Bajo radarIndieRock

Bajo radar: Car Seat Headrest

posted by KeithModMoon 19 noviembre, 2015 0 comments

Car Seat Headrest

La historia de Will Toledo no dista mucho de la de otros músicos norteamericanos autodidácticas y autoforjados en la reclusión de sus habitaciones. Viviendo en una localidad inerte de Virginia el hastío hace presa de él, y decide plantar la poca vida social de la que disfrutaba para encerrarse a componer su propia música. Poco a poco va subiendo su música al Bandcamp para comprobar por sorpresa suya el crecimiento de una comunidad de seguidores. Tras autoeditarse once álbumes, el sello Matador se fija en él y lo ficha para lanzar un primer LP oficial salido este propio mes, que no es más que una recopilación de los temas más redondos producidos por sí mismo a lo largo de los últimos cuatro años.

Un paso importante para este joven de 22 años recién mudado a Seattle – no debe ser casualidad que haya elegido una de las zonas cuna del DIY -, y que ya prepara el que va a ser el primero disco con un productor “real” y en un estudio “real”, acompañado por una banda de músicos, con los gastos cargo de Matador. Pero hasta la fecha su música destaca por una pegada lírica inusual para un chaval de su edad (22), una voz imponente que foguea todo ese laborioso tejido melódico con el que blinda de forma generosa alguna de sus más celebradas canciones.

Nombre: Car Seat Headrest

Componentes: es el proyecto personal de Will Toledo

Localización: Seattle, USA

Coordenadas estilísticas: Indie-pop, lo-fi, DIY

Aliados: Pixies, EELS, The Magnetic Fields, Modest Mouse, Clap your hands say yeah, Micah P. Hinson

Antecedentes: Se ha autoeditado más de once álbumes, pero Teens of Style, entendido como un recopilatorio de todo su bagaje como músico a lo largo de los últimos cuatro años,es la primera salida oficial. Ya prepara su álbum debut con Matador.

Pista sonora“Times to die” es probablemente su corte más rotundo y elaborado hasta la fecha. En este despliega todas sus virtudes como home orquestra. Una emotiva capa lírica improbable para un imberbe de 22 años, acompañado por una voz cavernosa que parece tener más años de recorrido de los que realmente tiene, y que alcanza su cenit con ese arranque en el que invoca a Stephin Merritt y a Micah P. Hinson con ese desgarrador lamento. Todo ello apoyado por una estructura instrumental cambiante, que se manifiesta en diferentes estadios a lo largo de los seis minutos, acercándose a posiciones que remiten al sonido del pacífico noroeste, pero también a los Clap your hands say yeah, Deerhunter y a los Pixies. Además todo ello lo acompaña con un buen ojo para las melodías que permanecen ancladas en la corteza cerebral. Un tema que destapa las multifacetas que es capaz de asumir y dar salida en su valioso discurso musical.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.