CrónicaElectrónicaIndiePop

Summer Camp – Sala 2 Razzmatazz (Barcelona, 8 de marzo 2012)

posted by KeithModMoon 9 marzo, 2012 0 comments

Summer Camp Barcelona

La del jueves supuso la primera visita del dúo Summer Camp a la ciudad de Barcelona. Después del concierto del miércoles en la Joy Eslava de Madrid, Elizabet Sankey y Jeremy Warmsley recalaron en la ciudad condal en el marco de la Experiencia SOS 4.8, ciclo de conciertos para dar a conocer el festival más allá del territorio murciano.

Tras el concierto de los españoles Grises fue  el turno del synthpop y el pop lo-fi de los londinenses, que para la ocasión (del directo) sumaron a un tercer miembro, un batería. Su directo empezó encasquillado, ni Jeremy, ni sobre todo, Elizabeth desplegaron con naturalidad su pop electrónico de carácter naif tan balsámico para los tiempos que corren. Parecía como si las sabrosas raciones de tapas, que ellos mismos confesaron haberse zampado ese día en Barcelona, seguían haciendo estragos en sus aparatos digestivos.

Sin embargo, conscientes del poco feedback de una sala medio vacía, Elizabeth tomó cartas en el asunto y empezó a dar muestras audibles de ese encanto de voz que la naturaleza le ha otorgado. Pronto Jeremy se le acopló, desdoblándose como fiel escudero en labores de guitarra,  synthes y  voz, que por comparación, siempre saldrá damnificada.

Seguramente el punto de inflexión de su concierto en la sala Razz lo marcó esa sorprendente (sobre todo para los que llegaban a esa hora o volvían del lavabo)  bajada del escenario para interpretar “Losing my mind”,  con la única compañía de guitarra acústica y voz, entre un público que los arropaba mientras no podía disimular sus expresiones de incredulidad y gozo.

Summer Camp Sala Razz

Fue ese manto cálido e intimo compartido entre artistas y público lo que le dio confianza a la banda para encarar un tramo final en el que siguieron desglosando sus sencillas pero bellas perlas de su jugoso debut Welcome to Condale. Encadenando sus hits más reconocibles, con alguna nueva composición (que sonó muy bien por cierto), hasta terminar con una accidentada “Ghost Train” (las proyecciones audiovisuales de la pantalla les jugaron una pequeña mala pasada, pero suficiente para que desluciera su interpretación del tema), y que lograron resarcir de inmediato con “I want you”, uno de sus mejores cortes, potenciado la noche del jueves por unos bajos más musculados y prominentes que incitaron al baile, y por una Elisabeth que se dejó la garganta para brindarnos por última vez su impagable talento vocal.

Aun con sus adhesivas melodías en los tímpanos, y las imágenes de las películas de John Hugues, Las Zapatillas Rojas y personajes anónimos de estética ochentera desfilando por nuestra mente arrancó el último show de la noche, el de Yall. Cuatro jóvenes barceloneses (dos diseñadores y dos productores) que promueven un directo que combina una puesta en escena visual con la verbena desatada del electro más fornido, entregándonse sin cuartel a hits infalibles y altamente reconocibles. Durante buena parte lograron con creces su propósito, pero a la hora de duración, su desmedida propuesta empezaba a hacer mella y no supieron frenar cuando el cuerpo lo pedía.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.