ElectrónicaHip-hopIndieMúsicaRock

Las mejores canciones de la década de los 2000

posted by KeithModMoon 25 enero, 2010 3 Comments

Mejores canciones decada 2000

De todas las listas que hemos ido recogiendo sobre lo mejor de la década de los 00, seguramente la mía sea la papeleta más difícil: elegir las diez mejores canciones de la década.

Reducir en una lista de diez la inmensa marea musical de estos diez años, es como intentar quedarse con un solo tema de The Kinks. A pesar de lo inabarcable de la misión, y de la cantidad de grandes temas que nos han llovido, la siguiente lista está compuesta por diez temas + diez bonus track (sólo diez temas era una auténtica locura)  que me han hecho vibrar, gozar, estremecer, alcanzar el éxtasis para luego llorar de alegría por haber alcanzado semejantes sensaciones.

¿Son las que siguen las mejores canciones de la década?, pues seguramente no, pero de lo que a mi parecer resulta indudable es de que se trata de veinte grandes temas (sin ordenar por preferencia, tampoco quería cortarme las venas en el camino) que todo homínido del futuro pagará por escuchar.

1.“Idioteque” – Radiohead

Como señalaba Sally Cinanmon en su repaso  a los discos de la década, Radiohead inauguraba el sonido de un nuevo tiempo desvinculándose de su hasta entonces  sonido propio. Kid A emergía como una nueva luz entre una nube de loops, beats y estridencias electrónicas para modificar el panorama musical durante los siguientes años. En ese marco, “Idioteque” se impuso como la gema central; el argumento para convencer a miles de seguidores para que se hicieran creyentes de la nueva corriente.

 

2. “Funeral”- Band of horses

Una de las bandas de indie rock más reputadas de Norteamérica desplegaba todo su potencial en el álbum Everything all the time. “Funeral” es su impagable tema en el que sobresale el chorro de voz de Ben Bridwell en un nirvana de guitarras, clímax y sonidos de otras latitudes.

 

3. “Float on” – Modest Mouse

Una canción que mezcla con precisión de cirujano la nostalgia pop, con gotas de post-punk, con un estribillo adhesivo y un riff para enmarcar, no necesita muchos más motivos para encumbrarse en lo más alto. Que sea una de las canciones indispensable en cualquier reproductor Mp3 dice mucho a su favor.

 

4. “Aerodynamic” – Daft Punk

Dos genios franceses crearon a principios de siglo una de las obras más imprescindibles de la década y con ella, se erigía un nuevo tótem en la música electrónica. Ese disco, Discovery, estaba repleto de joyas bailables, a cual más preciada. Escoger a una es una de las tareas más arduas que recuerdo haber hecho en los últimos días, pero una vez que suenan las campanas y uno se deja llevar al éxtasis con ese riff caído de otra galaxia, todo lo demás ya no tiene importancia. Los seres de otros planetas vibrarían con el sonido único de este dúo, pónganles la vuelta de esta canción y confraternicen con la vida de otros lares.

5. “Rebellion (lies)” – Arcade Fire

“Rebellion (lies)” tiene uno de los crescendos más estremecedores que uno recuerda. Antes de llegar al potente clímax el oyente corre el riesgo de haberse caído para siempre en el abismo. Si logra sobrevivir a este viaje por la euforia le espera uno de los estribillos más coreables y entregables de los últimos diez años antes de caer finalmente rendido a la evidencia de haber presenciado el tour de force musical más memorable en mucho tiempo. Si creen que exagero, deberían haber estado aquí.

6. “Like eating glass” – Bloc Party

Bloc Party aterrizaron con esta joya bajo el brazo con su primer álbum, y desde entonces no han podido igualarla. “Like eating glass” te atrapa desde el inicio con un torbellino afilado de guitarras que compiten con uno de los solos de batería más antológicos que recuerdo haber oído en mucho tiempo. A modo de bálsamo irrumpe la voz de Kele Okereke para abrazarnos entre tanta distorsión, intensidad y fuerza. Aún recuerdo su primera escucha y mis brazos atronando el aire intentando seguir el imparable ritmo de Matt Tong.

7. “Morning Bird” – The Sleepy Jackson

A este grupo australiano le bastaron un par de acordes en piano, y una dulce voz de un niño/a para crear una de las canciones más hermosas, cautivadoras y emotivas que han pasado por los oídos de este servidor

8. “La Ritournelle” – Sebastien Tellier

Antes de su paso por Eurovisión, y de alcanzar cierta fama, el extravagante compositor francés brindaba una de las piezas más arrebatadoras de los que llevamos de siglo. La belleza que logra Tellier con “La Ritournelle” no se puede acotar a ninguna explicación racional, su sonido trasciende épocas, géneros y modas, y se constituye como una obra atemporal e imprescindible.

9. “Hoppipola” – Sigur Ros

Otros que han demostrado con creces su sofisticado y sensible gusto a lo largo de su trayectoria son los islandeses Sigur Ros, y quizás “Hoppipola” fue su punta de lanza en ese sentido. Unas preciosas líneas de piano se engrandecen con la paulatina entrada de los otros instrumentos de cuerda, percusión y viento, y una frágil y delicada voz aporta el porte necesario para convertir este corte en una experiencia musical inolvidable. Sigur Ros hace música preciosista, épica, y tremendamente emocional, y “Hoppipola” es su máxima expresión.

10. “Details of the war” – Clap your hands say yeah

Alec Ounsworth irrumpe en los primeros acordes de “Details of the war” con su voz portentosa para encogernos el corazón, a partir de entonces nada será igual. Rodeado por un fino y sencillo acompañamiento sonoro, Ounsworth logra hacer una de las interpretaciones vocales más acongojantes que se recuerdan, con ella Clap your hands say yeah se crecen y acaban concretando uno de esos temas que no podían faltar en esta lista.

Bonus Tracks
11. “Wolf like me” – Tv on the radio

Esta banda de post-punk con reticencias electrónicas y atmósferas absorbentes parece tener un sexto sentido para construir ritmos vibrantes. Puede que “Wolf like me” sea su pieza más agarrante, puro ritmo, puro nervio, y pura garra de los de Brooklyn.

12. “How it ends” – DeVotchka

Este cuarteto de Denver nos encandilaba con un álbum homónimo, en el que sobresalía esta memorable pieza, donde el folk con eco europeos se fundía con una melodía crepuscular. A esto había que añadirle una profunda y bella voz que paralizaba el tiempo mientras su belleza nos corroía hacía los adentros. Si es así cómo termina, bienvenido sea.

13. “Somebody told me” – The Killers

Quien durante la pasada década no se haya dejado llevar en la pista de baile por las canciones de The Killers, especialmente las de su primer y aplaudido Hot Fuss, o bien quiere decir que pasó la treintena hace algún tiempo, o bien aún no ha llegado a la mayoría de edad, o simplemente, que ha vivido recluido en su casa. Y es que The Killers y su “Someboy told me” guardan ese especial encanto juvenil y desbordante de hacernos sacudir todo el cuerpo en la pista y sentirnos como reyes. Quizás no sea un tema para estar incluido en esta lista, pero como está tan vinculado a noches gloriosas, sigue siendo complicado desprenderse de su pegadiza melodía.

14. “Seven Nation army” – The White Stripes

Cuando la línea de bajo de una canción se implanta en los grandes estadios algo querrá decir;  no que los White Stripes llenen grandes estadios (aún no han llegado a ese estatus), pero sí su tremendo “Seven Nation Army”, cuyo estribillo está en boca de los aficionados al fútbol de medio mundo. Y no es para menos, tras oír el admirable trabajo de Jack White con sus afilados riffs de guitarra, y el marcado ritmo de Meg White en la batería, quien iba a resistir a su empuje.

15. “Through the wire” – Kanye West

Kanye West llegó como un renovador del hip hop, y con piezas como “Through the wire” lo confirmó. West demostraba su exquisito gusto para adornar sus canciones con una producción que brilla por la variedad de matices, con samplers melosos que parecen salidos de la edad de oro del disco, y con sus pletóricas  rimas que encajan como en un perfecto rompecabezas.

16. “Hiphopper” – Thomas Rusiak featuring Teddybears STHLM

Puede que Thomas Rusiak se merezca ocupar sitios de honor en una lista  de los one hit wonders de estos diez años, pero a pesar de ello, resulta irresistible rendirse a la potencia y intensidad de su “Hiphopper” en compañía de los Teddybears STHLM. Eclecticismo hip-hop y electrónica surgidos de una fría Suecia, que debió coger temperatura el día en que este tema irrumpía en las listas a mediados del año 2000.

 17. “Into the woods” – My morning jacket

Esta brillante pieza de My Morning Jacket se destapa desde lo profundo de un bosque donde retumban los sonidos de los niños que juegan mientras un organillo/acordeón de feria parece envolver el ambiente. Demasiado tarde para darse cuenta que la sensible voz de Jim James nos tiene atrapados y absorbidos en este fascinante y mágico paseo por el bosque. Un sonido donde retumban las raíces del rock americano a lo The Band pero con el desgarro de unos Mercury rev. Algo mágico, y sublime desde lo más profundo de un bosque americano.

18. “Kids” – MGMT

Oyendo este especie de semi himno generacional de nuevo, me doy cuenta de mi debilidad por los tonos juguetones y las voces de niños de por medio. Dicho esto, hay que subrayar que “Kids”, pese a lo cansados que debe tener a la gran mayoría, es uno de esas gemas pop que no presentan imperfecciones. Uno de esos temas que triunfan en el anonimato, y en la celebridad que le depararon las listas de éxito, las radios y las pistas de baile. Una estrofa fácilmente coreable, un estribillo adictivo, y una producción pop con matices de new psicodelia fueron los argumentos que convirtieron a este tema en uno de los más celebres del 2008.

19. “My girls” – Animal Collective

“My girls” parece una oda psicotropica a la vida campestre. Un potente tema de carácter embriagador que nos agarra de inicio con un órgano que parece un regalo de Frankie Knuckles, para luego seguir sumergiendo en otra dimensión a todo aquel que se interpone con sus coros, palmas, y sus ricos y variados matices de producción.

20. “Paper Planes”– M.I.A

M.I.A agitaba los esqueletos de medio mundo con este pedazo de tema producido por su partenaire Diplo. Mucho antes que la película de Danny Boyle la recuperará para el gran público, muchos nos habíamos derretido ante su atronador beat sampleando el “Straight to hell” de The Clash, y ante esa estrofa de cajeros, pasta y pipas resoplando. Un viaje a otros parajes, a otros géneros, una canción emblema de la globalización musical y del crossover de géneros; un tema que define a través de un ritmo endiablado el mundo en que vivimos.


3 Comments

La banda sonora de la década (volumen 1) | El Destilador Cultural 28 enero, 2010 at 17:04

[…] verme obligado a pasar por un particular via crucis mental para seleccionar los veinte mejores temas de la década, se me quedó un regusto tan amargo con todas las magnificas canciones que se quedaron en el […]

Reply
Lo mejor de la década | El Destilador Cultural 25 febrero, 2010 at 17:17

[…] – Las mejores canciones de los 2000 […]

Reply
larissa 29 diciembre, 2011 at 00:50

MY CHEMICAL ROMANCE!!!!????? DONDE ESTA!!!???

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.