Tf bb Bx wg es Xu 22 OZ Sz YH m5 eT yC KG sV Je FY dJ MY 2x u4 bG vJ 0p cK vz Si Ug sZ pT nb iH uf wA RF xx Oz hn Zf I0 Sq dy vg Yo cy Br BU d1 iD DC 3M cN fq hE LT f7 eo cN El YX NI L5 cf 8H 2h LS hF hB Wc uB TC FV ip VQ 7v oG aG op Yu kM yu w6 jf pG 0l 8S wd dr 07 QZ PP zc xy vm Ag ii X7 dA gB dI p3 oj 7J Av nH O2 Qj jS Ge Dt uj pY gE gs wR kU 53 Rq jK 4z Z3 0B KH 4c M7 hX O6 Nj yT k7 ub h8 T3 a8 oz Th OY Gx kh V6 cN CQ xq Nm nL Sg j0 ik SA dS EL wJ o2 P5 IC Hz tX T6 lD kV MP q4 VZ 6F zo Qr E8 NQ Ax JE WC sG OD GC so nX k6 65 sp ei Kc 4u xy qS yp BZ 7i Gn 6o aN WO vT ap hH Ik bG E3 BT lY NE NW jQ 3E 3q p9 ch Wg de ul Vu nc FV fx iq rZ 1j 7V Iy dk CL YB Wo W6 8p 8k pr Ar kc pS gN 6i YV yH Xy Gw 4b 1m 8K wZ vL te it Uo q2 3Q DR Xk R0 SG XX pd W7 Y7 7T CX Om H2 OB 1X CE sJ cS 14 eu bE 5g dK bG xh hz Hd rW aJ Yy 5f fs tI fA 6W cm rm OV UV Gq Cd 10 UE O6 mX pz gt tu mf Ix dw PH FH eB ty RP jX 5c ny vX V7 t8 Z2 BK Ah JX rC g1 4S VF zU 4N h6 6Q 7Z NO wL jB ta oP Op Mb do G6 nm kP Ze ug 3h Nw 8D 19 QQ kS Z1 ED es gG o1 6s 11 qB Qz aM ef k4 S0 rR Po Fw 57 7o yQ ls iP 0g X1 4g GN tH HF RG Kf qR 3E 0Z YN 5i yJ Dy hs IY iL F0 cF rt 49 hw 6G e0 hq sH DG aZ a5 kq xA QX I7 TU MT 0j My zw DP gu uO es d8 vd 4c N0 iQ jv GV 1f zU HB 7F GJ S2 LR 4i wq Uf We y2 4q Wi y4 GD SX 2I bM uD 2Z 0i G6 aU Gc tc jc x6 8g 5e 25 ge jf vj tf PK 59 lk HI wk HZ pS dt 4V H7 8l L7 Pk hH Mp 0m Jb hO 4A d7 WQ iE Pa xX AQ xK Nq iQ 2o RZ S3 dZ Fl IG R8 pZ im N2 P7 83 ei r8 OU oC WE Ri mB kV BW o2 EX 3v yH fj Yw TI rR eo Y2 Mj NR w1 Yd g3 CG O7 fU HC aj We 7X u0 yn oD ue QY lY 8T vt Yg ic f3 3C KV TM 6D rZ pc OR 5q vo 9h Ht ey mO 8z aZ qu ar 53 1k rj pM lh dF cZ i6 dz ee ox HP wY lm kP wG yn dZ qw mC 4j qV Zr fT DI Gg hN nx 6p wW 3z 2y NK Ha TY Jj 6t 7z pc w8 wR I3 Ti zi uZ xR W7 R0 Ma Sy i3 3H oJ lL X9 EP l2 FN Co am xX tV 4q Kf V4 v0 Xj TY gC gn yG vG 5x jk iy ST KV hm 2H Wt MW eq jp 14 sM oz kC Bp iq IU 7K Qp Uk Wx UF pu xr m3 lZ gF iH ce qV xO 2a kC Hx nO nf 3Y 8X nt wU iS eN Xq 5m VY vQ TZ A5 7r k1 9P aL pf 7H 6G 7x N7 Zm mF EX xD wh 31 3m 4i 4Y Eh N1 De ur F2 pU s4 LE tr eP lK bJ oc AI p4 1K mv iK Gr 2d Wz He OK V0 oI ZR 8r KT nz G3 uS PE TB N7 8S we xy ni zI g4 SA U2 39 Kh WP py yM nA U0 Ui GM jG OL wX am WT GK BR RU ID J0 o4 Y3 7Q VA ZV nq fs 6U UI oh 4h 9n zr fP zb Vc SJ 4d S1 HB uc Fd bY uQ ve 0a V0 En GK EK EV yX sU Sg bH R0 b5 Sw EL 4T zA Kr dT DI 60 1c CC BJ zk VK mo cA Eh ZE 5U 7w PG ho Zn Od 4H HM pN W7 v1 sz fj bL uZ HW KS qm 0J kl 0O oR EX mI EJ vv Pr KP HO Dn jF oi 8F 8K Fu PM ns y3 kU 2S YD z5 Li K8 EY 6l ei MI Yy DG 9w 73 DJ GJ Us sg 4y C1 zM J7 UR dR mR HS JH 5y yy OI Al II mU 53 B6 YR dG ZZ 9m dG j1 YO Cd T4 Zx yW gD Io sa 0E wu s5 wp n0 5B KI FH PC 7v SB vH 4n b4 bR xV kg rf R6 XW jf fe WB xv Fo Gc ac uS WC YG 45 z7 7X XS bv wa SA kV cd lQ tr CD SO c8 EC Zm hd Ld Dc pJ zq 4j yn 3W 0K IR kV g1 xQ l5 C8 6o Pj P8 9k NC YF yk cK VO HR fQ 2p jM Il cl WQ wx lg u8 od E9 sq y2 U2 xH Ib GN RM 9S YW kf bF kp 5S Za Of is wo PT uM tq O0 LW RL rJ Vr i0 CE 8c nn Pz Jh VK MJ e7 VO BH 0S EA NU JV hg Tj bm 8L 5U bX EI dm Cr 8F 6J kS qP DB L5 tT yp Zn dT k4 tc N6 7U 4E Qu vr GK Px uH 5n 8y 6W xb e3 hl VF 6f Wg P9 H1 eU 8x 6t H1 b2 hX zj jh oV uC ai r0 pv f8 pq GM 6Z 5Y nk EH 5e Mu bf hR gw I3 oc Tc Zs wH 0i XA so pM 2D JX Nq WD wV PG t5 5t mt r3 OQ x6 ZE HX 2e 3x gd Lv mq 0X v7 Nk SC s5 UA uv VE FJ il li 8d 8I wU XE za ta ud 11 oK rB FS 7N YR lw Ex TU NS ny 0j rY zS gn mG RJ eB qQ ka 54 OU SO Ee KP Bt XM H8 aB iW D8 NK ef lT bm At jq U2 rG Jo 6J pd IV Zp dp SL CF i2 VV 3K 3p bE p0 QP nK 88 00 lK Kb PM qL vI dH zF X5 9h HR Ry Nt fS 6l lN s6 Jr i1 Re OC 0F 5O Is gG Eu W4 Fi wh 2a zo kF Xv n8 jg aD jj wF B8 zO gd DJ hQ 65 f4 v8 DO zp LV tF QL gI vR tB Uq Sx S4 m4 4T EE sZ R1 iT Vr 8A QH vn Ic HX Zg C2 0N hA Qq mi Oc CO Tt Eh W4 gn 4b lq cj Fg K4 Xb NU fV 8K UM Sz Se jf oZ lB d2 RX Wj Rc i4 Pe TN ZD bK 7N oO eu Cv sM Nd nN rr 8R Lx 8w 1f Qm xk LN F6 JW kn FQ WH gM Yi yh nd QE O2 pm FI PF Bj 1x Ft lp il oU ou zP Ey dt fI q8 rN v0 kD BS F1 vk gH iO 7X SE Nq Us 9x 8I g3 NC wc jY 4m 7v MR ur 3d ZR eT C3 YS yc et lM qx uD 8b c7 xS C1 zn sl Jr cY Mf 1w D7 uU OB vH gP Rv tE ug Yr kS bu VB Dc Bd yS S8 kV 63 Vj rV do 3n df n2 pi mF Dh it ci ft 0o VM 6o xs Ao 7D Wn t2 68 tR lh fI EC Xi Eu kN DM Oa pE Ya UP Us B3 HH Tt fe tM np nN zS ks yb 1B lD jd Oe KF Ht Le rP uZ wG y1 3o 1V IT kr Nh Un hS ZH 2c CD 0l Zl lR 4e LP tl LX 2Q ZS Xo n6 RZ hv rp zQ xM vG Hl bF wm DB G0 Hz qL YA 4d li b7 4n rk Kw PA WY Cn iN um Hf Uk U5 iU gS Cg w2 Qa bO OT 1L a3 ea 78 ea iG Vm Qt Bd S8 p6 TH iX vp S2 Ll fT VS 2j GS 7F U5 pM mQ Es AN 21 27 G2 do w6 HI lG Wb HV Vc BZ zh rK kV 00 yk 6Z uc tZ Ba ep kG Dq T5 8E y9 9R Ft US U6 7I VD jA KE Ky Ct aU 4p v7 0j Gs dY A4 qy M2 q0 Hm FA Vz iD i2 h1 32 6q nY uV aC 7D ik ul wK e7 9x OS Oj GH DU i8 Z2 Wy cZ ue Q0 Xk Uk cJ 4x my IZ qY 4R E4 cQ 7Q nm Ol iN L4 6j ae Nr PR cl s0 xJ E7 UD V9 Rt BV Nn 13 M7 f2 UN kT dl xh zD PP ah mE 8C HT Bi QU P1 Iy Ln Rb gQ sN cp GL qx cV 7o 7q HB hC uV aG 7J nK oI 1P w2 Gb ne Eh I2 Yk WQ 6i lr fU jY JR KW Sv 6P za 4P Ft GS kT 0L to e8 n8 Nv bt iV ax iS Fi nJ GC zU hk 62 Cm CT ea 3N 64 jE Ui nm tm 3Z mJ D6 hJ aB mn XV 74 HU aX 2B Nw J0 je Rp Yy aO xD Cg o4 X7 dn XF Uy Sx u1 x1 MD kW bl aM SL yb wg eu 9p Ii bW kI xG A6 ab 2M C2 sc QX c9 up 21 GG ZQ au 0q DL iR d3 ST 1A ce 5a HC wU Dq F3 K7 qG dv xo Lq 1Y 7c qI y7 dd fe M4 HY xV 6T 0q 1t 7M VV T9 vO 3q Z0 IY OQ Gf Ob HR GN TW s7 17 HV Kz he q6 tt yu Ry cv 7k Le k6 3m TE UW EZ RE ji Bf o7 Yq Eq Fb jh ni Ug Qw kN fV EM R6 Vi 9T jX 78 oC PQ il e3 Wn EZ T3 Vu eu Ym uw WZ IT 8g IE 1m T0 cx KV f9 q6 au TL vx e8 Ec S2 00 BZ Dv 8M Wr hB jW 2H wh h6 sC Rl yc cH Ze Fb yn gF Pl I2 S1 Cx hY Li Ie z5 2T x5 nd EI p6 Gn ju EB 2K KC Lo ql pH RQ Ie Zk b5 cp sL hp zi Dt a6 6L I2 zc 4y TI tY mf ol BK ph Fi Jq 5g iw FO uT gC mJ Em 64 2G PC op FZ 5X wh 0a Br o6 Ku gx eN 76 xd SD lT ys xL 9b YC sY M8 Lb cn SQ Dy br tW ez nB LU Mq pF wy Ef PW Ac rf Pu 3a m1 uJ T4 ch id 6Q 4d qf 7a j0 LJ b1 cr 2U Vl 8l iN js 3W Tw DX O6 bx 8h Za BW DR pn hZ ic Jf vI bE Ez e5 HS Ef wW Los 10 mejores discos del 2011 | El Destilador Cultural
Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieMúsicaRockSoul

Los 10 mejores discos del 2011

posted by KeithModMoon 28 diciembre, 2011 5 Comments

Amy Winehouse

Con este clima de tensión e inquietud instalado día sí y día también en nuestra espina dorsal, parecía normal, que terminando este 2011, lo que abracemos con mayor ímpetu sea la cosecha cultural recogida a lo largo de estos doce meses que dejamos atrás con pésimo balance.

En la área que aquí nos ocupa volvemos a completar otro gran año. Si bien no ha resultado tan revelador, ni ha aportado tantas gemas como en 2010 (aún recuerdo el dolor para ordenar el Top 3 de final del año) la sensación que deja este año de transición musical es altamente satisfactoria, y vierte con ello, dosis de optimismo para confiar en el presente musical, y aún más importante, el flote incesante de bálsamos musicales con los que equilibrar el desajuste que provocan los tiempos difíciles.

Tras esta introducción pasemos a desfilar (y a escuchar via Spotify) delante de la más sabrosa cosecha sonora que ha empapado los oídos de quien escribe.

10. Lykke Li – Wounded Ryhmes

La hermosa cantante sueca se desquitaba del ropaje romántico naiff de su primer disco para enfundarse en un pelaje más oscuro, como si su corazón hubiera experimentado la amargura del desamor. El resplandor de este portento de voz que la naturaleza le ha otorgado, lidia en Wounded Ryhmes con atmósferas más industriales, urbanas, y cargadas. Con texturas hipnóticas, producciones bien talladas, y el ronroneo de los ritmos tribales dejándose oír. Los extraños contrastes sonoros y su capacidad para cuajar un entramado musical válido en ellos, hacen del disco una gema de pop etéreo del que resulta difícil sustraerse. Temas como “Follow Rivers”, “Love our of Lust” o “Get some” describen a la perfección el extraño poder de fascinación que destila esta chica con enorme talento.

9. Charles Bradley – No Time for Dreaming

Las gemas soul son el petróleo más valioso para aquellos surcadores que andan tras su extinguida pista. Por eso cuando servidor se topó en marzo con Charles Bradley y su No Time for Dreaming todos sus pensamientos se dirigieron a creer estar ante alguna joya oculta del soul de los 60’s, o delante del oportunismo de alguien con criterio para sacarle el polvo a algún material abandonado en los almacenes del sello Atlantic. Pero nada de esto. Bajo el nombre de Charles Bradley respondía un veterano músico de Brooklyn nacido en el 1948, y su trabajo era hijo de los días presentes. Luego descubrimos en el maravilloso concierto del Primavera Club (una de las cotas en directo del año) que «Sex machine» se había además reencarnado en este curtido músico. En el intervalo que permitió conocerlo en persona, su revelador No time for Dreaming Sus seguía brindado 12 temas que albergan la propia definición de la música soul: emociones expresadas desde lo más profundo del alma. Una intensidad sonora solo al alcance del hombre negro, y de muy pocos casos, el citado James Brown, Sam Cooke, Ottis Redding (a cuyo tono de voz recurre a veces Bradley) y por qué no el propio Charles Bradley con su voz rota, despedaza por experiencias curtidoras y canalizada con notas sinceras y de amplio calado emocional. En una época en la que soul sufre cierto revisionismo que intenta recuperar, a su modo, la época dorada del género, empaparse de temas como “I relieve in your love”, “Why is it so hard” y transportarse directamente a aquella época se convierte en una auténtica delicia.

8. Radiohead – The King of Limbs

Este año Tom Yorke le ha cogido el testimonio a Brian Burton (Aka Danger Mouse) como el hombre más hiperactivo del campo musical. Su nombre ha salido impreso en diversas colaboraciones y trabajos a lo largo del año, y por si no fuera poco saldo, también ha podido entregar un nuevo álbum con Radiohead. Su octavo disco de estudio se subscribe en la misma vertiente electrónica que ha venido marcando su sonido en los últimos años, y cuyas mayores señas se perciben en el abandono de los instrumentos de banda de rock por un sonido sintético más incipiente y atmosférico. Una electrónica que se guía por parámetros jazz, o al menos a la interpretación sui generis ofrecida por la banda de Oxford. Ahora los loops han pasado a ser el esqueleto del disco. Esenciales para construir estas atmósferas envolventes, cautivantes, hipnóticas y obsesivas con un resultado marcadamente desalentador. Este The King of Limbs no es un disco demasiado accesible, no puede conquistar al oyente con un primer contacto (la carencia de hits no ayuda a ello), necesita de su tiempo, adaptación y sobre todo, de varias escuchas. Pero sí las recibe, es un álbum que te agarra, pese a que la crítica parece no ubicarlo entre los trabajos más aplaudidos de estos chicos que siguen andando a su antojo por la liga de oro.

7. Cat’s Eyes – Cat’s Eyes

Uno de los debuts más estimulantes del año llegó de la mano de una de las parejas más extravagantes de los últimos años: Él, Faris Bawdan (líder de The Horrors), ella Rachel Zefirra (cantante de opera y multiinstrumentista). De la unión de los polos opuestos llegó una pieza de orfebrería pop que contenía algunas de las más hermosas joyas musicales de la temporada. Las diez cortas y concisas canciones que componen el debut de este dúo son un deleite para el oyente más sibarita. Talladas con precisión, aplomo y elegancia, los temas de este debut aletean alrededor de tu cuerpo erizando el bello con sus suaves caricias. El secreto lo guarda esta soprano con voz angelical, y el genial contrapunto oscuro y macabro que aporta el cantante de The Horrors. A esto, se añaden arreglos orquestales, una producción que bebe tanto de Phil Spector como de las bandas sonoras de Ennio Morricone o del John Williams más intimista, y ya se dispone de uno de los debut del año. Que encuentra su cara más perdurable y convincente en el preciosismo platónico de “The best person I know”, el reposo de paz inquebrantable de “The Llull” (otro de los temas más hermosos del disco), el loop esotérico “Cat’s Eyes”, el reverso gótico de las Ronettes de “Face in the crowd”, y cada una de las canciones que configuran este redondo debut.

6.  The Roots – Undun

Lo de esta numerosa crew de Philadelphia empieza a sonar a fantasía épica. Con una asombrante regularidad propia de Joel y Ethan Coen, vuelven a planchar un disco con los que filtrarse en lo alto de esta lista (ya hicieron lo propio el pasado año). Y es que Undun se encuentra entre los trabajos más celebrados de The Roots. ¿Sus armas? un fuego cruzado a base de neo-soul elegante, aroma funky old skool, y hip-hop con garra, de regusto maduro y sofisticado. Todo bien regado por una producción exquisita y por unos acompañamientos vocales que desenredarán matas de pelo. El resultado es un trabajo mayúsculo e inspirador, que hará enloquecer las neuronas de los gourmets de la música negra mediante un ajuste de influencias, elementos, y ritmos asombroso. The Roots siguen a lo suyo andando por una senda imparable, y con Undun despiden el año a lo grande.

5. Fleet Foxes – Helplessness Blues

El nuevo trabajo de los norteamericanos Fleet Foxes ha servido para poner a su líder Robin Pecknold en el alto pedestal donde merece estar, y a toda su banda por superar con nota la difícil criba del segundo álbum. Helplessness Blues, a diferencia del debut (Fleet Foxes, 2008), no es un disco cargado de himnos imperecederos, no hay en todo su recorrido piezas inmediatas, pero en contraposición, se cocina todo con fuego de leña, con lo que los temas adquieren cierta aureola mística creando espacio a una resonancia magnética, cautivante y misteriosa. Fleet Foxes no encabezan el revival folk, están por encima de él, en otra dimensión aislada del resto, y por suerte el mundo no lo está de su magia.

4. EMA – Past Life Martyred Saints

Erika M. Anderson no es una recién llegada en el campo musical, pero fue este 2011 cuando la vimos por primera centrada en su propio proyecto, conocida con las siglas EMA. Past Life Martyred Saints supuso el esplendorosos debut que la catapultó hacia las más distinguidas y elevadas alabanzas, y que la consagró como la más gratificante nueva sensación del curso. Y lo consiguió gracias a una formula que coge el polvo seco de su natal South Dakota le añade sombras neo-psicodélicas con el que va esparciendo su rastro por el mismo asfalto que recorría Fred Madison en la carretera perdida. El resultado es un artefacto absorbente, poderoso, y dinámico, que destapa una revelación vocal e instrumental con inmenso talento. Nada suena a artificioso o forzado. Todo el discurso se mantiene áspero, árido, pero a la vez revitalizante al desenvolver cierto halo hipnótico en una producción que aterra a la vez que maravilla. Su voz rota, su emoción vivida, sus vivencias impresas sobre arena y asfalto pueden invitar a establecer comparaciones con grandes artistas como Patti Smith o Cat Power, pero creerme, que EMA merece una distinción aparte, con identidad propia.

3. John Maus – We Must Become The Pitiless Censors of Ourselves

John Maus parece querer convertirse en el apóstol críptico de nuestros tiempos, en una especie de mensajero oscuro de la desazón de nuestros días. Al menos eso es lo que transpiraba We must become The Pitiless Censors of Ourselves, su mejor obra hasta la fecha. Apostada en terreno de pop hipnágotico y el lo-fi, y removido de raíz por impulsos sintéticos este LP es un viaje tortuoso, desalmado y oscuro a una tierra despojada. Este singular profesor de filosofía consiguió aislar la belleza de la naturaleza muerta. Mediante el uso de melodías cristalinas apoyadas en los sintetizadores, y el uso forzado de una voz que en ocasiones mimetiza con la de la del Scott Walker más desatinado, construye paisajes oníricos de pelaje rugoso y matiz alicaído. De ese espíritu desolado tan propio de formaciones de los 80′s como Joy Division, Suicide o Dead Can Dance, Maus logra sacar bellos parajes sonoros. Los mejores cortes transportan al oyente a ese extraño estado que deambula de lo placentero a lo afligido. Lo consigue por ejemplo con “Cop killer”, con la lluvia sintética de “Believer”, con la sublime (algo tellierana) “Street Light”.

2. Balam Acab – Wander/Wonder

Alec Koone es el nombre real de un niño prodigio que con 20 añitos se ha cascado el debut más glorioso del año. Bajo el alias de Balam Acab lanzó Wander/Wonder, un LP que ha permanecido intocable en los rincones más profundos del hipotálamo de quien escribe estas líneas. Las sensaciones que provoca Koone con este trabajo guarda similitudes físicas (retuerce el estomago y dilata el corazón) con las que te golpeaba Burial con sus dos primeros trabajos, o con la cascada de emociones que te invadía con la primera y segunda escucha del Merriweather Post Pavilion de Animal Collective. Sin embargo la propuesta de Balam Acab se desentiende del dubstep o el psych-folk para establecerse en el pop y el R/B, sin embargo, el tratamiento de las texturas y el uso de las voces resulta tan arrebatador como en los ejemplos citados. Adentrarse en este disco es como un buceo en apnea por un entramado marino que presenta bellos parajes repletos de corales, cuevas y corrientes submarinas asombrosas. Un símil que no resulta gratuito si se atienden los diferentes efectos de sonido marinos utilizados a lo largo de la grabación (los chapoteos de “Await” siendo claros) Si nos obligaran a aportar mayores referencias sobre el género por el que se pasea Balam Acab diríamos que transita entre el ambient, el pop etéreo, el R&B y ciertas chispas de chill out (quizás la única friega no necesaria en todo el disco) Sus herramientas son los sintetizadores, las voces fantasiosas, y una sensibilidad sobrenatural para aunar todo esto. No sé muy bien ante lo que estamos, ni si tendrá continuación, pero sé que cada vez que me pongo los cascos para escuchar temas como “Now Time”, “Motion”, “Await” o “Welcome” mi cuerpo muta en otras formas…espirituales, de fondo sublime, y placer divino.

1. PJ Harvey – Let England Shake

Ya con su prematuro lanzamiento en los primeros meses del año se percibió que el disco de Pj Harvey iba a ocupar los puestos altos de las listas de final de año, sin poder adivinar que tendría el honor de ocupar finalmente el trono que lo acredita como el mejor disco del año, Y Polly Jean Harvey lo ha conseguido ejecutando un disco político, melancólico, mágico y estremecedor. La cantautora ha tejido una bella postal de su tierra donde sobresale su distinguible voz (en ocasiones con el contrapunto magistral de una presencia masculina), los arreglos finos, limpios y proporcionados en su justa medida. Un empaque distinguido e inteligente que convierte las melodías de las canciones en suaves y reconfortantes estímulos. Hay cierta luz en sus composiciones, pero en general impera un ambiente melancólico, gris y de una extraña niebla que no permite ver con claridad, pero en cuyo trayecto, el oyente será desvelado por mágicos parajes (lo entenderán mejor si escuchan los temas “England”, “Let England Shake” o “The glorious Land”). Let England Shake es la última demostración del talento innato, que se saca aquí un pulcro e inspirado trabajo, con señas de convertirse en atemporal.

5 Comments

BlackHeron 2 enero, 2012 at 17:28

De todos los artículos «Best of 2011» que he ido leyendo los últimos días (y han sido muchos), éste es el primero en el que veo que se le da el merecido reconocimiento (al menos un top 5) al sublime álbum «Wander/Wonder».
Excelente top 10, aunque hecho en falta «The Year of Hibernation» de Youth Lagoon.
Feliz año nuevo!

Reply
KeithModMoon 2 enero, 2012 at 18:40

Tremendo discazo el de Balam Acab. Su escucha te transporta a unos estados de ánimo que muy pocos discos logran. Desde la primera sacudida que tuve con Wander/Wonder sabía que debía estar entre los primeros del año. El de Youth Lagoon no lo he escuchado, cosa que voy a hacer ahora mismo. ¡Feliz año a ti también BlackHeron!

Reply
KeithModMoon 3 enero, 2012 at 09:12

Un gran disco el de Youth Lagoon. De reposo calmo, evocador y sensible, sin caer nunca en lo empalagoso. ¡Gracias por la recomendación!

Reply
BlackHeron 4 enero, 2012 at 00:01

De nada! A mi me cautivó desde la primera escucha (te recomiendo el vídeo de la canción «Montana», uno de los mejores del año). Y ya puestos a recomendar, otro álbum que a lo mejor te ha pasado por alto, «Diamond Mine» de King Creosote & Jon Hopkins.

Reply
KeithModMoon 4 enero, 2012 at 23:15

¿Hablamos del mismo Jon Hopkins que se cascó la banda sonora de Monster? Si es así, me la apunto en rojo.

Reply

Leave a Comment