Indie

Wanted: The Organ

posted by Marcos Gendre 30 agosto, 2012 0 comments
Wanted The Organ
Quién

Formadas en Vancouver a partir de las cenizas de Full Sketch, The Organ nace en 2001 para agrandar la leyenda surgida en torno a la emergente nueva escena canadiense puesta en liza por gente como Broken Social Scene, Destroyer, The arcade Fire, The New Pornogrphers y las susodichas durante la pasada década.

Causas pendientes

Como unos The Smiths  pasados por un filtro de after-punk ochentero, con Morrisey transmutado en la  cantante del quinteto Katie Sketch. Así sonaba The Organ que, sin inventar la pólvora,  fueron uno de los grupos que mejor provecho sacaron del revival ochentero propulsado por bandas de corte pop, a lo Joy Division, como Interpol y The Stills.

Dotadas de una mayor sensibilidad que la mayoría de grupos de su generación para cazar melodías de gozoso impacto indeleble, The Organ condensaron todo su opus sonoro en apenas un Lp, Grab That Gun (2004), y dos Eps sobresalientes – Sinking Hearts (2002) y el póstumo Thieves (2008) -.

De éxito creciente, estas cinco presdigitadoras del pop, más tenso y emotivo, darían carpetazo  a sus andanzas juntas el 7 de diciembre de 2006, desde su propio Myspace, cuando vivían en la cresta de la ola.

El culto no había hecho más que comenzar.

Nivel de misterio

Tras su prematura ruptura, un carrusel de motivos fueron expuestos para intentar dar una explicación a su cese de actividad: Problemas de salud; disgresiones en el núcleo de la banda; la carrera como modelo de Katie o el enfermizo perfeccionismo de la misma a la hora de grabar. Toda esta fila india de razones daría con el fin de The Organ. Una muerte anunciada a partir de la que sus miembros se han dedicado a dar vida a proyectos de lo más variopinto. A saber: Deborah Cohen empezaría una modesta aventura con Lovers Love Haters; Schmoo se colocaría al frente del combo hardcore Keep Tidy; y a Katie y la teclista Jenny Smith, se les daría por abrir un restaurante en Toronto.

Recompensa

Complicado precisar la cantidad, una millonada no sería, pero si una cantidad de peso viendo cuanto refrito mal hecho se vive constantemente en el mundo del pop actual.

En esta dirección, viendo como terminaron, incluso con Katie teniendo problemas legales para sacar un disco en solitario por su contrato firmado con The Organ, se hace difícil imaginar una reconciliación por parte de sus miembros. Sin embargo, casos más raros se han visto, la verdad,  – The Go- Betweens, Dinosaur Jr – y puestos a aventurar, si contamos con la juventud, en la treintena, de Katie, Schmoo y compañía tampoco sería de extrañar una vuelta de uno de esos grupos que no se echan mucho de menos, hasta que un día vas  y encuentras por casualidad en el trastero aquel disco llamado Grab That Gun que tanto te erizó los pelos del antebrazo en 2004, cayendo, irremisiblemente, en la tentación de volver a sentir sus bondades epidérmicas.

Cómo reconocerlos

Hay que tener muy mala baba para cerrar una trayectoria con una maravilla de este calibre, y más cuando ya hacía un año que se habían deshecho. No se puede dejar al personal con un mono tan grande, como el que provoca “Let the bells ring”, es de mala gente.

Vivos o muertos

….Pues catalépticos, aunque complicado, en cualquier momento despiertan y nos dejan con un palmo de narices.

Escuchar Grab that gun en Spotify


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.