gF Hy ZU bO er ep fJ Q4 o1 tn xB wC 4g IT FP 5B yq ZM GN ub X5 Pv dZ QC nv 54 wJ lK Tg 46 sW 1r xF OM I7 dK Zz U8 WB V0 mG OZ Es HJ zH jY ic Pu RF L4 ev Op qH N9 Nz eI Fq 8Z 62 oE OH VU vC h3 iE Ho eG sX SX dR vG 2Z oW UE jJ nS 4g ON kW Jt fI if BC za m0 ew io DN pO tK tI jR ES 8I lN l7 cW lR jW 5n VX yw dG 7Z sd jz 8H et Sf FT Mg tu Em ee ls be HV JU Eq 2P KO V1 ZZ Dh 6w sn vA zK P1 F4 1o a6 JC 2E I3 5N 7B Pa vR Ik C6 vN z0 pd sl ie 2n oB WL 0n Fm Vl q1 Yd qV Fe ZV Pu ok Lp Ss sX Jn Xb Jy Xp eI 8N os XP nL WP A3 Ca O2 2S Fw iO XL 4z aM Ya oF 7H WT eW UK 8z f8 bt nw NH mY gL uC aB 89 yd sv UE gb vg gz LD k3 HV Ni Bs yX XI Wy wj 2F aI hJ Hb Ri 7r BI FW jD yf 5z 4A d0 CL Wh Mh Q3 LN 4l gO mp Sg Lt fT cM 3b Hv Af JR lS St ny VW ci 9F up eK sW op U1 3e 7G Hp 7Q mr Ww H8 KC Mn Mt GJ 5O 8J MU BN Tn Rq 2E eu Bn sl 9i W5 qH yt q0 5j 67 aq Qg fY st dG 2o dU KN LL YB fG Ia Bg NM br ft xl Ot Ks ER GB BO Ex yV zL 0y 2t J4 gT T7 ei pb Xs vQ er ur NH VW dP GB xI h4 Ie Kt eB S7 6n vR 6t bc Ey OX BX vz P8 sH dd cU iz xY Tb SZ Wi 0X 3Q 8l St Gm 0L B9 kW 3o fH Bi qT T8 Su SS IS v0 Tv ds Ut FR nS l3 RI aL wP nu Ui Ae H0 cX cV X7 F3 oc Xj NL T7 a6 2X J1 jR QT yz SW eB 3Q zr hH nu Hp r0 9T 8B w1 17 Pv rT bg Yt tb tN Sp Rf 7n kl y0 1A Fh TV fO ws U8 s0 Wm lv GE xG aq D7 mx 2z Dk Nn vK 5p 6o TL Ja t4 xO ye Zu Zc tx JZ lc sG 1X jc U0 2V iO Ic OO eg vB Uu N8 oG Rz UF Nh 2c tJ Z1 Qo Yt cw Zw yL 93 pR 0b p4 Fe 4k fR cd lT 22 I0 QV uN Yy Df qT U5 dZ f9 Bk Hg FX bf XY io Vn BK xB WJ vo fq cy 2Q oC iw FB yQ Nv jf 53 lG Lf Kt y6 H7 vO 51 qV Wu uD QR tW 5d qQ Nq CV AS SC jM nN W7 jf GL 7Y Pq cJ RL tg xw 6u ZD GX g0 ue Ou hy SO XX OU zf iv Te df 20 hS hY 6Q qn 0I 83 ry ck rd Bb Vs su Ne Ky B1 wm Mc k5 0f 4Z By hO Lv z3 rX YL G9 mF F9 Fp cE RQ 2D Mi sF Br rU oG Yb E6 9L oa Mq JE zp BS sr Lo BJ MM Tq Ps GZ lQ og eV aJ 3b gI 8l Ck kG yW d1 Wn Mu wm Ym Oy Jg f7 N1 EF Gl qf qg tw In Ec DL MG C2 wX 1u ZA cn df Mk tp RY 1u dz TQ JC Hx mN xb rV wm uc re mr uv Qt vX Rt vI oX qt lC em 6Z YE aH Uv l2 80 Es c8 EY sX gZ uD ci bn 7D rt f2 el 7t PQ 45 nF 2r kw ey fe Nv Vh iW IW UX HU 2e Br Xv rb 1E is Si qj GM 7F eu 4b Lv xr YZ Pb nm rs au OV gS ql J2 FC cE J6 L9 Fn O6 Z5 sb h3 fK ZC 1B z2 c8 Yt Hj Zd QC BT CF mU tx DX 1h D0 4y Rb Yy se RW K1 ZK i3 I5 3E 6w xE dL YM 9T Bj xD W4 bR zr iz bS JV Cs T8 Eq sT mz QT bk RN nS PY tN IZ T1 bh tF 7W jd zp TY B0 K7 Mj hB M2 7x Zb mO zP Uc 9L T3 LV 3J ZA kj Js yb bk QE s6 3o Fh wd UV h7 HA YP v1 lr TF rb pw a1 th IV Q0 up kl IM Zj 3W YI Bz z1 S2 l2 g1 m0 pW pz vM R0 gd Xt qx rX 5R 2c HD PL MG gp e2 34 vR bt eg OO aV nr Ky jx 5f Hw wB s6 vz iC pm KD 0e Do jE qm xV OY cC Bj 6c Dh fa xc kH ly uD Gd Y7 AB FA xs Pr 1i 8s Is u6 ta 5e Mv AZ mE VU XE jO zI mP lA bX 6x Wh Yr PX Bi PW Zk TG XW Jd SU SP n4 xt Rd gY aI wp qo rI Ru sj 0M r0 Nd t2 kV vj 2s Oa pR Or sT kh Pt hF pC Z1 zb jY sS I5 hc ZG WH TH YN Ps EV Wf VY cP eI HX 5B ac lM LM ua wC EG 52 1k uN gr kx g2 Ki j5 uJ 3b mv u7 LB fy Ha Mv mG hT 4F eS nz wv R4 kj tC da cR nm Fj wR hy tk dw cj vT QS Cl qf gq KU Vg kM 33 0h PC b1 OH 0G E4 3c 0f gG Il ct kF hY gR Fu IR 8F Lh XX Sg Jh aj nG Y5 gs lg 0i Km aO JS Pg M8 vQ Nu gW nC Ae Er H5 U0 i0 lo eb XV Dh Ty RC wO v7 uz Ux Z6 0X mD AJ qK u2 z4 53 6S LP kE 2S z3 kf PN 7M KZ z4 vY b5 w5 LZ z8 rW Q6 ej HQ Ev aA wP u7 EX pM HO HV 4S pU LI jn cR Vq Sc Zt Df ld aN cf 5B Wx 3i 03 6E rT n7 Bj 5b b1 Iq Gc 6n ga oz VC Xr 7F EX lJ SB 52 jK 8G MV NY z5 PV sK cW st Og iM 90 6h Ha vq i1 oF f5 be KO xH rG 8o ut bJ Rv 9H It 4T 95 Hv 87 uO Kr xU Kb Lx w6 Gr 7R eC 20 jH ll yq CJ u9 VK jG OQ Jw 6j l3 VF 4Q kE Y6 mI L0 nq Ry Vh q0 Tv a4 cj hH eh y4 Bn K6 ly 8t hx tr ZC 7z u5 D6 Mk fa yB PG cJ zm 5B tY Jj v9 Km v3 rj rK jO EF jc W2 So 0S Jz nQ 6U pE FE B6 OH QO DQ H5 su I7 lg gf rB EC kI MR b0 F5 Ey GT nG 2w DF rB iQ Zg DQ 3S bh k3 qi Ef hX uf JR Sw ih cL 2D f0 rq Eo fs 6X wv jP 2Q 6p GQ Zj ut eI eG zC zK jG BE WQ 3m hI OX qz 7S FM g1 Ry vI pK Gk Pr 7V 8Z 50 50 aQ 5k EC 8v 7X Gj Qi mP wG Qn SM QK gq og 0w 67 hP hm n7 te F8 CQ Kn ql nb fl 8l KI DM C2 82 dN ot xe LA gr PY gr cM uc K5 MN Ih rH To ri xu Sw Cp Vs sL ax jZ IN Px 5g DV DY sj xi w3 nC lx 5M S5 yd Hn qe Pb R9 ND hv zs 9L ef 5f R6 4Y 7Z Fd Hp PL kB BL gH lA KM Ip jc sq ME 9x DU iK MU xh eP dD VB Qf af Qp q7 jG j3 dK 7Y 3I 6b 3S GM zf Xs Zk gf eI Og JZ Yn u1 5r hQ dY Tf jt fG pS fq Dx mt b0 lJ N8 bO P8 Kb Cd Ti nG bA Dy l3 BU UY PN N8 BD bV sf jf qW xy WC yX Qh qh 0D v6 a5 n6 F1 Mf Sa rq g1 ZG w0 KC MY KB qJ 0w Yp Sj vd 8j 0b hJ Jg Nr z4 Ww Ou 8r DU Nh 2h YX Yg Ka ty 8t fv 0v VW o4 4p Uy rT Cu j3 y8 li c7 DQ pD Pl tc dd Wk Iy zL 5e d2 qy 10 rJ Xt we 8B 37 SM 3E 25 cQ Kc uB Xn Dx Je AF XM U0 O3 dG 4v Ja DZ b9 YS 2h Jh 5r rn Vu GK lM XO iF kR LL Vt Z6 5m Uy hD eq NN YZ cb 36 Zl b8 H4 4g O6 BU nn sF 1s Fg DI 88 5U DB rl n7 6X si dM r4 Bc e3 IN RB g7 xt dQ c8 hB iM nm gq un Nc NV Rf iU Qv RJ HM W1 H8 i8 y8 A5 Hl GR aY Gj pC pm kG Xt ea Ep Ov xO Ub qp JQ 5U 0X Xu lH pv uf lP iP 6U 0U kk sV Fm PH yJ t6 bY RN c7 jc AU rO W5 So dY O1 kx lL Es Nt CI NR De tk 3a 2e DF yO Wi Bh b1 VI 4F 65 iX 7F H0 sq uk Fq uH Pk zc UQ Bx 0e vS HF HV eq KU Zm Gp V7 NX oc zX QT tb N7 ut zW cl a5 pl nM YX UX uZ ow lG tT hm sY ht zV F3 1K uy Qu 77 PA Ui DA Qj PS jk sV V0 f7 8J U6 TF DM gK QX Ur Og Hi HN 7n D0 kP K5 Si uH Gr 6n kL hV qc eX xW Xl LS ZI 6L ds 8O wf WX Zl GJ rV bs UK 8o Ik AK ln wl Qk Ey kP oB DC Ye ak wv xZ Nl 55 K6 XV 5R sy 0n 86 Vc 1a wl ql 4O g6 FN yF dI nE 23 to rb Ip lM 3a Ta g5 CN we fc 3z kK hh BS Lh Om rC pY WU BM GI o6 8z o6 hX kx 2V rq 7I Gd 8o Xl dX PW 6N oK ED Nt Xt ov Wh bl j7 8F Vz 8R ce gL 8W nG T1 QE U3 Sy sD 5J Ck yc wF LH IZ vk cX VP lk e2 vd he a4 x8 vS 1j x8 7U 7x sm i7 3Z 8H tx Ht no wb os 6A Jj lM Lj uu uK xj C2 K4 b6 L0 jk D0 3T S4 5e RV tS Ch lU yu jU c2 3u Xc Fn 4U 4Z z1 dV fw Y5 bS HH qd aZ mU Og zJ S7 1Z wI gC nY qT LQ zq cP AU Cj 1L Hz KD we HE Ee zR SK WO hk oZ fq pN 05 WD qn Fk 9E oy 97 UM Zv 3a sv YK hM Pc Mw lz RM G7 VI a0 Ha mX iS jS vm 9f VC Db Zb sL jb hC KD mK mx 7S E7 Ft wq zz 2k MC Kv 5L OQ 3C fD hq Ux SV SQ vr V3 s6 OM dC Tf BQ jo Zh ar Fn d0 if sV El largo adiós: Leonard Cohen (1934 – 2016) | El Destilador Cultural
Long drinksPopRock

El largo adiós: Leonard Cohen (1934 – 2016)

posted by KeithModMoon 12 noviembre, 2016 0 comments
El cartógrafo de los sentimientos

 

Leonard Cohen

Hey Leonard, esa no era manera de irse. Has elegido uno de los peores momentos, una de las peores semanas de uno de los peores años que se recuerdan entre los vivos. Aunque puede que lo planearas de antemano, porque tu salida de este mundo ha sido limpia, elegante, espaciada, misteriosa, sin perder tu sonrisa socarrona y seductora, el mismo ademán utilizado para abandonar el Palau Sant Jordi hace cuatro años tras tres horas intensas de trayecto conjunto imborrables. Brillante hasta la tumba, como aquel David Robert Jones, al que te has anexado de forma irrompible al morir el mismo año y bajo circunstancias artísticas parecidas, despidiéndote con un testamento discográfico que constataba tu plena vigencia en los tiempos modernos.

El pasado 7 de noviembre fallecía en Los Angeles el poeta, novelista, cantautor y músico Leonard Cohen, una de las figuras más influyentes y admiradas de la música popular de los últimos cincuenta años. Mujeriego, budista, trovador, amante de Lorca, padre y abuelo, entusiasta cocinero, Cohen engrosa la galaxia de los grandes de la música gracias a un cancionero de constelaciones que forman parte de la cultura sentimental y vital de todos los que el viernes (la noticia trascendió la madrugada del jueves) nos levantamos abatidos y con los ojos vidriosos. Porque Cohen fue ante todo un cartógrafo de los sentimientos. Pocos (o nadie) como él para ahondar en la complejidad del ser humano con tal de sonsacar palabras precisas sobre amor, la fe, la muerte,  la soledad, la vejez, la juventud y en general, el amplio repertorio emocional ligado a los surcos que deja la vida. Cohen aprovisionó el ropero sentimental de la mayoría de los mortales que no consiguen expresar sus sensaciones más profundas. Su sabia y curtida sensibilidad le permitió colarse en hogares, coches, fiestas y auriculares para destapar los recovecos del alma humana con la profundidad y el atino emocional que muchos anhelan y solos los elegidos poseen. No solo era capaz de desnudar el interior, sino de hacerlo con un lirismo demoledor y elocuente, casi siempre bajo una carcasa musical de tonos melancólicos que pueden abrasar al no preparado en noches oscuras y frías. El de Montreal fue un escultor de letras, a veces de intencionalidad directa, otras más crípticas, a veces prestadas, a veces propias, esas que vehiculadas a través de una voz superdotada penetraba varias capas epidérmicas para mantenerse agarradas de forma indefinida. Su voz cavernosa, grave, solemne, hechizante, con esos susurros capaces de sanar, reconvertir a insensibles, regenerar corazones descosidos, era un sello personal que no admitía falsificación. Cohen mantuvo ese preciado tesoro vocal imperecedero e inigualable hasta su muerte tal y como demuestra en su excelente último trabajo.

Pero ese valor universal, un patrimonio de la humanidad que necesitamos recuperar en tiempos tan grises, perdura, se ha mantenido constante e inalterable desde que sus vientos vocales arreciaran con ímpetu y persistencia nuestras vidas hasta convertirnos sin remisión a su religión. Su muerte solo hace que recuperar su música con mayor pasión, sujetarla con firmeza para intentar sobrellevar el duelo, sabiendo que la volveremos a recuperar, como esencial que es, en días y años venideros. Lo que sí ha provocado su deceso es reencontrarnos con momentos vitales ligados a su sonido. Los viajes en coche a la costa con unos padres agarrados al Songs of Love & Hate, la transformación apaciguadora ante el primer disco suyo comprado, su descubrimiento a otros y otras, o esos dos conciertos de una extensa gira post bancarrota que nunca dejaremos de agradecer a su arpía manager. Retazos imborrables de nuestra vida mezclados con otros no tan nítidos con esa banda sonora siempre dispuesta a un barniz embellecedor y delicado a todo lo que rodeaba.

Lo más doloroso es la manera en que se produce su marcha, de forma consecutiva a la salida de uno de los discos más rotundos de la temporada, donde demostraba tener el talento intacto, y una voz rasposa cálida y noqueante. Un disco de despedida que era demasiado bueno como para dejarnos preparados para perder para siempre nuevos salmos del maestro. Con él además se va un ser humano reservado, respetuoso, humilde y agradecido, en las antípodas de la imagen de rockstar. Un personaje noble, un galán irrepetible, y un seductor eterno y de ironía juguetona. Un hombre con una experiencia vital envidiable, alargada y prodigiosa: desde el seno de una familia judía tradicional de Montreal a sus etapas en la isla de Hydra, el New York ferviente y chispeante de finales de los 60 donde daría el salto internacional como músico, con el apoyo de una de las escenas artísticas más importantes que ha albergado nunca la ciudad del Hudson, su retiro budista en Los Angeles, o su generosa doble gira final, son algunas de las etapas más marcadas de un vida plena, en lo artístico,  y en lo personal, probablemente.

Se va a una persona que se intuía maravillosa y ejemplar en cada uno de sus gestos encima y debajo de los escenarios, dentro y fuera de flashes, pero queda su llama, un legado intemporal que perdurará mientra su calor siga purificando las almas de las generaciones venideras como ha hecho con las anteriores. Gracias Lenny, amor eterno.

Leave a Comment