Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieLong drinksMúsicaPopRock

Novedades discográficas septiembre 2013

posted by KeithModMoon 19 septiembre, 2013 0 comments
MGMT – MGMT

MGMT MGMT

Desde que Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser fabricaran esos dos hits inseparables de cualquier sesión de discoteca, parece como si la banda renegara de su propia estela popular. Una actitud que les honra (si nos hemos cansado hasta nosotros de un caramelo pop tan perfecto, como no iban ellos, que deben sacar a pasearlo en cada show), y la verdad es que por el momento están haciendo méritos para desquitarse de esa imprenta de pop universitario con trazos de piscodelia mainstream. Si con Congratulations ya se distanciaron del respetable, con su último trabajo, MGMT, parecen alejarse aún más de su exitoso sonido inicial, para abrazar uno de más intrincado, más afín con sus inquietudes actuales.

El productor Dave Fridmann guía a la pareja en esta clase de psicodelia lo-fi, de melodías atascadas o contenidas, de cierto juego irónico. A veces el resultado es encomiable. Es el caso de “Alien days”, “Cool song n. 2” e “Introspection”. Mientras que en otras, se aprecia cierta desgana intencionada, cierto déficit de hierro que bloquea las incipientes canciones y lastra el conjunto, convirtiéndolo, hasta en ciertos momentos, en materia inerte. Más digno, resultaba el viraje revoltoso experimental de Congratulations, una idea que prevalece en el nuevo álbum pero que no logra materializarse con el mismo acierto, a pesar de que algunos temas indican justo lo contrario. No es un mal trabajo, ni mucho menos, pero evidencia, que lejos de la órbita más popular, le están costando encontrar el camino, o como mínimo, que ese  camino es irregular y va estar muchos menos transitado.

Tema clave: “Introspection”

7

Elvis Costello And The Roots – Wise Up Ghost

 

Elvis Costello & The Roots - Wise Up Ghost

Dos fuerzas titánicas de la música contemporánea han unido esfuerzos para hacer realidad los sueños húmedos de muchos melómanos. Se trata de la unión entre Elvis Costello y la mítica formación de rap The Roots. Tras conocerse hace un año en el show de Jimmy Fallon (donde los segundos ejercen de banda de la casa), las dos partes hicieron buenas migas enseguida, y el resultado de un año de jams y acercamientos ve ahora la luz de la mano de Blue Note con el título de Wise Up Ghost.

Una comunión casual, un divertimento cómplice, un experimento que se materializa con este admirable álbum, en que sorprende la perspectiva musical que adopta cada parte, así cómo lo bien compenetrados que suenan. El músico ingles se empapa de las raíces de la música negra, y como el personaje de Woody Allen en Zelig, absorbe las inquietudes musicales de un cantante de tez negra de cualquier garito de Nueva Orleans. Por su parte ?uestlove y sus The Roots ponen la capa instrumental a través de sonoridades cuyo origen hay que buscarlo en décadas pretéritas, cuando Curtis Mayfield e Issac Hayes eran figuras capitales de la música negra y dominaban los ritmos de la calle. A lo largo de su recomendada escucha hay anomalías destacables, como la balada en la tierra de oz que propone “Tripwire” o esa nota latina que añaden con “Cinco minutos con vos”. Pero en general el sonido del álbum transita en un cauce llenado por saxos sexys, trompetas que piden paso, bajos seductores y ritmos sinuosos y sincopados, a medio camino entre el funk, el soul y el hip-hop. Divino encuentro entre mentes de muchos quilates que responden a su trayectoria cuajando un trabajo especial, perdurable, cargado de deliciosos detalles, y cocinado a fuego lento, para una degustación parsimoniosa.

Tema clave: “Tripwire” 

marco 75

Franz Ferdinand – Right thoughts, right words, right action

Franz Ferdinand Right Thoughts, Right Words, Right Action

Los escoceses afrontan con su cuarto disco de estudio una prueba de fuego ante lo que debería definirlos como otra banda inglesa del revival post-punk ligada a un período muy breve y concreto de los 2000, o por el contrario, como un grupo capaz de superar esa barrera y expandirse más allá por la línea temporal. Y la verdad es que con este Right thoughts, right words parecen superar ese desafío.

Lo que resulta innegable a estas alturas sobre la banda de Kapranos y cía es su capacidad de contagio, de transmitir ambientes eufóricos a través de tempos acelerados, riffs endiablados y estallidos de percusión. Pero a su vez, pese a los intentos fallidos de teñir con otras capas estilísticas su música, la suya es una formula que llevan años explotando, y que les funciona de maravilla en el directo, pero que sobre plano discográfico parece algo caduca. Ese post punk del revival guitarrero que marcó la escena inglesa a principios de los 2000’s, con contadas pinceladas dance y sintéticas, encuentra de nuevo su mejor expresión en temas como el primer pildorazo vitaminoso con el que abren, “Right Action”, las armonías vocales de reminiscencias The Zombies y The Kinks en “Fresh Strawberries” o incluso “Evil Eye”, planteada como un cruce estrafalario entre los Take That y la banda sonora de Los cazafantasmas, la muy arquetípica al sonido de la banda “Goodbye Lovers and friends”,   y por supuesto la calmada, y posiblemente la mejor canción de todo el LP, “The universe expanded”. Un lote de canciones que los reencuentra con su mejor faceta, la que era capaz de planchar temas pegadizos, de furiosa energía, carácter festivo, y aglutinada con una mínima producción, pero inteligente aprovechamiento de los recursos disponibles. ¿Suficiente? Para quien escribe de sobras.

Tema clave: “The universe expanded”

marco 75

Delorean – Apar

Delorean Apar

Los vascos afincados en Barcelona afrontan su quinto LP con variaciones visibles respecto al anterior Subiza que los aupó hasta puestos privilegiados dentro y fuera de nuestras fronteras. Un viraje cuya primera señal de cambio llega con el reclutamiento de colaboraciones de primer nivel: Cameron Mesireow de Glasser, Erika Spring de Au Revoir Simone, o Caroline Polachek de Chairlift. Mientras que en el plano musical son varios los nuevos enfoques…

De entrada reduciendo la pulsión hedonista por un temperamento más melancólico. Algo que se traduce en carencias gaseosas, en un corpus instrumental más orgánico, en un relajamiento rítmico, y en unas letras más ásperas. Otro punto relevante en su nuevo disco, es un acercamiento directo al pop que se palpa en la construcción de las melodías, en la abultada presencial vocal de Ekhi, y en las colaboraciones de cantantes de renombre en la escena del pop más etéreo. Unas simbiosis artísticas que resultan en temas como “Spirit”, “Destitute Time”,  pero que en otras ocasiones, como en “Unhold” y “Dominion”, la herencia hi-fi ochentera y los influjos celtas se exceden hasta el punto de provocar algunas manchas de Enya en los surcos del vinilo. En Apar, Delorean pierde los chispazos electrónicos con los que te sometía en anteriores trabajos, pero lo contrarresta con dosis de pop contenido, sin perder la esencia que la ha convertido en una de las bandas más respetadas del panorama contemporáneo.

Tema clave: “Destitute Time”

7

 

Janelle Monaé – The Electric Lady

Janelle Monaé Electric Lady

El que aquí escribe abrazo con ímpetu la llegada de Janelle Monaé hace cuatro años cuando publicó ArchAndroid, una opera prima que suponía un soplo de aire fresco dentro de la concurrida escena R&B norteamericana. A través de un sonido que se valía de diversos estilos para componer un atractivo brebaje de ritmo frenético. Una primera impresión complementada con estilo y pose, que la preparaba para convertirse, de la noche a la mañana, en una estrella, tal y como finalmente ha sucedido. Allí quedaba también la esperanza de que no renunciará a ese discurso musical inicial. Cuatro años más tardes, las impresiones sobre la cantante de Kansas no pueden ser taxativas, ni tan positivas.

En The Electric Lady, la cantante norteamericana vuelve a pasar por el minipimer un amalgama diverso que va desde el rock, el urban, el soul, el funk, el pop, el hip hop, y la música disco. Sin embargo, lo que en su anterior obra, resultaba un patchwork fabuloso, una apisonadora rítmica, aquí la concentración se diluye, creando tramos en que la pegada decae considerablemente. Un disco, que muestra, en demasiadas ocasiones, trazas de R&B blandengue, carne de radioformula que no logran mejorar las ilustres colaboraciones de Erykah Badu, Prince, Miguel, Solange o Esperanza Spalding. Intervenciones de pega, que no aportan un valor adicional al conjunto, si bien es verdad, que tampoco desdibujan la labor de la protagonista del disco. Una sensación de flaqueza, de pereza creativa y rítmica que acentúa la duración excesiva de un álbum, que pierde fuelle, de forma progresiva, en su último tramo. Sería injusto por eso no rescatar los contados huracanes de pop revoltoso que remiten a su gran rookie album. Una casilla en la que se podría incluir “Dance Apocalyptic”, “Q.U.E.E.N”, “Electric lady” o “Ghetto Woman”. Pequeño paso en falso de una artista con talento sobrante para encarrilar su música y volver a seducir y contagiar con ésta.

Tema clave: “Electric Lady”

6,5

Arctic Monkeys – AM

Disco del mes

Arctic Monkeys - AM

Me jugaría el bazo en que no existe ningún pub inglés donde se discuta la superioridad de los Arctic Monkeys sobre el resto de bandas agrupadas bajo el paraguas del new wave guitarrero que despertó la escena inglesa a principios de la década pasada. De hecho, sería más apropiado hablar de los de Sheffield como los grandes supervivientes y triunfadores de esa escena. La banda inglesa demuestra de nuevo con su quinta referencia un nuevo triunfo. Y no un triunfo ajustado, sino absoluto.

Una madurez que los ha mantenido en lo alto de la corona del rock británico, sabiendo adaptar su sonido a los influjos de cada período, sacando brillo a los elevados recursos instrumentales que sustenta la formación, sin perder nunca el sello que los identifica. Una madurez que en los últimos años ha encontrado su principal aliado en la máxima del “menos es más”. Quedan lejos las estridencias rabiosas, y el acné descarado de Whatever people say I am, that’s what I’m not. Ahora sus derroteros, sin moverse de la parcela rock, buscan un sonido más pulcro, más controlado, musculoso, pero igual de efectivo y penetrante. Gracias en medida a la excelente trabajo de percusión de Matt Helders, pero también por las múltiples habilidades de Alex Turner. Un Turner que aquí se vuelca en letras más profundas, cercanas, y de cierta melancolía reciente, del último finde, hablando sobre las resacas de amor, los whatsapp sin contestar, la infortuna mezcla de alcohol, amigos, drogas y fiesta, y los pequeños, y diarios, estragos en el corazón vistos por alguien que ha vivido lo suficiente, y tiene la suficiente lucidez como para condensarlo en unas cuantas líneas. AM presenta un lote de canciones preciado, modélico, en el que prácticamente no hay ningún tema desechable, y si muchos para retener, como es el caso de la excelente “Do i Wanna know” con la que abre el disco, o “Why’d You Only Call Me When You’re high”, sin olvidarse de “R U mine” . En Inglaterra pueden permanecer tranquilos respecto a la corona del rock mientras estos chicos sigan impartiendo lecciones como ésta.

Tema clave: “R U Mine”

8

Trentemøller – Lost

Trentemoller - Lost

El productor danés Anders Trentemoller sigue insobornable en su manera de encarrilar su carrera musical. Tras unos inicios muy electrónicos, y desviarse luego hacía el sonido de las guitarras, concluye en Lost una evolución permanente, repleta de giros, salidas inesperadas y constante progresión y desafíos, que lo ha llevado a facturar este resplandeciente nuevo trabajo.

En Lost el músico danés abraza un sonido ambiental macerado por atmósferas envolventes, que encuentran un molde variable en la estructura pop de costuras electrónicas.  La fragancia cinemática, a veces intrigante y pausada, otras veces más dinámica y agitada, permanece omnipresente en todos los temas. Rodeado de colaboraciones de lujo (práctica abusiva de nuestros días, solo hay que ver el resto de críticas) con las que consigue adornar, e impulsar la entidad del LP. Reseñables resulta las intervenciones de Jonny Pierce de The Drums, Jana Hunter de Lower Dens, y Marie Fisker. Un disco que cavila entre contradicciones emotivas, pasando de la euforia al desánimo, de la fascinación relajante al pulso bailable en un ejercicio creativo admirable. Ambientes evocadores, penetrantes, de una oscuridad arrebatadora, que servirían como BSO de un film noir de Wong Kar Wai. Un exquisito ejercicio de electrónica para el oído exigente que debería situar a su artífice en un puesto reconocido.

Tema clave: “Still on fire”

marco 75

Minor Alps – Get There

Minor Alps - Get There

Minor Alps señala el punto cardinal donde se cruzan los caminos de Matthew Caws (líder de Nada Surf) y Juliana Hatfield (Blake Babys, Some Girls) tras intercambiarse favores en  sus proyectos en solitario. Un vínculo profesional que no sorprende viendo la trayectoria y las preferencias musicales de sendos protagonistas. Esta comunión da como primer fruto Get There.

Un trabajo que se apoya en un pop lánguido muy al gusto de los dos intérpretes americanos. Su grado de compenetración alcanza cotas reveladoras en el tono y timbre de sus voces, que parecen fundirse en un solo ente, que potencia ese espíritu afable, delicado y acariciante que desprenden las canciones del disco. Una carcasa musical austera, pulida y emocional que entronca a la perfección con el dueto vocal y las aspiraciones musicales de un proyecto que convence en su llegada.

Tema clave: “If I wanted trouble”

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.