IndiePopRock

Disco bazar (04 de octubre de 2019)

posted by KeithModMoon 4 octubre, 2019 0 comments

La buena inercia discográfica tomada desde la vuelta al cole no desfallece en esta semana con discos de adhesión instantánea a la mollera. Empezando por el ángel negro del rock más robusto, un Nick Cave que publica disco sin apenas tiempo para adivinar su existencia. La emocionalidad rabiosa de Angel Olsen, otro ángel de distinto pelaje. Y por último, el nuevo giro emprendido por una de las bandas catalanas más respetadas por la totalidad de la península ibérica, los Manel y su nuevo nuevo cambio de tercio sonoro. Como lleva siendo indisoluble desde la puesta en marcha de esta sección, las novedades quedan condimentadas por algunos de los temas más persistentes de las últimas jornadas en la playlist que abre la entrada.

Nick Cave & The Bad Seed – Ghosteen (Ghosteen)

Rock

Si en los cines llega Joker para arrasar en taquilla, en las cubetas digitales aterriza el Caballero oscuro. Nick Cave y sus The Bad Seeds dejan ir un nuevo material musical que concluye la trilogía iniciada por Push the Sky Away y seguida por el demoledor Skeleton Tree. Definido como un disco de “espíritu migratorio”, este se presenta en dos partes: “Las canciones del primer disco son los niños, las canciones del segundo son sus padres”, según palabras del propio Cave.

Angel Olsen – All Mirrors (Jagjaguwar)

Indie-pop

La estadounidense regresa con su pulso melodramático y embriagador tocada por una voz celestial en este nuevo trabajo que potencia su furia vocal, matizada esta vez por una producción que bascula entre la austeridad y el maximalismo de una orquesta de catorce músicos. En definitiva un nueva sacudida emocional de una artista extremadamente capacitada para el estudio y el directo.

Manel – Per la bona gent (Ceràmiques Guzmán)

Pop

La banda catalana plancha su trabajo más atrevido y saltarín. Coherentes con el cambio de tercio emprendido en su último trabajo (Jo competeixo), en el quinto siguen dispuestos a desengancharse de su sonido primigenio, para, en su lugar, abrazar una sonoridad más liberada, imprevisible y juguetona. Sonido inesperado y refrescante (sin perder la lírica aguda que imprime Guillem Gisbert) que absorbe samplers y estructuras punteras propias de la música negra moderna.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.