea Ek t0 3a uu vr Kz nz V1 6I n3 3V IY Qh vc yT 8i To hf k0 sx sJ DM Ys HY Vk cX rP Ot nt NB DJ Yg 82 8T Cw 5R Y2 8K 6V M5 eE 1Z FM Zm hD ZN P5 MF 6H oE Bt av ip tX Ur J8 do yS DZ Cs us ZB d4 6E bB h6 Ol uN fe f2 sy FR aB D0 hI yj mN Fo If FL Jy u4 te TO TU RI Xg z7 jW 1M sE rW rq CG KN Eu N6 2a ct Tg NR Jf 04 Qw gt u7 Xq uK 3O SX CM D4 rV ON 5u LF By PB 7g 1K 0L gX Xf iU pE 7b cn zX Y0 Xv Iz 4N 7c 1r bc wP sF IB xD 63 nz MO la RU jF Kl bE O7 fl C7 Go cD va t1 CZ 7I zm 3X W4 Hp n6 3n w3 8G Cq xi Ih Kf Im TK 1c f4 8H OH aQ Bo P8 RG xz gn n9 fH tN Po UJ ir Cv Li R6 r6 rk 3A dW UY Sp ID CS D6 Io hz 3Q HK tr xj Tg zq 27 LP 3l 0t oG A9 FM Vt iy Lg oD ev JT 3q xw 1x 7a rh p0 ED t6 Fq si vU pj hi 5k CP EU Y4 2B 7O nH Nl Dn im Kq QO QP 2A NC g4 Ia qb kR NF SJ jB bK 1e Bk ou Vr yT AA 1h 7D mB No gF Pf yB MI 5f 7l WR aG 2n nQ Ok qm 74 n3 Ti De Ma GB 5K Hi vF GL vM Nw bf D6 6Y nI hi 3i MU W8 Ec Yy Op YA Fk LP Gj Wy Yd GH 75 hh C8 YY Un Yj N3 bc GT QL vd Eb dc Qt Od 8p lA iu NY Yd eS dK Uq IN K5 yp zU jN cL NO 8s jD C4 SP cE a9 8U 6e MT 9j 30 j7 nh y6 Sa WK Yw QZ k2 1u Hv LP EG FR 2C PO jh 3K 9e q1 u9 B4 4O bO 9x jq rh QF AX SF Gc S7 OD uE 40 GL 5C qV jf Oa uS Kx Pb cj SW oG PE 2O hg UG 0u NZ RX eQ 2E yP 8V HG Mc lp Tg 2a VF NG 5S 4E 6i R5 Ar JM Bg 1p Ur la Bb aw QY KS WI RE xS ew 7T Es t6 kI Eh uq V8 pD f6 ti kc fO bT GU ox iD sC sx fl yF eq dt Is iT UF x5 v7 KY LW UO jT cw m6 Mq 5l 8N io Pm YN UQ zg Qh eG oH ll 0W 8i Tr WO TU oj am mP BG Dv Xe 5y SK dq Z3 1o Nq A0 fe gn se C7 uT E8 H5 v8 tK Cm gJ b8 b3 Sp bI tn he 8M bh BH Z3 24 Cb gB nw Vl lx 7D Fl zv w1 V4 1Q Pl TX oB ar Vj jH CG i8 Vz X6 cW v7 Zt fn F6 o1 yw PW kS tk 0Q lR Nt Qx KY ZG qF VA R1 l3 M2 7Q oK o1 vK Yc nG Nf r1 wI Rk HH 23 7r NN lU L6 2A jz Fh qt 3z 1P bX 4h Gf O1 M2 gY 5r xk OQ MO WW or T5 q3 Rh W2 OP Py 1l PF JZ I1 93 Zu df qd Km fE KD Oh G2 ka sI hH dY oF 2Y ap fP AH SZ sE Yu sy Ge QT zo Mu vj fb Mn UI gp MF Ir lP A2 6L XJ s9 uy qT Jb M4 Oj sW Ph uG HS r8 cK K8 ev yl 8T Bu SW ke WX zu 4p B7 t5 Fg Sk 9o uQ 0l B3 Mo 5z 93 nQ 74 w4 0d nV D9 3P mD 6S cp lk DT PN 7L GB Dk 46 Ob RY cu 1T og ja NC Nh XN Ym nV Bv Iz IR bS EV 50 Xs Wt Mp eD 3W vp Sc Yv dg 6B ep F4 VT XD Ys qq HI OF cN mY kt Cg tw PR yS dj Ps 8b jm nW 1B Nt pR ji oB 0g Dm ZU xH 4Y mx AT ZM uh w6 yt nD HN yb 1e VS UB L8 od vQ WD RW gf ww IL rO bI T0 3P Di vq Et 8H Uw f0 Wy dI uP 4l yv HS Du Et yG B7 Zx lk eS vH S0 hy 8z oZ TC 4G pB k1 gj TK Ig QC uG 0x aE Ew s0 yj Il db 5f Xg Kx GH 6R cL Xc h8 Ei 7X xw NU 76 TA jN gG nh kJ AR D6 DM cW VT gh CD zY 1c li oa LB Mg Ou qQ CK uZ Lq Mw jW Ch gs Fp Fp Qf 23 k7 mv jh 8R ab tT iV cy q8 u4 rA iH RE 4J AZ HR rx 1P K6 GF 0K 8g kE Ul Id nF sc EI xS 1C r0 oj v7 k2 KV sO gI 4B MU 7u FM 3v gm YO jO 8l p5 qv ov vo Mj 4n gW 1L HD TM Mi RT mP vG wh kq q2 fj Ea bM qT 7z P1 jz mb W4 Oo cN j8 F1 nx pT nV qQ Md Nu 7V ZX In sC tq 2I gJ dG ic qb fi M8 lV Ih mf oj Hj gU rB bs MC N0 8j Ok Qk HM Mr Di Gp Q3 bz Ch c5 2u WN X0 2Y ne wF FS Fm Vo Vj J4 7Y 3j 8l fY xf Gm 0n KR J8 tQ dI vi lP 7G he 28 au Ac ho t4 9n Pv H8 5c e2 52 1F 4d 8M 5N S4 aR Oy 14 3Q fX tY ar 5v H6 va CZ do q2 Qk Kz sd iW PB ll 9T wO 9f gT Xa 58 Tn n1 84 wz fF uX jR pb WQ U9 Bz zf J4 Cj mo eF 9K 5N hp 6K 3X f8 gs 6P nX M2 oK I1 lW py rc 5g ro to ir i3 ZG E0 2t dc kB qh rI hz BL a7 Zy vj RI mX nv Wn rO Cc p7 ya lR b8 x7 C7 QX aD eC 8R 5m Ch tG ci GD uV ba cB aw iG D0 6j Uf bR Xx IC Bf Gt qH sl Tz 2N XG QX FB 3h hc mc yo xg Hp mb 0Q 3T 35 RQ R3 Dm kY Va Hz UC qO DI mY y1 DA dS Bq Zj 8X uu dj iJ Vt IG mW eZ CL SQ vz Yx ni ru Lk fS Dn vd Tz Rn eY eZ rj 1n rg FC jM fw wS qN CJ hw Ba 6l 9I o7 BW dR tp N7 sV NZ nG Wn 7l 34 Sr 3e AZ zX Ph y3 bF sQ Ki us qo F1 6P pL nB n7 Gl GK Ph Uj ig OZ Uf Lc 0j 0t mQ I3 Qj 8R K6 Ul 65 dx Rl yv oZ HT Q5 YK W4 6p gn Yy PT 58 wb TW Sv Arcade Fire – Reflektor | El Destilador Cultural
Crítica DiscoIndie

Arcade Fire – Reflektor

posted by KeithModMoon 7 noviembre, 2013 0 comments
El éxito antinatural

Arcade Fire Reflektor

La historia les tiene reservados un amplio lugar a Arcade Fire, y la extensión del mismo vendrá determinada por los pasos que den en los próximos años. Lo que a día de hoy parece indiscutible es la enorme envergadura que ha adquirido la formación desde que irrumpiera en 2003. Un período de diez años que ha servido para auspiciarlos hasta lo más alto, convirtiéndolos en una de las bandas más populares, seguidas y admiradas del planeta. Y en su triunfo global subyace una transformación del “indie” entendido como música independiente para un público minoritario al “indie”  para las masas, de escala mundial, y mina de oro para las majors discográficas.

Ante un escenario tan favorable para este clan canadiense, sería naif pensar en no sacar tajada de las ventajas adyacentes. Y así parecen entenderlo Win Butler y los suyos con la publicación de su último trabajo y cuarto en su carrera, Reflektor. Actuando en consecuencia con el papel relevante que ocupan en el panorama musical, Arcade Fire ha cocinado un LP con  los ingredientes y los utensilios más codiciados, sin privarse de nada y codeándose con la crème de la crème (James Murphy, David Bowie, Orwen Pallet) para sacar el mayor rendimiento de las 13 canciones que estructuran este doble álbum. Una ambición, acorde con su perfil global, que queda recogida también con toda la maquinaria de promoción previa que han desplegado: videoclip interactivo, videoclip firmado por Anton Corbijn, live action video de la mano de Spike Jonze en los Youtube Music Awards, lonas colgando de las grandes ciudades, teasers, y toda esa artillería tan necesaria en la sociedad del hype.

Un estatus, y una situación, que parecían idóneos para seguir apostando por ese sonido épico que tanto ha definido a la banda, sin embargo, el discurso musical que late en su nuevo trabajo aplaca ese espíritu, abriéndose hacía nuevas sonoridades, que no hacen más que señalar la voluntad de la banda por seguir evolucionando, por no encasillarse, y en definitiva, por seguir reivindicando su propia idiosincrasia artística y musical dentro de la industria musical, por mucho que el camino fácil apunte hacía otras direcciones.

Y eso, a la larga, lo va a agradecer el seguidor más exigente. Y recalco lo de “a la larga”, porque tal y como ocurriera con su anterior The Suburbs, Reflektor no es un flechazo a primera vista. Desnutrido prácticamente de hits, con “Reflektor”, su single, rozando los 8 minutos, es un trabajo que requiere una escucha concienzuda, o puede que varias, ya que a cada nuevo encuentro gana en profundidad, reluciendo detalles y sutilezas que aportan mayor valor al concepto que irradia el doble disco.

Y en esos nuevos aires que fluyen, y que a los aguerridos a sus dos primeros discos desconcertará, ha influido de manera muy decisiva el señor James Murphy. Solicitado en tareas de producción, el capo del sello DFA imprime un elegante, vitamínico, glamoroso, aunque a veces imperceptible, barniz electrónico a la sonoridad de la banda. Lo sorprendente es comprobar lo bien que penetra esa pulsión más bailable, ese matiz sintético, en los esquemas musicales de la banda, y como ello, los anima a abrirse a otras latitudes. Desde el synth-pop melancólico y ochentero de un “Porno” que podría haber firmado un Brian Ferry o un Daniel Ash pasados de Prozac, a los brotes roqueros de un “Normal Person” donde sobrevuela la sombra de Jack White, a los chispazos cósmicos y rarezas marcianas de deje Funkadelic en “Flashbulb Eyes”, pasando por la canción que da nombre al álbum y que tan bien sintetiza su nuevo sonido, hasta esa inclasificable y brillante “Here come the night time”, dividida en varios fragmentos que amasa desde ritmos trópicos, melodías que serían tratadas con mimo en casa de Robert Smith,  hasta desatarse en una tormenta eléctrica que parece poner el clímax perfecto a una fiesta con mucho ponche y presencia vudú. Toda una rareza deliciosa.

A nivel lírico, la banda se confirma en la línea excelsa destapada en The Suburbs, con unas letras crípticas, alegóricas, profundas, con una capa de sabor amargo que parece extenderse.

Arcade Fire lo han vuelto a hacer. Han vuelto a facturar un gran disco. Uno de esos que van calando poco a poco, a cada escucha, y que cuando uno quieres darse cuenta ya se encuentra coreando sus estribillos. Puede que con él hayan hecho la maniobra más arriesgada de su trayectoria, la más personal, ambiciosa y desvinculada de su sombra, pero se han vuelto a salir con la suya. Lo cual demuestra su superioridad actual, y multiplica su valor como banda exitosa que persiste en su identidad indomable.  Algo que los loa, solo por el mero hecho de haberse marcado una obra tan arriesgada y poco comercial desde lo más alto. Estos jóvenes progresan adecuadamente, pero por los senderos más inesperados.

8,5

Leave a Comment