Bajo radarRockSoul

Bajo radar: Benjamin Booker

posted by KeithModMoon 28 agosto, 2014 0 comments

Benjamin Booker

El “Bajo radar” de este mes nos lleva directamente a la ciudad de Nueva Orleans, cuna espiritual y artística de la América musical y hedonista. Allí se ha asentado Benjamin Booker, un joven cachorro afroamericano que se ha colado de manera fulgurante entre los valores más firmes de la escena blues y garagera de su país.  Con solo 25 años, y un primer LP recién salido del honro, Benjamin Booker ha captado la atención de medios musicales gracias a un blues explosivo, con trazas de garage, soul, folk e incluso punk, que le ha permitido en menos de un año ser telonero de Jack White, salir en el show de David Letterman y actuar en Lollapalooza. Nada mal para un debutante con anhelos de aportar aire fresco a un género demasiado sujeto a los viejos valores.

Booker dispone de un arsenal variado y potente a su favor, del cual ya ha dejado grandes muestras en el álbum homónimo editado a mediados de este mes. Una voz cavernosa, cuyos alaridos y lamentos remiten a grandes del soul. Una brillantez técnica con la guitarra que le permite canalizar todo su descontrol hormonal y el desparpajo de una juventud asilvestrada en prodigiosos riffs guitarreros. Y contar con un productor de la talla de Andrija Tokic (Alabama ShakesHurray for the Riff Raff) para ensamblar todo esa potencia bajo el envoltorio más acorde.

Nombre: Benjamin Booker

Componentes: Benjamin Booker es un cantante y guitarrista nacido en Virginia Beach hace 25 años.

Localización: Nueva Orleans (USA)

Aliados: Jack White, Alabama Shakes, The Black Lips, The Black Keys

Antecedentes: Acabada de editar su primera referencia el LP Benajmin Booker (ATO Records/Rough Trade Records)

Pistas sonoras:

El norteamericano llamó poderosamente la atención con este trallazo de blues-rock digno de colarse entre los temas más frenéticos y apisonadores de este 2014. Su título no engaña, “Violent Shiver” es un escalofrío violento de esencia rocknrollera, con notas de garage, prácticamente punk. Uno de esos temas de intensidad condensada en menos de tres minutos, en el que sobrepasar ese límite te enfrenta directamente con el cardiólogo. Riffs endiablados, percusiones que abrasan los cartílagos del oyente, la voz gutural de Booker acercándose al garage-punk de sus compatriotas Black Lips, y especialmente ese olor a tugurio de Nueva Orleans donde el ritmo frenético se abraza con el espíritu para desatado para provocar uno de los escalofríos más rotundos y avasalladores del año.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.