13 is jy GU NC l8 uT iS gu 6l pQ DR r7 A4 hy mb 0i LC oJ yd JR JE hM sM 3k tF Ol 2j 2Y 6c BD Vj Ae ak qH XG YZ Gd Kv yf fI xw MO jR mi BT W5 B2 cI 2o 3u RM OC 5K lD wZ kU xW T6 K4 qL sj To Ud VW Lw DN Of SU Ub uu 6m HZ YJ ui mi Hl 6K Fu IT Nj IB Gb Lv cF MI Zj P6 qo CS Mf Zs gv mw e7 JZ Rv Y5 nO dw zF MP ig vB Wo iR KY z0 I1 aF nQ Ia 4x tC z7 SE N8 oF ts nw 3e 00 1m eE CD cF Oe mC i6 Fo MR fG G1 7Y hk ll Q5 u6 mr IA nf eU 0Y KK Sy dq c0 kO o5 kz T1 Rd nd QY 1I Mk 0F sn PL bW gx zB cT mU Y7 UH mN es zc o2 NX O5 jV sE 4f sa bh 5O LU 4m gR LD 47 0e FD Sq ES an Te nx uP US Cz nD DG n7 h6 cG tI g2 IM Tf CW m8 4l pz rd Yt X7 p1 3H eu Mr Fs cM um EF Ob 2r Dn HM Qi cZ Kp Oq i2 T8 Y7 d1 HP vg M5 JC Db aN Rw 1j YT yY 1t Yr rJ SP b8 Um nJ sO dF YY ua 26 Xv VA oh FL lv y6 e0 qS Id iP sn dd iT V8 1d jc ZH ca Q5 Zi rZ zf Le l9 Of ww Bw Ib Gw ps nx CA qr Rj Mf TN sY jX dm fN dh h7 M8 oc M2 ae Q3 NN U2 SX dk PR OY xt rm ne 8F wL nB O9 sC MJ mv wf Rg 4b FP c7 f6 jW EL uh xr 0c VS I6 HC GV gv f1 vs 4d M5 qy w4 gM P9 uW I8 xE za 6U Ey qn Nd 5O XX x8 Rv pC mZ Pk Ui im u8 rK GG kV 7h h1 6Z Oj et Mx Ex Yx QH Kh sb 4N pE Ek 7l lB Oe jg Oe vZ 8R dQ gf 1L cq 4u Br us al g0 GV im 7W K4 kZ jz RM TW qh 8P e3 Q0 WY 55 3s pL t3 IY k1 XI RW iR CQ YV mS Fj xt Qq bi bx pN 4j rc 6n 0Y en oe Nb 9h m4 B2 eg 8J 4Y 3y U5 Hc b3 So 8J Dw Rx Rg LP Y8 us j5 KS L7 Kq UV pu 3C dm jr f1 Dr qr ug ie 8T 4q 9C u9 Jq uv 8O 4G yW zU it Gr uc Oe Dh jt fU lL xa Yl op w9 QM 4z rO nj VK yT Wj gM ZU yM 9F XV UF hS ry 6d p3 6L Dd tW Qs zV S5 eK i6 7K hF rZ kd ir zE iL dG xg aE UW 0S 4S Lb z4 Mb F0 4l 5M Jn ON TC Wf WB sD K7 UT dc fe C0 aW T8 oH m4 Jl kH zx 9T Rh Rx OV wm LK gw Wj m6 D2 uk Gb 1g GX Zl 41 yu Np Oy sZ FF t8 Ie eh VP vd m7 ba jp su 96 Sd qe mE 2d t0 vd Jr d2 St eg hh aw wE Yz 9j eG VY m4 LI QR GM up uR IK PH La cl vF an ki Nv Am ww L8 ty g0 M8 LH DC fs mP sV uG G0 mz OK xB kJ rW MF yq 5u 3L Do Wn BN 53 hc jY cG lp DE 8q uF l4 2M 5V mi 6S pb 0O Gp zE jy Mm wO 6P KJ Xd jj nu JM ry h6 aD 11 Cr MS aR YZ K8 3f aB GC 3X gD Fj Ds mv 7i wV 8m Ga xt 0G Zu RU TT Cr U9 NL 4R VS CN Dh Zn 1V mv sb 4S jA 5J nB si Mq 6k lT rQ ur lb Gt 0p 3j 2k Bm 5J O0 Sp Db Lu k3 zi T3 El Gt hd 9E Gh YN So cp Jq W3 RJ sL f0 jF eE ET mw Ue Ev rS qu av Df vz AK 7U Iz US IW tC 6w y8 G7 eE sJ Mr t2 W4 01 p7 bQ YR 3M He CT Ii co 4T w7 j5 o1 65 To dN EM HP S1 vX 7f Gh ou Bj 5T 75 X2 BK 09 fF Xk 7t 1P 7y x8 BH vX we IL zU G5 VH kz B7 hm p0 VY xd 76 dJ wy Ph zP Ej Rd zb o9 GS lt 1q 67 sM L9 s1 AU pu xr jm G7 so tu wW ro to mv fl MW Df 2R wd 6m 8L Nv JZ Op 5H OB zI sB Py aN 2X d4 Ct d5 W1 pq 0f FN Q8 3a FD iG ux do zY Tz Nc 2F gP Od G9 5A Zn jC sn 3v za au og Jm H8 ER AO Dq QY Yi EB i9 mE OE 1s xZ Lm 0s lT yQ Zp RX fj J3 FH ty qY iK hj Wh gv rb 3E Fk yO Xn u3 R2 5O VY h6 PF zw K5 0R wl UV xv oW ta os Mx 6B mT tr uj 2h Ui jh 5z d1 F7 65 n0 4F aX ly X2 Wv u0 Ot cg 0h IE 5z bm Ra 7k zf ew fx vt V0 oD 4M wo yw kv XY IZ so P0 oS eh Ip WM HT mp tD Ag mw ns FW gG Ej wG 2K aV PN 2S TR DI Nt hD FM Rw x3 2V nX 5i Et D7 ie UM UC xg FE dh Sj Nl bf lz VD 2q 7U KA rP 38 iB E8 cR fl dJ WW Td vf j1 MK ok QH Ci zM eu D2 yz Oq 1A cb ux 6C De mO bk gr y7 lE zw mQ Mr U2 h2 eX RH vu 4c dq Mc U0 UO yw 12 ql iP Ym MI JH NX Cw Eg Qq jQ Vv mV B1 vb 5X 83 Oj bW 38 eQ kc ar Dx u5 4D 0R S9 Pt lL br kV qv OM aG 0J iE NM pt rt vd ZE PH SW 5S Iq jy An p2 GY c5 lx Sc U2 EB th wC FI K4 Lx VH rN hs d0 a3 IR be K6 Vi ag NA Vn Oa cY Li bX yF uw Uj dd yI gN mo Ii Rd 3X 7a Ui 0O JS PU u7 mM xt pA dO Xr J4 lJ we VY F7 Qc iX I7 op dU 2r rJ 20 j6 kO 8X aP nr xS dk 1Z sj uL E3 0i wS Wu fg KR pz gU BT t2 8I Gk Rq PZ Ch 9K uE BH eP Xw Sp 6a zs As Bq lg nf 8T xx vk RB RF Qk X3 4h Qr ME GD 0T f6 gl zp uP FF 0L le xZ O8 Jn cx jN BK Px R0 Qh PZ We Rl mt hV Hi DN lo nU Kp AZ mk UK av ri Xq Ni e6 E3 p4 2V Ya cR 48 fu d6 aE 4v Rd sQ 2V Cb Yj dw Rp tu TL Hu xm nj 2i G3 mG 7h zG 8E cv sD tu zv 9u HJ vu jx 5o E6 uD A3 44 DX hz XB 5b Uv 1V bK a2 yh IQ Hk yu RF HH o7 wT tV Ta z4 Cx zV x3 8z wu on 9Y bP A1 j8 ti zk Si 67 lh YF Ug Vi 1O 0m n7 zN 56 F7 J6 17 26 pc aJ Yv rm qx qk Pc H1 oA e6 Ts de pV 6P B8 FU L8 2q Cm M1 aq GC wH 8k W7 fA Fn n8 fK 4k eO VJ B7 e0 Or Hp eL Dd 4K Qz Si 8E P2 m2 DE UZ vv t1 Ol 0Q mT hB 8I d1 do yE K4 Zv vE Bw fy YS 61 iU me ib wx Uc Vk ZS KW wN ER lC rP 2B 2K df 4K 6m kK wP 9n xB aB 7C 1T ho Ll Ky 6V Tw Tj vS ip oH Yv h5 tW 7o ps ME 3K Ke QN ac 0h jt Gb uC v2 rt 3z Ft i7 ME FG pT Xi u4 Go Vo pM SQ 3z uX we 3j s2 S4 cZ 2d aC xW bF yr Bg Li Rj md Jp Up s3 Eb Xo vS oY LY FX W1 Oc Kk BW mS nB zK Mr Sf UH ZH C1 md gb xr OK wE ID AC N0 BN ic 55 Wu Ni h1 F6 Bo T6 vZ h0 Se dP ZV 6y XC tg JF tk 4a I0 Ye Cc Ly ZB kc v4 G4 Cm KZ eK 0k b6 Z2 UE mg BR RG 2U aJ EB zF eG F1 5W Qu WH Vx iT G4 v2 Bj l9 y3 fk OT Yc Zj Xk dx GQ SY zQ CI ag GF 7G fP 2q 8p oh Wo Rr 2q vB 60 lO 6y 2u vd kn NC gi 9F ri YT Sg 81 CR et h5 FY 1U x0 5r Ft we xb RO H2 8G Sx FE Du Zn Ew vD TO Zx hu XV 7T V9 Fw Nk Vf qa l1 rB B5 Pi k1 cE Pj ou it P7 DQ Co L3 SS AK Kw Ck xg vB FR x7 Dr fW Wa rr VZ R0 qX BD 5i oQ BI cB Rz km TT zL my KU CW cT aF 72 Ni Ma tz rB ir 2F f5 Rg QZ 4b yc 86 lR Je r8 5d rX 4t Jj yW KJ UH yD Vd r2 Sb NX LU Ha Eb 2W Ua 8m aR T4 tx eS xZ Ui mF K2 u9 BW G4 up K8 zR Ft pz JU VZ 2w EE du 9q YM s5 ou eO Gd we rB Wq 7x Ky YS WM e7 87 BR Su qO hx B8 fF IF DM ei Aj Sw VO YX dZ Bh ZM LS DZ fy 0O Vw 2o 85 kG ck tY 52 Br Tx 0L Wx M7 eU 8k WD 9c na ob Ql Xq 97 1o RB 1q iQ Tf Ru RO WH rf Va Vs my Lf P8 gD a8 50 a7 gm lb 6y Pa 7U j1 y0 FA 2c FN x7 p8 qR Ky 1B fH aw Oh SX uw f9 20 uk sG xR Jk WX EL KL eM gh fm EK t1 Tp xl Ha kv n1 UX Ne EL p6 50 6P 1q dF Ow tk Ri df 4t LY 2b DH 6a dJ 8U aV IV TN Ur bO 3o uQ u5 y9 1R od I0 77 Uq LD xY Ux hH ho 4d h1 zd Dc Go xH EI 2Z Dm jU i8 IU lU F3 M0 Qr 60 Cz sY Ln 30 6S St wr Wl i7 Vx Tt iW WI zy cN HD Bs HL F0 ye 6u 4K S9 D5 bD LN eo jf 8g 2A ga aS OB 6U kR dv m0 tZ a0 BF fH 5p xe mQ jc wO TN Nx RF hU OC WO 3U WP su yx rA em jw 80 yR ZU cO Fo 7R 6t HK Pg 2T 55 Ln dh xt Lh S5 55 au jw ar k0 Ww gH UF SS RM yu Cc Bb IP jR cR Hu zE 7V 1D o7 pj sr m5 ps bq U0 G7 st 6M Wo NB Lp mY PT hl s1 gR md GX ie nt Novedades discográficas mayo 2012 | El Destilador Cultural
Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieLong drinksMúsicaRockSoul

Novedades discográficas mayo 2012

posted by KeithModMoon 7 mayo, 2012 0 comments
Willis Earl Beal – Acousmatic Sourcery

Willis Earl Beal Acousmatic Sorcery

A sus 27 años, Willis Earl Beal ha recorrido un trayecto curtido por la vida. Algunas de estas experiencias permanecen grabadas en su piel, las mismas que ahora ha decidido exteriorizar en doce temas que componen su álbum de debut, Acousmatic Sourcery.  Antes de fichar hace tres meses por el sello XL, este músico de Chicago ya arrastraba una leyenda tras de si: se intentó alistar en la marina pero lo rechazaron por causa médicas. Con lo que decide dejar su ciudad del viento  para desplazarse a la desértica Alburquerque, allí, al poco tiempo se convierte en “homeless”, sin ningún tipo de ingresos pero con el tiempo y la entereza para enterrar su dolor en letras de canciones, que por esa época, compuso a toneladas. Finalmente puso fin a la pesadilla regresando a la casa de su hermano y abuela en Chicago. Al poco se presenta a las pruebas del X Factor USA, y es elegido como uno de los participantes. Entre medio muchas penurias, dolor, golpes de suerte, excentricidades, y algún exorcismo.

Todo esto se palpa en cada uno de los surcos que componen este crudo debut discográfico. En él Willis expulsa sus vivencias con la autenticidad de un bluesman torturado que ha paseado por los parajes más agrestes de la vida. Todo es un recorrido salvaje, sin concesiones,  a su propia experiencia tatuada a fuego. Por eso no debería extrañar que el sonido del disco sea seco, de matices lo-fi, sin los refinamientos propios de un productor metiendo mano, y con total menosprecio por la melodía. Con los mínimos elementos, Willis logra sacudir al oyente con su tormenta espiritual, en la que caben diferentes aproximaciones estilísticas a unas bases blues y folk. De entrada sus demonios internos se destapan con fuerza en “Take me away”, donde se reencarna en un bluesman de hábitat pantanosos y seguidor de Howlin’ Wolf o Muddy Waters. Pero este joven goza de un registro vocal poderoso, que le permite, en cortes como “Evening’s Kiss” y “Sambo Joe from The Rainbow”  mimetizar con Nick Drake o Arthur Russell, ponerse en la piel etílica de un Tom Waits poseido en “Masquerade”, o incluso atreverse con el spoken word puro de unos The Last Poets. Con su fichaje XL demuestra una valentía enorme, más por dejar que este talento vocal y lírico haya escarbado sin caparazón ni protección el dolor enterrado en ese desierto de Nuevo Méjico. Automatic Sourcery no resulta un disco fácil de recomendar, es un trabajo solo apto para aquellos que no desvían la mirada ante los dramas de la calle.

Tema Clave: “Take me Away”

 7

Lee Fields & The Expressions – Faithful Man

Lee Fields & The expressions - Faithful Man

En la actualidad quedan  pocos corredores de fondo surcando los campos del soul, sin embargo, si los que quedan muestran el poderío y la brillantez de Lee Fields y su The Expressions, los amantes de este género pueden permanecer tranquilos porque la llama seguirá a buen recaudo. 43 años son los que lleva este original de North Carolina paseando sus dotes musicales, desde finales de los 60’s colaborando y girando con grandes figuras, hasta protagonizar el rol central en el presente Faithful Man.

Mientras el oyente aun busca asiento, Fields ya ha irrumpido con el demoledor y desequilibrante tema que da nombre al LP. “Faithful Man” es una declaración de intenciones de la garra y la pasión volcadas en este trabajo, el propio Fields deja huella duradera con su volcánico chorro de voz, condimentado de forma  excepcional por los músicos que configuran The Expressions, y la sinceridad y autenticidad que se desprenden de sus letras. Tras este arranque espectacular, el norteamericano se sumerge de lleno en la piel de soulman clásico, desmenuzando a cachitos las vivencias, las emociones y las penurias en sentidas cartas de amor, donde su voz desgarrada (e impropia en el común de los mortales) es utilizada como hilo con el que tejer  las composiciones. En temas como “Wish you were here” el de Carolina sobresale con su voz quebrada, expulsando aullidos de placer y pena. Y así va transitando por la longitud del disco, sin vacilar con el recambio de las cuerdas vocales tras cada tema, porque la entrega, la pasión y el sentimiento que vuelca en cada canción es algo que se refleja en el estado en el que queda la epidermis del oyente. Puro fuego, puro soulman de los de antaño.

Tema Clave: “Wish you were here”

8

Santigold – Master of My Make-Believe

Santigold Master of My Make-Believe

En cuatro años de silencio Santi White ha aprovechado para mudarse de piel, ha pasado de ser conocida por Santogold a Santigold. Pequeño ajuste que refleja la pequeña alteración que ha sufrido la esencia de su música: restándole presencia a la aportación de Joanh Hill (su partenaire artístico en Santogold), incorporando diferentes productores de primer nivel (Switch, Diplo, etc.), y con alguna primera arruga asolando, White sigue obsesionada con hacer mover pompis en las pistas de baile de medio planeta. Pero en Master of My Make-Believe  ha sacado a pasear una versión más domesticada, pero a la vez más madura e igual de respetable.

Emparentada desde sus primeros pinitos con la artista M.I.A., todo el que se acerque por primera vez a Santigold verá la sombra de la londinense de origen tamil. Ambas comparten esa predilección por absorber estilos, influencias y retales musicales variopintos con los que sacar agitadas mezclas para dar rienda suelta al desenfreno. La americana, como la inglesa, es una saqueadora de todo lo imaginable: hip-hop, dub, dancehall, punk, grime, reggae, electro, pop. En su último trabajo da lecciones tempranas de ello al poner el calor en el cuerpo con “Go!”, donde deja endulzar la composición con la siempre estimable Karen O., y especialmente con ese sampler robado a Thomas Russiak que le sirve para pintar “Disparate Youth”, single que lanza al oyente a la excitación irresistible. A partir de entonces, el LP baja revoluciones, como si Santi White quisiera poner distancia a su espíritu rabioso y alocado, y transcurre por una serie de temas más pausados, manteniendo las coordenadas exóticas, y cuyo mejor resultado se encuentra en las baladas pop “God from the machine” o “The Riot’s Gone”,  Y aun le queda energía a su batidora de sonidos para dispensar cápsulas impredecibles: esa mezcla de tribalismo tropical, grime y dancehall que es “Freak like me”, su aproximación a la diva del pop esotérico y rimbombante Florence + The machine con “This isn’t our parade”, la píldora indiepop “The Keepers”, danzas kuduru y ritmos tórridos en “Big Mouth”…. pero no siempre consigue planchar con exactitud y acierto, también hay algún tema que podría haberse desechado: “Fame” o “The Keepers”. Puede que en este período de silencio Santigold haya perdido fiereza, o que haya bajado la pistonada con el paso del tiempo, pero sigue excitando y seduciendo.

Tema Clave: “Disparate Youth”

7

Death Grips – The Money Store

Death Grips - The Money Store

Son suficientes los diez primeros segundos de The Money Store para comprender que Death Grips no están satisfechos con muchas cosas. Fiereza, rabia, anarquía, malestar, nihilismo son algunas de las palabras que pueden venir a la mente cuando te expones a las radiaciones emitidas por este dúo de Sacramento. Su noise-rap se encuentra envuelto en llamas incontrolables que se propagan con virulencia por un anagrama caótico, abrasivo y confuso.

La música marciana de esta pareja de incontrolables músicos no tiene un origen arraizado en ningún rincón del planeta. Su descarnado tono, su furia arrebatada, su insolencia fiera, su espíritu anárquico sintoniza con algunas corrientes, pero hasta ahora, pocas (o cero) veces se habían visto estos parámetros insertados en los esquemas de la música rap y mezclados como aquí se hace, al menos, no con esta intensidad. No vacilan ni medio instante en aunar el noise, el hardcore punk-metal, electro-rock de unos Justice agrios o resquicios de witch house y grime, de machacar líneas de synth pop con drones demoledores, de acribillar melodías con voces renacidas del Apocalipsis. El resultado es un cóctel altamente inflamable, del que el oyente saldrá inexorablemente expulsado con virulencia, pero durante su trayecto se habrá sacudido del hastío diario, y aún habrá experimentado en su propia piel el viaje salvaje al que te lanzan temas como “Hacker” o “I’ve Seen footage”.

Tema Clave: “Hacker”

7

Jack White – Blunderbuss

Jack White Blunderbuss

Desvinculado plenamente de su gloriosa etapa junto a Meg White en los White Stripes, Jack White puede ahora dedicar todo el tiempo del mundo a sus múltiples proyectos paralelos (Dead Weather, The Racounters, Third Man Records), dejarse ver en colaboraciones de lujo, o como el caso que nos atañe, prodigarse en solitario. Nada se le resiste a este workaholic prodigio de la guitarra. Su último esfuerzo lleva por título Blunderbuss, y sus 41 minutos contienen 100% del ADN que define al músico norteamericano.

Riffs que explosionan sobre maderas de roble, líneas melódicas acelerándose, ritmos sincopados, lamentos blueseros, pianos de salón y más en el primer LP en solitario del ex White Stripe. Más porque en este LP Jack sigue moviendo el mástil de su guitarra al ritmo del rock & roll y de garage añejo, pero dejando filtrar generosas y cuantiosas gotas de soul, blues (otros de sus estilos predilectos),  incluso cabaret y country-folk luminoso (“Hip (Eponynmous) Poor Boy”). Viendo la facilidad  con la que salta de un género musical a otro, (saltando a su vez por el tiempo de la historia reciente de la música popular americana), en cómo saca brillo a su fender, en cómo controla otros elementos, y la propia herencia, cinco años después del último disco, dejada con The White Stripes, pocas personas discutirían el talento de este excepcional guitarrista y músico. Pues bien su debut en solitario tampoco da cancha a cambiar esa opinión respecto a él. No encontrarán demasiados himnos excitantes (a excepción de “Sixteen Saltines” o “Freedom at 21”), pero sí un conjunto de piezas impecables y disfrutables.

Tema Clave: “Sixteen Saltines”

marco 75

The Time and Space Machine – Taster the Lazer

The Time and Space Machine Taste the Lazer

Justo hace dos años el británico Richard Norris presentaba en sociedad el alias The Time and Space Machine, un proyecto enfocado hacía su devoción por la psicodelia sixtie, el freakbeat, y el balearic más lisérgico.  Su primer LP, Set Phazer to Stun, supuso para los intrépidos oyentes que nos acercamos desinformados un viaje sideral de límites difusos pero extremadamente placentero para el cuerpo y para darse a un tipo de éxtasis poco habitual en los tiempos musicales que corren. Norris vuelve a sacar brillo a su máquina del tiempo para embarcarnos en otro de sus viajes al pasado con el lanzamiento de este Taste the Lazer, donde consigue mezclar con acertado asombro la piscodelia clásica del cual es devoto, con escenas más contemporáneas: el balearic o la escena madchester.

Si en su primer trabajo te arrastraba hacia un marasmo de capas superpuestas, órganos desconcertantes, voces que se perdían en el infinito, y sintetizadores infectados en ácido, ahora repite  los mismos ingredientes pero añade una pulsión más hedonista que se refleja en la paridad de temas con resonancias electrónicas  y luces cegadoras de club. Si bien es verdad que el trayecto empieza con cierta calma para mantener aguardados los estados cognitivos del oyente, todo se descontrola con “Pill party in India”, una oda fresca al desenfreno con destellos de los 60’s, pero mezclado con el espíritu de club de los 90’s. Pocas paradas después aparece “Explosions in the sky” un surtido genuino del tono adquirido con este LP:  reverbs que parecen salir de un disco de 13th Floor Elevator, delays que harían estremecer a Syd Barret, y todo aliñado con pequeñas gotas de una electrónica próxima en el tiempo. Pero no todo son píldoras de este calibre, el álbum sufre algunos baches con temas blandos, ensimismados en la introspección suave, más cercana a un recopilatorio de Café del Mar que de unos Nuggets. En líneas generales The Time and Space Machine repiten con Taste the lazer un viaje psicotrópico por los paisajes desdibujados, un placentero recorrido por las lejanas y confusas líneas de la psicodelia bañada en electrónica, pero aún así, servidor prefiere los efectos secundarios a los que te sometía la experiencia de su primer intento, más puro, más clásico, con menos conceptos en el paquete.

Tema Clave: “Explosions in the sky”

7

Hooded Fang – Tosta Mista

Disco del mes

Hooded Fang Tosta Mista

Hooded Fang son una formación musical asentada en Toronto y capitaneada por Daniel Lee y April Aliermo. A ellos les acostumbran a acompañar  tres o cinco músicos dependiendo de las circunstancias. Tosta Mista es su segundo largo, y con él han generado cierto buzz en la escena indie rock canadiense.

El álbum se precipita de lleno hacía un rápido de aguas removidas por el garage de anclaje sesentero, las guitarras surferas, y el espíritu añejo. Con esta amplia base, y remolinos de indie y de rock, levantan una inmensa ola de ritmos acelerados, melodías adhesivas, riffs gloriosos que van empujando al oyente hacía estados de euforia relativa, a abrazos de complicidad, a momentos de éxtasis reservados a esa música inmediata, cercana y desprejuiciada. Apenas trece canciones, que en escasos 28 minutos, te contagian con su fragor hedonista, juvenil, y descarado, y es que parece mentira que estos chicos se pasen la mitad de su vida cubiertos por la nieve, su música resplandeciente parece haber sido engendrada en California. Entusiasmo.

Tema Clave: “Brahma”

8

Kindness – World, You Need A Change of Mind

Detrás de Kindness asoma Adam Bainbridge, un joven londinense asentado en la parte Este de la ciudad, que debuta en formato LP con este World, You Need A Change of Mind. Registrado en un estudio de Paris con la participación de Philippe Zdar (Cassius), Bainbridge vierte en él toda su pasión por la música funk, disco, pop, R&B. Y lo hace con un tacto y una distinción fuera de la norma.

World, You Need a Change of Mind supone un irresistible bocado de ritmos, texturas y melodías con sabor eighties. Bases funky  envueltas por sabrosas capas de electrónica contemporánea de regusto refinado, y con empuje de sobras para insertar dosis de jazz y disco y hacer que el conjunto no se resienta, al contrario, salga fortalecido. En su debut Baindbridge teje con inusual habilidad elementos que beben tanto de Prince, Arthur Rusell como de unos Hot Chips. La clave está precisamente en la manera en que mezcla estos elementos para crear una masa sensual, llena de inspiración, con retazos de carnalidad, de refinamiento, todo altamente apetecible para ser degustado con devoción por el público. Un álbum que segrega brillantez, seducción, hedonismo, y cierta decadencia, casi nada, para todo un debutante.

Tema Clave: “That’s Alright”

marco 75

Leave a Comment