ElectrónicaHip-hopIndieMúsicaRockSoul

Las 30 canciones del 2010

posted by KeithModMoon 29 diciembre, 2010 1 Comment

A escasos días de dar portazo al año, y para algunos la década, en El Destilador Cultural nos disponemos a ofreceros una de estas listas que tanto nos/os gustan. En esta ocasión hemos decidido recoger una selección de aquellas canciones que han marcado los doce meses de este año. Ni 100, ni 10, ni 20. 30 han sido las elegidas para guardar en las memorias físicas y digitales de este 2010.

Por supuesto que en la siguiente lista no están todas las que son, pero sí que están más de las que inicialmente había previsto, y es que el año, musicalmente hablando, ha sido la mar de gratificante. Grandes nombres, no tan grandes, y algunos de nuevo, nos han mantenido con la oreja enganchada al auricular y el corazón palpitando con cada escucha. Un gran año tal y como se escucha en la siguiente lista.

(Recomiendo darle a la playlist de Spotify mientras se procede a la lectura del post).

Sin más servidor se despide hasta el próximo año. Que disfruten.

Las 30 canciones del 2010

Surfer Blood – “Swim”

 

La contundencia con la que golpea este grupo de Florida es directamente proporcional al bocado que puede dejar la planta carnívora que ocupa la carátula de su álbum debut Astro Coast. “Swim” es su pieza más estruendosa, pero a la vez también la más placentera.

Neon Indian – “Laughing Gas”

La risa de esa camada con la que se inicia este “Laughing Gas” se esparce como un gas de electro pop contagioso que nos va a mantener riendo a solas en la calma de nuestro hogar sin que hayamos caído en la cuenta.

Caribou – “Odessa”

En un lejano mes de febrero el que arriba firma caía rendido con la última pirueta de Dan Snaith, precisamente gracias al halo mágico e hipnótico que desprendía este magistral “Odessa”. Caribou ya se había reservado, tiempo atrás, una plaza en nuestro corazón con su psicodélica bañada en sintes, pero también lo haría para el futuro con su nu-disco pop que proponía en Swim.

The National – “Bloodbuz Ohio”

Podríamos haber escogido “Terrible Love” o “I’m afraid of everyone”, podríamos haber escogido cualquier de los temas que componen el último álbum de los de Brooklyn porque han logrado uno de los trabajos del año. Sin embargo, “Bloodbuzz Ohio” fue la primera bala con la que recibimos su esperado nuevo trabajo, y su pólvora mágica aún retumba por nuestras cabezas con esa voz imperiosa, y su producción tallada por manos artesanas. Uno de los himnos del año.

The Roots (Joanna Newsom) – “Right On”

La banda de hip-hop The Roots ejecutaron en How I got over un álbum redondo apoyándose en colaboraciones de lujo. Aquí se ajuntan con Joanna Newsom y STS para crear una pieza fascinante, con un tempo lento y un detalle en el acabado formidable. Una ensoñación que navega entre charcos de scratch, nubes de soul y una atmósfera oscura que te hace fantasear.  

Big Boi – “Follow us”

 

La mitad de Outkast se cascaba uno de los mejores trabajos del año en la vertiente rap con temazos como este “Follow Us”: metralleta de ráfagas rítmicas que levantarían de la cama hasta el propio Ariel Sharon.

Plan B – “Stay too long”

Este soulman reconvertido en músico todo terreno brinda aquí una endiablada canción que deja al oyente extenuado con su cruce de riffs acelerados, baterías marcadas y estribillos que tanto recuerdan a Lenny Kravitz como a Rage Against the Machine.

Beach House – “10 Mile Stereo”

Remansos de calma eterna es dónde te transporta el dúo Beach House con su disco Teen Dream. La latitud más lejana y reconfortante es este “10 Mile Stereo”, un bello tema que te acaricia con cada embestida que produce esa emotiva voz reflejo del Jon Anderson más afligido

Janelle Monae feat. Big Boi – “Tightrope”

Una de las mejores sensaciones de la temporada provenía de esta joven norteamericana y su avanzado The ArchAndroid. La voz de Monae se cruza aquí con beats, instrumentos de viento para formar un torbellino de ritmo con el que despegar  al más sosainas.

Wild Nothing – “Live in Dreams”

Hay algo en el interior de “Live in Dreams” que nos reconforta cuando en realidad el tono de su melodía es tristona y se desenvuelve entre nieblas etéreas que nos aíslan de esa luz que intuimos pero no vemos.

Crystal Fighters – “Follow”

Muy recomendable el debut de estos vascos asentados en Londres. “Follow” es la insignia de esta mezcla entre el electro, el indie y los instrumentos tradicionales del folk vasco. Todo bien mezclado, y agitado.

Gold Panda – “You”

Las excursiones transoceánicas del panda de oro han sido uno de los mayores goces de electrónica que hemos tenido la oportunidad de disfrutar en este 2010. Este enigmático artista ingles nos despliega en “You” sus mayores virtudes con un sonido tan jodidamente exótico (¿qué son esos beats tan gustoso?, ¿propios del hip-hop o de la IDM?). Su prueba es que lo convertimos en nuestro leit-motiv para ir a comprar el pan de aquí 4 años.

Toro y Moi – “Talamak”

Que nadie se deje llevar a la confusión con Toro y Moi, porque son una sola persona. Chaz Bundick es el responsable de temas tan embriagadores como “Talamk”. Su indie electrónico está tan cruzado de referencias que serías capaz de discernir sólo dos o  hacer con ellas una lista más larga que esta. Sea lo que sea una canción a disfrutar.

Sleigh Bells – “Infinity Guitars”

La mala leche “agressive”, las guitarras distorsionadas, los bombos rompen cajas torácicas de este dueto de Brooklyn pegaron con mucha fuerza a principios de año con la salida de su primer álbum apadrinado por M.I.A. A día de hoy “Infinity Guitars” perdura como uno de los cortes que siguen lastimando de agradables masoquismo nuestra cabeza.

Darkstar – “Aidys Girl is a computer”

El dubstep de Darkstar penetra en recónditos y profundos estados de nuestra mente. Primero su música agrieta nuestro encefalograma por dentro, pero con ello lo fortalecen por fuera. Puro contagio de fuego y hielo.

Kanye West – “Runaway”

Su desfachatez, su egocentrismo, su popularidad, su genialidad, a Kanye West le debemos perdonar todo por parir temas como “Runaway”. Estructurada como una balada en torno a las notas que marca un piano, West impregna en ella más que una melodía bella, y unos compases que se acoplan a nuestros esqueletos, es también una forma de decirle al mundo que ha regresado, que después de pasar una etapa hundido en la mierda vuelve por la puerta grande, y este emocionante tema sirve para brindar con todos los “scum bags” que lo han criticado. I love Kanye.  

Crystal Castles feat. Robert Smith  – “Not in love”

Dicen que presenciar la muerte de un ser querido, o incluso la ruptura de ciertos amores quedan grabados con fuego en nuestros hipotálamos. Tras escuchar este “Not in love” la segunda afirmación cobra más sentido. La banda de electro Crystal Castles construye aquí uno de los temas de la temporada con esta versión del tema “Not in Love” de Platinum Blonde, y agigantada con la inconfundible voz del líder de The Cure, Robert Smith. Como dijo Franc Sayol una canción que hiela almas y enciende corazones, “beacuse It’s cold outside when you’re coming home”.

The Vaccines – “Wreckin’ Bar (Ra, Ra, Ra)”

Quizás sería más apropiado hablar de esta joven banda del norte de Londres el próximo año cuando saquen su disco debut, pero resultaría injusto no hacernos eco de este single que se han marcado en 2010. Un irresistible tema que sulfura testosterona juvenil. En los medios ingleses se han apresurado a etiquetarlos como los Strokes británicos, no seré yo quien lo ponga en duda.

Villagers – “Becoming a Jackal”

La sensibilidad cortante con la que penetra en nuestros oídos este “Becoming a Jackal” emparienta a Villagers directamente con la voz angelical de Peter Von Pohel y la sabiduría para articular melodías de Bright Eyes o el gran Robert Wyatt. En resumidas cuentas, pura delicia para disfrutar con lágrimas en la boca.

Arcade Fire – “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)”

Sería inimaginable que la que se ha erigido por derecho propio como la banda del año no dejará caer alguno de los temas de su último disco en esta lista. Curiosamente entran con el corte que menos define el espíritu desolador de The Suburbs, y a la vez el de la propia banda. “Sprawl II” es un canto disco con alma ochentera, y todo barnizado con ese regalo de Dios que es la voz de Regine Cassagne, y unos sintetizadores que otorgan voluptuosidad al conjunto.

Four Tet – “ Angel echoes”

Kieran Veden se marca en There is love in you una de las mejores noticias de este 2010 para los amantes de la electrónica. “Angel echoes” es una de sus muestras: capas con pelaje de seda que se van entrecruzando, y al chocarse entre ellas avivan una extraña emulsión química que transporta directamente al oyente a estados de éxtasis.

Best Coast – “Boyfriend”

Bethany Cosentino jugaba con un beneplácito previo (como hype viral) que no pudo corresponder con su álbum debut. Sin embargo de éste habría que salvar el tema que aquí nos ocupa. “Boyfriend” tiende unas letras que podían haber firmado cualquier girl group en los 60’s, pero en lugar de endulzarlas a lo muro del sonido Spector las dota de distorsión sin que el interior se resienta.

Tunng – “Hustle”

Tunng es una banda difícil de encasillar, sus coordenadas musicales se mueven entre el acid folk y la indie electronica. Tocan todos los palos y todos de forma impoluta, y “Hustle” es la demostración de ello, con una intro electrónica que podría haber firmado Four Tet o Burial para luego desembocar en una entrañable melodía folk que nos empuja a apuntarnos a unos campamentos veraniegos en Montana.

Yeasayer – “O.N.E.”

La banda de pop psicodélico de Brooklyn demostraba en “O.N.E” que sus propuestas bizarras no tienen porque ser incompatibles con las pistas de baile ni ajenas al Olimpo de canciones a retener. Melodías marcianas, tambores contundentes, y voces que estallan en explosiones de sabor. Todo un temazo.

Hot Chip – “I feel better”

Otros que saben a la perfección como hacer mover encima de una pista de baile a almas huecas se sacaban de nuevo de la manga un revienta pistas con este “I feel better”.Atención al fragmento de violines acelerándose con esa voz sensual adentrándose en tu entrepierna. Yo así también me siento mejor

Teengirl Fantasy – “Cheaters”

Teengirl Fantasy han cagado el tema house del año. En “Cheaters” cazan la voz sensual a modo de sampler de Love Comitte para revestir con una atractiva capa su deep house, que se compone a la vez de sintetizadores que barren la pista de despistados y un órgano de órdago.

Broken Bells – “The High Road”

La extraña pareja del año dejó a su paso un suculento manjar con el nombre de Broken Bells. Por un lado James Mercer, líder de The Shins, por otro Brian Burton, más conocido como Danger Mouse. De esta cópula nació Broken Bells y con ellos esta compenetrada mezcla entre bases electrónicas/hip-hop con trazos delicados de pop como se escucha en “The High Road”.

Crocodiles – “Mirrors”

El crescendo con el que se construye “Mirrors” pone a Crocodiles en la órbita de bandas de rock a seguir de cerca. Bajo esa comunión de instrumentos resonantes se esconde una equilibrada capa de distorsión que los guía, y se alcanza la plenitud con la entrada de la voz que bebe de los grupos noise.

Summer Camp – “Round the Moon”

Durante varias semanas de verano este servidor se quedó prendado por este irresistible “Round the moon”. Si uno podía extraerse de la belleza de las imágenes con las que golpearon con su videoclip, se encontraba con una gema de disco-pop embriagador.

Gorillaz – On Melancholy Hill

La intro synthpop a lo Sebastian Tellier en “On Melancholy Hill” ya presagia un hermoso viaje que se termina de confirmar a los pocos segundos cuando irrumpe la voz de Damon Albarn, creando un cautivante contraste entre su pose cálida y esas contagiosas notas del estrebillo. Cuando uno llega al final del trayecto su cuerpo levita en una especie de estado de eterna satisfacción, la de haber vivido un sueño pop durante casi 4 minutos.


1 Comment

Supersonic14 29 diciembre, 2010 at 19:42

Bloodbuzz Ohio es la mejor canción del año

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.