Bajo radarIndiePop

Bajo Radar: Metyhl Ethel

posted by KeithModMoon 5 mayo, 2016 0 comments

 

La geografía oceánica se está descubriendo como un paraíso para el arqueólogo de nuevas sonoridades. Uno de los últimos hallazgos de esa procedencia en la banda australiana Metyhl Ethel. Liderada por Jake Webb, su recorrido arranca en 2013, cuando este oriundo de Perth (otro foco musical) decide sacar a la luz sus grabaciones caseras. TRas ganarse la atención de la prensa local, pronto se unen a filas los dos otros integrantes: Chris Wright a la batería, y Thom Stewart al bajo.

Tras lanzar su primer disco, “Oh Inhuman Spectacle”, el grupo aussie se coló en los Australian Music Prize del 2015, junto a figuras consagradas de esas tierras como Tame Impala. El último paso en su escala evolutiva musical es su fichaje por el sello 4AD, movimiento que les debería abrir las puertas internacionales, el primer fruto, su concierto en el showcase Sounds of Australia en el marco del PrimaveraPro.

Nombre: Methyl Ethel

Componentes: Proyecto de Jake Webb, quien se ocupa de la instrumentalización, producción y voz. Lo acompañan Chris Wright a la batería y Thom Stewart al bajo.

Localización: Perth, Australia

Coordenadas estilísticas: dream-pop, pop lisérgico, psicodelia aussie

Aliados: The Unknown Mortal Orchestra, CHAMPS, Beach House, Animal Collective, Dead Can Dance

Antecedentes: Hasta la fecha llevan editados un Ep, Teeth (2014, Hot Violet), y un LP, Oh Inhuman Spectacle (2016, 4AD). Este último compuesto por las canciones ideadas por Jake Webb y con la que se le abrieron las puertas de la prensa musical y los promotores de su país de origen.

Pista sonora:

La música de este trío viene tallada por patrones  dream-pop y pop intimista cuya escucha ideal es en superficies cerradas. Su sonido transmite un bello poder evocador, un ensimismamiento onírico canalizado en perdurables melodías, arreglos preciosistas y apuntes psicodélicos. Un pop introspectivo que puede virar hacia el dream-pop de aire “beach house” en la hechizante “Twilight Driving”, como en excursiones más pretéritas, las del dream-pop de los 80’s, en la no menos deleitosa, “Rogue”. Dos perlas que destapan la inmensa riqueza geológica de un sitio tan aislado y reducido como Perth, y que señalan el advenimiento y las posibilidades emocionales e instrumentales de un nuevo talento del que convendría no alejarse demasiado.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.