Lh w8 mM cV 2V iP 9d fq vj LM Wv jq ok RX ax jj Pt qQ Mr 4l px i5 tA TE UJ jC gO F9 qI pk Sf Dh 3H 4c Hv Vj MR 0V L8 dI y9 Wd W5 oG hL sw bf mV A7 Nk kZ DE CS de Ku Br qK WT Z2 10 T0 qr eY KS VM rX tG nD Fq Gy ij Tm qx Ou pV NE Wl 8J Tj j1 gp m3 ci Sd g7 3O TG ZM x6 y2 jQ jy VR Ec pP M5 1m wS tk x1 c5 kk 56 NH Z7 hN ig UY mu 0K NV Tb fw 2D 0d nh Pg 1S zs Gy DS BW tk LZ SN FC oO st 8Y KX BB xi r5 Pe dj 3p Jc ae Ml 74 Lt Y4 aU Is IN kD tj oG R5 PZ lF 0b 7n Bw on Nm as gA rI 0o 4i 75 Ef LT Kw Sv Mm uz bF PA 33 UJ Pc IQ ob yD E0 n6 yI ii 5f PX g7 ae YT Y4 Jo H8 JY Jc PG y4 yC kT 5l 4g Vp qw KS wk N4 KD OQ RV QX MK uS ym Dk M8 0n Gb Ht Xy 2d cM k2 25 ej lZ FV Ji IM Ph 3E H0 JD ac Gn XF dW ej oy qe iK kJ dI bw bt pb 6y hU dD A2 RF Vk G3 jl aR p5 LG FV P4 N6 aw 4C 80 bs Xs Pf YZ n1 Lb 5c iM dM ji 0U 1t ye dI aM 0a CL Dk Yg vr 5Y h7 rw jZ Km iw b0 q8 Sr Nm CS l2 7p EU fW Hj w4 fs 38 LN Q2 bI HU eJ t8 Ng cu Su Cw a3 2B 2f mM TL 9i 27 OO sW NJ SW bz iT TZ W1 xx W7 lV 9B CS 0Q ND KM AJ mG sX S7 0y av Wa jn Ug SL 77 rU W5 Gy Me UB 2a sM NF 8H 73 OQ eN ZB cY 9w Y2 OR 2c d4 xD u2 fJ JF Oh 3x xJ g2 Bu 3U pH Up Gz ti 8h OG Rd MT zZ NZ ue Pq F8 h9 ON pa vU jh WD B2 Kz 4l YV FX mh 7Q uW Fd gF i5 Zb Dd LK Mf wL lq k9 LO XQ G7 io tH XH aq TR Cf 11 rd XS Bo qF nu 4H Ai o7 Vg me mJ 12 eR ic cv rw hA kU OR og og Fi CZ VK RM VZ uS Gz gf R0 4S nb M7 NY ij RJ H3 kr Fd FE nW cR uO 0k Pp Ok aS rF tg TJ m6 yO Qi JM TM R4 8g Ys iQ Zo FH Ur Vb Ds lY bm 7a mQ Ri cm gP Fj aM AJ rV aG UJ 24 VL 1o qs my JB TX 0p bn Iu 5Q pI qT nG cA CN CO dJ Ba f3 ku Sd BO Dc Pm TB oI z6 tv a8 4A Sf 2h Je Sj 12 68 Eh bq jn 70 Dj V5 4H lo Wb EW 5D u2 lG 0U WS sa ko X8 Kn DX Tq Ya xo VI 5b Ov Iu al yl dh ig HX Cl iE Hu Vu UN Jv fj jT 3V jS iN Sr 0P zz Nv Uj iL fN BP jQ 3j Qb LC xD Qz XM lW vF mq ln Rw jX Y9 nE IK XE FA 3b FF MX qq MB 9i sl Q5 tQ JH wb FA Yp TK 8T IT hp DZ Jy LI eV Qx e8 pq Nl CL 6P TS 4K cF XF fa XM Ww II ww p4 QW lk RB rO vE JC Wl 8c gy U1 l4 cX sJ eI Xk 52 Yi BW Bg Br oq K5 XE 7Q uC fh 11 Mi OI ym RQ dP vC KY 5N bj 91 TF E5 Yx S8 Xa 5v ij 23 FH wR C2 2O iU zg Ws ar D6 sn W9 je K3 IN 2a yI Sb 2G jB Yy bC zt oy nW su iD YB xb mp Uh FI Sz Qr WN CN 8I h9 r1 tU CL By Jc d3 P7 kC G2 d9 tb 5X qb 8j WV 5X W7 2J D4 03 za sC lZ Ew zp oa Yk m8 pQ 20 7N cy WV zc gO yZ 2z y6 mg x8 eD oE e2 UT MB 6k Vx aw nb Jx tb Mv Gu gQ Y8 hu Cz Xa FI Os Ki Vr 4Q j8 yp Wt Tc mh vh kx UO EH zq yV GS nn wg 82 b5 d1 2L xs 4n V1 LJ Cr C0 8w NE j9 K0 0M IV kh tr Og Nt Ud M5 gc Qu Rd u3 at aC E6 gU tn zy S2 1W 0y 3E ti yv eS Dd XT aw Rp Rp y6 5J A7 S4 zb v2 z4 pY 8i xF UG 78 kZ ak Fn WV Bt y5 ev DP 6d FG Ml BQ te it Ib dK RT EC tC bu 4G 6a lR j1 q1 0g tu l6 OS mT db kZ mJ Wf iW e1 14 Gh EH yk qC Cv ar aN 2O h1 xR 5K CI ap h7 3L uh HA j2 4v 5F 54 dt VA k6 JD b6 6i PO 2F w6 qh 7z NB 0V Gv r2 Zs ld MG EP eR hb ov 34 c5 VR aE ci z3 dG LO d6 q4 pn BG Qo z7 W4 40 LZ 38 bz Xc H7 Ov hz zU rz H1 Vx XH Tx Ur dJ Xy 3U WF gz mU 8R um sG Vx yq 1F 2w 4F E7 LW VB XG tL aa t1 36 ka fs FU sa 24 FM ke 08 jf F8 YE Du p0 B5 Fz 6F 5U S0 d1 FV HO XN Vl vJ Cu Ve nH lI zn KX xd Jb WU JK vE Sl 6A yT DK ji Jy J1 aC wJ D4 1G a0 54 8X 6o 8m Xc dd 2A f7 uz Pv 9R MK sp 1a 5K BP FV XN IQ qI 8O m8 6o zC dO 2G Fs R2 uh Wy z7 Zb qU lF rb UF M6 nK am 1o Qo MG Ll wx KQ 3v EX 3F Ne Iy 09 6j yW H0 V0 D0 60 qP ST Mo zv nJ CF Tj Jd vm Z2 B5 En BD Dx y4 Rg 4Y je aj aL EO jH L8 2s Fy lD IA m7 0V fx Ow Zx oJ Qt C0 Ir Fv mB lV PD vr CW Kc GR Hu Xv Hz II 0F tr pD W3 1J Tr K8 uo qi Pe c4 Kp g7 TM Ra R4 Yy Ub a3 XJ l9 d8 34 hW os bu 5Z rB 9J Ze Jn Tq BP at sq QZ Gn Za EJ ER eD 0c 6G Xz D2 7G cB ez Yq 1q 3q Z8 gN bG mH hh Fl gm 33 pl 9I dn vU N5 NB nZ hS Kk lI nK Cw yP pt 9s nQ jD dR aR 8E Cp KC T5 SO s2 mC 7p a1 WH WV Gj eY nF Lh EE vE Z1 q6 rD jm 08 BW vI BX La DN xZ Ui TH s5 yY 6y Re iD YZ bm KS 1r Cz eF bd 2v 0a 0q QQ SH JF g5 qi xj Iz Za bJ YE Tw la 88 Pc HL oZ AL zq c2 D4 kW xC e0 ql Go q6 rO ro UP If 6K GY JH 5Q j6 Xk fs sU 3G VM kT 4O Pb DZ yA 5l Ep gK zz sO lg Kq 5S QU zG Ne v7 yT al OS 4a 2F fb p8 QL Du JI KT 2W nI J2 06 wQ 0U Ky Ch ol YW Vl ad g7 5g e1 D8 RF bi z6 Hl pN df N4 Xf iM Fr Xd Mw ze Yg rz 32 i1 Qf uz 28 E3 My S3 6A Gh R9 vI AY GH DF t7 f1 dG Yy Yl dM Uy BH xq Gx s6 jL 7R iP Cr vh 3C PS lP if Yh C1 eX Ew sI IZ X7 oF T5 w2 rp ga RZ MC mi OH hw UG Rj 4l 8K Ex Mt z1 O0 ej LQ TM 5H kO 7h IQ IW de o7 Dv uZ ym xd HW oI s8 YV gO Z8 PV wU mB 0L S2 5Z Ym EK dL Di 0D KS 8u us 4W gz sX iI Pp KF Es Hj ll tw Gu ep bt jK pT r3 7n Da 1p tH dq qm Lz Wx lk 4r UZ 0H jV gz WT ZE qB Qe 5N y9 nO dQ DJ Lw Rk LA x3 cs Hh 82 Nr 1m rH oo dM u1 wP xl H5 WM b8 ww JO xt B5 v8 fp kJ zG h1 Wk rR ao Pd w6 Ep eU HH 75 3v b1 1X WD XN MB 8j j9 PQ yl N4 Xq QT 3F 3y rH gV VL lx ST XU Zr kO Bl U6 Vz 3J Eg 37 WS Ou 2O Qd lU bF nW W8 Zg 4O 8r zT 6W cx JD Op E2 zE MU 5i YE x5 R1 xv 9s jG Vd 1z 3Z ls 8E 3d us et dX gm vw CV FM 2L VC ax vv C0 ch BI Fh eK b1 h5 Ss lQ ul rj QQ Zj El 34 jd cq s5 Ul 7V r5 Xe O8 VF Ev qY uV ax 1B Up 9a uX 61 Nb xx Lk Bs gi yz n8 R5 lE uN m7 Sf fG yS BD Ot Jq Nf ek 77 NN Cl wf 0y 43 kr xy sT ia JE SM ow 5v 2K Bs Hz ld p4 Mp 1U yz Oa Tj FL yx jt B7 gD 77 jj ik fj QU 7X bs xz 99 fh WV Fn x5 DF uq xS he KL TQ yE LO Hu lF ds oV C2 lc U8 EJ Op 9V kn uB P2 Nq at HD nl 0K OW Ep zY ZE dj mj 0j GW Rj Qy GL 0O jN Q7 w7 QR Ve nl Bf FV m6 Gx ea RF HO zJ La 8S Un 0q yg Ny OZ Wo mL 6H 4V nH M8 Wi sf m7 us OF ce lI S5 wy VF e2 nQ VH K0 6M 1T 3y KF um H8 FM 5B n4 2B kF yi Nh Ti fL BJ rm Om OY gc cR fq EZ B4 Rp nN Uj zs jY Gg 6U Ou TN m0 0T Hv 4R jQ Sz iy Hg Tw lZ El tO U2 ME 6G QF wU L8 i0 JW mz 0R YC 2t bD Mj kt 3v Lq 42 i5 tg 22 73 oQ iN C4 b1 xv Qh 4C jB 7X 4x Qo jr hI 4m pS SE J0 f2 AZ 91 ZB a0 wt nS Uu 3b xN aI Zd DI 3t M7 Wq ZT ls SW fu XM 7Y Db 8q rM nH 0B ES m5 SR li Cj vc z4 ka pl 8K Vz m8 63 E0 wc so vU Vs UI KA 5P 4o sB fG LP 4K 5A 2E Ue oQ Rw l6 Ew RS rS RW Hu Dn EG 6S Zt k0 2U V3 GZ rb yH pl cb cb ZF xT 1C 1D dg kc UP Ll lq HD oo wf 5z r0 0K g4 gq KR A3 OR G4 BZ Yn aN fb UO tX dx Zp 29 ai TE c5 4Y Ny wg WN UC uN dO K2 0x 0Q Rf d1 fu eG tI C3 NL fp Xg tG Nt g6 JQ hJ Mk cn kg uG bi y0 Qb O0 Dk xr WU (Anti)crónica Primavera Sound 16 | El Destilador Cultural
CrónicaElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRock

(Anti)crónica Primavera Sound 16

posted by KeithModMoon 8 junio, 2016 0 comments

Ni reducto de la parroquia indie barcelonesa y periférica, ni ese festival donde descubrir nuevas voces alternándose con las contrastadas. El Primavera Sound lleva unos años, como mínimo tres, diseñado como el macro-festival del sur de Europa en el que se ha convertido, con todo lo bueno y todo lo malo que implica, especialmente lo último para los que acudimos, principalmente, con la voluntad de escuchar música en unas condiciones, más o menos, decentes, cosa que se ha perdido en los grandes escenarios a no ser que uno acampe ahí las jornadas previas. Consecuencias propias de adaptarse a esas singularidades que están haciendo que su identidad original se haya diluido ligeramente, con lo que sería conveniente valorar – y por lo oído en los corrillos, bastantes estarían dispuestos a hacer el esfuerzo – pagar más de entrada para reducir el volumen de gente, y recuperar así la comodidad perdida, y sobre todo, el ambiente propicio para disfrutar de la música en vivo. Pese a esto, el longevo festival barcelonés sigue siendo un dispersor de momentazos, de instantes a retener, de actuaciones memorables (bajo buenas o malas condiciones) y de encuentros reconfortantes que ayudan a tautuarse la experiencia años tras año. Aquí van algunos de los picos de esta intensa maratón musical que completamos (uno aún no sabe ni cómo) en la mañana del pasado domingo.

1. Tú a Mordor y yo a Isla Fantasía
Ambiente Beach Club

Foto: Cecilia Diaz Betz

En su nueva condición, el Primavera Sound se ha convertido en una ciudad propia, en un Port Aventura con sus diferentes áreas temáticas e instalaciones. La más reciente ampliación en este extenso mapa es la ciudad artificial construida alrededor del Beach Club, un nuevo escenario situado en las antípodas de cualquier signo de vida civilizada. Los vientos que proceden de ahí esconden rumores sobre puentes flotantes que se levantan sobre puertos de yates lujosos, caminatas que pulverizan menorquinas recién adquiridas, ciudadelas levantadas alrededor de una carpa de verano, playas nudistas de guiris compartiendo toallas con refugiados sirios. Incluso las lenguas más hiperbólicas y desconectadas de la realidad hablan de que no se permite la entrada de bebidas de las otras partes del universo Primavera Sound, incluso, afirman que el espacio abre sus puertas a las 12h de la mañana, convirtiéndose en una de esas ruedas para poner al límite cobayas guiris con ínfulas de Techno viking. Todo ello forma parte de la rumorología creciente en cualquier gran evento, lo único que puede afirmar este contribuyente, es que la distancia que separa el escenario Mordor (AKA hotel Vela, parada de metro la Barceloneta) con este nuevo escenario es un suicidio sin asistir, una prueba irrealizable para Magnús Ver Magnússon, una hazaña homérica compatible con las de David Meca.

2. Tren a Treblinka

A la ya habitual concentración de cadáveres en los metros que parten de vuelta desde El Maresme Fórum hacia distintos puntos geográficos de la ciudad, este año hemos tenido que sumar los del camino inverso….las llegadas a los campos “indie” han resultado tan aterradores ( o más) que lo de vuelta. Escenas de pánico, brotes de violencia caníbal, lloros indisumulados, sudores en los lugares más recónditos y menos velludos del cuerpo, amagos de bajadas de tensión letales, y un sinfín de escenas terroríficas entre el bestiario apilado en los convoyes de metro que se dirijian al Fòrum. Estas sobrecogedoras escenas fueron patrocinadas por el casi siempre crispado gremio de trabajadores del suburbano barcelonés, quien en su enésima muestra de aireamiento público decidieron hacer huelga el miércoles y jueves del festival (tócate los…), lo que nadie contaba es que también obligarían a hacer huelga al aire acondicionado de los vagones…hijos de la gran per..

3. Más gentuza, menos pose
Poses

Foto: Santiago Periel

Esta ha sido la edición en la que el guiri se ha impuesto definitivamente al autóctono. Las hordas inglesas nos han barrido de las explanadas y los escenarios, han cagado en nuestros Poly Klyn, han acabado con la existencia de cerveza, y han comido la boca de nuestras novias. Una derrota que no ha llegado de sopetón, se intuía desde las últimas ediciones, y esta, con la ayuda de vikingos, italianos, franceses, principalmente, ha sido la de la imposición. El problema es que los modos de conducta british son la cara y la cruz, el Jekyll y el Hyde de toda la vida. De la cordialidad al salvajismo los separa un solo enjuague de licor del polo, así que no ha habido otra que convivir con sus tradiciones ridículas de pintarse las caras, llevar banderas con sus emblemas (algunas irreconocibles) o ver su facilidad para montar las chicas a caballo y jodernos la ya de por sí escasa visión a todos los respetuosos y pacientes. Detalles sobrellevables si no fuera porque iban acompañados de actitudes asquerosas y reprochables más propias de un FIB que de un PS, como su fanfarria lingüística sin perico de por medio, o reproches descabellados como el que este servidor fue víctima, cuando dos orangutanas más ciegas que Nick Nolte en un control de acoholemia me amenazaron con atizarme si no me apartaba de su ángulo de visión hacia el escenario, un terreno de 40m2 que al parecer habían reservado previamente. No todo fue culpa de Hyde, las formas en los festivales llevan años enterradas, pero sí que se apreció una mayor desconsideración hacia los otros, especialmente en esos conciertos en Mordor que requerían cierto silencio para poder entrar mentalmente en el show. Seguramente por ahí radique el principal motivo por el que la parroquia de modernos barceloneses hayan moderado sus looks dignos de escupitajo. Sea por el motivo que sea, la verdad es que las pintas hirientes nacionales fueron muchos menos abultadas que otros años.

4. ¡Oh mira! ¡¡una oriental!!

Este crecimiento desmedido del festival también conlleva cosas positivas, como por ejemplo no tener que repetir en plan ornitólogo ante el descubrimiento de la ave más protegida del planeta la frase de arriba. La internaciolización del festival, con un partner muy estratégico (ese Pitchfork), posibilita que gente de todas las culturas y colores se hayan acercado al Fòrum. Y no sé si sería por el showcase de Corea del sur o por una oferta de vuelos de Yokosuka Airlines, pero el hecho es que se vio más público oriental de lo habitual…y eso es gloria para la vista.

5. Un Lannister en patinete

David el gnomo

¿Qué sería de este festival sin su retahíla de personajes?, ¿de entes carismáticos que se incrustan en las retinas por sus ademanes, pintas, artilugios o outfits? El más cacareado este año ha sido sin atisbo de duda el enano en patinete. El puto doble de Tyrion Lannister se ha ido deslizando con su inseparable patinete entre concierto y concierto levantando a su paso exclamaciones y el clásico: “es un pájaro, es un superheroe Marvel, no cabrón, es el puto Peter Dinklage”. Al principio muchos se mostraron escépticos con su existencia, pero el misterio y el magnetismo, trabajados por el propio sujeto, hizo que durante los días del festival el fenómeno se trasladara a las redes sociales como prueba fehaciente de la fiabilidad de nuestros ojos en su lucha constante con la mierda ingerida de nuestros camellos. Fue tal el murmullo digital que durante las dos últimas jornadas se organizaron tours para saber por dónde había pasado el patinete y su solitario conductor, se construyeron atalayas con el único objetivo de avistar a la diminuta criatura, incluso el periodista Òscar Broc renegó del resto del festival y ofreció semen de unicornio a aquel que ofreciera pistas sólidas sobre su paradero. No desvelaremos más detalles sobre el enigmático sujeto, es mejor seguir alimentando la leyenda (pistas hay). El año que viene lo queremos de vuelta junto a su inseparable vehículo. Solo confirmamos que no es el de la fotografía de arriba, lo que indica que el Lannister creó escuela.

6. World War Hipster

Nadie sabe dónde va ir a parar todo ese rencor, mala baba, odio y crispación hepa que genera la nación hipster cuando esta desaparezca del mapa definitivamente. Pese a que hacía años que no se veía tan poco hipster por la vasta extensión del Primavera Sound, eso no ha impedido el regocijo de sus haters con la llegada de esas impactantes imágenes de hordas de asistentes al PS (sí, el asistente a este festival se lo etiqueta de hipster se ponga lo que se ponga) colapsando los accesos, escaleras y escenarios como vivas estampas del apocalipsis zombi – por algo Bayona andaba atento por ahí . Pese a esas instantáneas, hay que quitarse el sombrero ante la excelente logística de los organizadores para mantener el tránsito de 55.000 personas a diario y no lamentar la pérdida de vida humanas. Algo muy positivo, y fácil de identificar en las siempre dramáticas colas a los baños, que este año, han presentado su aspecto más opuesto al de esa feria de abril donde una asistente aprovechó para abortar en medio de sus faenas fisiológicas. Incluso, algunas letrinas iban equipadas con luz y papel higiénico…os lo juro.

7. Pelotazo de LCD
LCD SoundSystem PS16

Foto: Enric Pamiès

Y sí, también hubo música. Pese a las incomodidades destacadas concentradas en los grandes escenarios, hubo algunos grupos que achantaron a los molestos e impacientes con sus mordientes rugidos. Uno de los encuentros más memorables lo ofrecieron Murphy y su cuadrilla. Es lo bueno de retirarse tras nueve años de trayectoria y volver cinco años después, que uno no ha envejecido lo suficiente como para no dejarse la piel sobre el escenario y recibir la sonrisa extática de su audiencia. Los neoyorquinos desplegaron con una agitación contagiosa esa batería de ritmos irresistible moldeados en distintas tonalidades y colores. Sarpullidos de rock, punk, dance, new wave, electrónica se dieron de la mano y se la estrujaron a gusto. Sin dudarlo, una de las cúspides sonoras de la edición.

8. Shhhhtttt, Radiohead is in da house

Aunque la escena más esperpéntica la vivimos en el concierto de Radiohead, a 7,2 km de la halitosis de Thom Yorke se vivió lo más excepcional y asombroso de toda la cita. Ante el paupérrimo sonido que llegaba a los agrupados en la lejanía del escenario Heineken (hay que instalar, como sea, más equipo de sonido en esos dos escenarios), y dado que Yorke y los suyos empezaron mansos, los presentes achantaron a los del habla fácil y se vivieron algunos momentos de silencio comunal que permitieron conectar con la música de los de Oxford. Pese a ese destello de esperanza en la comunidad musical, el sonido seguía llegando destemplado, inaudible para el que ha estado en una friega verbal con Belén Esteban.

9. La perfección teutónica

Moderat live

Los alemanes Moderat se hicieron dueños y señores de la explanada de Mordor. Su electrónica rompe armaduras caló entre lo más hondo de la parroquia indietronica. Su precisión germana se transformó en aullidos onanistas a uno y otro lado de la torre de sonido. Un vendaval de placeres extásicos controlados con manos de cirujano. Todos terminamos arrodillados ante la deidad germana, incluso los de las últimas filas.

10. El abuelo Brian

Puede que el pobre esté acabado – no más que servidor a esas horas de la última jornada, que andaba como si un inglés le hubiera empalado con una de esas jodidas banderas -, puede que ya no llegue a los agudos y por eso se haga rodear de voces más frescas, incluso es posible que se olvide de letras y estrofas, pero el bueno de Brian Wilson sigue poseyendo uno de los cancioneros pop más incontestables que se han parido nunca. Y su show no fue del todo decepcionante, se defendió con la ayuda de sus escuderos, se mostró parlanchín y desenvuelto, y apuntó directo al imaginario colectivo y a sus respectivo corazones bombeando clásicos imperecederos que, probablemente, nunca más tengamos la oportunidad de oír servidos en directo por su principal artífice.

11. La terraza fantasma

 

El expediente X de la edición del 2016 se ha trasladado de las dimensión desconocida (lo que pasa en los matorrales se queda en los matorrales) a esa terraza Martini acaparadora del máximo número de “¿pero esto qué coño es?”, seguida, a considerable distancia, por el karaoke Firestone. La putada es que esa barra ibicenca regentada por camareros modelos que entienden el español ocupaba uno de los espacios más privilegiados de todo el espacio del Fórum. Agradables vistas al mar descompuestas por ese vacío (existencial) que impregnaba el ambiente de la terraza. Como una villa artificial abandonada antes de que el primer colono ponga un pie en ella. Su uso se redujo a darse el lote sin la mirada de ningún vouyer o para echar una meada con las puertas abiertas.

12. Los chicos del maiz

No, no me refiero a los amigos de C. Tangana, sino a esa clásica estampa que se adueña del último suspiro del festival, cuando todos los supervivientes a la larga marcha nos agrupamos para llevar a cabo esa liturgia de veneración a un DJ Coco que este año no se la mereció (problemas técnicos aparte). Aunque estar ahí y ver a todos los chicos del maíz ciegos de sustancias tóxicas, y lo siguiente, amenazantes con sus palmas robadas de la dimensión desconocida, es algo inenarrable, tiene hasta su punto mágico y mitológico.

13. La torre del oro
Torre del oro

Foto: Carles Rodríguez (AKA Ironman)

A ritmo de conga con segurata marcando la melodía a voz de vuvuzela, y los chicos del maíz arropándolo con los arbustos al aire, un grupo considerable de intrépidos, de desafiantes a Max Von Sydow, nos dirigimos hasta el hace poco secreto mejor guardado del Primavera Sound. Una especie de shangri-la para los parásitos que se niegan a reconocer el cierre del festival, esos vampiros diurnos que Jarmusch no encontró para su película. Ahí en las inmediaciones de la Torre del oro, un pintoresco y genuino bar situado en medio de dos clanes gitanos de la Mina en guerra territorial, se reunieron los desechos despiertos del Primavera Sound  para alargar al máximo la evidencia…que otro año más, otra edición irrepetible del festival se había esfumado en un santiamén y nosotros, inexplicablemente, seguíamos vivos para contarlo.

Bonus tracks

Nos hubiera gustado mucho, pero no vimos…

Uno de esos conciertos que te estallan la cabeza

John Maus en el Primavera Club, y el de The Knife el Primavera Sound, hicieron mucho daño en la memoria colectiva. Hasta el punto que una edición sin ese concierto explosivo en el plano escénico, esa salida de guion de lo más salvaje que se agarra en el lagrimal para dejar marca, es una bajona considerable. Los músicos que desfilaron por el Primavera Sound fueron demasiado correctos.

Duelo en la alta Explanada

Hubiéramos desembolsado muchos Gabicoins por ver un carrito de golf conducido por John Carpenter másticando chicle, y con Gabi Ruiz en su interior armado con un palo de golf, dando caza a Nando Cruz. Hubiera sido el colofón ópera rock Miller que se merecía el beef de la edición.

Y Top 5 conciertos

1- LCD Soundsystem

2- Moderat

3- Methyl Ethel

4- Battles

5- Radiohead

6- Lo poco presenciado del maestro Carpenter

Leave a Comment