ElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRock

Apuntes de un novato en el SXSW

posted by KeithModMoon 26 marzo, 2015 0 comments

SXSW 2015

Es de lo más fácil perderse o ser engullido en el festival SXSW, especialmente cuado uno es un novato. La oferta que discurre por este macroevento es inabarcable, y las solapaciones entre dos o tres escenarios es la menor de las preocupaciones, la mayor, quizás, familiarizarse con su vasto escenario… la ciudad de Austin. Así como escrudiñar todas las posibilidades desplegadas en nueve frenéticas jornadas.

El macrofestival que alumbró Twitter se ha convertido en 27 ediciones en una cita respetada e influyente a escala mundial. Vivirlo en primera persona es una grata e insana experiencia que quería recoger para los que tengan planeado visitar la ciudad de Texas en próximas ediciones, o simplemente para los que busquen responder su curiosidad alrededor de este recurrido evento. Tras cuatro jornadas en él, estás son los apuntes que sonsaco.

Para ir al SXSW hay que ser millonario

El precio de los badges (abonos) específicos para los tres ejes que configuran el festival – o platinum y gold si incluyen más de dos ramas – son desorbitados e inaccesibles para el común de los españoles. Estamos hablando de un precio de 1.745 dólares (la nómina deseada por muchísimos) para asistir a su programación en cine, música y tecnología, o 895 si se pretende solo abarcar su propuesta musical. Lo curioso del asunto es que su adquisición no te asegura la entrada a los recintos, porque la capacidad es muy limitada, y hay un sistema de colas, pases especiales, RSVP, y mierdas, altamente complicado para el rookie. Sin olvidar que a todo ello hay que sumar una estancia de alojamiento y la manutención de esos días.

Pero sobra el alcohol

Sí, la partida presupuestaria para el alcohol se pude dejar en blanco, porque no hay que rebuscar demasiado para encontrar algún escenario, patrocinado por la marca de turno, en que se sirvan toneladas de alcohol gratis. Y no hablo para artistas y prensa, como solía ocurrir en los buenos tiempos en el PS, sino para todo el público.

Un público no demasiado hedonista

Al contrario de lo que cabría esperar, el público norteamericano, la gran mayoría que se congrega en el SXSW, es bastante más respetable con el motivo principal de la concentración que el español,  o sea, viene más para escuchar bandas y artistas que para mojar el dedo en cualquier bolsa de plástico. Durante mi estancia por allí no vi ningún episodio provocado por las drogas, sí alguna que otra ingesta de alcohol descontrolada, precisamente por el punto comentado más arriba.

FOMO (Fear of missing out)

A no ser que te la sople el mundo y el arte, te desplazas por el festival con esa terrible angustia que nos obligó a abrir las puertas de este site hace casi seis años, la misma que provoca una sensación agudizante de estar perdiéndote algo que no deberías. No algo, sino todo, porque abarcar lo que allí se dispone no entra en ningún esquema humano. Más de 2.000 actuaciones, algunas se repiten durante varios días, a los que algunos animales suman aun toda la programación del festival de cine y las citas y eventos del apartado tecnológico. La única manera de navegar por el festival es con la app SXSWGo, programar ahí tus pasos, y cruzar los dedos para que no te quedes a las puertas de tus conciertos marcados como favoritos.

Distribución inteligente

Es fácil entender la caja registradora del SWSX, salta a la vista rápidamente cuando compruebas estar viviendo en un cuento de Philip K. Dick donde la publicidad intrusiva y los patrocinadores te rodean y te impiden avanzar mediante un circuito de samplers gratuitos muy bien dispuesto. Por si fuera poco, muchos de los escenarios toman prestado el nombre de la marca que los patrocina. Pero aún queda otra jugada maestra para los organizadores: el festival, la mayor parte de él, se desarrolla en salas, locales y pubs de las calles de Austin asociadas a éste como escenarios. Con lo que parece lógico, que el acuerdo con éstos consista en: tu pones la sala y el sonido, y nosotros te aseguramos el local a petar, con lo que toda la recaudación de alcohol se queda allí, y todos contentos.

El garito como escenario ideal

La sala de conciertos, el pub, el garito, la distancia corta acostumbra a favorecer la música en directo. Y así parecen entenderlo en el festival tejano, ya que descontado algún escenario al aire libre, la mayoría de los shows y conciertos son en recinto cerrado y pequeñito.

Espacio

He hablado de esas malditas colas, y la cara de capullo que se te queda cuando haces la cola para quedarte en las puertas y perderte la sensación del día, pero también hay una contraposición, los organizadores velan por no llenar demasiado las salas, así que una vez dentro de ella, tu espacio personal no se ve amenazado.

No hay espacio para el fan chillón

Concebido como lugar de encuentro entre artistas, profesionales de prensa y público, el festival está organizado para que esas sinergias se den en cualquier rincón o esquina, incluso en medio de un concierto. Eso posibilita que se te crucen constantemente las celebrities. Lo sorprendente es que el público es de lo más comedido, ni se lanzan a su cuello, ni buscan desesperadamente ese selfie con el que acumular un puñado de likes, si lo hacen, es con la mayor de las discreciones, y cuando termine raramente le siguen otros. Así no debe extrañar tanto que presenciara el concierto de Future Islands con el cantante de The Drums a mi lado. El de Run the Jewels con Jesse Tyler Ferguson, el pelirrojo  gay de Modern Family detrás de mí, o que me cruzara con Win Butler, tras el concierto de su hermano, y con Daryl de The Walking Dead en otra calle colindante.

La música

Raudales de música. SXSW se ha ganado gran parte de su fama albergando año tras año el “Next Big Thing”. El trabajo del periodista pasa por buscarlo entre más de 2.000 opciones. En ese sentido reconozco que falte a mis deberes y me deje llevar por el tsunami, arrastrado hacia valores conocidos o seguros, más que preocupado en descubrir los nuevos valores. Pese a todo, el eclecticismo de las propuestas es admirable, se despliega como una cascada de inputs e ilusiones para los que nos alimentamos de nueva música, edificándose como el escenario ideal para empaparse de nuevos sonidos.

Dicho todo esto, este es mi particular ranking de las actuaciones vividas en el SXSW:

Shura SXSW 15

PC Music – Un nuevo credo

Run the Jewels – Safest place in the world

Viet Cong – Post-rock regenerador

The Districts – Las guitarras también las afilan en Philadelphia

The Zombies – Leyendas no tan zombis

Shura – Magia en la casa del señor


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.