CrónicaIndie

The Rapture – Sala Razzmatazz (Barcelona, 22 de noviembre)

posted by Cesc Guimerà 25 noviembre, 2011 0 comments

The Rapture Live

Estuvieron cerca del abismo y la disolución, pero sus turbulentos cinco años de silencio, en los que han superado problemas internos y una andadura nada satisfactoria etapa en Universal, parecen haber curtido a The Rapture. Favorecidos por el cambio de dirección tomado en In The Grace Of Your Love, los neyorquinos llegaron a Barcelona de la mano del sello DFA, en una de las actuaciones  más esperadas dentro del undécimo aniversario de la Sala Razzmatazz.

Lejos del lleno, quien se dejó caer por el número 88 de la calle Pamplona disfrutó de una banda conocedora de la buena aceptación de su último trabajo. En parte, gracias al giro hacia corrientes más entusiásticas que ha calado de forma especial entre el público más novel, para el que el estallido del revival post-punk de principios de siglo supone una laguna en su imaginario. Sin la necesidad de reivindicarse como pieza fundamental de una escena (Radio 4, The Faint, Liars, o !!!) que se ha convertido en una sombra de lo que fue, el trio, habitualmente convertido en cuarteto sobre el escenario, apostó por la versatilidad y los ritmos más bailables y accesibles de su último trabajo.

Conscientes de lo imperante de la inmediatez “In The Grace Of Your Love” y “Never Die Again” abrieron la noche y ya dejaron entrever el buen hacer de The Rapture en la siempre complicada tarea de trasladar al directo las sonoridades más pisteras elaboradas en el estudio. Muy a su favor juega la grabación de su último álbum, para la que aparcaron las programaciones y apostaron firmemente por registrar casi en directo. Buena parte del mérito de este buen hacer cara al público recae en el impecable trabajo de Vicco Roccorte en la batería y el esencial refuerzo de la sección rítmica con la presencia de un bajo.

“Pieces of the People We Love”, “Get Myself Into” y “The Devil”, pertenecientes a su trabajo más discreto, sonaron resultonas en el contexto de un tramo intermedio en el que la banda no tuvo reparo en recuperar, pese a las ganas generalizadas de fiesta, el frío y distante Echoes (2003). Las elegidas fueron “Killing” y “Olio” antes de dar paso, precedida de una breve escala (“Whoo! Alright –Yes… Uh Huh”), por Pieces of the People We Love (2005) a “House Of Jealous Lovers”. Pese a que “How Deep Is Yor Love?” se llevara todas las ovaciones y para muchos de los asistentes valiera, literalmente, el precio de la entrada, ésta sigue siendo la máxima cota alcanzada por The Rapture. “House of Jealous Lovers” es, sin paliativos, el gran himno gracias al que el funk-punk será algo más que un breve soplo revolucionario que hizo latir los clubs de todo el mundo.

“Come Back To Me” y “Sail Away” y “Echoes”, beneficiada por el efecto Misfits, cerraron la primera parte de un show con una recta final cantada de antemano, en la que no podían faltar y no faltaron “Children”, “Miss You” y la inapelable retrodance, y candidata a canción del año, “How Deep Is Your Love?” Cada vez más alejados de etiquetas, todas las direcciones tomadas por The Rapture confluyen en un afán entusiasta que en Barcelona alcanzaron con creces.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.